sábado, 14 de mayo de 2011

Mi amiga, la muerte (?) - 2



Intentando seguir el correlato de ésta búsqueda por saber de que se trata ésta cosa de hoy estar acá y mañana quien sabe dónde, retomamos el tema que comenzamos aquí y... veamos un poco cómo se ha externalizado la necesidad fundamental que en nuestro interior ha demandado respuestas acerca de la trascendencia, a través de los años.

Que las religiones existan significa algo. Más allá de que el miedo a la desolación y la nada misma como compañías presente y futuras de nuestra vida en éste Universo, hayan provocado su armado desde esa emoción que nos pone contra el argumento más crudo de la realidad.
Se dice que son manifestaciones externas de un pretendido conocimiento antiguo y profundo. Y que transmiten por medio de rituales y símbolos lo que serían las claves para acceder al Arbol de la Vida, donde de probar su fruto... "serás como ellos".
Y quienes son esos "ellos", entonces?
Este conocimiento, lo guardaría desde tiempos remotos, una "Escuela" que no tiene ubicación más que la de su saber y se transmite... más o menos como le es posible, a través de distintos mensajeros, por medio de diversos tipos de mensajes.

Al instante hay que decir que hay mucha gente que se notificó de esa información, dentro de las cuales sobresalieron una gran gama de chamuyeros, que no tuvieron mejor idea que armar su propia "escuelita", desde donde elaboraron un "mensaje" propio, que han desarrollado en forma de ensaladas indigeribles. Así es entonces. que nos hemos encontrado con miríadas de agrupaciones cuasi-bizarras, compuestas de chantas de los más diversos pelajes que pretenden tener chapa de "gurú" y dicen poseer la "cosa revelada" o andar más o menos en sus cercanías.

En fin; a continuación va un dibujo del famoso "Arbol de la vida", alegoría de aquel génesis que la tradición hebrea hace suya y denomina "Kabbalah", pero que parece ser más antiguo y quien sabe de que tradición proviene.
Es una especie de máquina donde uno puede poner muchas cosas y ver como funcionan en conjunto (tengo ejemplos que más adelante postearé). Y que comprenden estaciones que están ubicados en los llamados "Centros de energía" -que serían los concentradores de la energía que circula por el cuerpo- o "Chakras"
El tema es que la mentada "Escuela de Conocimiento", hablaría sobre la existencia de un alma, que no es más que el doble del cuerpo mismo y posiblemente de un Espíritu al que se accede trabajando con temáticas sutiles a través de una octava (así, como en la música).
No me pregunten por el asunto de ésta "octava", pero muchas tradiciones de distintas latitudes lo repiten. De hecho, el fenómeno musical tendría algo que ver con éstos resortes interiores.
Las ocupaciones de la llamada Escuela son diversas, pero todo conduciría al fin a lo que atañe al tema de la "trascendencia". O sea, que todo ésto se conduce a inferir que hay otra vida después de ésta. Que se situaría en otra dimensión. Que para algunos es posible pero por un cierto tiempo igual que ésta. Y que para otros, es eterna. Y para otros más, simplemente un cuento de hadas (en éste caso; de ángeles y esas cosas).

Cómo sea, la seguimos...
.

28 comentarios:

  1. ay unfor.
    que facil derrapar en este tema.
    yo soy agnostica, bautizada y casada por iglesia y seguro que en la hora mala me voy a encomendar a la virgen y a la puta madre que me pario. Mis chacras estan desalineados, el iching no me quiere y mi aura esta tan sucia que quiero una aspiradora y blend. Sin embargo soy una buena piba, asi que si dios existe, me va a tener a su vera, rompiendo las pelotas.En cuanto a la musica, si viene a mi velorio, cuide que pongan stand by me. Esa musica sanará mi alma.
    fijese que no sea la version de lennon, sino la de ben e king.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. blen, no blend. Blend tiene el whiski. Cosa que no me vendria nada mal, una vez leido su post. Ay unfor.

    ResponderEliminar
  3. Nilda; le faltó decir que es de Boca, y mire si al Barba no le gusta Riquelme!
    - Y si llevo otra canción a su velorio? Eso de "stand by" me recuerda los '90; el FMI, el Carlo y esas cosas que eran como la muerte misma, vea!
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Daniel ¿vos crees en el alma? ¿en la permanencia del alma despues de la muerte? Y si los demas nos olvidan del todo ¿existimos en alguna forma?
    y si todo es un mal chiste eh? eh?

