lunes, 31 de enero de 2011

La "normalidad" como trampa del Sistema


Hay quienes suelen estar muy preocupados reclamando: normalidad.
Si bien el concepto remite al acatamiento de las normas, la referencia es claramente hacia cierta “estabilidad”, en tanto se agitan los fantamas de los peligros que nos acechan a la vuelta de la esquina.
El problema radica en dos cosas;

- El falseamiento de la consigna, en tanto la situación de aquellos países levantados como "modelo" no resiste los parámetros mismos que caracterizan la ponderada “normalidad”.
Ni hablemos de la mayoría de los países castigados impiadosamente y que son ocultados en el análisis, como si las causas de su miseria no tuvieran origen en el aislamiento, extorsión y explotación que el sistema mismo les propina.

- El otro componente está enraizado en el armado mismo del sistema en que nos movemos. Considerando que su valor central es la guita y que el ser humano es conducido a ir tras ella por la enorme propaganda que lo sustenta.


Viendo nuestra vida misma complicada en los efectos de su intrínseca corrupción y codicia, podemos pasarnos la vida echándole la culpa a cualquier cosa que supuestamente funciona en forma independiente de dicho sistema, sin comprender el mecanismo mismo que le da vida.
Su propaganda -en tanto- nos señala a las burocracias, a las administraciones que intentan conjugar los intereses en disputa por promover cierta igualdad como culpables de todos los males, desviando la atención de las corporaciones que medularmente lo retroalimentan.
Luego, esas mismas corporaciones van a promover el ascenso de burocracias afines sobre las que silenciarán la crítica o ensalzarán sus supuestas virtudes.

La vida misma es inestable, pero el sistema agudiza aún más sus propias contradicciones haciendo imposible esa estabilidad que incluso si la alcanzáramos puertas adentro, nos daría de lleno con el cinismo de pretender separarnos de la brutalidad que se vive afuera, donde cada uno de los sufrientes es nada menos que nuestro hermano.

El sistema tiene además sus profesionales. Y en esto pesa y se avala su mecánica arrolladora. Gente que trabaja a su servicio a veces sin sospecharlo, a veces por hacer carne su idea enraizada en el más cabal darwinismo social, que ofrece "todo para el más fuerte".
Economistas que propagan el malhumor para quien no avale el sometimiento a los beneficios de la "normalidad y previsibilidad".
O psicólogos que te reciben muy castigado en el plano de las emociones y te acomodan para... devolverte al sistema y adaptarte a su "normalidad".
Diferenciemos entonces el entender que estamos metidos de cabeza en este sistema, particularmente inhumano para aportar lo que podamos en humanizarlo, en modificarlo,
de lo que es la aceptación por resignación del lavado de cabeza que nos propone el montaje de ésta gran maquinaria.

Más que correr tras las consignas que promueven incansablemente, para discutirlas o resignarnos a aceptarlas,
podríamos pegar un freno y ubicar desde dónde nos "aconsejan" la puesta en marcha del "benéfico modelo".
Comprobaríamos así, que fue en ese preciso lugar donde se dio origen a todos esos males que luego sus propios actores nos reclaman airadamente solucionar.

23 comentarios:

  1. Gran post. El capitalismo salvaje como modelo es inviable para todas las personas. Siempre tendrá excluidos, para que haya incluidos. Convertir una sociedad capitalista en una sociedad humanista y solidaria es un desafío para los proximos 20 o 30 años.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  2. Diego;
    que gusto que hayas vuelto. Espero que la hayas pasado bien.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Volvio mi cuerpo. Mi mente todavía está a orillas del Paraná :) buscando alguna reivindicación a Lopez Jordan. tarea infructuosa, claro.

    ResponderEliminar
  4. La normalidad que vende el sistema es lo mismo que el sentido comun , es el concepto perfetcto para mantener el status quo , el fin de la historia de Fukuyama para que ganen siempre lños mismos convenciendo a los que pierden que es su culpa porque el sistema es el único posible .

    Yo plentaba en una reunion que para mi hoy en Europa estan en esa etapa de mierda donde la izquierda y la derecha hacen economicamente exactamente lo mismo . Yo realmente espero que se produzaca alguna reaccion que rompa ese estado , una revolucion como en Tunez y Egiptio se necesita hoy en Europa , un caracazo que termine con la farsa . Como eso no ocurre Fukuyama festeja como su teoria funciona , la gente cual corderos aceptan su destino y siguen votando a quienes los mandan al matadero

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Claro, Gramsci lo explica muy bien con el concepto de Hegemonía. Cuando esa burbuja de sentido común se rompe, se empiezan a ver las sogas que te atan y dominan.
    Y comparto, Javier, que en Europa están al horno, pero cuando lleguen al fondo del pozo (falta bastante) van a tener una salida parecida a la nuestra. No tienen otra.

