sábado, 23 de abril de 2011

Qué significa profundizar el modelo?



Avanza la producción.
Si se complica la cosa, qué hacemos?
Enfriamos o intervenimos?
Si, intervenimos!
Dicen que ésto asusta. Que la expansión accionaria por parte del Estado en las empresas, asusta. Que la Junta Nacional de Granos, asusta. Que el sentar a una mesa a un tipo al que hoy se le ocurre llevar el precio de lo que elabora a donde se le antoja, para que discutamos por el bienestar común de todos los que somos, nos perjudica.
Esto dicho, por sujetos que hablan de economía, pero que ya la manejaron y nos dejaron... de a pie, a algunos; culo para arriba, a otros. 
Yo digo; quién confundió a un tipo de a pie, a un laburante, con Biolcati en sus miedos?
Quién le dijo que la cosa va a terminar como en la Unión Soviética de Nikita Khrushchev si se le sigue dando soga a los "zurdos infiltrados"?
Quien inventó el cuento de que se comían a los chicos en las noches de mucho frío?

Qué significa "profundizar el modelo" y como se lo explicamos sencillamente a nuestro inmediato para que crea como nosotros que es lo más beneficioso?
Vamos a hacerlo de verdad, o ésto es joda?
Hace un toco de años que espero éste momento y todavía hay que pensar que más allá de los 40 millones que somos, hay un número demasiado grande de seres humanos como para que se nos ocurra detenernos, postergarnos, enfriarnos... No porque tengamos la posta, ni mucho menos; sino porque tenemos que compartir con todos los necesitados el grito de cambiar las cosas, pero en serio -no de manual, ni de verso-.
Y si nos equivocamos (nos vamos a equivocar?) vale la pena, que digo la pena; vale la vida intentarlo.
Porque casualmente, lo que nos infunden el miedo y nos quieren confundir con "el miedo de ellos", nunca hicieron nada a favor de una causa común, de nosotros digo, los de abajo.
Esos tipos -no nos olvidemos- declararon al Noroeste argentino como "inviable". Así nomás y con todo lo que hay adentro.
Tipos de traje a medida, perfumados y catedráticos que nos sentenciaron a algo muy parecido a lo que los sentenció el Gral Bussi en ese Noroeste, a los linyeras y desvalidos que cayeron en desgracia y fueron a parar a la calle.
Los llevó al desierto, el hijo de puta; allí, al límite de Tucumán con Catamarca y los dejó ahí, sin nada, para que se caguen de hambre y de frío, "para que no molesten".

Cuando, digo, hicimos nuestro el miedo de éstos tipos? Qué tenemos que ver con ellos? Qué tenemos que ver con los miedos que difunde algún erudito que transita los pasillos de TN? Por qué hicieron suyo el miedo de los sojeros, alguna gente del común -como nosotros- a los que les dijeron que había que golpear cacerolas?
No nos confundamos. Si miramos al lado, acá, en nuestra vereda, está Osvaldo Bayer; está Eduardo Galeano.
Tengamos miedo si, porque es humano, pero un miedo nuestro, por lo que toque nuestra sensibilidad como apremio de nuestro prójimo. Y que ese miedo se haga valor contra esa máquina que día tras día se empeña en asustarnos, en enfriarnos.

.

17 comentarios:

  1. Me parece que hay que explicitar a todos que mas estado es mas justicia y mas igualdad , que sin estado hay mercado salvaje y que no alcanza solo con el Nunca menos sino que vamos por el siempre mas .

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Durante muchos años han emparentado la palabra Estado con lo peor, Javier.
    Por eso dicen que la batalla cultural es algo así como la madre de todas las batallas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Profundizar el modelo, sí es la próxima etapa. Guiados por una estadista.
    “El estadista de categoría intuye simultáneamente la idea y el proceso real de actuación: redacta el proyecto junto con el "reglamento" para la ejecución.”
    Tenemos la Estadista.
    Podemos equivocarnos pero se irá corrigiendo el rumbo si las previsiones se topan con algún inconveniente provocado por los tipos con trajes a medida y de razonamientos grises.
    Valdrá la pena… Miremos la vereda en la que estamos, miremos quienes nos acompañan en “nuestra osadía” y tengamos miedo, pero no el que paraliza.
    Tengamos el otro miedo, ese que de tan sólo sentirlo es dulce porque huele a “tortas fritas” para todos compañero.

    ResponderEliminar
  4. Hilda;
    qué comentario! Impecable!

