martes, 7 de junio de 2011

Posicionamiento propio. Origen y destino


Tengo una apreciación un tanto “belicista” de la política. Debo reconocerlo.
Pero atención; éste Movimiento integrador continental que estamos construyendo es posiblemente el más pacifista de la historia.
Hablo del “belicismo” no violento pero no renunciante a dar batalla por la puja distributiva.
Para mi, el denominado “consenso” es una instancia posterior, no previa al hecho por el que se busca mediar.
Mediar implica que existen posicionamientos.
Y esos posicionamientos suelen ser de intereses antes que de ideas.
Antes de eso, existe la puja. Y la puja apunta a la apropiación de recursos.
De manera que valoro antes que nada la apropiación de un hito, por ejemplo:
-El sistema de jubilaciones y pensiones por parte del Estado.
Y de ahí no me muevo, ya que es demasiado el valor que le doy en tanto el esfuerzo que demandan éstas conquistas. Eso es para mi la política.
Mucho más que la cantidad de cosas que pueden conquistarse en el futuro, lo que efectivamente se conquista hoy y su defensa.
La real realidad.
Y pretendo que el beneficiario sea el Estado.
Entonces, en manos de quien vamos a dejar el accionar y la administración de determinado recurso?
Yo digo, del Estado.
Pero una vez que el Estado detenta esa especie, el caso es quien va a administrar ese Estado.

Desde ese punto de vista, ésta milonga de la “alternancia” me suena a fruto del mismo árbol que el del consenso.
Yo quiero que gobierne quien mejor defiende los intereses de la mayoría.
De donde surge que la alternancia es buena “per se”?
Que gran cosa ha significado que Piñera haya sucedido a la Concertación en Chile, más que un bruto retraso?
Con lo que cuesta avanzar!
No nos dejemos engañar. Hay que ganar Siempre.
Hay que ir por el crecimiento, el debate interno en la homogeneidad.
Porque nos enfrentamos a poderes homogéneos, y hegemónicos.
La recreación, el debate permanente es necesario, pero nos quieren confundir con que debatir es sinónimo de ceder.
Siempre habrá que ceder algo, pero nunca de antemano. Porqué habría que hacerlo? Y ahí trampean los “repúblicos” como voceros de las corpos.

Porqué si uno de los nuestros llega al poder debiera defender a los privados, si los privados se defienden solos?
Tienen sus medios, sus asociaciones, sus delegados, sus abogados.
Yo quiero funcionarios y legisladores que defiendan el interés del Estado.
Y que hagan un Estado con pie en el interés de los más necesitados y en el desarrollo para bienestar de las mayorías.

Respecto a mi formación ideológica, el siloísmo ha tenido una influencia determinante. En la mirada del Negro me basé para armar los tres post críticos al conductismo.
(Aquí pueden encontrar el desarrollo de su visión sobre la psicología).
Pero el humanismo es un gran espacio abarcador, histórico, previo y abierto, que advierte que solo la humanización y el perfeccionamiento de las alternativas socializantes nos dan con un futuro mejor.
Por eso, es necesario el convalidar las experiencias actuales, valorarlas y profundizarlas en pos de avanzar y sobre la marcha se da el desafío para una construcción siempre superadora.
Lo indispensable es tener clara la dirección.

En lo político, Silo dio desde un comienzo su apoyo a los corrientes independencistas del Continente.
Afirmó explícitamente su apoyo a Kirchner, Chávez, Lula; luego a Evo.
La herramienta política del siloísmo, el Partido Humanista no ha procesado en mi opinión, bien esta bajada hasta el impacto de la 125, donde recién decide alinearse al FpV.
Allí, alrededor del 2005 lo comprobé y discutí, apelando a la mirada de Silo.
Pero evidentemente, era el PH un partido horizontal -aunque no se creyera- y prevaleció un posicionamiento no frentista, y es donde vi un tanto inútil seguir militando.
Hoy milito de otra manera. Desde éste espacio virtual.
Las diferencias metodológicas del pasado me quitaron las ganas.
Quizás vuelva, no lo se. Por ahora sigo desde aquí. En todo caso, sigo afiliado, como desde su fundación y celebro el giro hacia el frentismo por el cual en su momento discutí.

Silo, puso el énfasis conceptual en el trabajo por la superación de la violencia y el sufrimiento, señalados ambos como los contrarios absolutos al camino de la humanización, hacia una instancia de superación de conflictos internos y externos.
Y denunciando al sistema mismo, que haciendo base allí, nos deshumaniza.