    ResponderEliminar
  5. Nilda;
    yo creo más o menos en todo. Soy un creyente incorregible. Un poco en el alma, otro en la nada, otro en la gran fusión, otro en el no tengo idea.
    Lo que pasa que eso del alma viajando me gusta, me cae bien al espirítu -y uno vivió vaya a saber en que lugar de adentro o de quizás quien sabe donde, algo así como una experiencia de esas- por eso creo un poquito más por ahí.
    Con lo que jamás arranqué es con el asunto de la reencarnación que me parece una paparruchada con perdón del amigo Larabi que si lo cree.
    El tema es lo que se siente en la vida en posición al anhelo o al sufrimiento que provoca la idea de la muerte. Lo que vaya a pasar, va a pasar, creamos lo que creamos. Y si es otra dimensión, quizás ya esté pasando... en fin.

    ResponderEliminar
  6. Ay Unfor, yo estoy segura que no jodo a nadie, que disfruto de las bellezas de la vida,naturales o creadas, que voy a los lugares de culto para apreciar esas creaciones, que no me preocupa saber qué va a pasar después que mi familia (si es que hay alguien, una nunca sabe) deje ese envase con el que me identifico.
    Mi alma no la encomiendo desde la más tierna infancia ya que decidí alejarme de los ritos después de la primera comunión... Para horror de muchos no pasé por iglesia a bendecir ninguna unión ni a introducir en ningún rito a mi único hijo...
    La muerte me rejode porque la vivo como que se termina todo... y me gusta la vida y no quiero que se termine nada... si sigue otra cosa no me importa porque no quiero empezar de nuevo ¿entendés?
    AMO A ESTA PUTA VIDA!!!!!!
    y otra no me importa... Bueno, ya me expresé!!! Es sábado a la tarde ¡no jodás manito!

    ResponderEliminar
  7. No tengo bronca con mi muerte,si tengo un par de camionadas llenas de broncas por la injusticia de todo tipo,a saber un listado enorme.
    Vivir la vida a algunos se le viene que es vivir de otros,y algo de razón tienen porque el humano es bicho gregario.
    Considero que bien nacido soy,me debo a la lucha contra todo aquel panzón que impida el bienestar de los demás en beneficio propio.
    Pero mas allá de estas nimiedades un pedacito de paz me dan estas líneas que escribo,porque todavía puedo,y mientras pueda a todo aquel que se lo merece le haré su existencia lo mas difícil que pueda.
    Todo aquel que lea estas líneas,si considera que soy un beligerante no le erra.

    ResponderEliminar
  8. Adhiero a lo expresado por Moscón!

    ResponderEliminar
  9. Y mañana es domingo, Hilda y éste asunto es permanente.
    Vaya a saber si tu reclamo por ésta puta vida se escucha como un eco en alguna parte de éste puto universo.

    ResponderEliminar
  10. Qué vas a ser beligerante, Moscón; si sos un sensible hecho y derecho.

    ResponderEliminar
  11. Yo adhiero a lo expresado por Moscón, Marta. Y a lo que yo mismo le contesté.

    ResponderEliminar
  12. Unfor, creo que para hablar de la muerte debemos definir, sin dogmas ni manuales, el qué somos. Por ejemplo :
    1)somos sólo un cuerpo con un cerebro que genera pensamientos.
    2) somos 1)+un alma ó espíritu
    3) otro, o variaciones y/o anexos de 1) y 2)
    Si somos sólo 1) quiere decir que creemos que el big bang y la aleatoriedad del universo hizo que compuestos químicos y reacciones físicas nos lleven a ser lo que somos. Luego morimos y volvemos a ser esos compuestos.
    si planteamos 2) el alma encarna en 1) y ahí está los que como yo creemos en la reencarnación que pensamos que así como encarna una vez puede encarnar 2,3,...n veces.
    En el planteo 3, creo que ahí pueden entrar las apreciaciones energéticas del cuerpo, que pueden incluir 1) y 2) más la existencia de cuerpos superiores, como el etéreo y el causal, pero eso nos resulta más dificil de ver con nuestra cultura y conocimientos. yo creo que hasta el punto 2) podemos llegar a debatir ó preguntarnos entre nosotros seres humanos normales el qué somos. Saludos y felicitaciones por el top 8 en RBMMK.

