viernes, 29 de abril de 2011

Mi amiga, la muerte (?)


Ayer visito a un cliente y..
- Cómo anda la cosa?
- Bien. Pero además, no hay que quejarse. Hay cosas más jodidas que todo ésto.
- La salud?
- Seguro. Y ahí, si te viene la mala; ésto fue un paso, adiós y arreglátelas con el de arriba.

Y así me fui, empecé a caminar y me dije;
- A ver; qué actitud tenemos ante el tema de la muerte?
Ahí, donde vamos todos por el mismo caminito a abrir la misma puertita.

Están;
- los que creen que hay otra vida, la cual si te ponés a pensar a fondo como sería es bravo, te lo aseguro.
- los que: no saben/no contestan
- los que creen que nos sumergimos en la mismísima nada

A saber:
- creyentes
- agnósticos
- ateos

Y determinadas variantes. Por ejemplo; esa cosa New Age-Esotérica de: “nos fundimos en el todo”, que es más o menos como; “nos fundimos en la nada” (?)

Es decir; pasamos todos a ser partes de Dios en Dios mismo, pero perdemos la conciencia de nosotros mismos, así que...
Bueno; pero ésto tendría una sensación de brillo, mientras que lo de la nada; de negrura, aunque con la ventaja de que ya no somos concientes.

Pero claro; más de un creyente sintió alguna vez la presencia inexorable de esa nada implacable en su destino y un frío lo recorrió como un rayo hasta dejarlo perplejo.
Exactamente lo mismo que seguramente un ateo sintió alguna vez.

Lo que puedo extraer como apunte es;
- Cuanto más conciente soy del mi mismo más cerca tengo a la muerte de mi percepción. Más a mano está su presencia.
Es decir; naufragamos en ésta vida medio como huyéndole a la cosa, pero el visualizarla en toda su dimensión nos hace percibir su indubitable realidad que se nos puede venir encima en cualquier momento.

Recuerdo un amanecer de domingo, caminar por una 9 de Julio -mano Lima- vacía, disfrutando del aire renovado de la ciudad, cuando al llegar a la esquina de Carlos Calvo, una poderosa piedra pasó a milímetros de mi cabeza y así quede inmóvil en medio de una batalla que comenzaba entre un grupo que venía por la mencionada calle y otro que se elevaba de estar escondido tras un auto en cuyo vidrio lateral se estrelló el mencionado cascote.
Crucé así, no se como entre la lluvia de proyectiles y seguí mi camino ignorado de principio a final por ambos bandos.
Es decir, quizás unos pocos segundos me salvaron por lo cual hoy no estaría contando éste cuento.

Esto sigue en futuras entradas, porque hay mucha tela para cortar.


30 comentarios:

  1. "Y me pregunto,
    pa´qué nace la gente,
    si nacer o morir,
    es indiferente.""

    Así cantaba el nano,del tema "Mi Pueblo Blanco".

    ResponderEliminar
  2. Unfor, me tocás justito en el alma... No terminé de exorcizar el hachazo terrible que me (nos) quitó una vida jóven... de los que tenían mucha tela (y de la buena) para cortar... pero bueh! soy de las que intentan quedarse con el medio vaso lleno, aunque en este caso es sólo "el fondito"... El tema me conflictuó siempre, no es nuevo y no viene al caso acordarse de las caídas...
    Como agnóstica te digo que intento vivir lo que puedo, hoy y ahora, YA.
    No sé si te queda claro...
    ¿otra vida? El que se la cree, es la solución... No me opongo, cada uno hace lo que puede... Muy buena la nota, ayuda Unfor, ayuda poder hablar del tema y mirarlo lejano.
    ¿Lejano? La gran puta madre compañero!!!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Para mi fue cercano en todo éste tiempo, Hilda. Pero lo que intento decir, es que si te toma de sorpresa por un acontecimiento familiar o de amistad, es cómo que la cosa viene de otra dimensión y la verdad, es que la tenemos siempre al lado.

    ResponderEliminar
  4. Lo sé Unfor... me tocó el domingo... la tenemos al lado y, tengas 50 o 26 es lo mismo... la tenés ahí!!!!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Que es la vida? Dios existe? Crudo o cocido? Mañana se me parará?

    ResponderEliminar
  6. Uuhh; la última pregunta da con un escalofrío...

    ResponderEliminar
  7. El problema para mí no es la muerte, el problema es vivir como muertos y la solución es vivir como vivos, si puede ser con una sonrisa en el rostro mejor... si puede ser disfrutando distintos instantes,mejor. A veces no se puede, hay que hacer un esfuerzo para lograrlo.
    Después puede venir, la nada, el todo, una reencarnación (yo me anoto con esta), y así según la creencia... pero creo en lo de Walt Whitman : http://larabiencontro.blogspot.com/2011/04/ahora.html
    PD: Bueno el tema propuesto.

