viernes, 1 de julio de 2011

Debatiendo sobre el tema de "la imagen" - 5


Es esta una imagen de Cristina, sobre la cual, quienes la adhieren y quienes la rechazan, pueden volcar sobre ella contenidos exactamente contrapuestos.
Perfectamente la foto, puede estar acompañada de éstos epígrafes, dejando conformes a unos y otros.
- "Es una fervorosa apasionada por el cambio con toda la sangre puesta en conjugar los mejores ideales".
o
- "Es una intolerante autoritaria que solo divide las aguas para condenar a los que se le anteponen."

Abrimos la serie con Cristina y vamos a cerrarla con ella, ya que sabido es que constituye la imagen pública más incansablemente constituida y reconstruida en nuestro País. Y esto no se da precisamente por el hecho de ocupar la presidencia, sino por los fuertes contenidos que se han ido construyendo sobre ella en forma tan apreciablemente intensa, a lo largo del período de su mandato.
a
Y que tenemos de ella?
Lo que tenemos es un armado de Cristina que se proyecta en nuestro campo de representación interna.
Cómo es eso?
Supongamos que estamos en Alaska, pasando una temporada y sin medios de comunicación que nos relacionen con nuestro país por un determinado período de tiempo.
En tanto seguimos emocionándonos con la evocación o el recuerdo de su imagen, positiva o negativamente; en que otro lugar podríamos visualizarla más que adentro nuestro? Y dónde, sino en una pantalla interior en la que proyectamos su imagen?
Esa imagen la moldeamos, cargándola con agregados de todo tipo hasta configurar una representación que pega en determinada frecuencia emotiva. Así sean éstos, sentimientos de adherencia o rechazo hacia ella. Los mecanismos de configuración de la imagen son los mismos. Los mecanismos de intervención de la conciencia son iguales,.

Constituyendo el peso de la carga que conlleva la imagen, se habrán sumados contenidos propios
(siempre son propios - están integrados en nuestro psiquismo), para rodear la imagen de un "clima".
Ese clima es el resultado de las tensiones que provocan la relación con la imagen.
Para nosotros será un clima liviano y claro.
La claridad la da el lugar del espacio de representación interna donde proyectamos la imagen, la que va a emplazarse en este caso a nivel de los ojos -a niveles altos-
El clima para quien “la tiene en las tripas" a Cristina; será retorcido y oscuro; correspondiente a un plano bajo de la pantalla donde hay poca luz. Y por supuesto ese clima estará armado por la precipitación de tensiones duras y profundas.
Todo lo que tenemos de la otra persona es la imagen que interiorizamos y proyectamos en nuestra pantalla -de representación-
El grado de coincidencia de esa imagen con la persona real de carne y hueso, siempre es relativo.
Más o menos aproximado.
El caso de una figura pública de semejante relevancia es propicio para que quienes la odien vuelquen en la imagen que de ella tienen configurada, toneladas de basura que puede provenir vaya a saber de cuales y cuantas instancias biográficas propias.
Y que incluso pueden constituir una verdadera transferencia de alguna otra imagen negativa ya sin peso histórico, que encuentra en esta nueva imagen, un receptáculo ideal donde volcarlos siendo que esos contenidos difícilmente sean asumidos como propios.
Así, su salida hacia el objeto de conflicto, se hará en forma de proyecciones.
De manera que es harto dificil, prácticamente imposible, siendo éstas las pautas que maneja nuestro aparato conciente, establecer un diagnóstico “objetivo” de un referente, sus circunstancias y actos, sin que ello esté inevitablemente teñido por ese clima enrarecido por esa madeja de agregados en permanente moldeado.

Todo esto está reforzado por los llamados contenidos ideológicos.
Estos promueven ideas en los planos superiores del espacio de representación de la conciencia; pero se entrecruzan con emociones, en el plano medio, y tropiezan con pasiones en el bajo.
Esto provoca que en esos saltos de nivel, se oscurezca o esclarezca la imagen tendiendo a transformar los hechos dependiendo del lugar interno desde donde se proyecta.

Todos transformamos la realidad, todo el tiempo, agregando a lo que percibimos, nuestros contenidos.
Es entonces de una enorme dificultad, pretender modificar con argumentos una imagen que alguien tiene incrustada "entre las tripas".
Más aún cuando esa instancia le provoca a esa persona, repetidas y fuertes tensiones.
Es decir; estamos hablando de alguien que se resiente por soportar ese peso una y otra vez.

