sábado, 2 de julio de 2011

Mi amiga, la muerte (?) - 3


Prosiguiendo lo comenzado aquí y proseguido aquí, vamos con algunas de las cosas mas escuchadas sobre lo que supuestamente sucede en instancias de nuestra partida de este mundo.

A menudo hemos escuchado relatos, narraciones sobre algunas circunstancias -que dicen-, ocurren en el momento de morir.
Una de ellas, es la que habla del vertiginoso recorrido de nuestra vida hacia atrás.
Algo así como una reconstrucción fotográfica intensa y en orden inverso que golpea nuestra conciencia indicando la presencia de una especie de “paso necesario” para poder acometer la partida.
El tema entonces es que ocurre cuando nos topamos con aquellas escenas de la película de nuestra vida que registran una alta conflictividad para nuestro psiquismo.

Una cosa que podemos inferir de este posible suceso, es la conveniencia de profundizar en nuestras situaciones biográficas mas jodidas a fin de limpiarlas para poder comprender entonces, porqué se anudaron y son motivo de una considerable carga de angustia ante su evocación.
Si es verdad que la muerte es un pasaje y que para atravesarlo es necesario superar nuestras instancias traumáticas, el haberlo solucionado antes nos daría con un camino despejado hacia el más allá.

Y aquí aparece la figura del famoso túnel, a través del cual visualizaríamos una luz brillante -la cual haría las veces de guía- al final de su recorrido.
Por su parte, el caso del "doble" que saliendo del cuerpo se eleva sobre el mismo, en forma sutil, libre ya del sufrimiento de la carne, es otro de los lugares comunes que suelen describir aquellos que se supone habrían vuelto (resucitado) apenas de iniciado el viaje.
Digamos que por ser comunes podríamos tomarlos como fiables; solo que resta comprobar si son situaciones de hecho o armados mismos de la mente ayudada por un lado por los datos autobiográficos más notables y por el otro, por el recuerdo de la situación donde habría sobrevenido el aparente deceso.

La pregunta entonces es; éste tipo de experiencias, son derivaciones de un trauma cerebral, de cierto causal fisiológico, o es posible se trate realmente de fenómenos sobrenaturales?
Ante ésto, se han empeñado en señalar muchas personas que relataron su “experiencia de muerte”, que -por ejemplo- nunca habían visto la sala de operaciones, ya que entraron en ella anestesiados y dormidos y que por lo tanto, el hecho de describir a médicos y enfermeros en actividad empeñados en que a su ser no se le escape la vida, podrían dar evidencia -al contrastar los sucesos- de la veracidad del relato.
Las religiones y ciertas tradiciones esotéricas indican que son éstos, pasos necesarios en el camino hacia la Eternidad.
Determinados movimientos hablan de una prolongación de vida para ese desprendimiento del cuerpo llamado “doble” -devenido así en “alma”-, por un determinado lapso de tiempo.
El ateísmo niega todo de plano, pero en mi opinión es la corriente más cerrada, ya que no considera en lo mas mínimo algunas experiencias siquiera, cuyos relatos no parecen nada descabellados.
Por lo pronto, no deja de ser la muerte el fenómeno más trascendente en lo que atañe a dar certeza del sentido mismo de nuestras vidas.

.

29 comentarios:

  1. no me alcanzara una vida para limpiar lo limpiable. Ademas no se como hacerlo. Una vez casi me morí. O al menos senti eso. Lo que sentí es que el instante duraba una eternidad.Yo creo que no se puede uno preparar para la muerte, y ademas no me gusta la idea. Yo me preparo para la vida y todos los dias salgo (como en el cuento de Conti) como un leon.

    ResponderEliminar
  2. si sabe limpiar, de receta, no sea canuto

    ResponderEliminar
  3. Yo estoy más o menos como usted, Nilda. Trato de prepararme para la vida cada día y ahí limpio lo que puedo. Pero si a la vuelta de la esquina se nos cae un andamio en la cabeza, eh?

