martes, 3 de mayo de 2011

Se siguen sumando los pronosticadores de que se acabó la joda y se va todo a la mierda


Ayer por la noche, asistimos en el program que Paulino Rodrigues tiene en Canal 26 a un nuevo capítulo de:
-”Muchachos, se acabó la joda. Vayan preparando el exilio y vuelvan a masticar la ya lejana esperanza que alguna vez volverán con sus ilusiones progres”.

Es decir; a los libros que editaran el Profesor Grondona y el buenazo de Jorge Asís sobre la temática de: -”Estuvo linda la fiesta K, pero se apagaron las luces y el famoso modelo se quebró en pedazos”, se suman dos periodistas del rubro económico que para variar, escriben en “The Nation”.
Martin Kanenguiser, quien se ocupara alguna vez (cuando “eramos todos progres”
de denostar a Maria Julia), afirma ahora que Kirchner era un fanático de la convertibilidad y que no hubiera salido de ese esquema. Y que para ésto no paraba el padre de la criatura, Domingo Cavallo de alabarlo como “el mejor de sus chicos”.
La realidad es que para aquella campaña, la gente estaba endeudada en dólares y todo candidato tenía un supremo cagazo de ir contra la endiosada convertibilidad.
Duhalde se animó a decir que saldría de ella, pero atenuaba o disfrazaba la cosa poderando la aplicación de un shock económico. Kirchner lo acompañó hasta que denunció su alianza creciente con sectores del menemismo.
No estuvo Kirchner con Cavallo -no estuvo- que fue también candidato y quien sostuvo la convertibilidad a capa y espada fue la triunfante Alianza.
Pero el tema es otro, en mi opinión. El Frente para la Victoria está compuesto de numerosas agrupaciones e individualidades. Desde las más promisorias hasta algunas detestables. Hecho propio de cualquier movida masiva.
En mi caso, provengo de una pequeña; el Partido Humanista que proclamaba con claridad para 1999 la necesidad de salida de la convertibilidad. Esto significa algo si dándolo como ejemplo, recuerdo que son muchas las voluntades y las voces que se suman en la construcción de un Proyecto.
Y que cuando se quiere atacar a un proyecto que crece y se amplia, el recurso más a mano es ir contra el líder. Hay gente que sigue midiendo las cosas en su balansómetro, en función de cómo se levantó el líder y si puteó a su mujer o sacó cagando al gato que lo molestaba. Dichas acciones parecen gravitar significativamente en la oscilación de su voto. Esta misma gente, suele estar desinformada de las alternativas y cruces entre los elementos constitutivos de un Frente político. Que cuenta necesariamente con cierta volubilidad.
Desde ese lugar, el título mismo del libro; “El fin de la ilusión”, se choca de bruces con la voluntad y sapiencia que aportan y pueden aportar la diversidad de actores que componen el espacio en el poder, para que éste se recree y permanezca en ascenso. Tal fuera el caso, de la experiencia post-electoral del 2009.