    ResponderEliminar
  8. Che Larabi; pero los que creen en la reencarnación, suelen decir que en vidas anteriores han sido una Cleopatra, un Confusio... nunca un linyera, un plomero de barrio. Vos no serás Jim Morrison?.

    ResponderEliminar
  9. ... es que en realidad para mí no importa lo que fuimos ni lo que vayamos a ser... lo importante es lo que somos y lo que queremos ser...
    Con respecto a la reencarnación lo veo por el lado de lo que no pueda resolver en esta vida, en la próxima lo tendré que resolver, y justamente por eso, para no llevarmelas al marzo de la existencia es que prefiero ponerme las pilas ahora... pero es sólo un concepción que utilizo para que me cierre la cosa,( en definitiva es lo que hacemos todos), pero en ningún momento me pondría a especular con cleopatras, morrisons, julios césares y da vincis...

    ResponderEliminar
  10. Qué buen post!! Encuentro muy interesante el tema, en abstracto y por motivos personales también.
    Dolina decía que todo lo que hacemos es en parte para olvidarnos o desviar la atención de que en algún momento nos vamos a morir, y me parece que algo de eso hay. A los ateos que creemos que después de la muerte sobreviene la nada misma, pensar en nuestro propio deceso nos genera mucha angustia.
    Por último: es verdad que este tema tiene mucha tela para cortar, si me permiten hacer una recomendación, la universidad de Yale dicta un curso sobre filosofía de la muerte cuyas clases pueden descargarse y verse en video. Por si a alguien le interesa, les dejo el link:
    http://oyc.yale.edu/philosophy/death/content/class-sessions
    Espero que a nadie le moleste o me increpe por esto. Es mi primer post acá y no sé con qué ánimos pueden ser recibidos ciertos comentarios. Yo sólo diré que, más allá de lo que cada uno pueda pensar de esa universidad, del elitismo y de la mar en coche, el curso está bueno, cubre muchos aspectos y es interesante.

    ResponderEliminar
  11. Sol;
    acá sos libre de postear lo que quieras que siempre serás bien recibida. Además, me interesa ir al sitio que referís y de hecho lo voy a hacer.

    ResponderEliminar
  12. Era una joda, Larabi. No te lo habrás tomado a mal?
    Está bien; es una hipótesis atendible como tantas otras esa; la Ley del Karma. Quise decir, que en boca de Susana Giménez y otras "luminarias", la llevan al disparate.

    ResponderEliminar
  13. Unfor, gracias por la amabilidad de siempre. El curso es largo, yo no lo vi todo porque lleva mucho tiempo, pero por ahora me viene interesando.

    ResponderEliminar
  14. No, no me calenté, todo bien. Sólo quería hacer la salvedad porque a mí esas cleopatreadas también me resultan pelotudas como quien dice...

    ResponderEliminar
  15. Y te digo que aunque no la comparto, respeto esa posición basada en el karma. Incluso tengo un amigo que la sostiene.
    Un abrazo, Larabi.

    ResponderEliminar
  16. Un post bien optimista, pum para arriba y dale gas, je. Aunque sí es pum para arriba para los creyentes.

    Yo en algún momento formé parte del colectivo agnóstico, luego me pasé al bando de los ateos militantes y ahora al de los agnósticos de nuevo de puro bueno que soy nomás: no me gusta contradecir a la gente que combate su angustia ante lo inasible creyendo en algo superior, aunque no crea en ello. Además ví la importancia que tiene la fe en los enfermos y bueno, los médicos (ya me voy a sumar -si Dios quiere (je)- pronto al gremio) convivimos con la muerte. Es una presencia fantasmal, que acompaña casi siempre al paciente o a los familiares.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Nunca entendí lo de "ateo militante", Ricardo. En un post futuro podemos revisarlo.
    Y si, con tu profesión la tenés siempre ahí al lado a la que te jedi.
    Y esa parte en la que apuntás a la piedad de no joder a la gente que cree y tiene sus cuestiones arraigadas con el más allá, la comparto absolutamente. Y más si son viejitos que van a la iglesia con devoción.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Unfor, no sé si estoy hablando por Ricardo o no, pero yo entiendo que los ateos militantes son, por ejemplo los de ArgAtea ( http://argatea.com.ar/content/view/16/46/ ).
    En cuanto a la muerte y dios, me consta que la fe puede ser un apoyo e incluso consuelo muy grande frente a la muerte de los seres queridos. Entiendo el sentimiento de que si no puedo al menos creer que me está mirando desde arriba, mejor me pego un tiro.
    Como ya dijeron, pum para arriba este post!