El hecho de que nuestro llamado “populismo” se presente suficientemente apoyado por una importante cuota de intelectualidad progresista es fundamental.
Perón contaba con una capacidad analítica del acontecer político-ideológico envidiable.
Pero mayormente, los cuadros intelectuales de la época no lo acompañaban. Todo lo contrario.
Y el escaso debate daba con centrar la atención en los movimientos por tracción emocional lo que es perfecto, como marca sustancial y alentadora.
Pero el poder hegemónico lo va a denostar.
El plano medio, donde se alojan las emociones es un lugar donde el sistema nos pega fuerte cada día.
Nos zapatea de pie a cabeza en lo emotivo. Y que mejor que un líder pase por allí un bálsamo reparador.
Sabido de ésto, un referente que se precie de inteligente debe decidir siempre, ir a la arena del debate de ideas.
Si igual, nos van a degradar.
Si pierden en argumentación, van a ir ellos más abajo de las emociones, a las tripas
a acusarnos de “negros de mierda”...
Hoy existe la posibilidad de ensanchar aún el lugar de elaboración y opinión sobre nuestro acontecer.
El desafío es alentar nuevos cuadros; intelectuales y políticos para no abandonar jamás la profundización del proyecto.

.

14 comentarios:

  1. Con lo que cuesta avanzar!
    No nos dejemos engañar. Hay que ganar Siempre.
    Hay que ir por el crecimiento, el debate interno en la homogeneidad.
    Porque nos enfrentamos a poderes homogéneos, y hegemónicos.
    La recreación, el debate permanente es necesario, pero nos quieren confundir con que debatir es sinónimo de ceder.
    Siempre habrá que ceder algo, pero nunca de antemano. Porqué habría que hacerlo
    clarito clarito mas que el agua cristalina

    ResponderEliminar
  2. Nando;
    yo se que tengo mucha afinidad con vos, ideológica y propositiva aunque provenimos de distintas vertientes y ahí está lo muy bueno de ésta gran movida.

    ResponderEliminar
  3. Hay que ganar siempre. Ese bilardismo (?) es excelente, porque el que gana es el que conduce. Ese chiste de la alternancia es para que nada cambie, y conduzcan las corporaciones.
    Creo q fue carrasco quien dijo que los únicos q no podían ser reelectos eran los políticos. Los jueces son de por vida, los empresarios son de por vida, los sindicalistas son de por vida. Los políticos tienen vencimiento. Y son los representantes del pueblo, casualmente.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Casualmente... porque eso es un ninguneo al Pueblo, Diego.
    Todo ataque es siempre contra el proyecto popular.
    Que le peguen a un líder o a un referente es una estrategia para socavar el proyecto que es la verdadera y única intención.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Como buen existencialista (anacrónico según varios) no creo en los valores vacíos, virtuales y altisonantes. Para mi la justicia es tal cuando se hace justicia y la solidaridad es tal cuando se es solidario. Hasta que no están en acto son meras consignas, enunciados, dogmas, cosas sin mayor impacto de las que uno puede prescindir cuando estorben.
    Por eso es que pienso que algunos valores se han conjugado en la existencia y eso me parece loable. También veo que falta conjugar todo un conjunto de verbos. Y ahí aparece mi gramscianismo, uno intenta luchar posición por posición, para transformar en un punto de partida lo que ayer era apenas una aspiración.
    Por ahí anda la cosa con este sartreano.

    ResponderEliminar
  6. Como buen existencialista que soy, le digo Dormi que estamos hablando en mucho de Gramsci.

    ResponderEliminar
  7. Un poquito de Pepe Ingenieros:
    Todo privilegio injusto implica una inmoral subversión de los valores sociales. En las sociedades carcomidas por la injusticia los hombres pierden el sentimiento del deber y se apartan de la virtud. El parasitismo deja de inspirar repulsión a quienes lo usufructúan y encenaga a las víctimas en la domesticación. Los hombres viven esclavos de fantasmas vanos y la honra mayor recae en los sujetos de menores méritos. La justicia enmudece y se abisma.

    Cuando en la conciencia social no vibra un fuerte anhelo de justicia nadie templa su personalidad, ni esmalta su carácter. Donde más medran los que más se arrastran, las piernas no se usan para marchar erguidos. Acostumbrándose a ver separado el rango del mérito, los hombres renuncian a éste por conseguir aquél: prefieren una buena prebenda a una recta conducta, si aquélla sirve para inflar el rango y ésta apenas para acrecentar el mérito. Los hombres niéganse a trabajar y a estudiar al ver que la sociedad cubre de privilegios a los holgazanes y a los ignorantes. Y es por falta de justicia que los Estados se convierten en confabulaciones de favoritos y de charlatanes, dispuestos a lucrar de la patria, pero incapaces de honrarla con obras dignas.