Y ahí entra en escena, el otro pronosticador del “derrumbe” de la noche; Maximiliano Montenegro, del que vale la pena recordar, su anuncio de "inminente incendio de la economía" en la que justamente nos hundiríamos para aquella fecha.
Desde “Es la ekonomía, estúpido”, nos cuenta que las grandes decisiones que dicen tomarse desde el gobierno, no constituye otra cosa que respuestas espasmódicas ante el apremio de determinadas imperiosas circunstancias.
Y para ello, esbozó el caso del pase completo al Sistema de Reparto de los fondos de jubilaciones y pensiones. Medida que atribuyó a la necesidad de “hacer caja” frente al desolador panorama de recesión fruto del conocido quilombo yanky del 2008.
Es conveniente aquí dejar sentado el hecho que los armados que tienen a grandes rasgos las opciones que dentro del Sistema, procuran profundizar hacia un cambio de paradigma -lo que se daría en caratular como; opciones hacia la izquierda- suelen hacerse sobre la marcha. Y ésto no tiene porqué ser un factor negativo, salvo claro en la concepción de las cabezotas conservadoras.
El mero hecho de ir por modificar algo en los pilares mismos que constituyen el sistema capitalista da con la invocación a la imaginación para desarrollar esos cambios. El pretender avanzar en semejante empresa de la mano de un riguroso manual no tiene otro destino que el fracaso.
Esto lo describió muy bien Cristina más de una vez. Además de haber sobradas pruebas en la experiencia histórica internacional.
Por eso es que los planes de construcción se refieren específicamente a determinadas áreas y comprenden plazos limitados de tiempo.
Y por eso constituye éste factor, el caballito de batalla de los liberales que suelen declamar a viva voz a todo gobierno de sesgo progresista, la ausencia de un “plan” general.
El caso es que el único plan para ellos, es el de conservar las premisas ortodoxas que radican en el sostenimiento mismo del sistema. Y a las que no tienen problema de acudir por el engaño, o la fuerza, de ser necesario. Como casi siempre lo es.
La ilusión, en todo caso ha sido siempre, la patética pretención del autogobierno de los mercados.

Volviendo a Montenegro, fue sorprendente verlo sorprendido por no entender a que proceso conocido habría recurrido el Gobierno para ejecutar la “variante” de “todo al sistema de reparto”, cuando lo novedoso fue, en todo caso, la creación del entramado cuasi-delictivo de la red de AFJPs en los '90. Siendo que el sistema de reparto era lo que tradicionalmente regía en nuestro país.
Es así que "Liberal.cl" tituló para aquella época: "desaparecen las AFJP para evitar default oficial". Lo que no veo, es el inconveniente en haberles quitado el negocio a una docena de Al Capones en beneficio del Estado que, no se bien si a algunos le queda claro: "somos todos".
Para “novedad” fue escasa, y que haya sido ideada su puesta en marcha por Amado Boudou o el chofer de Cristina, es anecdótico.
Acá se trata, claramente de la aplicación concreta de las medidas de afianzamiento y en todo caso, el defenderlas a futuro, antes que pretender degradarlas porque quizás fueron sostenidas por Rasputín o Drácula alguna vez.

Para concluir, Kanenguiser recurre a la pregunta tenembaumniana de “Que nos pasó?".
Creo que nos pasó, que ya no es tan fácil augurar incendios desde las “sagradas” páginas de The Nation sin que queden en evidencia su carácter de “operación”. Y quienes no operan por destituir, suelen operar por un sueldo.
Lo bueno, sería actuar por convicciones y en éstos caso, nuevamente no me suena que la cosa vaya por ahí.



18 comentarios:

  1. Muy bueno, Unfor.
    También hay gorilas, que dicen que como todo se va a la mierda, mejor que gane Cristina y que le explote todo a ella. Así que por las dudas, también voten a Cristina.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Parecen astrólogos haciendo el horóscopo,rebuscan algunas frases,acomodan algún seudoconcepto social-económico con calzador.Nunca terminan de definir el resultado o lo hacen de manera caprichosa.Chapuceros VIP.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, mire, hay gente que se especializa en acomodar las palabras que otras gentes esperan ver acomodadas como a ellos le gustaría. A mí no me preocupa que alguien quiera cumplirse el sueño de tener SU diario de Irigoyen y SUS, digamos, periodistas, escribiendo en ese diario. Son gustos y los gustos hay que pagarlo y no faltan los bichitos rastreros afectos a esas propinas.
    Lo que me cuesta entender es que haya gente como usted, que se toma el trabajo (horrible para su salud, la suya de usted) de leer esos cuentos y horóscopos - no son para usted - y pretender debatir entre la razón y la ideología versus los bolsillos bien forrados. No hay debate posible ahí.
    Si me permite el consejo, hay otra buena gente que se dedica a menesteres más amables, ponen música, bah!. le recomiendo, ahora que se vino el fresquete, "The air that I breathe", un lento viejito y clásico, que a las señoras y señoritas puede mejorarles el humor (más si le traduce la letra) y pasar un buen rato.
    Para los horóscopos lanatistas, mejor la abstención.

