miércoles, 20 de abril de 2011

Si ésto no es progresismo, no se de que estamos hablando


Cuando Cristina Fernández decidió nombrar a Ricardo Bellagio al frente de la Superintendencia de Salud de la Nación, el Diario La Nación lo anunció como un hombre “muy allegado a Hugo Moyano”.
Y a la designación misma, como una decisión de la presidenta de “meter mano en la caja de las obras sociales”.
Respecto a ésto último, nos indignamos o no por la libertad de los dirigentes sindicales para manejar esos fondos? Pero sucede que cuando el Estado pretende regularlos, la expresión usada es la vieja conocida de “hacer caja”.
La presidenta “hace caja”. El gobierno "hace caja".
Qué carajo será el Estado para ésta gente? Si, ya sabemos acabadamente que representa para ellos.
El imparable desprecio por la administración pública cuando pone fuerza de decisión -particularmente- no guarda ninguna proporcionalidad con la denuncia del “mirar para otro lado” del Estado, no menos frecuente.

En ese mismo artículo, el a veces desorbitado Paulino Rodrigues, hacía mención al golpe que implicaba sobre Manzur el cambio de situación, cosa que desmiente la buena gestión del mencionado, subsanando problemáticas que se habían presentado como una encrucijada insalvable para su antecesora, Graciela Ocaña.

Pero bueno, Martín Piqué en Página12 también hizo mención en su momento de esa relación entre el dirigente sindical y el arribado funcionario.
Qué mejor relación se puede tener con alguien que poner las cosas en su lugar.
Y bien, si hay medida que le puede pegar más en la columna al ensanchamiento de billetera de los burócratas de las cúpulas gremiales, no es otra que ésta resolución que está en vías de llevar a cabo el gobierno. La que, de por si significará un freno concreto al poder que las direcciones sindicales acumulan a través de las obras sociales.

Es así que Bellagio, trabaja en anular cualquier posibilidad de que los sindicalistas se enriquezcan a través de sus propias obras sociales y establece una serie de prohibiciones, deberes e incompatibilidades para las autoridades, síndicos y auditores de esas instituciones.

Lo siguiente es resumen de lo que reseñara Emilia Delfino el 6 de marzo pasado en Perfil.
Posiblemente sea dado éste paso vía decreto presidencial y consistirá en prohibir que:

- los presidentes de esas entidades médicas que suelen ser los secretarios generales de los gremios, contraten a empresas proveedoras de su propiedad, o de sus familiares.

- contraten a sus propias empresas de salud, como gerenciadoras, proveedoras de medicamentos o prótesis y otros insumos y servicios.

- los sindicalistas gerencien, administren o dirijan más de una obra social, como se da en aquellos que presiden la obra social de un distrito de su gremio y la de la federación de su sindicato.

- se desarticule la creación de fideicomisos que permiten a los presidentes de las obras sociales manejar las finanzas a su antojo sin rendir cuentas a nadie.

- los “allegados” a los titulares de los gremios sean contratados por obras sociales.

Con esto, se busca evitar que algunos dirigentes monopolicen el manejo de los fondos de sus afiliados (los que están vigentes no podrán renovarse) y se enriquezcan de usufructuar de los mismos.

Se obligará entonces a las obras sociales a licitar sus contrataciones según los montos que impliquen y se estudia cómo se sancionará a quienes no cumplan con los nuevos reglamentos. 

Las sanciones por incumplimiento de funciones, como provisión de medicamentos o servicios a los afiliados pasarán de lo monetario (sólo en el mes de enero se aplicaron 50 multas y dos suspensiones a distintas obras sociales) a inhabilitar a las empresas a ser proveedoras de cualquier obra social o incluso inhabilitar a las autoridades de las obra social.

Ante el riesgo de que algunos sindicalistas que se vean obligados a desmantelar sus propias empresas formen nuevas sociedades anónimas con testaferros, para sostener sus negocios, aseguran en Gobierno que "primero hay que regular para prohibir y después controlar qué hacen y cómo lo hacen".

Entonces muchachos, no solo en Techint o en los medios el Estado mete -y debe meter mano-. También en las obras sociales, como se ve; solo que ésto se invisibiliza o no se anuncia con bombos y platillos en los medios.

