martes, 21 de junio de 2011

Debatiendo sobre el tema de "la imagen"


“La imagen de la Presidenta continúa en crecimiento de cara a los comicios de octubre”.
Mas o menos ésto es lo que comentan los medios en estos momentos, mas allá del remanido caso Schoklender.
Pero porqué se habla de “imagen”?
Es esta una expresión controvertida en tanto las muchas interpretaciones que de ella se hacen.
Porque incluso es más notoria su apreciación para consultas y encuestas que la del caso de “gestión realizada”, la cual, en principio, parecería ser más concluyente.

Sucede que la imagen es todo lo que tenemos del objeto mismo de nuestra percepción.
Y hablamos de la imagen como un todo constituido, donde el armado visual con sus resonancias y el agregado inmediato de la palabra van a provocar un impacto que se agregará a todo lo acumulado sobre -en este caso- el sujeto percibido.

Y es mucho lo que ha acumulado la imagen de Cristina.
Sobre ella se ha armado una verdadera épica en éste período, difícil de asimilar al de algún otro caso en la misma situación.
Los bandos en pugna han arrojado toda su artillería; han afilado sus mecanismos de defensa y han procurado como nunca, recoger un caudal de data, argumentación e ideación del posicionamiento que lo sustente.
Es en éste aspecto donde quedó perpleja la oposición.
Habiendo subestimado el acervo cultural de los movimientos populares, no imaginaban un apoyo desde lo intelectual tan fuerte.
Estimo que esa batalla la tienen definitivamente perdida. Y estimo que lo saben.
Por lo tanto les queda, no más que embarrar la cancha.
Pero por más “Libre” o "Muy" que tiren al ruedo, la gente se satura.
No han visualizado ese mecanismo con que damos, cuando alguien de la tribu pretende incansablemente corroer la imperiosa necesidad de una cierta ventilación del ambiente, para cobrar aire fresco y seguir andando con ganas renovadas.
Mucha emoción negativa raya con un sufrimiento que ningún cuerpo quiere para si y los suyos.
Hasta cuando puede soportar un lector, cualquiera sea, que lo bombardeen con la misma tapa del periódico que suele frecuentar sin sentirse con ello aislado, de las tantas cosas que ocurren en la realidad? Hasta cuando puede digerir que todo acontecimiento de una gestión gobernante sea ensuciado sistemáticamente?
Antes contaban con el Golpe de Estado y esperaban esa "oportunidad de desahogo". Pero hoy, sabedores de una continuidad de lo que detestan, corren el riesgo de intoxicarse malamente. Estoy hablando de un concreto deterioro psíquico y emocional.

Sucede que había sido relativamente fácil “operar”.
Pero las cosas cambiaron y son ellos justamente, los que creen en premisas como:
“todos somos imprescindibles”. Como para que a ésta altura se miren con intención de arrojarse los unos a los otros.

Y el error operativo cual fue? Esto es lo más fácil. Cómo no lo vieron?
Luego de la derrota del oficialismo en el 2009, deberían haber arremetido con lo más lógico y esperable.
Disputar entre ellos por la supremacía. Salir a la cancha a ver quien era el capaz. Pero dirimiendo la cosa entre ellos.
Y en lugar de eso que hcieron? Se unieron para pelearse como un solo bloque (con algún díscolo, a esa altura irrelevante) contra el Gobierno. Lo que creían era signo de fuerza, escondía de hecho una crucial debilidad. Lo que dio -lógicamente- con agrandar al Gobierno.
Es que lo han dicho con todas las letras: -”Todos juntos somos más y más fuertes”... Pero para qué?
No era que el gobierno ya había sido derrotado? No era que ya le habían propinado el golpe mortal?
Si pretendían derogar la Ley de Medios, por ejemplo, porqué no esmerarse a ver quien podía más? Porqué no haber ido a pelear posicionamiento, ignorando ya a quien fuera derrotado?
Total, era lógico contar con el apoyo del circunstancial adversario superado en la batalla interna al que no le iba a quedar otra que sumarse en el voto para seguir adelante en desarmar al proyecto ya vencido.
Más allá de la estrategia, no pudieron por falta de capacidad.
Y esa es la imagen que dejaron en la gente que sabe que es premisa básica; ser capaz, para llevar adelante semejante empresa como lo es gobernar un país. Y tener coraje, para modificar lo impuesto.

.

12 comentarios:

  1. Hola, creo que utilizan "imagen positiva" para no hablar de los logros del gobierno.
    Excelente post.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Hilda.
    Escuchame; no puedo comentar en tu blog. Varios blogers hablaron de esto. No se porqué sucede pero como ves, siempre se presenta alguna que otra dificultad técnica en Bloggers, que después por ahí se subsana.

    ResponderEliminar
  3. Debemos bregar por un servicio NACIONAL Y POPULAR

    ResponderEliminar
  4. Es verdad. Creo haber leído que se está avanzando en ese tema.

