domingo, 27 de marzo de 2011

Mientras los liberales siguen desparramando veneno, las economías constituidas en el reparto de la riqueza hacia la equidad, crecen en eficiencia.


 

Sinceramente, me pudrí de discutir con liberales en la blogósfera.
Voy a abandonar semejante “cruzada” sin destino.
Creo que los hechos que se suceden especialmente en nuestro Continente, está poniendo a ésta gente del tomate.
Para cuestionar la avanzada de una medida de gobierno son capaces de buscar argumentos hasta en la mismísima Edad Media.
Las ensaladas que producen son indigeribles y no distinguen; peronismo, de socialismo o stalinismo o mussolinismo o chavismo, a la hora de arremeter conllevando lo que suele constituirse en una andanada de sandeces.

En fin, como nunca supe de un obrero cruzando el Riachuelo a nado por Figueroa Alcorta o Alsogaray, entiendo que es más productivo dirigirse a asuntos más productivos, antes de pretender modificar un ápice la cabezota de los guardianes del esperpento conservador.

La fiebre de éstos muchachos alcanza ribetes de paranoia paroxística cuando pretenden degradar a Suecia, diseñadora del avanzado "Estado providence", declamando que fue fácil logralo montados en una montaña de petróleo, en momentos, ahora, en que dicha Nación pretende alcanzar el status de primera economía del Mundo en valerse de recursos renovables prescindiendo del oro negro; factor por el que se dieran hasta un ínfimo plazo de diez años para lograrlo.
Claro que mientras ésto ocurre, los Estados Unidos, adalid del liberalismo, se hunde en la crisis financiera más brutal de su historia; la que puede campear solo, revolver en mano y apoyado justamente en la cien de los países... petroleros.

Desde esa perspectiva, llamar "vagos" a los suecos; "usufructuantes de las dádivas del Estado", como se empeñan en hacerlo en algunos de sus pasquines, me suena conocido en la prédica de las plumas y comentaristas de La Nación, por éstos lares, donde se nos acusan de parasitar, montados en los beneficios de la soja,
-que entre paréntesis podría ser francamente nuestra, del Estado digo, si se revieran las herencias fraudulentas que le permitieron a los dueños de las grandes extensiones de tierras, poseerlas, o si se estableciera que la tierra debe ser de aquel que la trabaja y no de quienes manejan a control remoto a "la peonada" desde una cómoda silla de La Biela, en Recoleta, lo que constituye, francamente, una banda de verdaderos vagos con guita que no hace más que criticar la “vagancia” de nuestros trabajadores que suelen levantarse más o menos, a la hora en que muchos de ellos se acuestan-

En tanto, Argentina ocupó el puesto Nº 16 en el Mundo! en la "Tasa de actividad emprendedora en etapa temprana" en base a lo publicado por el Global Entrepreneurship Monitor (GEM),

El último informe del Global Entrepreneurship Monitor (GEM), señala que la tasa de actividad emprendedora en etapa temprana (TEA) fue del 14,20 por ciento el año pasado, lo que ubicó al país en el escalafón 16 a nivel mundial en este segmento, logrando ocupar el noveno lugar dentro del grupo de "Economías basadas en eficiencia".

Recordemos que éstos visionarios vociferaban el final del "Estado de bienestar" en Suecia en los ‘80 por su “galopante inflación”. Siendo que para su desazón, siguió aquella Nación adelante, con los convenios colectivos de trabajo!, además de la asignación infantil y un diluvio de seguros de cobertura social.
Rígidas leyes de ambiente laboral, seguros por doquier, una cantidad de Entes administrativos por sobre las cabezas del empresariado para el más absoluto control de las condiciones de trabajo de los asalariados a su cargo, caracterizan como políticas de Estado a la Nación sueca.
Participación de los trabajadores en la renta empresarial, altos impuestos a las ganancias, retenciones; a pesar que ciertos liberales con pretensión de jugarla de “hábiles”, ponderan que así de bien están los nórdicos debido a la “amplia libertad en lo económico”.
Recordemos que poco después vaticinaban desde la elogiada -hoy a vistas, insignificante- óptica de Fukuyama; el “fin de la historia”. De la historia de la discusión de ideas y del progreso con reparto hacia la igualdad, se entiende; llevados por el entusiasmo que les provocara la caída de un famoso Muro, que se cayó en todo caso, hacia los dos lados.


