viernes, 25 de marzo de 2011

Porqué nunca leí el "Nunca Más"

36 comentarios:

  1. El hecho que ésta gente simpatizara con la dictadura le dá más valor al informe.

    ResponderEliminar
  2. Para mi es al revés, Algún.
    Pero respeto el valor de haber dado a conocer una gran parte de lo que fue aquella noche oscura a muchísima gente.

    ResponderEliminar
  3. Mi pregunta es, después de chequear los relatos uno por uno ¿como puede ser que estos tipos sigan (muchos ya no están) apoyando la miseria, el hambre y los negocios?

    ResponderEliminar
  4. Qué jodida es cierta gente, Jonatan.
    Algunos además, tienen cara de hierro.

    ResponderEliminar
  5. La pregunta de Jonatan es muy buena. La única respuesta que se me ocurre, aparte de la guita como motor principal -que de última es lógico, mirá si les vamos a pedir que lo hagan por sus convicciones-, es que apelan a la malísima memoria de su público. Al que, para ser menos duro, bombardean mañana, tarde y noiche con información basura. Así es fácil que lo central, lo importante, se pierda y tenga el mismo valor que una pelea entre Graciela Alfano y Pachano.

    Sabemos que en el plano económico la dictadura buscaba favorecer al capitalismo financiero especulativo. Sabemos también que el "paro histórico del campo" tuvo como núcleo el lobby de los capitales especulativos que habían invertido en la soja debido a su altísima rentabilidad.
    Bueno, Magdalena todavía apoya a los mismos que apoyaba durante la segunda mitad de los '70s.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Y te acordas que las madres esperaron horas para reunirse con Alfonsin y el hoy tan valorado y cagon de mierda ( como buen radical ) de alfonso jamas las recibió ?

    El primer presidente que las reciobio se llamo nestor Carlos Kirchner oviamente

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Ricardo;
    es increíble que esa mujer siga teniendo credibilidad. Tiene el récord de haber sido cómplice de dos dictaduras.
    Discutiendo una vez con un tipo bastante adentrado en política, me decía:
    -"Qué se le puede reprochar a Magdalena?"
    Lo que indica, una fuerte cuota de cinismo en el arco opositor; tanto en transmisores como en receptores.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Y bueno; sus almuerzos con Massera y la incorporación a su gobierno de tipos como Machinea forjaron su destino, Javier.

    ResponderEliminar
  9. Amigo Unfor
    Como vos decís, hay que rescatar del Nunca Más la difusión del horror, pero de algún modo, tuvo la función de un velo: muestra algo y lo oculta a la vez. Creo que fue a la medida de lo que se proponía Alfonsín, que en todo caso llegaba hasta donde quería llegar Alfonsín. Si el Nunca Más hubiera ido más allá, si hubiera puesto énfasis no sólo en los milicos, sino apuntado
    también a todas las "instituciones" (y políticos) que sostuvieron y colaboraron con la dictadura, el gobierno radical se hubiera visto en la incómoda situación de estar involucrado. Creo que es un punto a tener en cuenta también.
    Un Gran Abrazo

    ResponderEliminar
  10. Es un punto más que relevante, Sujeto.
    No se iban a tirar de cabeza a la bicameral, los radicales.
    Se supone que medían fuerzas y avanzaban hasta ahí, midiendo (la cosa del Proceso era muy reciente).
    El problema es que los retrocesos luego fueron brutales.
    No podés avanzar dos pasos y retroceder veinte. El cagazo (o quien sabe qué factor sumado al mismo) se cargó toda estrategia!
    No podés tener una multitud increíble en la Plaza y a tu principal partido opositor apoyándote incondicionalmente y recular al extremos que lo hicieron.
    Bueno, sí pudieron...

    Fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  11. A mí me aportó muchísimo leer el Nunca Más, hace unos largos años ya.
    No justifica absolutamente nada lo que voy a decir, pero Sábato, en aquellos tiempos, estaba en el PC que, lamentablemente, apoyaba a la dictadura porque creían en un cambio (sin considerar que el cambio iba a ser negativo y de la mano de tantas muertes, torturas y desapariciones)que luego, tarde, comprendieron de qué se trataba. Sábato, para mí, se reivindicó con la CONADEP.
    Pido disculpas a los kirchenristas, de ante mano porque no quier que resulte agresivo, pero ellos apoyan ciegamente el modelo, con todas las ventajas que asumo tiene, pasando por alto que durante sus mandatos han habido (y ojalá no tener que decir "y habrán") desaparecid@s y asesinad@os por su lucha social en represiones brutales. Aplauden a Barone, quien laburó en Clarín durante los peores años. Festejan a Aníbal, quien laburó con Dhualde. Y demás etcéteras que ni hace falta mencionar porque son de público conocimiento.
    Reitero: No es una justificación, es un paralelismo de realidades, a ver si podemos empezar a ser un poquito más objetiv@s.
    El dato de Favaloro lo desconocía, ciertamente, y agradezco que lo hayas puesto acá para estar al tanto e investiga un poco. De "Magdalena", ¿qué te puedo decir? Un asco de persona.
    En fin. Para mí la investigación y edición del Nunca Más fue muy positiva, ya que fue el primer paso para que empezáramos (o empezaran, ya que aún yo no existía) a saber de qué se trató todo lo que, hasta entonces, se supo parcelado.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  12. El problema queda, Sol, en los que apoyan ciegamente aplaudiendo al que suba al escenario sin más.
    Toda ésta construcción es muy difícil y uno apoya sabiendo que hay sátrapas como Juanjo Alvarez, subidos al barco. Pero esto es inevitable en los movimientos populares, donde la masividad da lugar a que se cuelan muchos indeseables.
    Sin embargo me voy a contradecir a mi mismo, comentándote que en las agrupaciones chicas pasa exactamente lo mismo.
    Lo importante es constatar que la que es -para mi- la gente más valiosa, está de éste lado.
    Luego tenés, al intendente de Merlo que se dice kirchnerista, y manda a una patota a cagar a palos a los militantes sabattelistas.
    Yo no me defino kirchnerista, pero si apoyo al proyecto y considero que desde adentro hay que luchar contra esas lacras.

    Por otro lado, hice varios comentarios acerca de lo útil que fue ésta obra para mucha gente que la vio como una puerta hacia enterarse de las aberraciones del Proceso.
    En mi caso, no fue así.
    Además de haber visto siempre críticamente la movilidad de la Conadep y su mecánica de trabajo con el gobierno de entonces.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Uy, Unfor, no sabés cómo me alegra encontrar a alguien que apoya el modelo y sabe criticarlo. Ese es el tipo de apoyo que la política argentina actual precisa, no el cegado, el obsecuente. Sin crítica no hay pensamiento y, lamentablemente, se cae en lo mismo que están aquellos a quienes tanto repudiamos.

    ResponderEliminar
  14. Pero hay mucha gente así, Sol.
    Aquí en la blogósfera misma tenés muchos compañeros que lo hacen.
    Vos fijate que para los medios, culquier tipo que apoya es calificado de "ultra-k".
    Es fuerte el punch de éstos tipos, sin joda.
    Acá entre nosotros, si tenés el ejercicio de ir de un blog a otros, ha habido debates y algunos muy jodidos, inclusive.

    Por esto digo, que para mi -como para tantos otros con los que estoy particularmente más cerca ideológicamente- la cosa es jugarla desde adentro.
    Y para quien lo ve de afuera (dejemos de lado los fanáticos y cegados "anti-k") es interesante que puedan ver esas diferencias de matices que son más de lo que a simple vista se piensa.

    (Esto como agregado) para un tipo que pasó los 50 como yo, ésto que estamos viviendo -al lado de lo que hemos pasado- es como mucho, y no estamos dispuestos a rifarlo.

