miércoles, 6 de julio de 2011

Del chico al que le enseñaron a construir por el bien común, al muchacho que azuzaron para el daño más cruel


Mi viejo trabajaba en la Caja Nacional de Ahorro y Seguros, en el edificio de Hipólito Yrigoyen entre Entre Ríos y Solis; donde hoy funciona Senadores.
Un mediodía voy a verlo y me dice;
-"Vamos acá a la vuelta que hacen la mejor pizza de Capital".
Pasando por el hall de entrada me muestra los paneles que se disponen alrededor del gran portón central, repletos de fotos.
-"Con lo que gana la Caja se hacen estas obras", me dice.
Escuelas, hospitales, complejos de viviendas a lo largo del país...

Eso si tenía sentido. Y el mejor. Trabajar para construir integrando toda latitud de tan grande País a una única geografía, a un solo proceso...
Pero sobrevino "el Proceso" y se acabó todo.
Ese enclave de trabajo e integración iba a pasar a degüello, tarde o temprano.

En los '90 comenzó a pulular una nueva "raza" de periodistas. Una tarde prendo la radio y vaya a saber que especie de Mongobardi -o quizás era él mismo- se burlaba de esa Institución que había tenido la famosa libretita que a uno le daban de chico y pegaba unas estampillas que iban sumando valor a un incipiente ahorro.
Nosotros, los chicos de los '60 estábamos orgullosos de la libreta y empezábamos a proyectar sueños... de los sueños que tienen los chicos. Y cuando después de unos años podíamos ver lo que hacía por el País esa gran Institución, todo cerraba.
Pero claro, tenían que venir los monstruos a contarnos con su sarcasmo noventista que esos eran sueños pesados de un "Estado papá", obeso  y torpe que había que barrer de un plumazo.
-"Nene, todavía creés en los Reyes? Acá la cosa es salir a la cancha y bancártelas solito. Los Reyes no existen".
-Pero vos te la bancás solito, Mongobardi?. Si yo en la época en que aparecía tu revista Apertura conocí las guasadas que empezabas a hacer rodar para un placentero futuro de sobres que te iban a alcanzar por debajo de la mesa.
Y el pibe que nace en la villa con todas en contra sale también a la cancha así, solito, a jugar ese partido tan desigual? Con tipos como vos que se hicieron dueños de la pelota a pura transa?

En los '90 no se "reconstruyó" nada. En los '90 se terminó de hacer mierda todo, lo que se iba a terminar de hacer ruinas tocando el nuevo siglo.
Es mentira que el PJ que condujo eso hizo lo que "necesariamente" debía hacer después del shock hiperinflacionario.
Y la UCR que lo acompañó mansa no hizo más que resignar la gran oportunidad que había tenido en sus manos.
Y casualmente, desde las ruinas del 2001, gobernaron juntos, de la mano, Alfonsín y Duhalde, que todavía tenían cara para algunos. Porque Angeloz y Menem ya no la tenían. Y De La Rúa y Cavallo mostraban la cara más dura del desastre final.
Pero a finales de los '80, recordemos, éstos tipos solían esbozar en sus afiches de campaña una enorme sonrisa. Se arreglaban los dientes para el caso. Portaban entonces una nueva dentadura parejita hasta lo imposible, bien blanquita.
Contábamos con la radiante sonrisa de un Casella o de un Ruckauf, que nos prometían un futuro ensanchado, como su sonrisa.
Pero claro, partiendo de esa ilusión después se angostó ese futuro, abruptamente.
Esos tipos se nos cagaron de risa en la cara.

Y en el 2003 no estábamos como aquel primer peronismo que construyó ese enorme y más justo País de poner pie sobre lo que se había acumulado, para no permitir que se reparta en las manos de siempre.
En el 2003 no quedaba nada. Esto era un desierto de guita, de ideas, de sensibilidad, de Patria, de buena voluntad. Eran las ruinas que dejaron los más dañinos insensibles que hicieron pata ancha en aquellos años de tortura y desaparición, y de pizza con champagne, después.
Así y todo, una cuarta parte del País había dicho. -"Que vuelva el Carlo. Que vuelva otra vez."
Esas son las frías estadísticas. Pero, siempre quise saber quienes componían exactamente esa cuarta parte del electorado del país. Con un poco de imaginación, podemos descifrarlo...

.

12 comentarios:

  1. El ahorro, aparte de su función para la previsión económica, tenía su sustento en la cultura de la solidaridad. Esa cultura fue hecha añicos durante el "Proceso" y los 90´s. Se impuso el "no te metás" y otros valores individualistas por el estilo. Para aniquilar a la solidaridad como uno de los valores más apreciados que teníamos, se recurrió primero al terrorismo de Estado y al terrorismo esconómico (hiperinflación). Con esos terrorismos lograron disciplinar a la sociedad y quebrar los lazos solidarios; prevaleció el sálvese quien pueda.

    Saludos!

