sábado, 18 de septiembre de 2010

Se fue el Negro


Así le decían. Era para todos: “el Negro”.
Se fue Silo, para mi, uno de los más grandes pensadores contemporáneos.
Quien supo armar un marco doctrinario que intentó profundizar en todo aspecto de nuestra existencia.
Que hizo base en ella para abrir su potencial a la más amplia proyección, a explorar ilimitadamente sus posibilidades.
A dar con la sencillez y la complejidad de nuestro ser, de manera empírica.
Y esa, su mirada, fue fundamental para mi vida.
Me dispuso frente al mundo con una actitud abierta, pero decidida en conviciciones.
Me puso conmigo mismo, en función de ahondar en mi interior y llegar a la raiz de un conflicto a fin de comprenderlo, de intentar superarlo.

En 1973 llegó a mis manos un pequeño libro que aludía a su mensaje: “Silo y la liberación”.
Estuve en la construcción de “La Comunidad para el desarrollo humano”. Más adelante, en el lanzamiento del “Partido Humanista”. Organismos éstos, que un cuarto siglo atrás daban lugar a toda manifestación diversa, cuando aún nos avasallaban los prejuicios.

Hoy, el Partido integra el “Frente para la Victoria”.
De allí entiendo, que -en tanto algunos medios le han dado un tratamiento respetuoso a la cobertura de su fallecimiento- podemos encontrar artículos espantosos como el del pasquín de Fontevecchia, acompañado consecuentemente de comentarios difamatorios y degradantes.

Y hablando de golpistas, recuerdo que aunque en el 2008 no participaba en el Partido, me unía a sus integrantes en las tardes aquellas de Plaza Congreso, para resistir los embates reaccionarios de esos días jodidos, intentando transmitir a la gente de que iba la cosa.

Milité varias veces y no pude hacerlo consecuentemente porque no es fácil la convivencia en las agrupaciones del Movimiento Humanista. Quizás igual que en toda otra agrupación, entiendo.
Pero yo mucho no me lo bancaba. Discutía la metodología y el fanatismo
de algunos integrantes a quienes no les gustaba mucho una expresión abierta de ideas.
Me cansaba y me iba, pero jamás me resentí contra la movida como si, muchos que la abandonaron. Por el contrario; no puedo dejar de agradecer todo lo que el “Movimiento Humanista” me dió. Mucho más, desde ya, de lo que yo le di a él.

El “Negro” Silo era un hombre hiper-activo, muy amable. Y sobre todo, muy abierto.
Pasando a veces por el Bar Ramos, lo veía. Si estaba acompañado, seguramente planificando alguna actividad, saludaba a todos y seguía pero a veces cuando estaba solo, me sentaba frente a él y charlábamos en forma distendida.
Recuerdo estar alguna vez apoyado en un coche en Avenida Callao, esperando a un amigo y que él saliendo del local central, varios metros adelante se diera vuelta y me saludara, seguro de que yo estaba allí. Era un hombre intuitivo.
Pero siempre procuré acercarme muy poco a él, no tuve esa necesidad fanática de “posar al lado para la foto” como más de un descolgado.

El “Negro” se fue. Me quedan sus libros para una y otra vez recurrir.
Dedicó su vida al accionar por la solidaridad, la igualdad, la no-violencia y la no-discriminación, el que fuera extendido por más de 100 paises.
A la comprensión histórica del ser humano, generador de su destino a partir de su intencionalidad, tras la utopía de “Humanizar la Tierra”.

17 comentarios:

  1. en un mundo sin fe, todo lo espiritual es raro. Lo digo con respeto. Y sin fe.

    ResponderEliminar
  2. Pasa Nilda, que la espiritualidad que transmitía el Negro era para creyentes, agnósticos y ateos -de hecho, convivían allí adentro-
    Una espiritualidad material. Todo es materia. Sólo que se ponderaban sutilezas. Se intentaba ir contra el absurdo de la muerte, que hace que todo en el fondo quede sin sentido.
    La fe es un privilegio o una ilusión. Es un mundo sin fe pero con mucha gente que la sostiene. Es un mundo raro el nuestro...