    ResponderEliminar
  19. Ese debate lo vamos a hacer, como decía, Sol, en un post posterior. Porque; yo entiendo que se denuncie la persecusión de la iglesia sobre la sociedad civil; la mierda que le meten a la gente desde chiquitos, el oscurantismo de los dogmas, etc. Pero todo eso se puede denunciar incluso, siendo creyente.
    Militar por una causa es persuadir al otro sobre lo que estás convencido que conviene al bien común. Para que se asocie o simpatice con la causa que pregonás.
    No veo el sentido de intentar convencer a alguien a que deje de creer en Dios o disipe las dudas volcándose hacia la incredulidad. Ese es el punto que no me cierra.

    Cuando yo militaba en el humanismo; en general había una mayoría de creyentes -no religiosos, desde ya- en ésta cosa de la trascendencia; pero también había ateos, agnósticos, y nadie se metía con eso.
    En todo caso, la militancia se dirigía al asunto de propiciar un mundo humano de verdad y en todo el sentido de la acepción.

    ResponderEliminar
  20. La ex compañera (porque ya deserté de las filas) y jueza Argibay se definió atea militante alguna vez.

    No conocía a la ArgAtea que cita la niña, pero creo que puede ser esa la idea. Yo lo pensaba medio desde un historicismo dialéctico (je), que la historia tendía a que la religión fuera desapareciendo. Si fue en un principio una manera de explicar el mundo, a medida que tuviéramos más respuestas a los interrogantes podríamos ir desembarazándonos de la necesidad de una explicación sobrenatural. Pero ahora creo que la pregunta última no tiene respuesta y eso, no sé si asegura, pero por lo menos es una cuestión fundamental para la supervivencia de las religiones.

    Bueh, algo así.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  21. tengo tantos post escritos sobre la muerte, que parezco una pibita de diecisiete. Tengo a la muerte soplandome en la nuca y hace tanto viento que me obliga a correr, y me le escapo. Cada vez que hago minestron mi abuela vive, me acuerdo de su rutina de cortar la verdura, viven los muertos que se recuerdan. Yo estoy muy conciente de la muerte, porque estoy conciente de la vida, La muerte,decia Juan Forn, es como nadar de noche ¿ud. sabe lo que es meterse en el mar de noche? bueno, asi es la muerte.
    Pero no dejo que la muy puta me deprima, sino que por lo contrario me acicatea para que viva a despecho del caos y la indiferencia. Si yo me muero, unfor, ud. va a recordarme alguna vez y entonces, en esa milesima estoy viva en su palabra y quedo a la reciproca. Muerte puta, vade retro que quiero beber la vida y que me moje esa vida que no se porque mal entendido me fue dada.
    Tiene que leer de dioses, hombrecitos y policias, de Humberto Constantini, le va a gustar mucho.
    le mando todo mi afecto.

    ResponderEliminar
  22. La verdad, para la supervivencia misma del sentido de la vida -al menos, lo creo yo- Ricardo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Qué comentario, Nilda! Puede ser un post en si mismo.
    Le retribuyo el afecto.

    ResponderEliminar
  24. como diría el negrito Fontanarrosa, via su alter ego escritor de aforismos don Ernesto Esteban Echenique :

    • Morir… ¡extraña costumbre!

    ResponderEliminar
  25. y ya que me copé con Fontanarrosa, un fragmento de un cuento suyo (19 de diciembre de 1971) donde se describe según el que cuenta, la mejor manera de morir :
    ...
    ¡La cara de felicidad de ese viejo, hermano, la locura de alegría en la cara de ese viejo! ¡Que alguien me diga si lo vio llorar abrazado a todos como lo vi llorar yo a ese viejo, que te puedo asegurar que ese día fue para ese viejo el día más feliz de su vida, pero lejos lejos el día más feliz de su vida, porque te juro que la alegría que tenía ese viejo era algo impresionante! Y cuando lo vi caerse al suelo como fulminado por un rayo (porque quedó seco el pobre viejo) un poco que todos pensamos: «¡Qué importa!». ¡Qué más quería que morir así ese hombre! ¡Esa es la manera de morir para un canalla! ¿Iba a seguir viviendo? ¿Para qué? ¿Para vivir dos o tres años rasposos más, así como estaba viviendo, adentro de un ropero, basureado por la esposa y toda la familia? ¡Más vale morirse así, hermano! Se murió saltando, feliz, abrazado a los muchachos, al aire libre, con la alegría de haberle ganado a la lepra por el resto de los siglos,mira hasta lo envidio porque si uno pudiera elegir la manera de morir, yo elijo esa, hermano! Yo elijo esa.

    ResponderEliminar
  26. Unfor: la verdad, qué lujo los comentarios!!

    ResponderEliminar
  27. Aprendiendo a vivir, se va la vida.
    Y nunca se termina de aprender. En el último instante se conoce como es el viaje desde este "valle de lágrimas" hacia...
    ···········
    Y, como dice maría cristina, de excelencia los comentaristas (excepto yo, pero la excepción hace la regla).
    Abrazos internetísticos.

    ResponderEliminar