    ResponderEliminar
  5. Muy buen post!
    Paulo Freire en la "Pedagogía del oprimido", decía que "La verdad del opresor reside en la conciencia del oprimido". Por eso postulaba una nueva pedagogía, en la cual los oprimidos pudieran decir sus verdades.
    Lo mismo se aplicaría a los miedos, y parafraseando a Freire, diría: "Los miedos del opresor residen en la conciencia del oprimido".
    Los opresores siguen siendo los mismos, por más que hoy no cuenten con un gobierno servil a sus intereses, siguen ejerciendo y propagando sus verdades y sus miedos.
    Tenemos que reforzar a éste gobierno para que profundice y radicalice los cambios, ya que representa un contrapoder al Poder de los opresores.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Muy pero muy buen post.
    Impecables los comentarios también. Me gustó mucho lo que dice Abel.

    Digamos, también, que el miedo que teníamos en 2008, 2009, no era tanto el miedo a los otros, los que quieren poco Estado y mucho país para ellos solos. Era el miedo a no poder seguir con esta senda, a que se clausurara esta etapa nacional y popular, a sufrir una derrota durísima en la pelea por el sentido común que tanto cuesta modificar y que los muchos que necesitan que el Estado intervenga sigan o vuelvan a caer a la intemperie, como bien citás que cayeron los linyeras expulsados por ese hijo de puta de Bussi.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Es lo mismo que el hincha que se desvive por su club,y el jugador se presta,alquila o vende.
    ¿Jugás por la camiseta o por la plata?¿Vos te llenás los bolsillos y a mi me arreglan con la satisfacción folclórica?Andá a cagar.
    El hincha es pura pasión,que sirve para que unos cuantos vivos se llenen de guita.
    Al fútbol volveré a darle bola cuando sea amateur.
    Y en el pais tenemos que ser mas jugadores que espectadores.

    ResponderEliminar
  8. Qué gran explicación diste, Abel.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Pensar que pudo reinar un hijo de puta como Bussi, allá en Tucumán, Ricardo.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Le tengo que marcar un error que, seguro, lo va a dejar y contento con el género humano, la anécdota de ese tan bussi - intrépido general de ocupación en Tucumán - de abandonar en Catamarca a minusválidos y colifas conocidos de Tucumán, no sucedió como la cuenta.
    La orden Fue tomar a esos indeseables (nada arios además), meterlos en un avión y una vez sobre Catamarca, abrirles la puerta y que salgan a pasear.
    Parece que al piloto le dió pena o vergüenza, aterrizó y los largó por ahí, salvándoles la vida. El resto sí, es la historia conocida (e increíblemente pasteurizada en baneficio del criminal).

    ResponderEliminar
  11. Cómo es posible, Ram, que semejantes bestias (con perdón de las bestias) hayan tenido en sus manos los puestos de decisión en nuestro país.

    ResponderEliminar
  12. Sí, bestias (con perdón de las bestias) a posteriori electas por el pueblo...
    No podemos descansar, tenemos que recordar, enseñar a "los nuevos" proyectar para los que vendrán... Estar alertas, siguen agazapados... Depende de todos que queden en la madriguera o tomen coraje y vuelvan. Ahora por más....

    ResponderEliminar
  13. Postazo, querido Unfor. Memorable.
    El miedo debe ser una (sino la máxima) industria en cuanto a su crecimiento, acá y en el mundo. Y una hermosa excusa para liquidar a todo lo que "me atemoriza": morochos, árabes, zurditos, adolescentes... todos los bondis te dejan
    Abrazo

    ResponderEliminar
  14. Ese miedo es producto de una gran mentira que mucha gente se niega a reconocer.
    Paso a aclarar:
    El miedo que quieren instalar los Biolcatis, Macris, Magnetos, etc., es el miedo a que el "modelo" le impida a ese gente "cautiva del miedo" llegar a ser como ellos algún día.
    De mas está decir que eso jamás ocurrirá, si algo tiene el poder oligárquico es el gustito de ser para pocos, pero con esa "falsa zanahoria" del ascenso de clase producto de las recompensas del mercado liberal, hacen que un conjunto de medidas sociales y populares generen el temor de que "la gente" no pueda subir de categoría.
    Resumiendo, los oligarcas no tendrían predicamento si esto no estuviera lleno de tilingos.
    En cuanto al miedo propio de "que algo salga mal", en cuanto miro a la vereda de enfrente se me va instantáneamente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Gracias Sujeto; así lo creo.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Bien Augusto! Diste en la tecla doblemente.

    Abrazo.

    ResponderEliminar