jueves, 16 de junio de 2011

Prosiguiendo con los responsables civiles de la dictadura militar. Quien fue el autor de la famosísima frase: "Achicar el Estado es agrandar la Nación"?


El Dr. Gonzo escribía en su blog La.punta.del.boulevard:
"En agosto de 1976, 14 meses después del Rodrigazo que dinamitó el gobierno de Isabel y 5 meses después del sangriento golpe, Zinn presentaba un libro suyo (La Segunda Fundación de la República) explicando su participación en la gestión justicialista, a la que consideraba “la más nefasta de la historia”. Señalaba allí que cuando un país cae en la decadencia, la única salida posible es el aniquilamiento de un modelo para reemplazarlo por otro. Esta tarea, la de arrasar con el modelo distribucionista de los ’70, es la “patriótica” tarea que Zinn tomó a cargo al incorporarse, cual si fuera un caballo de Troya, en el gobierno justicialista. Lo logró y le abrió el camino a la llegada de la dictadura refundadora"


Es decir, aquella mafia liberal hizo su irrupción de la mano de un oscuro personaje que puso la cara de Celestino Rodrigo para la ejecución de ese verdadero Golpe que constituyó el Rodrigazo, a fin de generar el mar de fondo propicio para que la Banda de gangsters que asaltaría en marzo del '76 el Ministerio de Economía utilizara para ingresar al recinto, a Videla y toda su troupe de carniceros convencidos de que "la solución" pasaba por pasar a degüello a todos a aquellos que llamaban "personeros del marxismo internacional".
Buena excusa para que los titulares de la Mercedes Benz, por ejemplo, se sacaran de encima a todos los activistas de su planta productiva, botoneándolos para que los desaparecieran de un saque.

Una buena reseña de éste sujeto -premiado como correspondía por la Dictadura y cínico hasta la médula en titular de manera semejante aquel libro- que no fue sin embargo, lo suficientemente célebre después de semejante  "colaboración", ni menos por haber sido el autor de la famosísima frase: "Achicar el Estado es agrandar la Nación", la hizo el bloger-amigo Jorge, cuando se cumplían 30 años del Golpe del '76, para la Revista-Zoom:

"Durante el año anterior, una mujer zigzagueante, influenciada por un ex-cabo de policía afecto al espiritismo y al asesinato de opositores, había entregado la conducción de la economía a Celestino Rodrigo, un ingeniero que también se comunicaba con los muertos, quien, aconsejado por el empresario Ricardo Zinn, aplicó un plan de shock (fuerte devaluación y aumento de impuestos, combustibles y alimentos) que desarticuló el sistema productivo, pulverizó el poder adquisitivo de la población, aumentó de un golpe la brecha entre ricos y pobres e inició una carrera desbocada entre precios y salarios.
El paquete de medidas tomadas por Rodrigo, un verdadero golpe de mano, además de representar la antítesis más absoluta de los postulados económicos propios de la etapa abierta en 1973, y que ya se anticipaban durante las gestiones ministeriales de Gómez Morales y Cafiero, provocó una inmediata reacción que, aunque conducida por los sindicatos, fue generalizada, echando leña al horno de la violencia.El monje negro del rodrigazo, Ricardo Zinn, sería designado funcionario económico por la dictadura militar. Luego incursionó en la industria automotriz asociado con Franco Macri pero la cosa terminó mal: juntó fuerzas con quien luego sería el presidente de la UIA menemista Jorge Blanco Villegas para alzarse con Sevel, la fábrica de los Fiat, aunque sólo tenía el 5% de las acciones.
Furioso, Macri lo eyectó designándolo presidente de la ultraliberal Fundación Carlos Pellegrini, una ong de su propiedad, que aportaría los mejores cuadros gerenciales durante los 90 para dinamitar lo que quedaba del Estado. Zinn participó con María Julia en la privatización telefónica y luego murió en un extraño accidente aéreo junto con el primer presidente de la YPF privatizada, el boliviano José Estenssoro, padre de una actual legisladora porteña.
La parábola de este personaje, de algún modo ejemplar, permite agregar una tercera premisa a las dos que suelen enarbolar los represores de la dictadura: ganaron militarmente a “la subversión”, luego perdieron la batalla política y por fin, triunfaron en su política económica, que alcanzaría su clímax con Carlos Menem. “La subversión” fue la excusa de la Junta Militar encabezada por el ahora ex-general Videla.
El rodrigazo había creado condiciones como para aplicar a fondo un plan liberal de largo plazo que debería retrotraer a la Argentina a lo que era antes de 1945, pero resultaría imposible lograrlo (discurrieron los ideólogos de la dictadura en ciernes, como Grondona, Perriaux, Díaz Bessone, Floria o Massot) sin represión generalizada y disciplinamiento de la sociedad.
Así se definió el golpe de marzo de 1976".


