viernes, 25 de junio de 2010

Los próceres del RACISMO


Bernardino Rivadavia:

“Hay que liquidar la existencia de los caudillos, los anarquistas y los vagos del interior argentino”


Julio A. Roca:

“La ola de bárbaros, de salvajes que ha inundado por espacio de siglos las fértiles llanuras ha sido por fin destruida… El éxito más brillante acaba de coronar esta expedición dejando así libres para siempre del dominio del indio esos vastísimos territorios que se presentan ahora llenos de deslumbradoras promesas al inmigrante y al capital extranjero”

"A mi juicio, el mejor sistema para concluir con los indios, ya sea extinguiéndolos o arrojándolos al otro lado del Río Negro, es el de la guerra ofensiva"

“Así es que se efectuará la entrega de indios y chinas a las familias de esta ciudad, por medio de la Sociedad de Beneficencia”


Nicolás Avellaneda:

“Suprimir a los indios y ocupar las fronteras no implica en otros términos sino poblar el desierto”


Juan Bautista Alberdi:

"Necesitamos cambiar nuestras gentes incapaces de libertad por otras gentes hábiles para ella... Con tres millones de indígenas, cristianos y católicos no realizareis la República ciertamente. No la realizareis tampoco con cuatro millones de españoles peninsulares (...) es necesario fomentar en nuestro suelo la población anglosajona"

"Todo lo que es civilizado es europeo"


Bartolomé Mitre:

“Los no blancos, no solo son pueblos inferiores sino que
retroceden en la escala humana hacia lo animal.
De la fusión de las tres razas (blanca, india y negra) resultó ese tipo original,
en que la sangre europea ha prevalecido por su superioridad"



Domingo F. Sarmiento:

“¿Lograremos exterminar los indios? Por los salvajes de América siento una invencible repugnancia sin poderlo remediar. Esa calaña no son más que unos indios asquerosos a quienes mandaría colgar ahora si reapareciesen. Lautaro y Caupolicán son unos indios piojosos, porque así son todos. Incapaces de progreso. Su exterminio es providencial y útil, sublime y grande. Se los debe exterminar sin ni siquiera perdonar al pequeño, que tiene ya el odio instintivo al hombre civilizado”

"Cuando decimos pueblo, entendemos los notables, activos, inteligentes: clase gobernante. Somos gentes decentes. Patricios a cuya clase pertenecemos nosotros, pues, no ha de verse en nuestra Cámara (Diputados y Senadores) ni gauchos, ni negros, ni pobres. Somos la gente decente, es decir, patriota"

“Son animales bípedos de tan perversa condición (esos provincianos que defienden sus autonomías) que no se que se obtenga nada con tratarlos mejor"

“Estamos por dudar de que exista el Paraguay. Descendientes de razas guaraníes, indios salvajes y esclavos que obran por instinto a falta de razón. En ellos se perpetúa la barbarie primitiva y colonial. Son unos perros ignorantes de los cuales ya han muerto ciento cincuenta mil. Su avance, capitaneados por descendientes degenerados de españoles, traería la detención de todo progreso y un retroceso a la barbarie… Al frenético, idiota, bruto y feroz borracho Solano López lo acompañan miles de animales que le obedecen y mueren de miedo. Es providencial que un tirano haya hecho morir a todo ese pueblo guaraní. Era preciso purgar la tierra de toda esa excrecencia humana: raza perdida de cuyo contagio hay que librarse”

"Se nos habla de gauchos...La lucha ha dado cuenta de ellos, de toda esa chusma de haraganes. No trate de economizar sangre de gauchos. Este es un abono que es preciso hacer útil al país. La sangre de esta chusma criolla incivil, bárbara y ruda, es lo único que tienen de seres humanos"

"Si los pobres de los hospitales, de los asilos de mendigos y de las casas de huérfanos se han de morir, que se mueran: porque el Estado no tiene caridad, no tiene alma. El mendigo es un insecto, como la hormiga. Recoge los desperdicios. De manera que es útil sin necesidad de que se le dé dinero. ¿Qué importa que el Estado deje morir al que no puede vivir por sus defectos?. Los huérfanos son los últimos seres de la sociedad, hijos de padres viciosos, no se les debe dar más que de comer"

"El aborigen es amansado como una llama en la vasta extensión del Perú; perezoso, sucio, ladrón como en las Pampas y ebrio y cruel en todo el mundo..y, por lo tanto, inferior". "..Puede ser injusto exterminar salvajes, pero gracias a esta injusticia la América, en lugar de permanecer abandonada a los salvajes está ocupada hoy por la raza caucásica, la más perfecta, la más inteligente, la más bella..."

