jueves, 17 de junio de 2010

Las frazadas de la Fundación Evita

Días pasados comentaba el clima que había dejado en mi memoria emotiva el episodio de los fusilamientos en José León Suárez y la simbología del monolito a los ojos de un niño.
Posteriormente, el amigo Nando Bonatto describe los sucesos de los bombardeos a Plaza de Mayo de junio del ’55 infiriendo como habían provocado en su alma; su “primera indignación
y toma de partido”, según sus propias palabras.

Evoco ahora, otra de esas marcas indelebles que quedaron en mi memoria, cuando los mayores me contaban acerca de la destrucción de todo aquello que había generado la Fundación “Eva Perón”, movida por un odio irracional que simbolizaba el despojo de lo que tuviera como destino a los más necesitados.

Pero de toda una larga lista de objetos me impactaron particularmente: las frazadas.
Era aquello que protegía del frío a los chicos en las cerradas noches del invierno.
Eso fue lo que me dolió en el alma. Y todo porque una etiqueta aseguraba que su procedencia era de la Fundación de aquella joven mujer que suscitó tanto miedo y odio en aquella gente mezquina y despiadada, que se vio obligada a desaparecer su cadáver, previamente vejado por exigencia de su bajeza sin límites.
De ésta Fundación, considerada: “un peligroso ejemplo de demagogia populista y antidemocrática”, fueron destruidos, miles y miles de: colchones – sábanas – frazadas – alfombras - cortinas - prendas de vestir – utensillos – bicicletas, pelotas de fútbol y juguetes diversos.

La depredación abarcó incluso a las unidades turístico-termales de alta montaña como Puente del Inca y Las Cuevas, donde se llegó a tirar al río Mendoza, vajilla y cristalería importada de Finlandia y Checoslovaquia. La Revolución Libertadora desalojó a los niños internos del Hogar de Termas de Reyes Evita, en Jujuy, y habilitó sus instalaciones como casino de juegos; interrumpió también la construcción en marcha de tres hogares de ancianos en Córdoba, Santa Fe y Tucumán, de un policlínico en Corrientes, y abandonó las obras del Policlínico de Niños y Lactantes de la calle Warnes, en la Capital Federal, ya muy adelantadas, y en las cuales la Fundación había invertido 400 millones de pesos).

Los trabajadores, en general, contemplaban los viajes de vacaciones como una cosa lejana, irreal, propia de gente adinerada con las que ellos nunca habían tenido contacto, es decir, característica de una clase a la que ellos no pertenecían. Imaginaban esta “aventura”, compleja y elaborada y sentían temor de no poder desenvolverse en ese medio extraño.
Estos programas de turismo social ofrecidos por la Fundación., fueron desactivados a partir de 1955.


De los cuantiosos fondos con que contaba al momento de ser intervenida (3.280.458.812,10 pesos moneda nacional en activos -que, sumando un interés anual del 4 %, ascenderían hoy a más de 1.000 millones de dólares post-convertibilidad- y 504.188.931,03 pesos moneda nacional en deudas) las autoridades golpistas jamás dieron cuenta de su destino.
A todo esto, hay que sumar su solidaridad con los países extranjeros, en situaciones de catástrofe o necesidad; tal el caso de Ecuador, España, Italia, Israel, Francia, Japón, Perú y Bolivia.

Y así y todo, la Fundación Eva Perón le dejó a la sociedad:

