jueves, 2 de junio de 2011

Qué hacemos con la inflación? 3ra. parte


Recurriendo para el caso a los mentados “formadores de precio”, es claro que no solo forman sino imponen.
Imponen en las bocas de expendio sus marcas y corren indudablemente a otras que se le animan fuerte.
Recurro entonces al post.anterior, para dar con que hace rato han desaparecido de las góndolas que más o menos frecuento, las galletitas que ahí doy como ejemplo y que no me cuenten que en ésto no tuvieron que ver los dueños de Express y de Traviata.
Enemigo serio; superior notable en precio y calidad, el del caso. No estamos hablando de gaseosas choronga que por más baratas que se muestren no joden a nadie.
Digo; porqué no se encuentran los muy buenos productos de La Suipachense donde abundan Sancor y La Serenísima?

Se habla de “ampliar la oferta” para combatir la inflación. Habría que hablar en criollo de abrir una etapa de combate a la patota monopólica del mercado de alimentos.
Como se combatió a “nuestros queridos medios” -así de patoteros- con la Ley de Servicios Audiovisuales.

Paritarias cerrarían en 2011 a un promedio similar al 2010. Yo diría, menor, si se hacen bien los números de lo que realmente va a entrar este año como aumento.
Y el problema sigue siendo de ese tercio que depende de la “buena voluntad” de sus patrones. Pero si los gremios van poniendo lo suyo, hay que exigir que lo hagan los que cortan el bacalao (liberales abstenerse; acá creemos en estas cosas populistas).

Para los que puedan hacerse de unos mangos extra -que son muuuchos y si no pasen por alguna de las innúmeras “casa de juego” para comprobar la afluencia y monto de lo que allí se patina- y en vistas de las bajas tasas de interés que ofrecen los bancos, abrir un comercio no es mala idea. Y amás de diversificar y aumentar la oferta, podemos dar con atender a la captación del circulante intenso en la demanda.
Son éstos, demandantes y oferentes; típicos clientes de Pymes. Y las Pymes han crecido en ésta parte del Continente como en ningún otro lado.
Así, las nuevas ganancias son reinvertidas por un amplio sector que no suele tener vocación de fugar capitales, como ciertos muchachos de ciertas altas esferas.
Puede un remanente de ésta movida aplicarse en acciones industriales? Porqué no? Es el acceso a un paso superior y es dinero argentino de paso.
En tanto, hace varios días que el plomero no me da bola cuando antes aparecía el día mismo que lo llamaba.
Se mueven los servicios, se mueven los rubros de la construcción que hacen tanta falta.

Qué tiene que ver todo ésto con bajar la inflación? Digamos que lo del famoso “gasto expansivo” está bien. Estamos viendo con ésto, oportunidades para crecer, no yendo muy lejos; hablamos porqué no, de nuestros vecinos mismos.
Pero si no sumamos conciencia antimonopólica no vamos a dar con la clave quizás de ese entuerto que es cultural.
Donde no hay monopolios?, en el mundo digo.
Recuerdo que mi viejo me decía, siendo yo un chico; -”Si el café aumenta, hay que dejar de tomar café.
Pero en éste país, la gente no lo hace”. Que el té también aumenta? Es una figura, de hecho pero también simbólica, esa de hacerse con parte del manejo de la situación, como para que los poderosos se vean en algún punto acorralados y se bajen del caballo.

Si frenamos el gasto; Mastellone sobrevivirá, como siempre lo hizo a cualquier tempestad. Sino le alcanza el aguante le sobran métodos.
Pero nosotros seguiremos peor, esclavos de su leche, porque los chicos la necesitan y La Suipachense no tendrá mejor forma de llegar a nosotros, con menos recursos en su haber.


.

29 comentarios:

  1. Algo que tampoco me cierra son las
    ofertas de los hiper, donde comprás un producto y la segunda unidad del mismo te cuesta un 30/40% menos.
    Como es la cosa, indudablemente te
    estan robando, la cuenta es muy simple y perder guita seguro que no
    lo hacen, o llevando dos el tercero es gratis, porque?, será que todo
    esta sobre valuado, o será que soy
    un mal pensado y lo que quieren es que seamos felices con los descuentos que nos hacen a los sufridos consumidores?.

    ResponderEliminar
  2. Justamente mi mujer me comentaba eso hoy, Roberto. Como lo de: "Llevando dos bebidas..." y con una rebaja muy fuerte.

    ResponderEliminar
  3. Muy buen post, Unfor.

    Es ineludible combatir los oligopolios alimenticios, permitir que sea el juego de oferta y demanda (¿no son liberales?) el que determine los precios y no el lápiz de dos o tres empresas con el poder suficiente como para manipular el mercado. Ah, pero en ese caso, por ser libremercadistas, con seguridad, nos dirán chavistas, je.