    ResponderEliminar
  13. Bien Larabi, carajo!
    Por ahí va de interesante la cosa, ahora; no tiene porqué el alma "reencarnar". Ese es un punto en el que difiero -ya lo dije-.
    Lo que sí; es lo más aproximado al cuerpo. El famoso "doble" del que muchos han hablado y algunos dicen haber tenido experiencia.
    Luego, lo que atañe al "espíritu", es como casi nulo de registrar, así que -al menos para mi- hasta ahí llego.

    ResponderEliminar
  14. Qué panzada de opiniones seriamente divertidas!!

    Yo pasé por muchas creencias incluida la de la reencarnación.
    Me quedé con una mía (creo que es sólo mía, tal vez no lo sea): esta vida, que va desde el huevo cigota hasta la muerte, son muchas vidas y por ende muchas muertes de esas vidas, el cuerpo cambia, las células mueren, nacen otras; la mente cambia, salvo dos o tres ideas fuertes y que se modifican también, se redondean, se afinan. El alma, el espíritu permanece poco inalterable en este tiempo que nos toca. Crece, evoluciona con nosotros.

    Ayer leí: la muerte está tan segura que nos deja una vida de ventaja. Algo así.
    Los budistas e hindúes, algunos, dicen que el mejor arte para aprender a vivir, es aprender a morir, lo que no significa que seamos tristes y deprimidos, sino todo lo contrario, disfrutar al máximo lo bello que tiene la vida.

    Yo también quiero música como Nilda, zitarrosa, los beatles, vinicius con samba del bençao, oración del remanso, creadence.

    Mucha música. Y si es posible risas en lugar de llanto.

    ResponderEliminar
  15. Hombrecitos, hermanos, entretenidos camaradas de especie, compañeros en esta despiporrada, transitoria aventura que llamamos vida, pasajeros fugaces de esta pelota efímera que pelotudamente gira, y gira en el espacio.

    Hombrecitos, apenas una nada, una invisible cosquillita en el cosmos, apenas una copa de vidrio, una osamenta, un cachito de acrílico entre el polvo reseco de un planeta difunto que pelotudamente seguirá mañana girando y girando en el espacio.

    Hombrecitos, carajo, pulguientos, asustados, enfermos monitos marchadores, aparecidos por pura carambola de vaya a saber qué jodido entrevero de los genes en algún mono mishio y atorrante (pero flor de padrillo, la verdad sea dicha).

    Hombrecitos, parientes pobres, primos medio degenerados de tanto bicho hermoso, sosegado, sin revires, perfecto (digo el lemur, el mono espléndido, rico como ninguno en alimentos, el bisonte, de testuz respetable, el sigiloso lobo que depreda en manada, la pantera, el delfín, la cebra, el seguro elefante, el rápido venado inalcanzable, el prodigioso gato, la ballena, el león... tan bien plantados todos, tan dignos todos, tan de veras).

    Puta, mis hombrecitos, mal hechos, azorados, julepeados, sufrientes, eternos contempladores de estrellas, curiosos, preguntones al pedo, bailarines de piantados rituales, inquietos, movedizos, charlatanes, contadores de sueños, contadores de extrañas pesadillas en que intervienen Dioses (a lo mejor medidas en hexámetros) frangolladores incansables de la madera, del barro, de la piedra, del bronce, de la lana, del cuero, de absurdos dibujitos que simbolizan sueños, o gritos o palabras.

    Hombrecitos, adoradores del fuego, sopladores de flautas, golpeadores de parches, tocadores de cuerdas tendidas en un arco, aulladores, proferidores de piantados discursos que provocan el éxtasis, o el pavor, o el deseo, o la risa.

    Hombrecitos, carajo, conocedores de la muerte, desesperados inventores de parodias de vida, desesperados inventores de juguetes inútiles: el perfil coloreado de una mano en la piedra, una máscara, un dolmen, la Biblia, el Taj-Mahal, un enanito de jardín, los versos de la señora de Giannello, todo lo mismo, siempre, siempre lo mismo, voces chivando en el desierto, hermanos, angurria de no morir del todo, y bueno.

    Hombrecitos, queridos, entrañables hombrecitos: calzoncillos, ruleros, forúnculos, barritos, camisas de dormir, reumatismos, soponcios, almorranas, miedos, resfríos, malas digestiones.

    Hombrecitos, sí, pero de pronto generosa entrega, coraje, centelleos de hermosa piantadura, amor, prodigio, prodigiosa belleza o heroísmo. Monitos marchadores sí, pero de pronto hombres, semejantes a Dioses, pero de pronto Dioses.

