viernes, 16 de julio de 2010

Hacia el Humanismo


Las fuerzas medievales perdieron la batalla.

En el camino hacia la igualdad con diversidad, avanzamos notablemente, con la implementación de la Ley de matrimonio igualitario.

Buena oportunidad ésta, para introducir a la sociedad en el debate acerca de que somos los seres humanos.

Todo discurso que apunta a equipararnos con lo animal con el mero distingo del raciocinio es falso. A entroncarnos en la naturaleza, atados a sus designios, es falso. A forjar nuestro destino prisioneros de un dogma imperante desde algún enclave supra-humano, es falso.

Nuestra distinción fundamental radica en la intencionalidad.
Nacemos y a partir de ese acto somos personas. En tanto conectamos con el mundo, somos humanos. Antes de eso somos vida, pero no, humana.
Un proyecto de lo que seremos, pero que ronda más bien, en la mente de quienes nos engendraron.
En el preciso instante de nuestro nacimiento comenzamos a ser humanos y en ese preciso instante, comenzamos a motorizar nuestra intención, direccionada al mundo, como objeto que vamos a modificar permanentemente.

Encontrados con nuestros pares, desarrollamos un proyecto colectivo, en el que vamos a reconocernos de diversas maneras.

Esta pues, es una oportunidad colectiva de motorizar ese proyecto de la humanidad, en éste lugar que nos toca, que procura como idea-fuerza y objetivo: la igualdad.
Incluyendo la diversidad. Entendiendo las transformaciones que podemos desarrollar en un proyecto evolutivo.

Y portando con claridad la consigna que entiende que
ningún ser humano está por encima de otro ser humano.

20 comentarios:

  1. Creo que dentro de las cosas que debemos buscar ahora esta la separacion efectiva del estado con respecto a los cultos , no podemos segui financiando nosotros a personas retrogradas , tiene todo el derecho de ser retogrados pero que ellos financien sus dogmas .

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Te felicito por el blog. Te invito a conocer el mío que es de humor nacional y popular. Si te agrada, podemos hacernos seguidores mutuos

    ResponderEliminar
  3. Un par de cosas:
    Primero:
    Como buen existencialista considero que el sujeto es responsable de su propia naturaleza humana que es un proyecto en proceso y además, que no tiene excusas.
    Eso, quizás, es lo que los muchachos de la sotana no pescan. Y está bien que así sea, dado que ellos creen en un arquitecto superior.
    Segundo:
    Creo que la verdadera evolución, un progreso real y concreto, sería salir del capitalismo. El capitalismo como sistema es la continuidad (con mayor sofisticación, claro está) de la lucha de los primeros tiempos de la especie. Lucha por la supervivencia que supuestamente la organización social debía hacer mucho más blanda, hasta hacerla desaparecer. Eso no pasará mientras haya capitalismo. En ese sentido, la única evolución posible es superarlo.

    ResponderEliminar
  4. Creo exactamente lo mismo, Javier.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Néstor.
    En un rato voy para allá.

    ResponderEliminar
  6. Dormi;
    pienso que la denominación "naturaleza humana" es condicionante en tanto significado. Me parece más adecuado: "condición humana".
    Y si, comparto la responsabilidad del sujeto acerca de sí, pero en parte, ya que el condicionamiento del sistema (y aquí enlazo con su última apreciación) es -si bien, no excusable- crucial.
    Yo creo, sí, que evolucionamos en tanto vayamos por la superación del sistema (que se caracteriza por ser, justamente, "inhumano").
    El cambio interno (sea uno creyente o no) y el aporte por el cambio del sistema deben ser -en mi opinión- simultáneos.

    ResponderEliminar
  7. El gran problema filosófico, revolución interior para el cambio (idealismo) o revolución de la realidad material(materialismo).
    Todo está relacionado y condiciona, "el todo sobre las partes"

    ResponderEliminar
  8. que groso compañero, que groso. El peronismo es un humanismo!

    ResponderEliminar
  9. El debate en torno a la ley de matrimonio igualitario hizo posible que los homosexuales, sistemáticamente discriminados, expresaran su orgullo identitario. Un orgullo que no resulta de creerse mejores a los demás sino de la afirmación de su contribución a la diversidad y, al mismo tiempo, de su derecho a ser respetados como iguales. Como vos decís, Unfor, una discusión en torno a “la condición humana” y sus posibles.

    ResponderEliminar
  10. Si Roca.
    Pienso que todo debe ser simultáneo. De otra forma queda un registro opaco en uno.
    Además, cómo se hace para postergar?:
    -"Cuando cambie el sistema, entonces..."
    El sistema está afuera pero está en nuestra cabeza también.
    Y las demandas son siempre actuales.

    ResponderEliminar
  11. Yo creo que si, Manuel. Y el socialismo también; en tanto son perfectibles. Instrumentos para ponr las cosas al servicio del ser humano.
    En el capitalismo, vemos todo lo contrario.

    ResponderEliminar
  12. Tal cual lo describís es la cosa, Sanin.

    ResponderEliminar
  13. Unfor, te respondo acá también: Feliz día blogueramigo!

    ResponderEliminar
  14. Es excelente compañero, de los mejores artículos que leí analizando el Matrimonio Igualitario y el humanismo.

    Un Abrazo,
    Ikal

    ResponderEliminar
  15. "ningún ser humano está por encima de otro ser humano"
    el cierre es perfecto... y soñado!

    desde hace muchísimos años vengo con la idea que el estado no debe sostener al culto católico
    debe ser como hacen los otros cultos
    es decir
    sostenerse con el aporte de sus fieles.

    un abrazo amigo

    Adal

    ResponderEliminar
  16. Desde ya comparto tu idea desde siempre, Adal.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar