viernes, 30 de julio de 2010

Noviembre de 2002: Más de 50 niños morían de hambre por día en nuestro país


En ocasión de la dimisión de José Luis Machinea como Ministro de Economía, Clarin edita su periódico con esta tapa.
Es curiosa -por llamarlo de alguna manera- la falta total de alusión a la misma, así como a la catastrófica gestión del citado funcionario.


1.500 personas de gran influencia que sacaron fuera del país unos 3.000 millones de dólares entre mayo y diciembre de 2001, fueron junto a los inescrupulosos funcionarios que los protegieron, los responsables del hambre en Argentina.

En el corralito sólo quedaron atrapados los pequeños ahorristas, el 93% de ellos con depósitos de 50.000 dólares o menos.

El Frente contra la Pobreza, las Abuelas de la Plaza de Mayo y otras organizaciones sociales, estimaban que más de 50 niños morían a diario en todo el país a causa del hambre.

El escritor argentino Luis Maggi consideraba que la razón última de la crisis argentina era que "en este país se da la más alta densidad de hijos de puta por kilómetro cuadrado del mundo”.

No es que Machinea, López Murphy o Cavallo estaban equivocados o no en sus diagnósticos. Ellos estában convencidos que estas políticas eran las únicas viables, y trabajaron con ahínco para profundizar el modelo. Una educación privatizada, una jubilación en manos de financistas, los bancos en poder de los acreedores extranjeros, la estructura industrial básica en manos de capitales dei exterior, y un Estado reducido a algo insignificante que se limite a manejar formalmente el país, fueron algunas de las líneas que manejaron. (Asociación Argentina Vientos del Sur)

lunes, 26 de julio de 2010

El mejor progresismo es el de los hechos


Su cuerpo generó un profundo miedo en tantos “robustos hombres adultos” temerosos de su juventud y su enorme despliegue. Que pusieran tanta saña en vejarlo, una vez muerto, en un hito repugnante.

Su alma motivó en tantos humildes, un amor incondicional.

Su obra que ya
aquí describiera, no deja de asombrar a nuestros contemporáneos.

Sus hechos, de un direccionamiento unívoco, darán referencia a tantos hombres del futuro que evaluaran semejante capacidad dinámica por encima quizás de brillantes marcos teóricos para construir una sociedad cada vez más justa e igualitaria.

Esta es la razón de su trascendencia y no el accionar de aquellos asquerosos, ocupados febrilmente en destrozar su obra.

Un director de cine extranjero se ocupó de filmar su vida.
Es más o menos, la reseña de una trepadora que quería hacerse de poder.
Simplemente, no compatibiliza el “hacerse de poder”, con desplegar semejante accionar, sin sentarse a “gozar de los beneficios del poder”.
Porque si de algo no hay dudas es que esta mujer jamás descansó.
Es ser muy corto de vista en aseverar donde se asienta el “poder real”.
Uno debería auto-examinarse seguido. Digo, en que consiste la vida, sino?
Gastar tanta energía en difamarla? Para que lo disfruten aquellos detractores que posiblemente no movieron un dedo en toda su vida, por los demás.

Hay una versión argentina, mejor. Donde Eva se enfrenta a las “damas de la caridad” y les enrostra que su “beneficencia” no es necesaria. No hacen falta “las sobras para repartir”. Se trata de otra cosa.
De ocuparse de los necesitados. De integrarlos.

De HACERLO IGUALES.
Un día como hoy, hace 58 años, partió Evita, hacia la eternidad.

jueves, 22 de julio de 2010

Homosexual y anti-fascista, demasiado para la época


Manuel Puig nunca volvió de su largo exilio empujado por la “Triple A” en 1973 y falleció en México, un día como hoy, hace veinte años.

Leopoldo Torre Nilsson llevó en 1974 su obra; “Boquitas pintadas” a la pantalla grande.


En su viaje, Juan Carlos Etchpare (Alfredo Alcón) duerme y ésta es la famosa escena de su sueño que el director realizara en el Cementerio de La Recoleta



También fue llevada al cine, “El beso de la mujer araña”. Aquí el trailer de la película que en 1985 filmara Héctor Babenco y que cuenta la historia de dos detenidos (un preso político y un perseguido sexual) que comparten la celda en una cárcel de la dictadura militar argentina. Casi que los dos personajes, suman la propia personalidad de Puig, quien se ocupara, sin embargo, de la violencia “puertas adentro” -del autoritarismo y la represión doméstica-



Y aquí, otra escena onírica; ésta vez para “Pubis angelical”, filmada en 1982 por Raúl de la Torre


viernes, 16 de julio de 2010

Hacia el Humanismo


Las fuerzas medievales perdieron la batalla.