    ResponderEliminar
  4. Sobre la muerte:
    Tengo la sensación que, a fuerza de amarilleo el asunto del estirar la pata se ha revestido de una entidad que no es la adecuada.
    En principio porque es un misterio (dado que es un cambio drástico de estado del que no se retorna, excepto que uno crea en Jebus y esas cosas) y porque no se puede evitar.
    Tarde o temprano vamos pa la quinta de los ñatos.
    Then, ante lo inesquivable buscamos explicaciones para que la cosa no lo parezca tanto. Aún cuando uno arranque para otro lugar en otras circunstancias, la muerte sigue ahí, tan campante.
    Es por eso que las religiones tienen tanto éxito: calculá, te prometen vivir aunque mueras. Es una oferta que yo escucharía.
    Sé que éste no es el foro adecuado (porque la mayoría acuerda con lo que diré) pero este asunto de la esperanza ciega (loa que Prometeo le dió a los hombres y por la cual los dioses lo condenaron) sirvió y sirve para recostarse sobre excusas y esquivar el bulto de la responsabilidad de existir.
    Yo soy existencialista (que antiguo) y creo que la esencia está en la existencia.
    Pero aún si no fuera tan sartreano miraría con recelo esta retahila de dilaciones.
    Por otro lado, si Dios existe y posee esas cualidades que le hemos adjudicado sería un acto de profunda soberbia intentar dilucidar una conciencia infinita desde esta conciencia finita y cortita como patada de chancho.
    Chan chan.

    ResponderEliminar
  5. ¿Y para que querés un alma limpia?¿Para que digan "uh,que muchacho impecable,que pase para el paraíso"?
    Si andamos caminando por este fangoso valle de lágrimas es imposible no ensuciarse.El que la tiene limpia nunca la usó.

    ResponderEliminar
  6. Yo ando más o menos como Usted, Dormi.
    (Entre paréntesis, que negoción ese de vender hace dos mil años la misma píldora. Lo que si, se les está medio jodiendo la extorsión de la culpa como "método de venta").
    La diferencia es que le doy bola a ciertas cosas que percibo y que dan que pensar... no tanto por el lado de la esperanza sino por el de no querer desoir todas las miradas. De permanecer abierto y atento... pero, hasta ahí la cosa, claro.

    ResponderEliminar
  7. Que se yo, Moscón. Pero bueno, la respuesta medio podría ser; es como la misma predisposición a limpiar el baño, o a bañarse cada día. Algo así.

    ResponderEliminar
  8. ¿Este post está inspirado en el partido de ayer de Argentina? :P

    Aparecieron algunos estudios hace un par de años acerca de las "Near Death Experiences" (experiencias cercanas a la muerte) que decían que las imágenes características de elevarse sobre el cuerpo o ver el túnel podía estar relacionada con la activación de similares áreas cerebrales en ese momento.

    Con esto no le quiero joder la vida (o la muerte) a nadie. Es una opinión nada más.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Dani:
    Ahí le estamos dando entidad terrenal y cultural,porque bañarse y vivir en un ambiente aseado favorece la salud.
    Nos hicimos mas limpitos para alargar la vida,luego el hecho cultural lo asoció con lo bello y lo confunde con lo puro.

    ResponderEliminar
  10. Agradable análisis. ¡Filosofa lindo, Daniel!

    (Que maravilla podernos distender de la política (aunque estemos atentos), por confiar en quienes llevan el proyecto adelante).

    Interesante aporte al tema nos dejó Don Ricardo Güiraldes en:
    Don Segundo Sombra Cap.XXI <=Clic

    Es una forma de eludir (o postergar) el encuentro con la parca.

    Del túnel no dudo. Lo viví.

    La muerte está tan segura de su triunfo final, que nos sa una vida de ventaja.