    ResponderEliminar
  15. En alguna parte de mi casa está el "Nunca más", cada vez que intenté leerlo lo dejé - no me pasó lo mismo con un libro parecido de 1973 que relataba las "obras maestras" de la dictadura anterior, diferente de la de videla, en la menor escala y en lo no tan explícito de su accionar criminal.
    Que haya habido gente, (¿ex?) pro-dictadura en la CONADEP, me parecía y parece lógico; al afán radical por simular "neutralidad" se le puede sumar la necesidad de armar un informe creíble (nadie puede alegar inocencia de que no sabía que pasaban cosas como las descritas ahí - se sabía, aunque también solía y suele ser más saludable hacerse el boludo, en el informe no hay nada "nuevo") pero lo suficientemente pasteurizado como para encubrir que los dueños de la vida y la muerte de los argentinos, eran solo los hacedores del trabajo sucio para que sus jefes invisibles terminen dueños de los bienes y cuanto haya de valioso en el país. videla y cía, criminales - joe martínez de hoz, una persona decente y respetable que lo único de malo (¡malo!... qué exageración la mía!, ideas liberales que se pueden discutior en el té de las 5, entre masita y masita, no?)
    Hubo un "Nunca más" generalizado, donde esas marionetas siniestras, nos decían, manejaban a los titiriteros y, la verdad, uno puede hacerse el boludo pero eso no significa que haya que creer todos los chamuyos.
    No hubo "guerra civil", hubo una cacería de miembros (y no miembros) de unas organizaciones armadas militarmente escuálidas, huerfanas de apoyo popular y con conducciones, si no sospechables, apenas aficionados incompetentes.
    Por la misma época hubo otro informe, el "Ratembach", donde se analizó a los jefes de la dictadura en la guerra en serio, la de Malvinas; y ahí, en lo militar, en lo "profesional" se los mostró tal como eran, indignos del uniforme de la patria. Y ahí, creo que estaban los hilos a seguir, ver a los milicos como tales y a las violaciones a los derechos humanos como el medio de consumar sus traiciones y nunca el fin.
    En fin, capaz que no guste pero sospecho que mi problema con ese libro es que más que informar, encubre - y en eso, siguen ganando los malos, o seguían, porque desde el 2003 viene mejorando el panorama.

    ResponderEliminar
  16. Unfor: adhiero a tu idea de no rifar esta posibilidad que considero única. Si bien no llegué a los 30, en estos últimos años pasaron cosas que a los 18 o 20 creía imposibles.
    En relación a Sábato, estoy cerca de la idea de Sol, creo que está dentro de los (tantos)que asumieron tardíamente lo equivocado que estaban, y lo hizo con cierto compromiso con la causa (igual da para debatirlo, con interesantes matices).
    Pero mantener la perspectiva crítica desde adentro es fundamental. Es tan cierto que este movimiento nacional y popular conserva algunos personajes indeseables como que hay que mantenerse alerta para poder seguir profundizando el cambio. La traición de los ventajeros puede estar a la vuelta de la esquina. Esperemos que la potencia de las convicciones permita irlos dejando de lado y que los roles fundamentales puedan ser jugados por quienes estén a la altura de las cirscunstancias. Abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Quisiera recordarles que ya antes Sábato se había "equivocado" con otra dictadura...la de la fusiladora del 55 a la que también alabó en su momento.

    ResponderEliminar
  18. Ram;
    no podría estar más de acuerdo con vos.

    ResponderEliminar
  19. Tango;
    la conclusión de tu comentario es exactamente mi mayor anhelo y se que el de tantos compañeros esperanzados.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Ves Vicky; eso de equivocarse seguido es lo que te hace quitarle asidero a tantas "buenas intenciones".

    ResponderEliminar
  21. tengo algunas canciones para mejoradas: "Casamiento de negros" por gieco y heredia, "desencuentro" o "de los pagos del tiempo" de almafuerte o "plegaria a un labrador" victor jara.
    Elegi!!!!!!

    ResponderEliminar
  22. Esteeee, dejame escucharlas primero; pero Iorio es muy fuerte, no me da el blog para bancar a ese sujeto; jaja.

    ResponderEliminar
  23. Aunque se haya convertido en un facho del SXXI, en los 90' nos dió mucho a los chicos como yo que no sabíamos quienes eran las madres de plaza de mayo, sobre el genocidio indígena, el proceso menemista. Acordáte que hoy todos hablan, antes estaban todos escondidos. El tipo es un rockero y los rockeros van en contra de todos, por eso en esa época nos sirvió y hoy lo pasamos de largo.
    Ultima: escuchá la letra de "sirva otra vuelta pulpero" y decime si no es actual...metal!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  24. Si, es así como decís, Jonatan. Pero más allá de eso, no le banco la voz; juazzz.

    ResponderEliminar
  25. me pasa lo mismo con el Nunca Mas, pude con otros libros del tema como La voluntad, o ahora La rebelion de las Madres, pero el informe de la CONADEP siempre me repele.

