jueves, 9 de junio de 2011

Experto en sensibilidad


Hace tres años comencé a relacionarme con Dormidano en éste ciberespacio. Y puedo afirmar que es alguien que reúne todo lo que puede ser un gran bloger-amigo.
En este post que escribiera ayer, nos da cuenta de su capacidad de análisis. Apenas lo terminé de leer sentí que quería reproducirlo y aquí lo hago:


Generación espontánea

La riqueza es social. Este hecho básico y verificable es ocultado con minuciosidad por los empresarios a los que les interesa el país a los efectos de solicitar mayores ventajas, subsidios, disminución de impuestos y otras demandas que explicitan con total impunidad desde los espacios que generosamente les ceden los medios serios (a los que también les interesa el país) para amplificar sus palabras.
Esos mismos medios han vendido con precisa mala fe la versión de los empresarios. Mediante un constante bombardeo instalaron el equívoco sentido común que indica que el capital acumulado es fruto de la iniciativa de uno o unos empresarios. La riqueza aparece en ese esquema como el emergente de la inicitativa individual y no como resultado del trabajo de una sociedad en su conjunto, trabajo que luego capitaliza el empresario para obtener "rentabilidad".
Ningún empresario, absolutamente ninguno, podría acumular capital sin la mediación del trabajo de otros sujetos (revisar a Marx y su definición de plusvalía sería util en este punto), sujetos que también son resultado del trabajo de una sociedad (la formación de cada trabajador es producto del sistema social en donde vive), la calificación de cada obrero proviene de los esfuerzos colectivos de un sistema educativo, de un sistema de seguridad social, de un sistema de salud y de justicia. Todo eso invertido en un trabajador que luego le dará valor agregado a los bienes que el empresario mercará. Bienes que también son una objetivación del trabajo colectivo (no es otra cosa un objeto que contiene en sí mismo trabajo acumulado de orden colectivo: materia prima, generación de energía, componentes medios que son trabajo acumulado de otros especialistas, tecnología que es fruto del sistema científico del país, etc.) El "mercado" en donde trafica los bienes que en principio, escamoteó al colectivo, también es una creación social. Ese mercado también es la síntesis de un esfuerzo social.
El empresario goza de todas esas ventajas, pero sólo reconoce una mínima porción de lo que la sociedad aporta para la formación de su capital mediante el pago de salarios e impuestos. Impuestos y salarios que no son fruto de la condescendencia del empresario sino su obligación mínima en tanto obtiene su capital del esfuerzo colectivo de una sociedad. En definitiva, el empresario se apropia de parte del capital social y lo coloca bajo siete llaves, entregando a cambio una porción que no representa en absoluto el esfuerzo que toda una sociedad ha realizado para que la empresa y él mismo sean posibles.
Pensar lo contrario, pensar que el empresario crea riqueza es poner el carro delante de los caballos. A lo sumo concentra y ordena ciertos esfuerzos, recibiendo a cambio una porción más que generosa por esa disposición. Su posición en la sociedad no le genera más derechos sino más obligaciones en tanto que su riqueza proviene de la sociedad (riqueza conformada por trabajo acumulado y colectivo).
Por supuesto, la economía ortodoxa no informa del asunto. Ni informará por cierto.
Es bueno recordar estos asuntos cada vez que un señor empresario salga al ruedo a solicitar que le dejen las manos libres para hacer lo que quiera, como quiera, con quien quiera.

.

17 comentarios:

  1. Me puse colorado. Sepaló.
    Chas gracias.
    Algunas veces intento pensar y me salen estas cosas. Juro que mi cabeza no da para más.

    ResponderEliminar
  2. Me tuve que ausentar unos días, y veo que tenemos nuevo dueño.
    Buenas Daniel, y hasta siempre UNFOR.

    ResponderEliminar
  3. Daniel:
    Este pibe promete.Fluído,directo,conciso,reálmente una exelente y equilibrada visión.No sería mala idea que arme un blog.

    ResponderEliminar
  4. Muy buen post.
    Precisamente la contradicción principal del sistema capitalista reside en que la producción es social, pero la apropiación de la riqueza creada, es privada.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Siempre dije que Dormidano era (y es) de lo mejor que se podía leer por estos espacios, por lejos. Además, cuando hay que ponerlos lo pone el hombre, sin eludir el bulto. Un abrazo, Daniel, excelente y merecido post.

    ResponderEliminar
  6. Entre otras contradicciones, Abel: La libertad de acumulación privada irrestricta choca de bruces con un mundo de recursos finitos como el nuestro. "finitud" y "libertad irrestricta" son conceptos mutuamente excluyentes.

    ResponderEliminar
  7. Vamos Dormi. No sea modesto; usted es un grande.

    ResponderEliminar
  8. Algún,
    la razón es que me chorearon el nombre y avatar.
    Acá lo explico:
    http://elaguantepopulista.blogspot.com/2011/06/pedido-del-publico.html

    ResponderEliminar
  9. Jaja; no sería nada mala idea, Moscón.

    ResponderEliminar
  10. Cosme querido;
    que bueno que estés por acá.
    Me afanaron el avatar y el nombre, como te lo hicieron a vos hace unos años, te acordás?.

    ResponderEliminar
  11. Excelente!!
    precisión + claridad = calidad

    Cuánto hace que no oíamos hablar de esto ¿no?

    ResponderEliminar
  12. Y así, tan bien descripto, Hilda.

    ResponderEliminar
  13. Excelente. Nítido, profundo y conciso. Abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Sí Daniel: De hecho, el que te lo afanó estuvo pelotudeando por mi blog hace algunos meses. Por supuesto que eliminé sus comentarios e inhabilité su Ip para que no pudiera postear en mi espacio. Mirá que hay que tener tiempo e imbecilidad en generosas cantidades para abrir una cuenta por el sólo hecho de empantanar y molestar al prójimo. En fin. Dicho sea de pàso, Dormidano fué uno de los pocos que se metió allá por el 2008 en el blog (uno de ellos, en total fueron 4 blogs truchos)blog del cosmo trucho a defenderme. Por eso, entre otras cosas, la estima que le tengo. Te mando un abrazo!

    ResponderEliminar
  15. Cosme;
    estaban con toda la furia en aquel entonces los muchachos; je.

    Gran abrazo.

    ResponderEliminar