    ResponderEliminar
  11. Hace unos días publiqué algo que relaciona al FMI, la política y la muerte.
    Es solo humor, así que NO lo lean ACÁ <=Clic si no acatan. Jaja.

    ResponderEliminar
  12. Bueno, como ya lo dije cada vez que tocás el tema, ME JODE.
    Aunque hoy me quedó picando. No pude dejar de recordar a mi viejo a punto de emprender ese camino. Tuvimos un diálogo que en esencia fue:
    - Me quiero ir y ustedes no me dejan.
    - ¿Quienes no te dejan?
    - Uds.(mamá y yo lo teníamos cada una de una mano)
    - ¿Dónde querés ir?
    - A un jardín todo lleno de flores.
    Nos miramos, le soltamos las manos y mi viejo murió al rato.

    También creo que dije que soy agnóstica.
    Hay cosas que no me las puedo explicar. Pienso que es por ignorancia o porque no tienen explicación.
    Amo la vida, me jode pensar que se termina y no me consuela eso del más allá ni la otra vida...
    Quiero ésta. Aunque a veces no me salgan las cosas muy bien.
    Mario Benedetti dijo algo así como "No sé si Dios existe, y si existiera no le iba a molestar mi duda" (cito de memoria)

    ResponderEliminar
  13. Uyy; cayó un futuro médico como Ricardo y nos pinchó el globo.
    Lo sospeché desde un principio. Se dan cuenta que todo está en la mente?
    No, no; Ricardo dice: en el cerebro.
    Pero la mente, quizás se desprenda para iniciar el viaje... este, bueno... la seguimos.

    ResponderEliminar
  14. Luis;
    si, si, el FMI y todo eso es la muerte segura.

    Hilda;
    mirá que va una cuarta parte, eh (si, ya se, -"que ganas de joder!").

    ResponderEliminar
  15. jeje
    ¿Cuál es el motivo? ¿Qué querés descubrir?
    Si sabés que llega y te espera en cualquier lugar, a cualquier edad, que te falta el respeto... Si tus hijas hacen algo que considerás irrespetuoso se lo decís pero "esta tía" te falta el respeto y te tenés que quedar mosca (o fiambre)
    Prometo leerla jeje promesa pública
    :-(
    (si no me viene a buscar, porque sé que aunque me esconda me encontrará)

    ResponderEliminar
  16. Che, ojo, usé el condicional. Podrían...

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  17. A mi mas que preocuparme la muerte me preocupa como uno va a llegar a ella.

    ResponderEliminar
  18. Aquí, el amigo Luis Quijote dice haber vivido "el túnel". Vamos a entrevistarlo para uno de los capítulos.
    Qué quiero descubrir, Hilda? Lo que quiere descubrir el ser humano desde que es tal. Me extraña, araña.
    Aquí, Ricardo relativiza la opinión de la ciencia y así es, siempre. Quién se puede arrogar conocer -por ejemplo-, el origen del Universo?
    Y Augusto nos acerca a los temores más básicos que tenemos ahí bien de fondo, bien presentes; el miedo a la muerte, a la vejez, al deterioro.
    No es cuestión de hacernos los "fuertes", sino llegar a encontrarnos con nuestra fuerza interior, creo.

    ResponderEliminar
  19. si ud. sigue en esta linea se va a tener que abrir un blog muleto como el mio, ja ¡que van a decir los muchachos peronistas!

    ResponderEliminar
  20. Pero!, el blog de Sirenas es cosa seria. Estas son solo "joditas" que nos da la vida (?) jaja.

    ResponderEliminar
  21. No sé cómo será esto, pero prefiero creer que va a ser así y que no voy a quedar enterrado simplemente como un tubérculo. Debe haber un túnel especial para hinchas de Platense, es por promedio y te recibe el fantasma del descenso...