Dando un salto ahora desde lo que provoca una persona, hacia lo que suscita todo un Movimiento, del cual esa persona es principal referente, podemos decir;
En el caso de los llamados "movimientos populistas", tenemos que estos gravitan fuertemente en este esquema de climas y tensiones.
El error de su contrapartida política, es suponer que al estar librado de ello, su impronta -llamémosla; “republicana”-, goza de mayor vuelo al no estar impregnada por las pasiones (propias del populismo).
La experiencia demuestra que posiblemente no sea otra cosa ese ponderado aire relajado, que un cuerpo anestesiado donde seguramente se van a mover con mayor fluidez los factores de poder del sistema.

El hecho que a una líder populista se la configure con una fuerte dosis de pasión, es lo que impide ver claramente los hechos constituidos -en tanto se los mida a través de ese apasionamiento-.
La racionalidad característica de ésta nueva constitución movimentista que nos atraviesa en las actuales circunstancias es descripta como todo lo contrario por voceros del viejo régimen cuyos argumentos rayan justamente en lo irracional.
Y entre sus cualidades hay una de enorme importancia, que es el inédito pacifismo que lo caracteriza.
Este factor no ha sido puesto en valor por los propios y es insospechado por los contrarios. Y no se ha llegado a percibir la huella que habrá de dejar, como fuerte basamento para futuras construcciones dentro de este modelo significativamente posibilitario.

.

21 comentarios:

  1. Un hecho real y que he comprobado, es que Cristina genera atracción sexual en muchos hombres (mayores es cierto); tal es así que en muchos talleres existen afiches de Cristina, donde antes había almanaques de tetonas.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Si, es un componente de su imagen sin dudas, Algún.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Com decía George Harrison en Yellow Submarine: it´s all in the mind.

    Budismos o Harekirchnerismos aparte, una de las primeras impresiones positivas de los Kirchner, para mí, fue Cristina debatiendo y confrontando con el menemismo en el Congreso. Ya por entonces su claridad de conceptos la diferenciaba del resto.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Cuando era Senadora ya se notaba una
    inmensa diferencia con el resto, el
    que no quiera ver que no vea, para
    eso la tienen a Carrió, Morandini,
    Bullrrich entre otras divas de la
    oposición que parecen dan buenos planos para los que tienen mal gusto.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  5. Muy bien por el George, Ricardo. Así es.

    La imagen de las que nombrás está por el piso por donde lo mires, Roberto.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Corrección (con todo respeto): Su imagen arrancó en el Congreso, como menciona Ricardo.
    Coincido con Algún Peronista, y me calza el sayo.
    En Alaska, me gustaría tener a mi lado una mujer como ella. TAMBIÉN para hablar, escucharla y aprender.

    roberto: La Pato Bullrich da para un “touch and go”.
    (A las 3 de la mañana... ¡si es mujer mejor!).
    ¡A las otras no las toco ni con un palito!
    ¡Ta'bién!... Cuestión de gustos. Jeje.

    ResponderEliminar
  7. Si; y la imagen de Cristina legisladora es la de una mujer fuerte, clara y decidida.
    Si te vas a Alaska, Luis, no te olvides la bufanda.

    ResponderEliminar
  8. Ah, y hablando de "mujeres fuertes", guarda con Sarah Palin.

    ResponderEliminar
  9. Una "filmusiana" incorregible, como me definió Daniel, comprende perfectamente lo que sienten los muchachos...
    Dejando de lado lo emocional (muy válido, muchachos no critico) Cristina tiene la fuerza de las ideas claras, una personalidad fuerte que inspira sentimientos extremos. En una fotografía, por ejemplo, es tanto lo que transmite que se puede describir sin temor a errar ¿por qué? porque a uno le nace todo lo que piensa y es eso lo que describe, no se yerra porque uno está convencido que es el camino correcto.
    Cristina es ideología, claridad, valentía, fortaleza, su aspecto personal coincide con los valores que nos representan. (y no me refiero a lo burdo del valor de sus carteras, sino a la tensión exacta de sus músculos en el momento preciso)
    Y, sí Daniel soy "cristinista incorregible".
    El primer recuerdo que tengo de ella es una entrevista, a la salida del parlamento, cuando Carrió había denunciado no sé que (alguna de sus tonteras, cuando aún no sabíamos que era taaaaaaaaan... estaban las dos en la misma comisión) y ella salió al ruedo diciendo que no se podía hacer esa denuncia por aún carecer de pruebas contundentes... al poco tiempo era como Cristina había dicho...

