viernes, 8 de julio de 2011

Los vasos comunicantes


Hay un factor que no se suele evaluar en su justa medida a la hora de acometer el hecho político que nos a llevado y traído muy abruptamente a lo largo de nuestra vida en este país. Y más que significativamente a los que pasamos el medio siglo.
Para cada elección, para cada trajinar por el andarivel de lo que "podemos expresar o hacer" en función política se suelen barajar los temas económicos y sociales como premisas indiscutibles, ineludibles.
El tema cultural jamás parece estar en disputa en los primeros sitios de apreciación colectiva.
Y mucho menos, la forma de comunicación entre los que componemos y forjamos nuestra sociedad.
.
Voy a procurar detenerme entonces en ésto, que tiene para mi una importancia vital, en sucesivas entradas.
Me propongo abordarlo desde el impacto que me provocaran los acontecimientos que en distintas instancias de nuestro pasado fueron poniendo claridad u oscuridad en ésta, nuestra forma de comunicarnos y dar así un pantallazo que nos ponga en cuestión.
Y esto lo haré desde lo autobiográfico.

Creo haber asimilado desde chico el valor de lo que significa el Estado.
Su función por reglamentar nuestra vida social. Por impartir justicia. Y por planificar.

Mi padre era dentro de todo, tranqui en su mirada política. Justo en algunas cosas. Pero no era apasionado. La data que recibía de él al respecto era en respuesta a mi circunstancial interés. Y breve.
En ciertas etapas de mi niñez, recuerdo estaba prohibido hablar de peronismo y pronunciar la palabra Perón, siquiera.
El no era peronista pero valoraba en gran medida lo actuado por aquel gobierno popular.
Guardaba el libro que reseñaba el famoso "Plan quinquenal" y me lo mostraba y comentaba.
El Estado planificador, el Estado que acumula y hace luego por el desarrollo equitativo de la población.
Eso fundamentalmente, me transmitió. Eso me interesaba. Como abordar el horizonte y construir desde un lugar hecho por todos, para todos.
Lo que no sabía era que esto que se construía, era luego destruido como si tal cosa.
Pero había visto una serie argentina que hablaba de como un cadáver había sido extraviado, a drede.
Que gente oscura, perversa, haría semejante cosa?
Mas adelante me enteraría que antes lo habían meado. Habían prácticamente bailado borrachos de venganza sobre el...
Yo sabía que este mundo no era fácil. Los diarios, la TV, los documentales hablaban sin detenerse de guerras. Siempre había guerra en el mundo.
Pero mi barrio era tranquilo. No solía pasar nada malo. Vagabamos contentos por las calles, incluso de noche. Estábamos protegidos. Y a dos cuadras se levantaba una gran villa de emergencia.
Porqué si en mi entorno familiar se hacían frecuentes comidas con quince, veinte invitados... esta gente vivía en esas condiciones?
Pero, era tranquila también la gente de la villa.
Yo entraba ahí como si tal cosa. Ese paisaje era parte de mi mundo.
Nunca nadie me dijo: -"no vayas por allí". "No te juntés con ellos". Nunca.

-"Perón trajo y fomentó las villas", escuchaba.
-"Perón construyó viviendas como nadie"... en que quedamos?
Porqué tanto misterio alrededor de Perón y de esa mujer que muerta, era maltratada.
Que cadáveres eran frecuentemente maltratado, extraviado? Que yo sepa, ninguno.
A que mente enferma se le podía ocurrir semejante barbaridad?
Creía entonces que se trataba de gente que nacía mala.

-"Porqué no tienen los villeros casas como las nuestras?"
-"Se le han dado, pero levantaban el parquet para hacer asado".
Yo era chico pero la escasa lógica que tenía no me daba en el cálculo.
El asado era una vez; el piso para siempre...
Los pibes de la villa comían muy bien. Que cómo lo sabía?
Nos matábamos para ganar campeonatos de fútbol contra otros barrios u otras zonas del barrio. Pero cuando jugábamos con ellos, a la pelota ni la veíamos. Nos pasaban como aviones.
De hecho, la cancha que tenían armada era más larga que las que nosotros solíamos jugar; pero igual, si no te pasaban en velocidad te pasaban en gambeta....
En los '60, los pibes nos considerábamos todos iguales. Pero de verdad.
Veíamos el racismo en Estados Unidos. Semejante gran país y a los negros los hacían viajar en un sector apartado de los buses. No podíamos creer semejante bestialidad.