En el camino hacia la igualdad con diversidad, avanzamos notablemente, con la implementación de la Ley de matrimonio igualitario.

Buena oportunidad ésta, para introducir a la sociedad en el debate acerca de que somos los seres humanos.

Todo discurso que apunta a equipararnos con lo animal con el mero distingo del raciocinio es falso. A entroncarnos en la naturaleza, atados a sus designios, es falso. A forjar nuestro destino prisioneros de un dogma imperante desde algún enclave supra-humano, es falso.

Nuestra distinción fundamental radica en la intencionalidad.
Nacemos y a partir de ese acto somos personas. En tanto conectamos con el mundo, somos humanos. Antes de eso somos vida, pero no, humana.
Un proyecto de lo que seremos, pero que ronda más bien, en la mente de quienes nos engendraron.
En el preciso instante de nuestro nacimiento comenzamos a ser humanos y en ese preciso instante, comenzamos a motorizar nuestra intención, direccionada al mundo, como objeto que vamos a modificar permanentemente.

Encontrados con nuestros pares, desarrollamos un proyecto colectivo, en el que vamos a reconocernos de diversas maneras.

Esta pues, es una oportunidad colectiva de motorizar ese proyecto de la humanidad, en éste lugar que nos toca, que procura como idea-fuerza y objetivo: la igualdad.
Incluyendo la diversidad. Entendiendo las transformaciones que podemos desarrollar en un proyecto evolutivo.

Y portando con claridad la consigna que entiende que
ningún ser humano está por encima de otro ser humano.

lunes, 12 de julio de 2010

El Golpe de 2008

Cuántas veces escuché:
-“Yo nunca vi nada en la época de los militares”.
-“Yo no sabía lo que estaba pasando”.
Hoy mismo, puedo escucharlo, repetidamente.
Y son repetidas las imágenes que aparecen en mi mente.

Aquella tarde, por ejemplo, que caminaba por la calle Lacarra junto a mi novia y nos deteníamos ante la advertencia de quienes transportaban un camión repleto de personas a punto de ingresar en el campo de concentración “El Olimpo”.
Las luces en la cara, los fusiles apuntando a quien justo pasaba por donde hubiera sido preferible que no lo haga. Por ver algo de lo que muchos aseguran no haber visto nada.

A pocas cuadras vivía mi amigo Angel:
-“El Olimpo de los Dioses; mirá el delirio de grandeza de ésta gente para denominar sus “obras”, me decía, mientras nos lamentábamos por un compañero que habían “chupado” por repartir panfletos.

Mucho puedo reseñar sobre tantas cosas que pude ver, tantas que pude escuchar. Realmente mucho.

Pero hay mucha gente que sin embargo sostiene no haber nunca visto ni escuchado nada…

Habrá sido testigo esa gente del golpe del 2008?
Curioso el haberlo alentado para después negarlo. A los gritos, por las calles; a puteada limpia.
No hubo golpe, cierto, pero cuan cerca estuvo de producirse.
Creo que no hemos asumido lo realmente expuestos que estuvimos a que se consiguiera echar al gobierno, a forzarlo a irse.

Cien días de corte de más de cincuenta rutas nacionales y provinciales. Desabastecimiento de alimentos y combustible y la amenaza proclamada de una prolongación por cien días más.
Alentados por aquellos para quienes un corte de horas de alguna avenida configuraba una irresponsabilidad mayúscula para el armado de un “país en serio”.

Y mientras aquello sucedía, encumbrados políticos estudiaban la configuración del nuevo gobierno. Cuando y cómo se produciría el retiro del vigente, a solo un trimestre de su arribo.

Esto fue así. Y digo, quién ha tomado verdadera conciencia de ello?
Que no se produjo por muy, pero muy poco.

Como siempre, el tiempo, la historia lo reflejarán en su verdadera magnitud.
Muchos descalificarían este planteo. Muchos de ellos que amenazaban y vociferaban en las calles a viva voz: -“Que se vayan, ya”!
Porque entre otras cosas, ya no podían acudir a los militares para concretar el “trabajo sucio”. Pero que echaron mano a cuanto pudieron para intentar conseguirlo fue una realidad.

Cuanto tiempo pasará entonces, para que se discuta seriamente, cómo se gestó y por muy poco no pudo concretarse, El Golpe de 2008.

domingo, 4 de julio de 2010

6, 7, 8. A veces, esclarecedor. A veces, entre el efectismo y la demagogia.