Para mi, está clarísimo...

.

19 comentarios:

  1. Urge avanzar con la difusión para que se conozcan estos personajes nefastos coautores del genocidio.
    Un saludo,
    Ikal

    ResponderEliminar
  2. A mi lo que me queda claro es que esta banda de hijosdeputa siguen operando.Se disolvieron algunos cuadros gastados,el resto hizo metamorfosis y se invisibilizó en cierto grado,es cuestión de adaptar el ojo para verlos.

    ResponderEliminar
  3. Se la vienen llevando de arriba, Ikal.

    Este espichó, Moscón.

    ResponderEliminar
  4. Si,este fué,pero el grueso sigue operando y reclutaron nueva tropa.El objetivo es someternos,la matanza es uno de los medios,no el único.

    ResponderEliminar
  5. Agradezco la cita: se ve que antes escribía mejor que ahora, ja. La nota de zoom tiene uno o varios errores: el que detecté recién es que los Alemann no eran tanto representantes del Club de París como de la Unión de Bancos Suizos, dueña junto con la Brown&Boveri del grupo Motor Columbus a la que además pertenecía la Cía Gral de Combustibles, dirigida siempre por el dos veces canciller Nicanor Costa Méndez. Esta presencia agrega otra cuestión, que es por qué se decidió la guerra de Malvinas.

    ResponderEliminar
  6. Ah la mierda. No daban puntada sin hilo estos hijos de puta.

    ResponderEliminar
  7. Bueno, este ya fue pero nos dejan representantes... La María Eugenia por ejemplo...
    Además, pueden reciclarse porque en general no estaban bien identificados... Tiene razón Columna Norte, hay que seguir con esta identificación... y difundir...
    en esa franja difusa de "apoyos" a las dictaduras y sus secuaces es donde los encontramos, cuando nosotros no los nombramos ellos se blanquean... Excelente trabajo...

    ResponderEliminar
  8. Gracias Hilda;
    y éstos tres eran pesos pesados.
    Este se mandó el laburito de Caballo de Troya para que sobrevenga el Proceso.

    ResponderEliminar
  9. Como diría el Nano: estos tipos si no fueran tan dañinos nos darían lástima....
    Como siempre muy bueno tu aporte Jorge.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. El paso necesario a seguir es ir exponiendo a los civiles, tal cual lo leí el otro día. Nefastos personajes que son los responsables de la ruina de muchas familias argentinas.
    Hubo un genocidio en el sentido vital, y un genocidio en el sentido social.
    El vital, se llevó a 30.000 personas.
    El social, se llevó puesto a la gran mayoría de la población, que no se dá por enterada.

    Recuerdo ( y si me equivoco me lo dicen, porque la memoria a veces es traidora) que la guerra se desató después de la marcha y movilización. Meses antes ya, yo que trabajaba en una financiera (cueva) a la q concurrían personajotes como Sigaut (que me choreaba cigarrillos de mi triste atado de Marlboro 10, porque más guita no tenía), y el Lic. De Pablo, venían haciendo un gran acopio de dólares. Lo hacían vía Chile. Recuerdo los telex (sí, más vieja que un terreno) que me hacían enviar. "Comprar tantas toneladas de jamón" (jamón eran dólares).
    Los enviaba a Chile pues una de las hijas de los dueños, estaba casada con el entonces embajador argentino en Chile (sí, el señor del Tennis).
    Cuanta cosa vi que no entendí, y tiempo después, tuvo sentido. Estuve en los lugares correctos en los momentos correctos, tiempo después me dí cuenta.
    Un día sale la historia entera, que se continúa hoy día, pues los he googleado y ahora le chorean tierras a los pueblos originarios.
    Que gente de mier.