    ResponderEliminar
  10. Ah! conviene aclarar "cristinista incorregible" pero de otra manera... no me pasa lo mismo que con Filmus... Aclarado

    ResponderEliminar
  11. Claro Hilda; pero viste que en la fotografía del post, quien está de su lado o en contra le puede aplicar su interpretación que a los suyos (de un lado o del otro) les caerá perfecto?

    ResponderEliminar
  12. En todas las fotos de ella pasa eso creo que es por su personalidad tan fuerte, no caben medias tintas!!! la misma sonrisa, podés decir qué tierna o que hipócrita... porque es una figura ideológica. No creo que hayan tenido que trabajarla... ella "ES" su imagen. Eso quise expresar.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  13. Si, si, coincido. Las personalidades fuertes mueven a esas divisiones tajantes; sino no se explicaría como vas con lo fuerte que te tocó en los sentimientos y alguien te sale con una barbaridad descalificante, donde como bien apuntás, es el componente ideológico lo que le revuelve las tripas.
    A un tipo que por circunstancias de clase le da por el hígado que le toquen el bolsillo va a proyectar cualquier barbaridad sobre quien ejecuta esa política.

    ResponderEliminar
  14. Dos cuestiones. eso del touch and go con la Bullrich a mi me "da cosas" de sólo imaginarlo...
    Hay una cosa que percibí en mucha gente, un momento que fue un antes y un después en la percepción popular de Cristina. ¿Se la acuerdan en Salta después de las inundaciones, el pelo medio desgreñado, cara de pena, embarrada hasta las rodillas? Creo que a partir de ese momento muchos la empezaron a mirar con otros ojos y a escuchar con otros oídos. Como que esa gente la lluvia le lavó esa imagen de "chica todopoderosa" con que la habían impregnado los medios.
    No se si comparten.

    ResponderEliminar
  15. La grandeza de un individuo se refleja en las pasiones que despierta. Sólo los grandes producen reacciones tan claras y tajantes en las personas.
    En lo que se refiere a los líderes populares está claro que en la medida en que buscan mejorar la calidad de vida de los más postergados tocan intereses ( y aquí aparece el General explicando que el bolsillo es el más sensible de los órganos), pero también afecta negativamente al imaginario de cierta clase media que define su bienestar en función de lo lejos que esté de los pobres: si ellos mejoran , ella siente que cayó.Todo eso forma un cóctel que termina dando percepciones muy contradictorias del mismo individuo:para los acomodados Chávez es un monstruo, para su pueblo el límite de su amor es el cielo.En lo qué se refiere a Cristina confieso mi falta total de imparcialidad: no hay persona a la que haya querido y admirado tanto sin conocerla; no podría imaginar jamás como la ven los que la odian...

    ResponderEliminar
  16. Rucio;
    instancias como esas son fuertes en el cambio de percepción, verdad. Es posible entonces que a gente que estaba en contra le haya pegado esa imagen y haya experimentado un viraje en su consideración.

    Iris;
    está muy bueno eso de una especie de tercer vía donde se ubican aquellos que perciben e interpretan de forma contradictoria.

    ResponderEliminar
  17. La imagen de Cristina tiene toda la fuerza y eso que no son preparadas. Baste mirarla solamente para descubrir la diferencia la imagen de Cristina y la de Binner, por ejemplo, un perfecto republicano ascéptico.
    El otro día me preguntaba ( esto va por los almanaques y los talleres)si no es más excitante una Cristina aguerrida que una tapa de Hombre,tan superficial y preparada; de verdad . Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Paola;
    en serio que no me gustan las mujeres así producidas y tan armaditas. Una sensibilidad vacía que a esta altura no se a quien moviliza.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Daniel, las bellezas de los almanaques se distinguen por la mejor virtud, están buenas pero son mudas; si la imagina hablando, chau hechizo (y eso que hablo de imaginar)

    ResponderEliminar
  20. Sin dudas Ram. Y si no, escuchémosla a Karina Jelinek.

    ResponderEliminar
  21. Jajaja. Cierto, Rucio, pero aclaré "A las 3 de la mañana... ¡si es mujer mejor!.

    Me dijeron que buscamos:
    A las 23, una rubia bien dotada.
    A la 1 AM, una mina bien dotada.
    A las 3, si es mujer mejor.
    A las 5, preferentemente persona.

    ResponderEliminar