    Lo que marca Roberto es muy cierto. A mí me revientan esas ofertas porque es un reconocimiento de cómo te están garcando y uno, gustoso.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Pero "la culpa de todo es de Moreno", Ricardo; juazzzz.

    ResponderEliminar
  5. Roberto:
    Esas ofertas se producen por rotación de stoc.Sea el producto que sea mantenerlo mucho tiempo estibado deteriora el empaque(roedores,sol,humedad,bichos)y si el paquete,lata o botella se ve fulero no se compra,sumale a esto la proximidad de caducidad de lo envasado.
    Los problemas de acopio suceden tanto en el elaborador como en el distribuidor.
    Así que para no perder o perder poco le dan de esta manera vía rápida a la mercadería rezagada.

    ResponderEliminar
  6. OK Moscón;
    pero Coto la verdura y fruta podrida te la mete igual; mezclada, a la vista o a mitad de precio cuando ya es un asco.
    Y ni hablemos de los duraznos o ciruelas que no tienen gusto a nada.
    Consejo; jamás le compren f. y v. a don Alfredo, viejo ladino, que como dice el gordo Samid, ha hecho estragos en la cadena de producción-comercialización que maneja y al final te da un queso que el mismo hace y empaqueta con gusto a nada y todavía te surte con el precio.

    ResponderEliminar
  7. Lo de los Super es un caso conocido.
    Aunque descreo que ampliando la oferta se puedan bajar los precios.
    El porcetanje de "remarcación" en un comercio chico es mayor al grande, por lo que las bajas serían insignificantes.
    Lo que sí se produce es una redistribución de la riqueza entre los comerciantes, que es muy bueno.
    Igualmente, no hay que darle tanta bola, los alimentos en Argentina son baratos y de excelente calidad.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Si Algún;
    a esa segunda parte apunto más que nada en el post;
    "redistribución de la riqueza entre los comerciantes, que es muy bueno", por todo lo que movilizan.
    Cuando el comerciante anda bien, suele abrir la mano y le da bola a todo el que pasa ofreciéndole algo y busca gastar en cosas que tiene postergadas y así siguiendo.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Moscon: Estoy de acuerdo con lo que decís, pero porque no rebajan todo
    el producto y van a vender lo mismo o más cantidad. Te cuento otra, mi
    primo vende café de primera marca
    para estar en punta de gondola en
    un hiper muy conocido, le tiene que
    bonificar (o sea regalar) 10.000 Kg
    del mismo, todo ganancias. Decime si no pueden rebajarlo, si ya sé negocios son negocios, seguro que
    ninguno de ellos pierde nada.
    (Leyeron bien, diez mil kilos, hagan números muchachos, seguro que con otros productos hacen lo mismo, después te piden que dejes la moneda del vuelto para cualquier institución benéfica la gente lo hace de buena fé y ellos descuentan de ganancias, minga les voy a regalar la moneda si quiero donar algo, voy directamente al que debo ayudar).

    ResponderEliminar
  10. Unfor:
    Te juro que hace años que no voy a un súper precisamente por esas razones,prefiero las verdulerías del barrio que cualquier cosa le reclamás al dueño,el almacén lo tengo al lado de mi casa así que ídem.Me entero de las ofertas por los panfletos o propagandas del diario.

    ResponderEliminar
  11. Comprar verduras en el Super, es lo mismo que comprar una gaseosa o agua en una estación de servicio; UN AFANO!

    ResponderEliminar
  12. Lo de los 10.000 kilos (menos mal que lo aclaraste) porque es increíble.
    Yo hablo por lo que me cuenta mi jermu, y le digo;
    -"Otra vez compraste fruta en Coto?".
    -"Y bueno, lo tenía a mano".
    Ven? esa es otra que usufructúan los ñatos. Estas cansado, apurado y tomás unas cuantas cosas que tenés a mano y ya está; palo y a la bolsa.

    ResponderEliminar
  13. Pero aparte es berreta, Algún. Te colocan por los dos lados.

    ResponderEliminar
  14. Los argentinos, no cuidamos la guita y así nunca alcanza.
    Mi familia es más grande que una "tipo", y no compro una coca a $12 en la Estación de servicio o tomates a $20 el kilo en el super, o un paquetito de galletias de 150 gramos a $6.
    La gente se queja de que la carne está a 30 mangos o más el kilo, pero despues se compra una "aguita" a $10. (no encuentro las dieresis).
    Ajo.

    ResponderEliminar
  15. Roberto:
    El famoso alquiler de góndolas,esto lo se por tener varios clientes supermercadistas(las marcas que esponsorean a los súper pagan la cartelería con mercadería y privilegios de alquiler,luego el supermercadista me pagaba a mi-yo era el cartelero-),así que no me sorprende la cifra.