    PD: Tenés que pasar la dirección de dónde se hace la "mejor pizza de Buenos Aires". ¿Era un local de Banchero?

    ResponderEliminar
  2. ERn el 2003 se decian muchas boludeces como que el país se terminaba y que cada provincia hacia la suya , o eso era por el 2002 porque para 2003 la cosa estaba estabilizada la economia venia creciendo pero se profundizaba la brecha social y se pagaba con fondos del imperialismo ( o sea BM ) los famosos planes de jefes y jefas que solo eran para que la gente no muriera de inanicion .
    Con respecto al cuarto que podia votar a Menem en 2003 yo creo que es la misma clase de persona que hoy dice que se paga la AUH para que las personas no laburen y que suelen ser cipayos tiempo completo y decir que los males de ese pais provienen del pueblo ( ellos dicen de los negro cabeza ).

    Hay que resignarse y ser conciente que unh tercio de la poblñacion argentina se identiofica con esas caracteristicas y son los mismos que pueden votar este domingo a Macri

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. En mi pequeño pueblo, La Dormida obviamente, siempre miré la estación de tren con mucha tristeza. La terminaron de desmantelar en los noventa. Como a tantas otras: Maquinista Leve, Beazley, Cadetes Chilenos y un largo etc. Ramal que para ramal que cierra o mejor, los vamos a cerrar a todos aunque no paren.
    Ruinas del país que destruyeron con ayuda de esos que votaron por tercera vez a Carlos Saúl I, pero también con los que lo votaron antes, dos veces.
    Y los que ahora amagan con votar a sus herederos.

    ResponderEliminar
  4. Abel;
    pasaron tantos años, andá a saber si no cambiaron de firma. El local creo que todavía está, por Entre Ríos al lado del bar de la esquina. Se comía de parado.

    Javier;
    habían declarado a las provincias del NO, inviables; así nomás.
    Para mi ésta elección del domingo con su posterior ballotage es crucial.

    Dormi;
    impresionante el asesinato que hicieron de los ferrocarriles. Una vez en un bar me crucé con un tipo que había escrito un libro al respecto y me internó en esa terrible realidad. Fue brutal la cosa.

    Abrazo a los tres.

    Dormi;

    ResponderEliminar
  5. Holaaaaaaaaaaa!
    Yo también tuve la libreta. Qué orgullo era prohibirme un caramelo para poner una estampilla más!!!! Seguro, los nenes del Chaco tendrán cuadernos, me decía mi mamá...
    Así fue que después tuvimos que aprender a caminar nuevamente, no nos sirvió ni una sola de las enseñanas...
    Compañerismo, solidaridad, Estado, ahorro, futuro... No dejaron nada que nos sirva... En las escuelas uniformes, los muchachos con los cabellos cortos "al cuello de la camisa", las mujeres cabello atado (pero no por pulcritud, por imponer... sólo por imponer) en las cabezas pensamientos unificados...
    Por suerte son palabras que están volviendo a tener sentido. Desde que volvió la política la disciplina pasa por otro lado...
    Excelente post

    ResponderEliminar
  6. Gracias Hilda;
    que lindo tu comentario.

    ResponderEliminar
  7. Coincido con Hilda, es un post muy lindo, esa es la palabra, sentido y pensado en armonía. Y ella que es docente de alma, sensible lo capta al vuelo. Te hace pensar desde las tripas y los entresijos de la memoria, del delantal blanco, blanquísimo, planchadito, del mate cocido con leche y la galleta criolla. Esa libreta atesorada que en mis años era de un color clarito entre gris y crema. La Caja Nacional de Ahorro Postal. Ahorro solidario. Eso es hoy el ANSES recuperado. No es igual es parecido, los tiempos cambian, pero muchas de las cosas que se hacían con nuestros ahorros sin saberlo, se hacen ahora con nuestras contribuciones a la jubilación solidaria, que eso es el sistema de reparto. Y sobre todo el espíritu es el que se ha recuperado.
    Hasta entre los chimpancés, tan parecidos a nosotros en algunas cosas, hay un tercio que son más fuertes, más malos, más despiadados. Son los que invariablemente mandan. Quizás por eso los chimpancés no progresan, no leen, ni escriben, no tienen filosofía. Con la fuerza les basta y sobra. Es por eso que el mote de gorilas les cae tan justo.

    ResponderEliminar
  8. Espectacular -como siempre-, Profe.

    ResponderEliminar
  9. Yo también tuve la libreta de ahorro, che, se me escapa un lagrimón... pero me quedé pensando en Gabriela, ¿tendrá las ruedas pinchadas?, pobre...

    ResponderEliminar
  10. Se las pinchó Mauri, me parece Daniel. Jaja.

    ResponderEliminar
  11. Muy bueno. Se me piantó un lagrimón.

    ResponderEliminar
  12. A vos también, Luis? Si sabía acompañaba el post con pañuelos descartables; jaja.

    ResponderEliminar