jueves, 22 de julio de 2010

Homosexual y anti-fascista, demasiado para la época


Manuel Puig nunca volvió de su largo exilio empujado por la “Triple A” en 1973 y falleció en México, un día como hoy, hace veinte años.

Leopoldo Torre Nilsson llevó en 1974 su obra; “Boquitas pintadas” a la pantalla grande.


En su viaje, Juan Carlos Etchpare (Alfredo Alcón) duerme y ésta es la famosa escena de su sueño que el director realizara en el Cementerio de La Recoleta



También fue llevada al cine, “El beso de la mujer araña”. Aquí el trailer de la película que en 1985 filmara Héctor Babenco y que cuenta la historia de dos detenidos (un preso político y un perseguido sexual) que comparten la celda en una cárcel de la dictadura militar argentina. Casi que los dos personajes, suman la propia personalidad de Puig, quien se ocupara, sin embargo, de la violencia “puertas adentro” -del autoritarismo y la represión doméstica-



Y aquí, otra escena onírica; ésta vez para “Pubis angelical”, filmada en 1982 por Raúl de la Torre


6 comentarios:

  1. Estaba leyendo el libro de Llonto sobre Clarín y en el prólogo, que es de Osvaldo Bayer, aparece una anécdota en donde Bayer y Puig lloran al enterarse del asesinato de Paco Urondo.
    Todos los que fuimos.
    Todos los que perdimos.

    ResponderEliminar
  2. Qué imagen, Dormi!
    Y que síntesis magnífica:
    "Todos los que fuimos.
    Todos los que perdimos".

    ResponderEliminar
  3. Nada qeu decir compañero.

    Dormi lo resume todo

    ResponderEliminar
  4. Así es , Manuel.

    Creo que quienes filmaron su obra supieron interpretarlo muy bien.
    Esa escena de "Boquitas pintadas" me quedó grabada (y no me canso de ver la película), por eso quise compartirla.

    ResponderEliminar
  5. adoraba a Manuel Puig. Inclusive colgue un post. (creo que era el dialogo de la mabel con el pancho, donde se daba todo el desprecio y la lascivia que la mabel sentia hacia ese negro que se le volvia degradado y deseable.
    Buenos recuerdos.

    ResponderEliminar
  6. Buenos recuerdos nos dejó, Nilda.

    ResponderEliminar