    ResponderEliminar
  3. Estaba esperando este homenaje suyo compañero

    ResponderEliminar
  4. No tuve la suerte conocerlo pero
    sí leí sobre él, de lo que estoy
    seguro es de que lo que sabemos
    aunque sea un cachito de lo que
    fué lo recordaremos, el día que
    perdamos lo espiritual pasaremos
    a ser bestias sin fe ni convicciones.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Roberto;
    él tenía convicciones espiritiuales firmes. Creía en la trascendencia. Pero ello no dificultaba la convivencia orgánica de personas sin fe, con dudas, escépticas o creyentes. Nadie te preguntaba sobre esas cuestiones de tu fuero interno.
    El sólo sugería lo conveniente de la fe interna para lanzar un proyecto y encarar el futuro.

    Pero era un hombre resoluto en todo aspecto. La última dictadura lo encarceló diecisiete veces. Pero él se afirmó en su militancia por la no-violencia. Eso era básico y quizás desconcertó a los milicos que sin embargo violentaron y desaparecieron a algunos miembros del Humanismo.

    Además tenía una visión de largo plazo; apenas surgió la movida sudamericana apoyó públicamente a Kirchner, a Evo, a Chávez con la visión de estar atravesando una oportunidad única de aprovechar por profundizar políticas que puedan fortalecerse en una construcción colectiva, hacia una mayor equidad.
    Sin embargo se mantenía al margen de las decisiones politicas y el Partido que decide ir aliado al P.C., opta debido al avance de las fuerzas reaccionarias en el 2008, pasar del apoyo a la integración lisa y llana en el Frente para la Victoria.
    Caso idéntico al sucedido en Bolivia, cuando la Medialuna avanzó fuertemente contra Evo amenazando su autoridad.

    ResponderEliminar
  6. Alguna vez me acerqué al humanismo, pero me corrió éso mismo que señala Ud., el fanatismo de algunos que daba un poco de cagazo.
    A Silo lo vi muchas veces en Mendoza, en la montaña. Era un tipo como el pan caliente, así de confiable, así de sencillo, así de profundo.

    ResponderEliminar
  7. Mucho: -"No me banco al otro", Dormi.
    Y, si no me banco a mi propio par... una lástima.

    ResponderEliminar
  8. Me pasó como a Dormidano. Alguna vez el partido humanista llamó muy fuertemente mi atención y era el posible lugar de militancia para mis ideales de no violencia y respeto a todos. Pero...


    Un abrazo Unfor.

    ResponderEliminar
  9. Igual, hay mucha gente valiosa allí, Maria Cristina.
    En el próximo post mando un par de videos de Lia Méndez, donde a mi me queda claro que es trabajar por el progresismo.

    ResponderEliminar
  10. El post es excelente mas allá de mis diferencias con el ideario humanista y entendiendo que este aporta mucho al desarrollo popular en su conjunto.
    Un saludo,
    Ikal

    ResponderEliminar
  11. Siempre me parecieron interesantes tanto La Comunidad como el Partido Humanista y, claro, Silo. Conocí discípulos suyos de muchos países... y hasta creo que hubo una videpresidenta de Islandia...

    ResponderEliminar
  12. A la flauta, no sabía la de esa vice de Islandia, Luis. Voy a averiguar.

    ResponderEliminar
  13. y yo que pensé que era un depósito de granos, siempre observé los grafitis con esa palabra y creía que era una avanzada de la sociedad de acopiadores.Que bruto!!

    ResponderEliminar
  14. La Fe proviene de escuchar las verdades que dice la biblia. "la fe es la certeza de lo que se espera y la convicción de lo que no se ve" DIOS existe y nos ama. Tu amigo de siempre Pachuli.

    ResponderEliminar
  15. top [url=http://www.c-online-casino.co.uk/]uk casino bonus[/url] hinder the latest [url=http://www.casinolasvegass.com/]casino[/url] manumitted no consign hand-out at the leading [url=http://www.baywatchcasino.com/]baywatchcasino.com
    [/url].

    ResponderEliminar