    ResponderEliminar
  6. La normalidad, o normas como quieren
    imponer desde un estrado de gran
    desigualdad económica ya sea aca, en
    Europa o cualquier otro lado no es
    más que la dominación de las grandes
    corporaciones para que la pobreza
    siga siendo negocio,para ellos claro.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno Unfor.
    La foto del bebé me hizo acordar una discusión de hace un tiempo respecto a las bajas tasas de natalidad y el poco crecimiento de la poblacion en las clases medias porteñas.
    Todas las justificaciones hacen referencia a "cuanto cuesta" tener un hijo, o criarlo.
    Parece que lo normal, pasa por no tener hijos (o 1 como mucho); para tener una vida mejor.
    Y criticar a los inmigrantes, aunque despues los necesiten para los trabajos que sus hijos no van a hacer.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Javier;
    la hicieron dura desde la caída del Muro sustentados en el verso de Fukuyama. Lograron una hipnosis colectiva.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Diego;
    siempre es bueno tener los brolis de Antonio a mano.

    ResponderEliminar
  10. La "normalidad" desde una enorme desigualdad, Roberto;
    la quintaescencia del cinismo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Sin dudas los inmigrantes son tomados como lo más peleado con la "normalidad", Algún.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Hola Unfor
    Muy buen post. Me trajo el recuerdo de Althusser, cuando hablaba de los aparatos ideológicos del estado, específicamente sobre los modos de reproducción de los medios de producción del capitalismo.
    Te mando un Abrazo

    ResponderEliminar
  13. ..."la mediocridad para algunos es normal, la locura es poder ver mas alla"... charly garcia.
    ese es el problema no ven mas alla de la punta de sus narices.

    ResponderEliminar
  14. Hola Sujeto;
    por ahí pasa la cosa, claro.

    Un abrazo y que bueno que estés de vuelta.

    ResponderEliminar
  15. Un par de cosas:
    1.-El sistema también somos nosotros. Hay que combatir la expresión "ellos" para poder comprender que el sistema lo reproducimos nosotros, replicando el status quo. Sugiero leer a Norbert Elías sobre éste tema en particular.
    2.-Otra recomendación sobre el asunto. Péguenle una mirada a las teorías de Thostein Veblen y luego me cuentan.

    ResponderEliminar
  16. Que buen tema ese, Magolla. De los '70. Y bueno, en esa época si andabas con estos temas, de hecho te trataban de loco.

    ResponderEliminar
  17. Claro Dormi;
    es fundamental el punto uno y por eso digo que "estamos metidos de cabeza en este sistema" y se diría, que él está metido en nuestras cabezas.

    Y en cuanto al punto dos, ya mismo me lo apunto al Veblen para leerlo.

    ResponderEliminar
  18. La normalidad no es más que una media estadística. Si fuera por ser "normal", en el mundo de hoy, deberíamos estar en las calles, marchando, quemando llantas, autos y bancos.
    Menos mal que nos salió bien después de la crisis de 2001 y vivimos en la anormalidad mundial.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Buenísimo aporte, Ricardo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Esta claro que se vende una idea de normal, que solemos comprar sin saber que es. Esa normalidad que pedimos no es natural, sino una mera construcción que le sirve al sistema que nos encierra.

    ResponderEliminar
  21. Es así Mariano, donde el Sistema pretende "naturalizar"
    no hace otra cosa que intentar imponer una vieja construcción,
    porque todo, hasta las ideas primitivas y retrógradas son construcciones
    culturales.
    Sirvió hace siglos invocar a Dios como autor de designios
    “que no había sino que acatar”.
    La idea de “normalidad” es otro llamado a la sujección al orden establecido
    por el sistema.

    ResponderEliminar
  22. Me encantó toda tu reflexión Unfor... es movilizadora y profunda, se me ocurrieron dos cosas a partir de lo que leí, a partir de la normalidad: por un lado la 'norma' para todos y por otro la naturalización del sometimiento y abandono o exclusión de gran parte de nuestros congéneres. Algunos autores se preguntaron por el capitalismo eterno, la cuestión gira en torno del utilitarismo, el costo-beneficio, el problema de la propiedad y de la tierra... Marx decía que el capitalismo es un sistema que evoluciona de manera inestable a travésde crisis. Cada vez que se produce una crisis, se produce una reestructuración del
    sistema.

    ResponderEliminar
  23. Es como el Mito de Lerna, Angeles.
    La Hidra de las siete cabezas; que si le cortaban una salían dos más.

    ResponderEliminar