    ResponderEliminar
  5. En un mundo eufemístico, donde todos dicen una cosa por otra, solo para no decir la otra, porque molesta, no queda bién o duele, aunque sea cierta, creo que una de las pocas cosas que se llaman por su nombre es la imagen.
    Porque la imagen no es nada.
    Es lo volátil, lo subjetivo, lo manejable, e inclusive lo comprable.
    Por eso alguien puede tener una imagen positiva del 20% hoy y una del 60% mañana.
    Por eso se puede tener una exelente imagen positiva si tu imitador impone el "alica, alicate".
    Lo que vale es, por ejemplo la asignación universal, y la universalidad efectiva de la asignación. Si hay alguien que no la recibe, no hay que esperar que reclame, hay que ir a buscarlo. Porque no se trata de imagen. Se trata de justicia.

    ResponderEliminar
  6. Pero al receptor le cabe lo de "imagen" porque lo tiene asociado a condiciones que se han puesto en un lugar supra, como;
    -"Cómo nos ven desde afuera? Ehhh!?"
    Y esto cala en la culpa; una vieja emoción con la que los poderes han manejado la conducta de los rebeldes durante siglos.
    Por lo tanto; la imagen de un presidente fumando es terrible! Si después convalida un bombardeo, mientras lo haga bañadito y perfumado, todo bien.
    Pero lo que hay que tener en cuenta es que no sirve -en mi opinión- confrontar con ésto, porque así se mueve la conciencia.
    Démosle, en todo caso, otros contenido a las imágenes. Por ejemplo, instalemos que un presidente fumando es propio de una compulsión muy humana, que tiene que ver con bajar las tensiones que acarrea la gestión, por ej.

    ResponderEliminar
  7. La "imagen", tengo la sospecha, es una excelente manera de eludir (y hacer eludir) el espantosamente horrible "pensamiento crítico" y que así, sin pensarlo mucho (como corresponde), un mamerto disfrazado del padre (un presidente respetable pero regularón para abajo) está capacitado para ser él, presidente. Es joda, pero funcional a estos tiempos mediatizados y al consumo de mininos mágicamente convertidos en liebres. Y así, repetido hasta el infinito (que no es como el 678 "repetidor").

    ResponderEliminar
  8. Hablar de imagen es lo mismo que la realidad virtual.
    @tilio ® y ram , tienen razón. están tan alejados de la realidad que solo hablan de lo imaginario.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  9. Ram;
    la de Cobos fue una clara instalación de imagen. Supongo que el "tipo bonachón, campechano, con la suficiente dosis de coraje para enfrentar la tiranía". Todo lo que se estiró hasta el 2009 porque hay que recordar que fue el gran ganador de esas elecciones. El que mas porcentaje e influencia obtuvo. Evidentemente hoy, una imagen dibujada no se sostiene por mucho tiempo. Pero fíjese que el hizo su parte (que otra cosa más podría haber hecho?). Los que fracasaron fueron los que lo usaron, y que en el camino no encontraron sustento para sostenerlo.

    Algún;
    mirá que la imagen siempre es real. Desde el momento en que te moviliza por dentro, podés registrar esa realidad. A través de esa movilidad después se acciona en el mundo externo.

    ResponderEliminar
  10. Yo no creo que se hayan equivocado en "juntarse". Sí, deberían haber sido más efectivos. Midieron mal el triunfo de 2009. Pensaron que sería como el de 1997, que prefiguró el triunfo de la Alianza en el '99.

    Respecto a la imagen, bueno, también hay sondeos de intención de voto, ¿no? Pero me parece que van a ser más certeros a medida que se acerque la interna y octubre.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Daniel, el tema ni empieza ni se agota en cobos.
    Ninguna imagen es "real", en el mejor de los casos es una buena aproximación, pero supongo que por acá estamos tratando de hablar de "construcción de imágenes" y de como transformar en real, un popurrí de mentiras y engañifas.
    Si algo se percibe ahora es justamente la insuficiencia de las imágenes con que se pretendió y pretende "contarnos" la realidad, y lo trucho que es ese republicanismo serio, democrático y decente, de "imágenes" todo el tiempo, todos los días.
    Vea al santo de binner, otro con el que sueñan las suegras y nunca las hijas, es pura imagen, construida, pasteurizada, descremada y edulcorada, ¿Cuántos se la creen? - otro que es "imagen", el mauricio, un burro tan mayúsculo como inexplicable, que mientras le construyen las imágenes que lo escondan, debe huir peor que de la peste de toda imagen que lo acerque a su patética realidad. Si ese bicho es la "esperanza blanca", están en muy serios problemas, cada vez es más dificil manipular las imágenes; la boludez, incluso la derechosa, es curable. A mí me preocuparía más que le construyan "imagen" a uno, otro, mejorcito que el nene de papá. Ese sí sería jodido.

    ResponderEliminar
  12. Gracias Richard y Ram por sus opiniones y posturas, bien valiosas para el debate.
    Abrazo a ambos.

    ResponderEliminar