- 23 modernos policlínicos generales, de cirugía y maternidad, con una capacidad media de 500 camas
- Policlínico para tuberculosos
- Clínica de readaptación para niños
- Clínica para reumáticos en Termas de Reyes (Jujuy)
- Institutos para alienados
- Instituto del Quemado
- Hospitales en todo el país y servicios de urgencia modelo
- Escuela de Enfermería y Tren Sanitario. Este último, dotado de la más moderna aparatología, cumplía con la tarea de relevamiento y protección de la salud de las poblaciones más alejadas de los grandes centros urbanos.
- 3 hogares de tránsito en Capital Federal, que hallaron su réplica en el interior, además del hogar de la empleada General San Martín para mujeres sin hijos que sufrían la carencia de alojamiento definitivo.
- 1.000 escuelas
- 18 Hogares Escuelas para niños de padres sin recursos
- Ciudades Infantiles en Buenos Aires, Córdoba y Mendoza
- Ciudad Estudiantil para adolescentes del interior que estudiaban en la Capital Federal,
- Ciudades Universitarias de Córdoba (para 2.000 estudiantes argentinos y 400 extranjeros) y de Mendoza.
- Campeonatos infantiles y juveniles de fútbol, ampliados luego a torneos de atletismo, natación, básquetbol, esgrima, etcétera, con un sistema que chequeaba la salud de 300.000 jóvenes por año.
- Colonias de Vacaciones en Córdoba, Mar del Plata y Buenos Aires, que trasladaban anualmente a 70.000 niños hacia esos lugares de esparcimiento.
- Pensiones a la vejez (entregadas por primera vez)
- Hogares de Ancianos con trabajos voluntariamente en forma remunerada en labores productivas adecuadas a su edad y vocación, asistencia a biblioteca y sala de música, con paseos, charlas y otras actividades de esparcimiento
- Cadena de Hogares de Tránsito
- Barrios en Saavedra y La Matanza), que proporcionaron casa propia a 25.000 familias,
Y otros en el interior del pais.
- Plan Agrario donde operaron en el interior del país los primeros 170 tractores, 125 sembradoras, además de arados y rastras de diverso tipo, cultivadoras, juntadoras de maíz, acoplados y otros automotores que había adquirido para pequeños propietarios y colonos, con Talleres rodantes que permanentemente recorrían los campos dando auxilio mecánico a quien lo necesitara.
- Plan de trabajo rural organizado
- 181 proveedurías para apoyar el programa de abaratamiento de precios que los monopolios comerciales se negaban a acatar. En las proveedurías la gente encontraba a bajo precio los artículos de primera necesidad que por entonces los monopolios sustraían del mercado para provocar su encarecimiento.

17 comentarios:

  1. Una obra insuperable lo de la fundación, y ese concepto de solidaridá por sobre el de caridad, que mente brillante Evita.

    ResponderEliminar
  2. Exacto Manuel; como dice Galeano en la caridad la mano que da, está encima de la que recibe. En la solidaridad, ambas manos que se entrecruzan, están en el mismo nivel.

    ResponderEliminar
  3. La beneficencia que hacían las "damas" hasta la llegada de Evita y de la Fundación era una limosna: colaboro porque me sobra, pero no me comprometo con tu destino.
    Nada de lo que hacían estas "egregias" damas de beneficencia cambiaba la situación de injusticia. Y ahí está la diferencia: la solidaridad es parte de la justicia social, un elemento esencial, para que tenga lugar eso de igualdad de oportunidades. La beneficencia (que ahora ha optado por disfraces un poco más sofisticados) mantiene la injusticia porque simplemente arroja mendrugas.
    Jamás le van a perdonar a la Fundación Evita que haya intentado igualar oportunidades. Lo que yo llamo inversión y redistribución de la riqueza (que es social aunque a algunos les pese en el bolsillo) en serio.
    Ahora no se lo perdonan y siguen usando los mismos argumentos.

    ResponderEliminar
  4. Y además Dormi, hay mucha "beneficencia" de careta, que se deduce del impuesto a las ganancias. Al final, lo que las "piadosas damas" dan, lo pagamos nosotros (ese concepto que tanto le gusta usar de muletilla a la derecha).

    ResponderEliminar
  5. Compañero
    Esas frazadas eran cobijo para algo más que el frío.
    Una caricia de esas que hacen falta
    Gracias por el comentario

    ResponderEliminar
  6. Es que sentí que veníamos aparejados en la emoción de estos recuerdos.
    Solo que al llevarme unos años, estuviste realmente cerca de aquellos sucesos, cosa que yo, no. Y asimilaste el sentir de los mayores, grabando en tu alma aquello que iba a formar y signar tu vida.

    ResponderEliminar
  7. una cosa es la beneficencia, otra, la generosidad, otra otorgar el derecho a algo.
    Fíjense esta nota, no parece de La Nación.http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1105806
    Se refiere a los libros que se entregan con las viviendas del Plan Federal.
    Son 18 ejemplares por vivienda, que incluyen dos diccionarios, la Constitución nacional, un manual de historia argentina y el libro "Nunca más".
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Así es Almita; gracias por la data.