    Loados sean los jóvenes que izan bandera de justicia para aumentar en el mundo el equilibrio entre el bienestar y el trabajo. Sin ellos las sociedades se estancarían en la quietud que paraliza y mata; la cristalina corriente del progreso que jamás se detiene, tornaríase mansa estabilidad de pantano que asfixia. Loados los que conciben más justicia, los que por ella trabajan, los que por ella luchan, los que por ella mueren. Son plasmadores del porvenir, encarnan ideales que tienden a realizarse en la humanidad.

    ResponderEliminar
  8. Hace falta hecharle una mirada a nuestros últimos 200 años de historia
    para ver con claridad el tamaño de las "bondades" de la alternancia. Los poderes antipueblo se sostuvieron en posiciones de privilegio desde siempre y sólo fueron molestados durante breves e infrecuentes períodos, que por lo general fueron interrumpidos mediante procedimientos bien distantes de las buenas intenciones que simulan quienes proponen la alternancia como salvaguarda de los valores republicanos.
    A defender cada conquista.
    A poner todo en discusión.
    Democracia es que gobierne el pueblo. No un poquito el pueblo y de vez en cuando.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Exacto!
    Pero en lugar de eso aparece el gordo Sanata horrorizado en el 2007 diciendo;
    -"Pero ésto es una reelección encubierta. Yo quiero alternancia siempre"
    Claro que a Felipe González le sobaban todos el lomo; pero es otra cosa, vio! es el primer mundo!

    Saludos Argentinolibre.

    ResponderEliminar
  10. Creo que ya te conté que el Humanismo era un movimiento fuerte en mi facultad, ¿no?

    Y respecto a la alternancia, como valor... me recontracago en la alternancia. Perdón por el vocabulario pero es que tengo unos parientes radichetas que andan dándole al versito ese de la alternancia como si eso sólo permitiera la salvaguarda de la democracia.
    No quiero decir con esto otra cosa que el pueblo es el que, libremente, elige. Ahora, a partir de toda esta discusión por el papel de los medios en la creación de sentido: con más herramientas para analizar la realidad.

    Abrazo.

    PD: me parece que eso de ganar siempre es un contagio peronista, che. No lo podés negar. :P

    ResponderEliminar
  11. Que grande el Humanismo en Medicina, Ricardo. Que doctores vamos a tener!
    Todo este sistema "liberal" está hecho de versos que han naturalizado . Y si, vamos por más herramientas y profundización en el debate.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Me gustó tu confesión Daniel, esto de provenir de espacios diferentes es lo que hace rico esto que estamos viviendo...
    Me pasa lo mismo con “la alternancia”, lo único que se alterna es lo relacionado con el pueblo... No es de extrañar, el diseño de nuestro mundo fue de ellos... Nos toca diseñar a nosotros... Como ando leyendo cositas del vicepresidente de Bolivia y se me ocurre una síntesis de mi pensamiento... les mando algo
    Álvaro García Linera, en pocas frases textuales:
    Para "Construir un Estado plurinacional, una economía social comunitaria y un proceso de descentralización del poder" debemos tener en cuenta que “Un gobierno no construye socialismo, el socialismo es una obra de las masas, de las organizaciones, de los trabajadores”. El gobierno, es el gobierno de movimientos sociales y “El concepto de gobierno de movimientos sociales es una contradicción en sí misma, la salida es vivir esa contradicción”.
    “La solución está en vivir permanentemente y alimentar esa contradicción dignificante de la lucha de clases” "No apostar todo a una sola canasta, no apostar únicamente al ámbito meramente legal o electoral, no apostar meramente el ámbito de la movilización únicamente, sino tener una flexibilidad, una combinación de los distintos métodos de lucha que tiene el pueblo: el electoral, el de la acción de masas, el de los acuerdos y combinación política"
    Siempre tener en cuenta que “Cualquier alternativa pos capitalista es imposible a nivel local, tiene que ser una obra común, universal, continental y planetaria.”

    Conferencia “La construcción del Estado”
    Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires
    8 de abril de 2010
    Esta conferencia no tiene desperdicio creo que TODOS debemos leerla, es una luz (un focazo) sobre la construcción en la que estamos empeñados. (puedo pasarla)

    ResponderEliminar
  13. Hilda;
    no te digo que es un gran lúcido ese hombre. Lo que acabás de transcribir es una verdadera joyita.

    ResponderEliminar