jueves, 28 de abril de 2011

Lo más importante es la dirección del proyecto. Y el estar atentos a la profundización que ahora mismo se lleva a cabo


Parece cuanto menos contradictorios, ciertos diagnósticos opositores que hablan de falta de inversión en el país, por falta de confianza.
Antes que nada, porque las inversiones siguen creciendo.
Y el acompañar ese diagnóstico, además, de la promesa de extender un manto inmaculado a los inversores para que se decidan, dando así con potenciar la oferta para mermar, como consecuencia, el proceso inflacionario.

Si el oficialismo tiene consigo el triunfo sin siquiera una postulación formal,
no hay mayor causa que avale ésto que la confianza misma de la población, que es quien incentiva la demanda, aún con una oferta insuficiente.

Si además, el fuerte sostenimiento que propicia la demanda externa dicen se da por obra de cierta "fortuna" que han dado en llamar; “viento de cola”, ¿para donde iría ese viento si los candidatos opositores cumplieran -de llegar al poder- con su promesa firme de bajar progresiva y sistemáticamente las retenciones?

En tanto, una minoría que sin embargo, pretenden sostenerlas, asegura provocar un shock productivo en caso de gobernar. Claro que no cuentan, en todo caso, con la confianza de la población para que ese arribo al poder sea posible.

Parece la gente confiar en nada mejor que el paso a paso que, en tanto se produce, va introduciendo reformas en zonas sensibles del panorama general.

Habiendo indicios concretos de una profundización del proyecto en vigencia, ni siquiera hay que contentarse con la sugerencia de "hacer la plancha" a raíz del viento a favor, para dejar para más adelante tal profundización.

El llamado a la concertación de los sectores en puja distributiva se va haciendo más fuerte.
El evitar que algunos dirigentes gremiales monopolicen el manejo de los fondos de las obras sociales revelarían una fuerza notoria de un gobierno, que entiende de afinidad por la vida sindical y sin embargo no es rehén de sus burocracias; en tanto cualquier sector de la oposición, desconoce lo que es una relación siquiera primaria con los gremios.
La afirmación de una vocación reguladora y fiscalizadora en el sector empresario, no es de dudar.
El control sobre la medicina privada y la ampliación de la pública reforzando el status de país con tratamiento de mayor equidad para el tema en la región, refleja una concreta sensibilidad.
El urgar en las fuerzas de seguridad en procura de una limpieza progresiva que de con afrontar el problema que más preocupa a la población, por el costado más severo -que es el que generalmente se busca evitar- impone autoridad civil.

Pero si el presente empuja al proyecto, su proyección se afirma aún más en el caso de su profundización.
No basta -como determinados analistas afines al oficialismo son propensos a hacer- en apoyarse, para la sucesión de Cristina Fernández, en el sector que “más votos recolecta”, ya que no implica ésto la menor garantía que la continuidad de la dirección observada esté garantizada.

Un sinceramiento con hechos de gestión ejecutivas o legislativas de los actores debe llevarse a la luz, para que en unos años no sobrevenga en nosotros un dolor de cabeza ante un cambio en el rumbo que tanto ha costado sostener.
Cuando justamente, el sostener la dirección del proyecto es lo más importante a atender.

.

15 comentarios:

  1. La falta de cuadros no es monopolio de la oposición,formarlos en cantidad y calidad lleva tiempo.
    Sacando a Nilda Garré y dos o tres mas,o sea pesos pesados ,hay poca herramienta humana con la gimnasia política necesaria para mantener la dirección del modelo,independiéntemente de quien asuma la primera magistratura.