    ResponderEliminar
  16. Yo soy un mal pensado nato. No encuentro razones para el continuo aumento de precios de alimentos a no ser el desmedido ánimo de lucro y la nula conciencia social de las empresas dominantes, tanto los que están al final de la cadena productiva, como los distribuidores y los comerciantes minoristas.
    Si vos le preguntás a todos los de la cadena, cada eslabón a llorar miseria, todos evaden impuestos, cargas sociales y muchos se comen las horas extras de los empleados.
    Producen con costos argentinos (de muchas formas subsidiados) y nos venden con precios como si fuéramos empresarios belgas.
    Para colmo si bajamos el consumo para retraer la demanda, no sé si no les hacemos un favor porque les ampliamos el margen exportable. Si intentás generar condiciones para aumentar la oferta en el mercado interno, ahí tenés lo que pasa con la carne, se te rechiflan los frigoríficos porque "no le garantizás márgenes de ganancia" (¿?) y te extorsionan con despido de empleados.
    Buena punta fue lo de las retenciones móviles, pero bue...

    ResponderEliminar
  17. Está muy bueno lo que proponés Unfor, el problema es que el gobierno por el momento en lugar de plantearse soluciones como la tuya (u otras) prefiere hacer lo mismo que con el caso Schoklender: poner el problema abajo de la alfombra y hacer que aquí no ha pasado nada. Y por mas que cierres los ojos el problema sigue estando.

    Para mi estaría bueno fomentar las cooperativas de alimentos. Como hay en el primer mundo progre, "farmer markets", mercados o ferias de granjeros, del campo a tu mesa sin intermediarios. De esta forma combatis los sobreprecios, fomentás los micro emprendimientos que fortalecen las economías regionales y además se podría enganchar en esta movida el tema de alimentos orgánicos y ecológicamente sustentables.

    ResponderEliminar
  18. Otra consideración merece la cuestión de la verduras y hortalizas.En Rosario del total de quinteros que producía para el mercado local,mas de la mitad dejaron la actividad para dedicarse a la soja.Así se produjo un incremento del precio tremendo.

    ResponderEliminar
  19. Ah Leno,
    el otro día vi un documental de eso. Si, está muy piola el asunto.
    Lo que si, las distancias de ellos son más reducidas y acá te van a salir con el problema de los tiempos, y los fletes...

    ResponderEliminar
  20. Siempre, en el fondo de toda "inflación" se encuentra un hecho de los medios serios, los economistas mochos y los repetidores de opiniones públicas tienden a olvidar: una puja redistributiva. Y en ese sentido en la inflación se dirimen cuestiones políticas, no técnicas. La economía clásica intenta hacernos creer que se estrellan una y otra ley natural, pero no, lo que ocurre es una lucha política.

    ResponderEliminar
  21. Prueba que los liberales son "naturalistas", Dormi y no como intentan hacer creer, la "pata progre" de la derecha.

    ResponderEliminar
  22. Si, como éste que bien baila.

    http://yeyati.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  23. a mi manera de ver los grandes supermercados manejan los precios, e imponen los productos a gusto y piacere.
    Acá en Punta Alta, por ejemplo el monopolio de venta lo tiene la cooperativa obrera de Bahía Blanca, de cooperativa solo el nombre, que se encargó de morfarse a los supermercados locales, como ejemplo una de las sucursales de dicha cooperativa se encuentra al lado de la fabrica local de lácteos CAIPAL,recientemente recuperada por sus empleados, pero por mas que estén a pocos metros de distancia (ni gasto de fletes tendría) la cooperativa obrera no vende los productos de CAIPAL, en sus gondolas solo se encuentran La Serenisima, Sancor y una marca propia a un valor muy superior.

    ResponderEliminar
  24. Como el que dás, son todos ejemplos de la misma meresunda, Edgardo.
    Yo apunté fuerte a eso en el post anterior, pero mayormente me decían que era cosa de los formadores.
    Esto les cabe a todos pero lo de las grandes bocas de expendio es un afano a mano armada y arregladitos con los monopolios como bien resaltás.

    ResponderEliminar
  25. Para eso se arman los monopolios ¿o creían que era para defender al consumidor?
    Jaja.
    Hay que romper el circuito vicioso de las usinas lácteas y que vuelva el lechero como cuando pibes.
    Ahora es agua con colorante, sin NADA del producto original.
    Días pasados tenía congelado un sachet en el freezer y corté el envase para echarlo en la cacerola. La mitad era blanco y la otra parte TRANSPARENTE.
    Con las verduras es similar. Si se permitiera a los quinteros repartirlo directamente a los minoristas...
    No digo que en el pasado era todo mejor, pero algunas cosas...

    ResponderEliminar