“Los argentinos son una dañosa amalgama de razas incapaces e inadecuada para la civilización"


“Son los italianos unos bachichas, palurdos, ignorantes"


“Tenemos a la chusma irlandesa, organizada por los curas, que además son fanáticos y borrachos"

“Fuera esa raza semítica, los judíos, ¿o es que no tenemos derecho como alemanes y polacos para hacer salir a estos gitanos bohemios que han hecho del mundo su patria"

"Tengo odio a la barbarie popular... La chusma y el pueblo gaucho nos es hostil... Mientras haya un chiripá no habrá ciudadanos, ¿son acaso las masas la única fuente de poder y legitimidad?. El poncho, el chiripá y el rancho son de origen salvaje y forman una división entre la ciudad culta y el pueblo, haciendo que los cristianos se degraden... Usted (dirigiéndose a Mitre) tendrá la gloria de establecer en toda la República el poder de la clase culta aniquilando el levantamiento de las masas"

"Una Constitución pública no es una regla de conducta para todos los hombres. La Constitución de las masas populares son las leyes ordinarias, los jueces que las aplican y la policía de seguridad. No queremos exigir a la democracia más igualdad que la que consienten la diferencia de raza y posiciones sociales. Nuestra simpatía para la raza de ojos azules"

7 comentarios:

  1. Lo que me llama poderosamente la atención es la forma en que esos prejuicios de nuestros "próceres" siguen operando en la zabeca de la gente.
    Y la cantidad de bronce desperdiciado en semejantes jueputas.

    ResponderEliminar
  2. Lo lamento por Alberdi, quien inteligentemente supo ver la naturaleza criminal y traidora de la nefasta guerra de la triple alianza.

    Sin afán de justificar y agregando alguna idea al comentarios de Don Dormidano: Ser racista a fines del siglo XIX, en medio de una "moda" positivista en la que predominaba el darwinismo social, es condenable pero puede ser explicable (en algunos casos).

    Ahora bien... tener la misma mentalidad en pleno siglo XXI...

    ¿Qué decir?

    Es imperdonable.

    ResponderEliminar
  3. Estuvo benévolo, Dormi, con lo de los "prejuicios"; ja, ja. Jueputas!

    ResponderEliminar
  4. Qué acertado viene tu comentario, Cosme.
    Lo mismo pensaba de Alberdi cuando lo transcribía, pero su visión sobre la supremacía anglosajónica lo emparenta con el resto.

    Y también medité acerca de la moda del siglo XIX, pero hay sucesos que van más allá; es decir, se puede acudir igual a la propia sensibilidad y sus registros, por más que te digan que es "científica" la cosa.
    Esta gente de la generación del '80 prácticamente reinstaló la esclavitud, que había sido abolida en el año XIII.
    Fijate la frase de Roca:
    “Así es que se efectuará la entrega de indios y chinas a las familias de esta ciudad, por medio de la Sociedad de Beneficencia”.

    Hasta Lisandro de la Torre, un liberal-progresista que sobrepasó los esquemas dogmáticos religiosos como nadie, creía –habiendo cambiado y avanzado el nuevo siglo- en la inferioridad de la raza negra.

    ResponderEliminar
  5. Ahí falta el gorila máximo cumpa, JL Borges...

    Ahora, no me van a decir después que Mirtha y Susana no tienen buen sustento teórico!

    ResponderEliminar
  6. Ya vamos a publicar los dichos de los racistas de la cultura, Manuel.
    Hay unos cuantos además del que mencionás.
    Aquí posteé solo a los políticos. Y me faltan unos cuantos...

    Mirá si tendrán sustento las divas, Manuel; lo que pasa es que no son muy amigas de los libros.

    ResponderEliminar
  7. Y cuanta razon tenian basta ver como esta el pais desde que estos volvieron

    ResponderEliminar