    Gracias por hacerme recordar, Daniel.

    ResponderEliminar
  11. Qué bárbaro tu relato, Almita;
    y si, la guerra se desató el 2 de abril y la marcha, en la que nos cagaron a palos y gases fue el 30 de marzo.
    Qué imagen; Sigaut afanándote los cigarrillos! Y el Licenciado De Pablo, que casualmente, ha vuelto a desfilar por los canales! Siempre jocoso el tipo.
    Tengo la sensación que si a estos tipos no los frenás siguen, indefinidamente. Y aún frenándolos, claro, se hacen los ofendidos!

    Gracias a vos, Almita.

    ResponderEliminar
  12. Y para qué escarbar... el edificio era Florida 890 o Paraguay 610. Frente al Florida Garden. Estábamos en el piso 21, y se llamaba Financiera Buenos Aires. Ahora busqué en Telexplorer, se llama "Desarrollos Buenos Aires", la misma mier con distinto nombre.
    La consultora de De Pablo, estaba en el piso 16 o 26, no recuerdo.
    Subían y bajaban todo el santo día.
    Como si fuera poco, yo era muy joven (tenía 19 años) y me habían "encomendado" (por decirlo de alguna manera) a una señora amiga de unos tíos míos. Composición de lugar: pendeja de 19 años que venía de Necochea a laburar a Capital. O sea, cero conocimiento de nada que no fuera cosas de adolescentes.
    Esta señora, divorciada de un militar que había estado en Tucumán (tiempo después entendí que en el Operativo Independencia) los fines de semana me pasaba a buscar y me llevaba a almorzar a su casa, y a visitar a quienes ellos visitaba.
    Así fuimos una vuelta a San Isidro, a la casa de familiares que tenían dos sobrinos muy buenos mozos "que pronto se irían a las islas del Atlántico Sur". Sí, uno de ellos, Astiz.
    Otra familia que visitábamos, era a Tuchi y su marido, de origen libanés, nacido en Argentina. Allí comí por primera vez keppe crudo. Tuchi tenía un hijo severamente discapacitado. Su marido, se llamaba Mohamed Alí. Sí. Ese mismo.

    He estado en cada lugar sin saberlo. Años después entendí montones de conversaciones que no entendía.

    ResponderEliminar
  13. Ahhhh! Todo eso junto? Tremendo Almita; jaja. Por suerte, estuviste sin saberlo.

    ResponderEliminar
  14. Recuerdo que por esos años Juan C. De Pablo era "recomendado" por la Asociacion de Cooperativas Argentinas a las cooperativas del movimiento para dar charlas sobre economía a los asociados, donde los dejaba casi convencidos que tenían que desaparecer como productores porque eran inviables. Y que el cooperativismo agrario no tenía razón de ser en una economía libre.

    ResponderEliminar
  15. Tambien Miguel Angel Broda era asesor financiero de centenarias Cooperativas de Seguros (como "La Previsión" de tres Arroyos)a la que condujo alegremente a la quiebra aconsejando inversiones desastrosas, y convenciendo al Consejo de Administración de que esas inversiones eran desastrosas porque eran Cooperativa, y luego les presentó la salvación; vender la cartera activa a La Mercantil Andina (a la que tambien asesoraba el)

    ResponderEliminar
  16. "Todo está grabado en la memoria".
    Si el alemán (Alzheimer) no me atacó, creía (y creo) que la frase fue dicha por José Alfredo.
    Googleé y salió esto:

    Achicar el estado <=Clic
    Achicar el estado <=Clic
    Achicar el estado <=Clic

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Antonio;
    cómo puede ser que semejante gente maligna siga paseándose por los medios, dando consejos; siendo consultores "de prestigio" después de haber hecho sufrir de semejante manera a tanta gente.
    Lo que describe es para llevar a un post y denunciar la perversidad sin límites de estos farsantes.

    ResponderEliminar
  18. Luis;
    y hubo hasta tipos que se han llamado "Dagnino", o "dañino" que es lo mismo, ahí.
    Abrazo.

    ResponderEliminar