Pero, que era mi viejo?
Había sido del Partido Laborista, de Cipriano Reyes. Y había tenido el hombre problemas con Perón.
-"Pero entonces sos anti-peronista?"
-"Cómo voy a ser anti-peronista si es el Movimiento popular?"
-"Y la mujer que desaparecieron?"
-"Le quedó cierto resquemor a nuestro gremio, porque parece que nuestro delegado la hizo llorar en una reunión"
-"Entonces le tenías bronca?"
-"Pero no, si ella es la que más hizo por los pobres" (decía mi vieja).
Ellos armaron los créditos para que tengamos nuestras casas.
Pero bueno, hubo cosas que no me gustaban, que le pongan a una provincia su nombre en vida..."
-"En serio?"
-"Si, el Chaco se llamó Pte. Perón"
...y como vivíamos en José León Suárez, recuerdo me había llevado a ver el Monolito que se había levantado en honor a los que cayeron por defender a ese gran Movimiento...

Mas o menos por ahí empiezo la cosa para mi. Pero hay mucho que reseñar y cabos que atar para ir viendo como la comunicación que pasa por uno y de la cual uno es receptor y transmisor nos juega de manera significativa para que en base a eso, formemos luego opinión y tomemos decisiones que dejarán huella en nuestra vida y entorno.
.

21 comentarios:

  1. Sólo porque creo que refuerza en algo lo que decís, te cuento que si viviste en Suárez frecuentamos medioambientes en común. Por ahí, yo era uno de los que volaba con la pelota en las canchas de las villas de esa zona. La primera vez que mi viejo me habló de peronismo, lo hizo en el mismo lugar que referís.
    Bueno. Disculpá que no te comente sobre el resto pero me impactó particularmente el recuerdo.

    Te mando un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Que grande Argentinolibre! cómo nos bailaban los pibes.
    Esa villa creo que se llamaba Corea; me confundo el nombre con la que estaba a tiro del Río Reconquista, pero ese era otro mundo para mi.
    Muchos pibes que jugaban lindo después iban al Club Juventud o a Central Argentino, que después se llamó "Central Ballester".

    Gran abrazo.

    ResponderEliminar
  3. ¡Que grande Dani historiador!
    Porque su relato, amigo mío, es histórico.

    ResponderEliminar
  4. Es un poco la vida de uno, Jonatan; nuestra pequeña historia, ja.

    ResponderEliminar
  5. En cambio mis viejos se definían como apolíticos. Me decían que la política era muy sucia y que nunca me metiera. Cuando me afilié al PC y se los dije, me pusieron cara de orto pero se la aguantaron.
    tiempo después cuando ya estaba casado y viviendo en otra casa, cuando sucedió el levantamiento carapintada de Semana Santa, mi vieja me quemó (por miedo, que siempre es irracional)todos los diarios que había dejado en la casa de mis viejos. Entre los ejemplares que me quemaron, estaba el primer número de Página 12, pero inexplicablemente (por suerte) no me quemó la abundante bibliografía marxista (que era mucho más comprometedora).

    saludos!

    ResponderEliminar
  6. El hecho histórico se desarrolla en un contexto de fuerte radicalización de ideologías,la izquierda militante ve naufragar la posible revolución en manos de un reformista,la derecha se molesta con las pretensiones populistas de avanzada.
    El peronismo se encorseta en un sincretismo que lo marcará a fuego en la dualidad de no ser conservador ni liberal(cosa que ahora se confunde como lo mismo).
    Lo que no puede negarse es su calidad movilizadora,execrada por los extremos,de llevar adelante una gestión en donde se aplicó proyectos e ideas políticas de vanguardia humanista predecesoras,conjugando pensamientos de Yrigoyen y Palacios.
    Los dos primeros gobiernos de Perón mal que les pese a los gorilas,hicieron un país mas digno de ser vivido en el buen sentido de la palabra.
    Y esto lo dice un trosko afiliado al la UCR.
    Y si usté hubiera tenido la suerte de nacer en Rosario,seguro se hacía menos patadura.