    ResponderEliminar
  4. Cobos habrá sido pariente de Rodriguez Cobos?

    ResponderEliminar
  5. La desesperación de estas ratas ante los enormes logros del Gobierno Popular podría hacer que se crean sus propias mentiras...
    Un saludo,
    Ikal

    ResponderEliminar
  6. El problema más candente que tienen los periodistas catástrofe es esa tendencia que tiene la realidad a no hacerles caso.
    Eso los pone locos.
    Porque, si esa maldita realidad real de las cosas tal como existen (en sentido lato), les hiciera caso y ze fuera a la mierda cada vez que ellos se lo piden, otro gallo le cantara al doctor Olejavesca.
    Pero no, resulta que el manual neoliberal no funciona (excepto claro está, bayonetas mediante, o sea, condiciones ceteris paribus).
    Y como no funciona, es culpa de la realidad que no se adapta che.

    Otro datito: el tipo le puso al libro ése "Es la ekonomía, estúpido". El que creo la frase la creo para la campaña de Clinton en EE.UU. Ese mismo tipo fue contratado por el inefable Eduardo Duhalde como su asesor de campaña para que le creara alguna frase matadora. No resulto tal como se pudo comprobar en aquella elección en que el Cabezón y el Palito se fueron a los caños.

    ResponderEliminar
  7. Es cierto; esa la leí, Algún.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Por lo menos son VIP, Moscón; jaja.

    ResponderEliminar
  9. Ram;
    ya no se como avisarle que ya puse ese tema que usted recomendara en "Versiones mejoradas".
    Lo que sucede es que usted postea y después no viene a ver la respuesta, que es donde le estoy avisando!!!

    ResponderEliminar
  10. Quien sabe, Anónimo; los dos mendocinos y uno tiene cada pariente!

    ResponderEliminar
  11. Bueno, digamos que ya tuvieron demasiado tiempo para probar que el derrame de ese plan denominado Consenso de Washington podía producirse y, hasta ahora, que yo sepa, no se produjo. O si derrama, son gotitas nomás.

    Además el plan tiene líneas generales. No van en la dirección que a los que les pagan a los Montenegros del mundo les conviene, pero bueh, ese es ooootro tema y no una "falta de plan" o espasmodicidad paroxística, je.

    UIn abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Y eso porque Palito no compuso un jingle para la ocasión, Dormi.

    ResponderEliminar
  13. El asunto de la lluvia del maná no tuvo nada que ver con el famoso derrame, no Ricardo?
    Es decir; "nunca ha llovido nada del cielo de los mercados".

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Unfor, aunque no lo parezca, uno es casi un adulto y por lo tanto poco propenso a ponerse a hacer barullo porque "le publicaron" un tema de sus amores.
    Nada más piense que cuando ese tema en particular tenía sus minutos de gloria, uno ni siquiera soñaba con intené, el mp3 y el CD sin huevos fritos.
    Lo conozco desde que era LP y ¿voy a hacer bochinche ahora? y qué hago con el reuma?
    Ya sabe, tengo muuuuucho de esos muchachos.

    ResponderEliminar
  15. Jaja; bueno Ram, peo no deje de proponer temas, eh. Acá lo esperamos siempre con los brazos abiertos.

    ResponderEliminar
  16. A Maximiliano yo le responderia que si la voluntad era hacer caja , que gracias a eso se tomo una de las mejores medidas , evidentemente debe cree como Duhlade que estamos condenados al exito :))

    Me encanto en el acto de la CTA que se homenajeara a los gobiernos latinoamerocanos de Uruguay Paraguay bolivia , brasil , Venezuala ( al compañero Chavez )y obviamente a Cuba

    Un abrazo

    ResponderEliminar