Un proceso de construcción de país, que se propone revertir tendencias marcadas a sangre y fuego es una tarea mayúscula. De esclarecer mayorías, estamos hablando.

Tendencias instaladas que hablan de una cultura de especulación y parasitismo en un grupo que ha enviado a la exclusión a cientos de compatriotas para luego señalarlos como causantes de todos sus males.
Haciendo pie en una mentalidad que acompañó, incluso violentada por el accionar de ese grupo, su prédica.

En ese sentido, el programa televisivo 6, 7, 8 que toma como slogan, el mentado, “ser funcional a la derecha” aparece más bien funcional a la misma, toda vez que suplanta el análisis profundo, por una visión efectista y demagoga.

Hoy enciendo el televisor y lo primero que encuentro en un programa -podríamos decir, políticamente “neutro”- es el mensaje de una oyente que dice (tomando aire con lo acontecido): “Si tenemos una presidenta ignorante, es lógico que tengamos un DT de selección, ignorante”.

No hacía falta el: “se juega como se vive”.
No hacía falta atar el devenir; peor aún, el “éxito” de una selección de fútbol al accionar de un gobierno. Y Diego Gvirtz, en su afán demagógico lo lanzó al ruedo con tremenda irresponsabilidad. “Se la dejó servida a la contra”, dirían en el barrio.

Y no hablamos aquí de la selección en sí, que revitalizó en todo caso, el verdadero juego que identifica al argentino, arriesgando en audacia y sentido ofensivo, lejos del planteo especulativo con que obtuvo también salida, doce años atrás (cuando uno de los factores fundamentales de rendimiento consistía en que los jugadores se cortaran el cabello), y más allá de errores técnicos que no viene al caso aquí analizar.
Sino a levantar justamente el paradigma “éxito-fracaso”, que es esencia de la mentalidad “resultadista” que se critica. Esa misma que basada en “éxitos circunstanciales” en medio de un desguace fenomenal del Estado pretendió en la década del ‘90, arrojar su brutal fracaso en el estigmatizado; “vago y malentretenido argentino”, así, inicialmente caracterizado, por los “iluminados” racistas del siglo XIX.

Sí hablamos también -y ya que estamos- de un programa que toma de la realidad internacional lo que cree puede acomodar a su prédica e ignora el factor clave de poder que impone el Imperio y sus aliados para hacerse de los recursos de los países que azotan, así sea armando autoatentados.
Y que en todo caso, quienes lo sostienen pretendiéndolos “analistas puertas adentro” evitan ver la hostil interpelación a los que contradicen la versión oficial de lo sucedido en Embajada de Israel y Amia, como ocurriera en la entrevista a Luis D’Elia; que por mucho que pudiera contar acerca de diversos tópicos, fue acosado permanentemente por su crítica a la ofensiva del poder hegemónico en Oriente Medio.

Y aquí juega entonces, el hecho de introducir en la bolsa alegre y descomedida “de los que estamos de éste lado” a luchadores del campo popular con analistas internacionales decididamente pro-imperialistas, porque todos en un punto apoyan al gobierno.
Como el apelar a las alabanzas hacia la economía de nuestro país de mandatarios estadounidenses, que uno entiende como gancho para los que estando en la vereda de enfrente suelen admirarlos y tomarlos de referencia, pero que contrastan con la ausencia de especio a críticas punzantes como la de Carter acerca del segregacionismo que sufre Palestina.
O no comprendemos en nuestra lucha el genocidio que sufre aquel pueblo de parte del mismo poder que a todos nos pisó con la misma bota?

Entiendo lo bueno de esclarecerse, de descubrir un acceso a información vedada en los oligopolios mediáticos, como mérito de 6, 7, 8. En su lucha franca por desenmascararlos.
Pero acudimos aquí a su faz demagógica y "desprevenida" que actúa como un boomerang que inevitablemente termina perjudicando a quien dice ayudar.
En todo caso, programas como “El Destape”, que reza en el mismo enfoque ideológico, puede producir calidad periodística, prescindiendo de ello.

Entiendo que el efectismo, a veces levanta el ánimo; pero regirse por esos parámetros nos hace pendular hacia el cinismo.

Yo veo 6, 7, 8 a veces; salteando desde ya, las constantes reiteraciones de informes. No tengo ningún resquemor en hacerlo, a pesar de tener hacia ellos una visión crítica. Accedí también a información que ignoraba. Pero creo, han llegado a un punto de inflexión con sus proclamas, que sentaría bien, revisarlas. Aún cuando sus panelistas mismos se encargan a veces, tibiamente de criticarlas.