Y para aquellos que tienen pesadillas frecuentes con el tema de las burocracias sindicales, aquí tienen combate sin atentado hacia el voto de los afiliados.
O cómo quieren profundizar la cosa hacia una verdadera democracia sindical, muchachos de la 4ta. Internacional? Lo del cambio de sistema, descártenlo; haría falta mucho, pero mucho consenso. Pero en el sistema en que vivimos, no recuerdo un gobierno más progresista.

.

14 comentarios:

  1. Hola Unfor
    Impecable post, con el que no puedo estar más de acuerdo.
    Cavallieri es un cabal ejemplo del sindicalista dueño de docenas de clínicas que contrata OSECAC.
    O sea, la irritación contra el gobierno va a seguir creciendo...
    Bienvenido, estamos por buen camino

    ResponderEliminar
  2. No podías dar un mejor ejemplo, Sujeto.
    Y después dicen que al gobierno le conviene "hacer la plancha"...

    ResponderEliminar
  3. Desmantelar la burocracia sindical es una tarea urgente y me prendo del comentario de Sujeto: Cavallieri es el ejemplo más acabado de ese asunto.

    Por otro lado, hacer caja: bueno, cuando un "investment group" compra una participación en una empresa y luego participa en el directorio y cobra más dividendos y busca cobrar más por su participación "está haciendo caja". Si el Estado lo hace es intervencionista. Porque ya se sabe, en el capitalismo, el Estado es el hijo de la pavota.

    ResponderEliminar
  4. Hata el viaje mas largo comienza con un paso,¿la noticia aparecerá en clorín o ln o seguirán viendo demagogia?El decreto de efectivizarse va a aunar un coro de lamentos de los que tienen la torta al lado y no van a poder ni pasarle el dedo por la crema.
    Imaginate los cavalieri o barrionuevos,van a sentir un voleo de punta en el centro de los huevos.
    A luchar para que sea ley y no pueda derogarse tan fácilmente como un decreto,Cristina no es eterna y puede tornarse un arma muy efectiva en un futuro cercano para juntar cabezas sindicales logrando apoyo popular a cambio del permiso para manotear el dinero de sus afiliados.

    ResponderEliminar
  5. Unfor, muy bueno el informe, habría que ver para ellos que es progresismo
    seguramente una caja de robar lo
    que ellos roban, el sindicalismo
    se tiene que ir purificando lo mismo
    que difentes empresas que no quieren
    ser controladas.

    ResponderEliminar
  6. Esas frases, Dormi;
    como la otra: "van por todo".

    ResponderEliminar
  7. A mi me llamó la atención que la haya publicado "Fontevecchia Express", Moscón.

    ResponderEliminar
  8. Roberto;
    para ellos "progresismo" es tener "buenos modales".
    Ser cauteloso y bancarse los insultos con cara de póker.

    ResponderEliminar
  9. Buenísimo tu post... Comparto plenamente, para profundizar el modelo, el estado debe "meter mano" en todo... El estado somos todos... me encantaría poder sentirme dueña de todos los bienes de producción, de mi obra social, donde ahora terciarizaron la parte administrativa y, por una consulta tenés que pagar bono consulta y bono administración... la obra social es OSPLAD
    Gracias por hacerme empezar el día con pilas cargadas
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. "para profundizar el modelo, el estado debe "meter mano" en todo..."

    Nada más cierto, Hilda. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Yo veia el titulo hoy del argentino , Techint resiste el ingreso de directores del estado - Y pensaba cn este expeceente post si no es lo mismo decir el multimedios rechaza que una persona que provenga de la clase trabajadpra puede desempeñar una funcion publica por su origgen obrero .
    Pensaba que si se rechaza por ser del estado o por ser un lider sindical no es lo mismo que rechzara por su religion , por su color de piel o por ser mogolico . No debe ria intervenir el Inadi en esos casos . Cual el el criterio para rechazar a una persona ?

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. El racismo es característica esencial de la derecha, Javier.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Muy bueno Unfor. El contralor del Estado es tan necesario como útil. Para el caso, es tan privada una empresa como Techint, como una obra social sindical, y se debe realizar el mismo control. Abrazo.

    ResponderEliminar