    Hombrecitos, mis hombrecitos, puntitos hormigueando en la Tierra, todavía, jugando a cosas raras, tambaleándose al borde de la muerte, cantando, preguntando, maldiciendo... bastante divertidos si se los mira bien.

    (de dioses Hombrecitos y Policias/Humberto Costantini-fragmento)

    V

    ResponderEliminar
  16. Muy bueno, María Cristina.
    Qué linda es la "oración del remanso". Hay una bloger-amiga, la Tani, que la canta como los dioses.

    ResponderEliminar
  17. Tremendo poema, Nilda;
    pero puede seguir indefinidamente. Más y menos y mucho más y mucho menos peyorativos los versos hacia lo que somos.

    ResponderEliminar
  18. es una novela unfor. Esta ubicada en la epoca de la represion, y por un lado estan los giles de Polimnia, que vendrian a ser como nosotros que nos reunimos aqui, para recitar nuestras cositas, por otro lado los dioses griegos y por otro lado los servicios de la triple A. Por ahi me acorde por el amigo Jonatan que anda en eso. Y la vida y la muerte pendiendo de un hilo. Comprela, hay reedicion y es ma-ra-vi-llo-sa Dioses Hombrecitos y Policias, Costantini, numero puesto.

    ResponderEliminar
  19. Primero y PRINCIPAL: Antes de escribir lo que pienso del tema, quiero hacer un reconocimiento al nivel del texto y los comentaristas que son de excelencia.
    En lo personal no cuento, pero intento IGUALAR hacia arriba y sumarme a quienes pueden enseñarme a crecer y saber.
    Gracias a usted y a quienes pasan por este blog.

    ResponderEliminar
  20. Suelo comentar, en rueda de amigos, lo que nos dejó Güiraldes en Don Segundo Sombra.
    Hice un par de viajes por el tunel (no el de Sábato, sino el de Sueiro), por paros cardíacos pero fuí rechazado en la otra punta porque -supongo- no querían que un bloguero cuestionara lo organizado allá.
    En Eludiendo a la parca hice una transcripción que presumo, me permitió el retorno.
    ¿Donde? ¡Acá y a seguir lidiando, canejo!
    Mi caso es similar al del viejo Miseria.

    ResponderEliminar
  21. La muerte, como tema, no me simpatiza ni interesa mucho, sé que es inevitable y que un día me va a tocar, como ya le tocó a unos cuantos (demasiados, siempre) de los míos.
    Uno llega a la vida, sin saber nunca bien cómo, de dónde y por qué es que llegó; en el camino, vienen las religiones y se lo explican, parece fácil y por un tiempo puede reemplazar las dudas por las certezas, las religiones están llenas de éso, de cosas "ciertas", como que mi hermana de 21 años, enferma terminal, se quedó ciega "porque dios no quiso que viera lo feo del mundo y había que dar gracias por el favor"; claro, una nueva certeza que da la religión: son unos parásitos hijos de puta que ni siquiera les interesa saber cuándo mantener cerrado el hocico. Sí, probablemente la única certeza verificable.
    La muerte y la religión suelen andar juntos, muy juntos y no creo que nos convenga tenerlos demasiado en cuenta, al menos no antes de que sea la hora de rajar del valle de lágrimas. ¿Se imagina el embole?, si la mejor oferta es una nube, cagarse de frío en túnica y tocando la lira toda la eternidad?.... sin Beatles, Hollies, chicas de carne firme y no tanto, hijos, etc., etc....
    La muerte, para mí, ya implica la pérdida de la curiosidad por lo que hay y lo que va a venir, no, es mucho, mejor dejar la discusión para otro día, lejos de hoy y de mañana.

    ResponderEliminar
  22. El famoso túnel, Luis. Cómo que no!

    ResponderEliminar
  23. Así de jodido, Ram?
    Que los que manejan las religiones son unos violentos hijos de puta, no hay duda.

    ResponderEliminar
  24. puse la cancion del remanso en el blog trucho (sirenasahogadasenvodka) y ahora viene cristina que la propuso y me dice gracias ¡el mundo al reves! yo tendria que decir gracias por que me acompañan, señores en un fin de semana medio triston, porque -para que vamos a entrar en detalles-se me murieron algunas ilusiones.

    ResponderEliminar