Y prosiguiendo con los vaticinios de éstos gurúes en decadencia, asistimos ahora, a aquel en que coinciden el profesor Grondona y el cultoso Asís, sobre la "segura e inminente muerte del kirchnerismo".
Si algo es llamativo, es el tesón de ésta gente en levantarse cada mañana a fin de proseguir su derroteros de zombies; ajenos francamente a lo que sucede en nuestra realidad.

La llamada oposición es tal como unidad, aunque se ve diferenciada, habida cuenta de su afán, propio o impuesto de reducir lenta, rápida o estrepitosamente las retenciones.
Se comprende que desde su perspectiva distingan solo un bloque antagónico; el cada día más creciente y sólido que va en apoyo del Gobierno nacional.
.

10 comentarios:

  1. Lástima que tal vez no llegue compañero, pero que frío habrán sentido sus amiguetes liberales si leyeron que Humala está primero en las encuestas en Perú!

    ResponderEliminar
  2. A la mierda, esa no la tenía Manuel; pensé que estaba más atrás.

    De tanto frío se le van a cristalizar las pocas ideas que les quedan.

    ResponderEliminar
  3. Excelente UNFOR!!
    Dos cosas, primero que los yanquis son liberales para afuera, ya que cuando tienen que estatizar los bancos o la General Motors, lo hacen sin asco.
    Segundo los liberales nunca se hacen cargo de los paises realmente liberales donde el Estado no existe, tipo Haiti o Somalía.
    Para ellos solo existen mercados, no paises. Y tampoco existen los ciudadanos, solo los consumidores.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Algún!
    Esos que describís son los ejemplos que siempre doy!
    Y no es cuestión de sintonía; es tan grotesco que no se como les da la cara a éstos tipos que siempre vienen con la obsesión de Cuba o Venezuela y como bien decís en la puta vida se hacen cargo de los países en los que los organismos auditores del sistema, alientan la liberalización, para que cuando se pudre todo, miren para otro lado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Yo discuti muchos años , cuando ellos gobernaban , cuando uno debia combatir todo el tiempo sus argumentos , ahora la verdad solo pispeo lo que puedan decir pero no les creo practicamente nada de lo que dicen y no discuto con esa gente , que digan lo que quieran que cada dia menos les creen ante la realidad consumada

    Yo sigo pensando que bien quye estuvo nestor cuando en 2003 lo llamaba Anne Krueger y Nestor no la atendia , la mina lo llamaba 10 veces desde el FMI y el ignoraba las llamadas y no la atendia , ese es para mi el eje,mploa seguir para tener un pais con pleno empleo y crecimiento que derrama hacia los mas pòbres igualando derechos . Eso y para ser independiente en serio hay que tener cuentas en orden , sostener el superavit e integrar cada dioa mas la gran patria latinoamericana para no depender en nada del resto del mundo

    Un abrazo



    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. "que digan lo que quieran que cada dia menos les creen ante la realidad consumada"

    Me quedo con ésta frase, Javier.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Esta claro que ellos buscaban defender un status quo, que hoy esta siendo alterado. Las indicaciones económicas que repetían como sermón de iglesia, respondían a la tendencia de mantener la distancia entre ricos y pobres. Por lo cual un gobierno nacional y popular se presenta como su nemesis.

    ResponderEliminar
  8. Y la defensa de ese status la sostienen como defensa misma de clase, Mariano. De clase dominante.

    ResponderEliminar
  9. Realmente los liberales no son nada,
    yo hasta diría que es una empresa
    que lo único que desea es favorecerce
    en el mercado, lo que significa que
    los más pobres paguen por sus
    "magnificos" planes y sigan siendo
    pobres para seguirlos esquilmando.
    La palabra liberales en Argentina no
    tendría que existir, ya que no es
    lo que dicen ser, más bien es una
    oligarquía que quiere seguir viviendo
    como hace un siglo.

    ResponderEliminar
  10. Yo siempre digo que no han sido NADA en la historia, Roberto.
    Qué bueno que coincidamos porque esa exactamente es la sensación que deja el accionar de éstos tipos. La que vos bien describís.

    ResponderEliminar