    Saludos compañero

    ResponderEliminar
  26. realmente, recordar el triste papel de Sábato o la impresentable de Magdalena, es revulsivo. Abrazos Unfor

    ResponderEliminar
  27. En mi opinión , el comentario inteligente de Sujeto desnuda la trama política y los 'velos'que ocultan la verdad. Es útil recordar a Graciela Fernandez Meijide, como integrante de la CONADEP, o la actuación del 'paladín de la justicia¿?' Strassera quien dijo en su infeliz reaparición que "los Kirchner secuestran, torturan y matan a las instituciones" o que "Hay que terminar con los juicios". También hay que recordar el caso de la viuda de Graiver, donde salió a la luz que no la ayudó, porque sólo le interesaba en nexo de Graiver con montoneros.. otra, se supo que “Strassera en la dictadura mandó archivar la causa de los curas palotinos en dos oportunidades." (porque en la dictadura ya era fiscal).

    ResponderEliminar
  28. Angeles;
    justamente acá, el año pasado, me acordaba de ellos:
    http://elaguantepopulista.blogspot.com/2010/08/el-regreso-de-los-muertos-vivientes.html

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  29. Magdalena estaba en la vereda de enfrente de la dictadura mientras Nestor y Cristina se dedicaban a hacer guita apretando abuelitos que no podìan pagar la cuota gracias a la circular de Martinez de Hoz.
    Podrà haber tenido actitudes cuestionables al principio, cuando no tracendìan las cosas que estaban pasando, pero si la comparàs con Cristina, Magdalena es Juana de Arco.

    ResponderEliminar
  30. Te voy a contestar por lo que vi y viví;
    Magdalena se pasó enfrente recién cuando secuestraron a Elena Holmberg, su amiga. Yo hablé incluso con el hermano de la Holmberg que acostumbraba a pararse en Florida -ya en el ocaso de la dictadura- a comentar su situación públicamente.
    También creo que aprovechó la ola de "esto se está cayendo, pasémonos a la otra vereda" que casi que inauguró Fontevecchia con su burdo autosecuestro.
    La actividad de entonces de Néstor y Cristina la desconozco abolutamente; leí lo que comentás, por supuesto, harto difundido por la contra.

    Pero eso de que; "al principio, cuando no tracendìan las cosas que estaban pasando" no juega con que el que quería enterarse podía hacerlo absolutamente.
    A mi no me cabe eso de: "yo no sabía lo que estaba pasando". Tenía 18 años en el '76 y en poco tiempo vi demasiado como para hacerme el boludo.
    Que no trascendieran era obvio, dada la captura de la comunicación por parte de los milicos; pero si yo que era un pendejo sabía más de la cuenta, imaginate una periodista avezada como Magdalena, que ya había tenido suficiente roce con la anterior dictadura.

    ResponderEliminar
  31. No solamente Sabato o Ruiz Guiñazu
    apoyaron a Videla y lo vanagloriaron
    también hay muchos hoy confesos
    peronistas que no dudaron en mandar
    al frente a sus compañeros.
    Gorilasos o no, otros por lo menos
    reconocen que estaban equivocados
    en su momento.

    ResponderEliminar
  32. Roberto;
    hubo una variada fauna de obsecuentes y entregadores de compañeros, con seguridad.

    ResponderEliminar
  33. Mariano T.:
    Perdón, pero a ésta altura se me cruzan los cables.
    Quien solía hablar, reuniendo gente a su alrededor en Florida, era el hermano del desaparecido Hidalgo Solá.
    Indignado por el caso de su hermano, diplomático que estaba enlazado a la Holmberg y que por esa vía, conocía y reseñaba también el caso de ella.
    La peatonal se había convertido para la época en sitio elegido de reunionismo político, cosa que se intensificaría con la llegada de la democracia.
    Incluso, antes de él y antes de Malvinas -momento jodido- solía manifestarse a los gritos una mujer, damnificada por la quiebra del BIR que aducía le habían chupado de un saque unos doscientos mil dólares.

    ResponderEliminar
  34. Magdalena empezò a criticar por lo menos en 1978, igual que Aliverti, ambos en continental.
    No me parece reprochable la actitud anterior, cada uno valoraba su pellejo y sabìa hasta donde lo exponìa. Pero no cabe duda qu cualquier periodista que aunque sea hacìa una crìtica subliminal, (o criticaba a JMDH, que si se podìa)tenìa una actitud màs digna que los kirchner.

    ResponderEliminar
  35. Prácticamente 1979. La Holmberg fue desaparecida a fines del '78.

    Son puntos de vista, personalmente me hubiera ido a laburar de cualquier otra cosa, si no podía o no quería salir del país para ejercitar la crítica periodística desde afuera.

    ResponderEliminar