    Abrazo

    ResponderEliminar
  22. Daniel: Mi experiencia -dos veces- tiene diferencias con los relatos que escuché y leí al respecto., incluso los de un locutor, animador o periodista (cuyo apellido no recuerdo) que en TV investigó y habló bastante tiempo de ello (creo que el apellido comenzaba con V).

    Mi túnel no es circular, sino similar al del subterráneo llegando a la estación terminal. Vale decir: Luminoso arriba, oscuro abajo, y en el final (lugar correspondiente a los parachoques) visualicé amigos y parientes apreciados.
    En el centro (primera vez), ocupando un lugar destacado, estaba mi tía María Rosa, pero me miraba con cara de desconcierto como preguntando "¿Que hacés acá?, ¡volvete!".
    En el segundo, ese lugar lo ocupaba mi viejo, con la misma imagen.

    Podría hacer mías la palabras de Hector Alterio en "Caballos Salvajes", para explicarme:
    "Se puede vivir una larga vida sin aprender nada.

    Se puede durar sobre la tierra sin agregar ni cambiar una sola pincelada del paisaje.

    Se puede simplemente no estar muerto sin estar tampoco vivo, basta con no amar, nunca, a nada ni a nadie; es la única receta infalible para no sufrir.

    Yo aposté mi vida a todo lo contrario, y definitivamente había dejado de importarme si lo perdido era más que lo ganado, creía que ya estábamos a mano el mundo y yo, ahora que ninguno de los dos respetaba demasiado al otro.

    Pero un día descubrí que todavía podía hacer algo para estar completamente vivo antes de estar definitivamente muerto…"


    ¿Que estoy loco? ¡Nunca lo negué!. Jajaja.

    "Un hombre con una idea nueva es un loco hasta que la idea triunfa. =Mark Twain=

    Quizá un día "laciencia", deje de negar lo no demostrable mediante fórmulas y parametros preestablecidos.

    ResponderEliminar
  23. Pibe;
    por el túnel calamar paso mi viejo. Sabés que fue lo último que me preguntó antes de morir?:
    -"Cómo salió Platense?"
    Y yo como un boludo le dije; -"Empató".
    Le hubiera dicho; -"Ganó", así se iba feliz.
    Igual me contestó;
    -"Por lo menos no perdimos".

    ResponderEliminar
  24. Luis;
    impresionante lo que contás. Y además; dos veces.

    ResponderEliminar
  25. Qué quieren que les diga???? esto cuando teníamos 30 ni lo nombrábamos...

    ResponderEliminar
  26. mientras no se nos de por hacernos de "las hijas de Maria" o como en ese poema de Machado que cantaba Serrat que de joven era pecador y de viejo iba a las procesiones. (de viejo gran rezador)
    Es logico que nos hagamos problema por la muerte ya que no nos debemos hacer problema por el embarazo, ja!

    ResponderEliminar
  27. A mi me intriga el tema de la muerte desde que nací. O soy marciano?! (jaja)

    ResponderEliminar
  28. En el comentario anterior, la referencia era Victor Sueiro.

    ResponderEliminar
  29. Cierto, Hilda.
    A los 14 no pensaba como mantener una familia. Luego sí.
    A los 18 no pensaba como educar los hijos. Luego sí.
    A los 33 no entendía los divorcios. Luego sí.
    a los 38 no creía que Martínez de Hoz pudiera influir en mi vida. Luego sí.

    Un día un periodista preguntó a Sueiro si de verdad no le tenía nada de miedo a la muerte y sin titubear contestó:
    "Morir es como un viaje en tren: lloran los que se despiden en el andén, pero el que viaja está muy contento".
    "En serio, suena loco pero es así: un sueñito suavecito y después... ¡tac! Un túnel con una luz hermosa al final, y la línea mortal. Me gustaría que la gente le perdiera el miedo a la muerte. Ahí no hace frío ni calor, no hay temores ni sensaciones malas. Nos esperan cosas buenas".
    .

    No temamos al viaje final, antes o después es ineludible.

    ResponderEliminar