    Un Abrazo

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno¡ Las villas miseria aparecieron en la d´scada infame

    ResponderEliminar
  8. Abel;
    yo andaba con un libro por la calle en la época de los milicos que un día reaccioné y dije; -"Qué estoy haciendo con ésto?". Pero para el tiempo de los carapintadas no les di ni bola en ese sentido.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Moscón;
    Miré que Central está en la B y Newell's trastabilla, eh.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Buen dato Jorge. Medio que lo sospechaba pero ahora lo corroboro. Gracias.

    ResponderEliminar
  11. Hoy hablaba en el laburo con un señor que se oponía a internet, y a la digitalización de la vida actual, hecho al que culpaba de la falta de comunicación entre los pibes.
    La recorrida que he pegado por los blogs que sigo en el día de hoy, desmiente totalmente su postura. Me alegro de haber vivido esta época, donde podemos comunicarnos desde lo mas profundo de nuestro ser con personas con las que jamás nos hemos cruzado por la calle, y sabernos hermanos en la sensibilidad y en el pensamiento.Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Desde ya, Atilio. El progreso siempre es bueno; el tema es que hacemos nosotros con él.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Muy bueno, el tema de "los mandatos" familiares y como nos construimos una forma, una idea, un pensamiento.
    vengo de familia radical y muchas ideas y preconceptos los cargué,y los cargo, sobre el lomo, la historia personal nos marca y acompaña siempre.
    me gustó el asunto.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Por ahí va, Edgardo. Pero en este caso, no había mucho mandato, la comunicación no era forzada. Luego hay que ver la acumulación y el intercambio con gente del medio; encuentros, cruces...
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Muy bueno y motivante el post Daniel, uno se engancha con estas cosas. Una de las cosas que se me ocurre señalar es que hay que distinguir entre avances o novedades tecnológicas y "progreso", esa es una vieja idea decimonónica que cimentó al imperialismo británico. La noción de progreso conserva esos aspectos negativos de origen.
    Como bien señalás la tecnología es al final lo que nosotros hacemos con ella. En este caso posibilita que personas de orígenes y con historias muy diferentes, quizás separados por miles de kilómetros, y que posiblemente nunca se hubiesen conocido, puedan formar una comunidad de pensamiento y sentimiento y, en cierta medida, influir positivamente sobre muchos más.
    Este espacio virtual tal como lo concebimos pretende influir sobre el espacio real, el de los fenómenos sociales, y ciertamente en ocasiones lo hace, tiene esa potencialidad.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Profe;
    mejor no lo podías haber dicho.
    Es exactamente lo que quiero expresar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Antes que nada el post me hizo pensar en la matriz que genera estar hoy apoyando un movimiento popular, que banca la AUH y que sostiene a un estado fuerte. Más allá de cualquier discusión hubo en mi infancia una conciencia de clase muy grande , de allí el apoyo al peronismo o a cualquier otro movimiento popular (muy pocos , bah) . En los noventa, además de todo, se borró esa conciencia haciéndoles creer a muchos que porque iban un sábado a la tarde al shopping eran ya de otra clase social.Y se volvieron muy gorilas, o muy neoliberales en términos técnicos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Paola;
    más o menos los que citás, son los ejes principales del caso. Cómo y con que valores nos comunicábamos en esos períodos. Y ni hablar de la época de los milicos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Al Roca que tiene estatua lo detesto. En el ferrocarril Roca viajo. El Roca genocida se me adelantó en el comentario.
    Estaba por poner si lo había escrito Daniel Bayer. jeje.

    Abel: Creo que fue en el '55 (yo era pendejito), cuando se corría la voz que allanaban domicilios y quien tenía literarura de "el régimen depuesto" era encarcelado. Todavía añoro los libros del Plan Quinquenal. Uno en particular, voluminoso y gran tamaño que mostraba el antes y después de viviendas, chacras, campos y ranchitos.
    Algunos dicen que Fahrenheit 451 es de ciencia ficción.

    Las cosas no son buenas ni malas por sí, depende el uso que se les dé.
    Daniel usa internet positivamente. El "Fino" Palacios para espiar.

    ResponderEliminar
  20. Daniel, gracias por expresar tan bien algo que yo no sabria por donde empezar ni como seguir, y lo leo y es como si lo hubiese escrito yo. Como te dije recien en otro lugar, la pucha si habremos caminado mismas veredas, o trenzado en algun partido de fulbo. Abrazo

    ResponderEliminar
  21. Gracias, Luis.

    SoydeBoedo;
    gracias por tus palabras. Te mando un gran abrazo.

    ResponderEliminar