lunes, 26 de julio de 2010

El mejor progresismo es el de los hechos


Su cuerpo generó un profundo miedo en tantos “robustos hombres adultos” temerosos de su juventud y su enorme despliegue. Que pusieran tanta saña en vejarlo, una vez muerto, en un hito repugnante.

Su alma motivó en tantos humildes, un amor incondicional.

Su obra que ya
aquí describiera, no deja de asombrar a nuestros contemporáneos.

Sus hechos, de un direccionamiento unívoco, darán referencia a tantos hombres del futuro que evaluaran semejante capacidad dinámica por encima quizás de brillantes marcos teóricos para construir una sociedad cada vez más justa e igualitaria.

Esta es la razón de su trascendencia y no el accionar de aquellos asquerosos, ocupados febrilmente en destrozar su obra.

Un director de cine extranjero se ocupó de filmar su vida.
Es más o menos, la reseña de una trepadora que quería hacerse de poder.
Simplemente, no compatibiliza el “hacerse de poder”, con desplegar semejante accionar, sin sentarse a “gozar de los beneficios del poder”.
Porque si de algo no hay dudas es que esta mujer jamás descansó.
Es ser muy corto de vista en aseverar donde se asienta el “poder real”.
Uno debería auto-examinarse seguido. Digo, en que consiste la vida, sino?
Gastar tanta energía en difamarla? Para que lo disfruten aquellos detractores que posiblemente no movieron un dedo en toda su vida, por los demás.

Hay una versión argentina, mejor. Donde Eva se enfrenta a las “damas de la caridad” y les enrostra que su “beneficencia” no es necesaria. No hacen falta “las sobras para repartir”. Se trata de otra cosa.
De ocuparse de los necesitados. De integrarlos.

De HACERLO IGUALES.
Un día como hoy, hace 58 años, partió Evita, hacia la eternidad.

10 comentarios:

  1. Hola Unfor
    No puedo menos que coincidir con cada palabra que escribiste. Vaya mi homenaje y todo mi respeto a una mujer del pueblo, para el pueblo, como no habrá otra jamás.
    Un Abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hay un hecho que novelaba Eloy Martínez en Santa Evita y que es un relato de sucesos reales: cuando el coronel estaba encargado de esconder el cuerpo embalsamado de Evita, y lo dejaba en un camión del ejército, un camión ignoto y cualunque, a la mañana aparecían velas encendidas alrededor del vehículo, puestas por manos anónimas.
    Eso creo que es una de las mejores metáforas de Evita.

    ResponderEliminar
  3. Increible Dormi.
    El pueblo que la adoró la tiene en ese lugar.
    Yo, en cambio, en un sitio muy humano; allí donde no acceden los hijos de puta que la vejaron y otros asquerosos que buscan un sitio en la política para joder a los pueblos.

    ResponderEliminar
  4. esa diferenciación entre caridad y beneficencia contraponiendo justicia social, es romper un paradigma.

    En cuanto a lo que cuenta dormi, los milicos se estaban volviendo locos realmente cuando veían esas cosas.

    ResponderEliminar
  5. No conocía ese tema que cuenta Dormi, Manuel.

    Y en cuanto a ésto:
    "esa diferenciación entre caridad y beneficencia contraponiendo justicia social"
    Es verdaderamente la ruptura que enamoró al pueblo y encolerizó a la basofia.

    ResponderEliminar
  6. me quedo con tus últimas palabras sobre una mujer única
    que ya es Universal
    "encolerizó a la basofia"

    saludos para Todos!

    Adal

    ResponderEliminar
  7. Y la sigue encolerizando, Adal!

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  8. La entrada es excelente, las palabras justas para nuestra Evita.
    Un abrazo,
    Ikal

    ResponderEliminar