    ResponderEliminar
  9. Cuánta indignación causa, transcurrido tanto tiempo, las acciones desmedidas, arbitrarias y asquerosas de los GORILAS, que no pudieron tolerar que una MUJER como Eva haya tenido la preponderancia POLÍTICA, IDEOLÓGICA, EMOCIONAL, SOLIDARIA, MATERIAL Y DE JUSTICIA SOCIAL como el que ella tuvo.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  10. No puede ser más exacta tu descripción, Candorosa. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. yo naci en el hospital evita, en mayo del 56. Mi vieja decia que no habia un carajo, ni sabanas, ni frazadas, ni termometros. Todo lo que decia fundacion evita habia sido aniquilado. Ella recordaba las suntuosas cortinas de terciopelo de algun salon. Todo.
    tal torpeza, tal desprecio. Eso sigue vivo en algunas gentes. No se que tiene que pasar para que sepamos que o nos salvamos todos o no se salva nadie, porque la exclusion y la inequidad reverbera en miedo y delito.

    ResponderEliminar
  12. "No se que tiene que pasar para que sepamos que o nos salvamos todos o no se salva nadie"

    Mas o menos, me lo pregunto todos los días, Nilda.

    ResponderEliminar
  13. Los mejores argumentos para rebatir a la derecha los he encotrado en las propias palabras de la derecha.

    A estos fines, recomiendo con fervor un pasquín bastante torpe de Alberto Benegas Linch (una especie de gurú de algunos neoliberales argentos)titulado "En defensa de los más necesitados".

    La cantidad de sofismas que cristaliza en pos de defenestrar la obra de Evita y ensalzar la caridad de la beneficencia oligárquica es realmente impresionante.

    Por supuesto que esa "defensa" es en realidad un intento pseudocientífico de validación de la producción y reprodución de la dominación.

    El libelo en cuestión se puede bajar de internet.
    Recomiendo también encarar su lectura con algún brebaje digestivo a mano.

    ResponderEliminar
  14. "defenestrar la obra de Evita y ensalzar la caridad de la beneficencia oligárquica"

    Menuda tarea se encomendó éste hombre, Cosme.
    Quizás su mujer era una de esas "damas de la beneficencia" que lo presionó para que lo escriba. Ja, ja.

    ResponderEliminar
  15. Hoy se ha escuchado a algunos de parecido lastre, criticar piadosos y compadecidos con los "viejitos" que vemos en la TV en el banquillo de los acusados por sus horrendos crímenes y vilezas del pasado reciente; tildando de crueldad y venganza a la justicia y a quienes los acusan. Esos "viejitos", hechos de la misma viruta de quienes destruyeron la obra de Evita y de Peron, ni que vivieran trescientos años, se curarían de su estado demencial que los llevó a hacer lo que hicieron. El desgaste que por la acción del tiempo sobre la materia, sus cuerpos, podrá reducirlos a una simple piltrafa, un despojo corporal humano, pero visto lo que fueron capaces hacer en el pasado, sus mentes enfermas, son tan peligrosos que si tuvieran la ocasión de repetir sus crímenes,hoy lo volverían a hacer sin a menor duda y arrepentimiento. Lamentablemente, como todas las aberraciones son contagiosas; es posible que han dejado sus mala semilla, por lo que siempre debemos estar alertas y seguir apoyando las obras humanitarias que Cristina, nuestra Presidente, con tanto coraje, pasión é inteligencia, se esfuerza por llevar adelante. Ojalá Dios le dé la salud, fortaleza y sabiduría que hacen falta. No será Evita pero creo que bien podemos decir que si es un potente reflejo de ella.- Lucía

    ResponderEliminar
  16. Tuve la suerte de aprender política con la maestra formadora de Evita, la señorita Palmira Repetti de nuestra ciudad, y recuerdo que me decía que la "abanderada de los humildes" nunca olvidó que en su infancia había sido muy pobre.

    Muy buen artículo, sintético y claro.

    ResponderEliminar