    ResponderEliminar
  2. Me pareció excelente el discurso de ayer de Critina , porque no solo pondero que los salarios argentinos se hayan recuperado sino que tambien se permitio hablar de que debemos profundizar la sustitucion de importaciones y como debemos buscar mayor profundizacion para que el modelo siga siendo sustentable en el largo plazo y a pesar de lo infructuoso que resulto hasta ahora intentar negociar la puja distributiva que obviamente es mas que deseable seguira intentandolo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Por esa línea vamos, Javier. No hay que perder el rumbo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno Unfor. Discrepo solo con lo de las "Obras Sociales", si se separan de los gremios, cual es la idea? la expropiación?
    Abrazo

    ResponderEliminar
  5. Ahí lo corregí, Algún, para que no se entienda la cosa como intervencionista, sino como reguladora. En éste post anterior: http://elaguantepopulista.blogspot.com/2011/04/si-esto-no-es-progresismo-no-se-de-que.html,
    hay un desarrollo del tema.
    Yo se que para vos es un punto sensible pero en la medida que los cambios se concreten, te aseguro que van a ser para bien.
    Vos confíás en un sindicalismo unido y está bien. Esto no tiene porqué interpretarse como un atentado a esa unidad. Por eso digo en la entrada que éste gobierno comprende y tiene afinidad como ningún otro sector con el mundo sindical.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Unfor, era solo una pregunta. Yo creo que el actual sistema no sirve y es un desperdicio de fondos y funciona en forma regular. Me gustaría un sistema centralizado que no se pise entre sí, en eso estamos de acuerdo, pero siempre con control de los trabajadores.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Lo que decís es perfecto, Algún. Pero mientras eso llegue, no está mal que el Estado vigile. Bueno, obviamente yo soy intervencionista. Quiero decir; ojalá todo en el mundo estuviera en manos de los trabajadores, pero habiendo tanto sátrapa suelto, que el Estado regule.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  8. En un sistema presidencialista como el nuestro, la dirección está dada por la conducción. Es por eso que, por ahora, Cristina es la única garante. El sentido común se está construyendo y tener cuatro años más para seguir alimentándolo puede hacer la diferencia.

    Con respecto al que por ahora es "viento de cola", si llegara algún opositor de esos que dicen que hay que bajar las retenciones, ese viento de cola se esfumaría -y perdonemé la vulgaridad- tan rápido como un verdadero viento de cola.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. El "viento" se iría al bolsillo de los sojeros, quizás?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Seguimos construyendo en una ardua batalla económica, pero fundamentalmente en la cultural; en la de las ideas.
    Esa es la que necesitamos ganar para seguir profundizando con más impetú el Proyecto Nacional.
    Un saludo,
    Ikal

    ResponderEliminar
  11. La madre de todas las batallas, Ikal.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Hola, muy buena la nota.
    Es real que no hay pesos pesados para continuar el modelo...
    Ricardo comenta que en cuatro años se podrá hacer una diferencia pero...
    ¿Cómo se construye el "sentido común"?
    ¿O será que "El Proyecto" empezará a desaparecer en cuatro años? (con cualquiera que continúe en 2015, el K o la oposición) ... mirando la dirigencia, a veces, me entra una tristeza compañeros...
    ¿O podrá suceder algo "a lo chileno" de Allende? o será que
    ¿estoy muy bajoneada?

    ResponderEliminar
  13. No se, Hilda; en el horizonte hay esperanza y hay incertidumbre, también. Pero los hechos son cotidianos y el debate permanente. Eso es un muy buen indicador como para afirmarse en la dirección.

    ResponderEliminar
  14. Sí, lo que noto bueno son los debates que se están dando (hablando del pueblo) que volvió la política... que todos opinamos y cuando no sabemos intentamos averiguarlo...(aunque a veces digamos alguna gansada, en mi caso) todo eso genial pero ¿alcanza a largo plazo?
    Conocés, por opiniones previas, mi apoyo al modelo, a la necesidad de profundización... me gusta lo que se está haciendo, como se encara... mi "miedito" es a futuro... digamos 2015... ya que el 11 está asegurado... o a lo que suceda cuando se sigan tomando medidas de fondo que cada vez serán más irritantes... nadie abandona beneficios sin pelea... a eso me refiero... y en la "pelea" ¿tendremos condiciones para ganar?
    es de cir que por más que quiera no puedo ser optimista incondicional...

    ResponderEliminar