martes, 26 de julio de 2011

Mi guía


Cuando era muy chico mi madre me dijo; -"Evita fue la única que hizo por los pobres".
Así me lo dijo y así lo creí.
Desde allí, empecé a recrear una sentida emoción por aquella mujer de quien -sin entenderlo- escuchaba ese relato sobre que se le había ultrajado y extraviado el cadáver.
Quienes podían ser tan bestias? Quienes podían haber odiado tanto a aquella mujer para hacer semejante cosa?
Luego fui madurando y esa emoción se transformó en una guía acerca de lo que según podía entender, constituía la política. La aplicación de todo el esfuerzo que alguien puede dar en lo social; en la atención de los más necesitados.
Entonces comprendí que ella era mi referente.

Conocí lo que fue su enorme obra desplegada en tan poco tiempo y dirigida a quienes más lo requerían.
Y mientras amigos y conocidos desplegaban sus referencias políticas; yo sentía que solo una iluminaba mi camino.
Carlitos, mi gran amigo peronista de los '70 me decía:
-"Y porque no, Perón?"
-"Porque me duele mucho todo lo que está pasando".
Fueron felices pero muy duros los '70. Yo era un adolescente y todo aquello fue muy conmocionante.
Mayormente, nunca jodí con el tema. Perón fue quien concretó la obra y la acción del gran Movimiento que ayer como hoy mismo, está peleando para mover las viejas estructuras de dependencia y desigualdad que nos sostienen.
Pero me dolió mucho lo suyo en los '70.
Nada más.
El Che fue un grande, pero no lo siento nuestro. No lo sentí nunca de ésta pelea nuestra, de la de acá nomás.
Nada más.
No los juzgo. Hay demasiado que agradecerles, en todo caso.
Hay mucho que leer, que aprender de ellos y de tantos referentes.
Como a tantos que han trabajado duro, les agradezco.
Pero adentro mío, en esa fuerte pasión que es la política; solo ELLA es mi guía
-estoy hablando de esa luz interna que siempre nos asegura cual es la dirección a seguir-.
Y siempre fue así. Es lo que siento. Es mi verdad.

.

12 comentarios:

  1. ¡Y, bueno...!
    La "Chiche" Duhalde pretendía ser considerada su imitadora.
    Cristina no necesitó de esa estrategia.

    ResponderEliminar
  2. Emocionante post, como emocionante la vida de EVA!!
    saludos

    ResponderEliminar
  3. Lindo post, Daniel. Desde el corazón y las tripas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. El, si Evita viviera sería montonera, expresaba esa contradicción que muchos vivían con la conducción del General. Y en esa época, del 73 al 75 esos muchos pesaban mucho. Era una lectura política equivocada que, sin embargo encendía el corazón de miles. En realidad si Evita hubiese vivido, estoy convencido, habría reaccionado como Perón y los habría mandado a cagar después de apoyarlos.

    ResponderEliminar
  5. "Evita fue la única que hizo por los pobres". Y fué la primera que puso una mirada en la mujer como ser ciudadano completo y no como un mero adorno.
    Saludos. Muy bueno!

    ResponderEliminar
  6. Compartimos emoción. En esos cánticos de "Si Evita viviera..." se partía de un error garrafal... nada ni nadie puede/pudo/podrá predecir qué hubiese sido Evita ya que su originalidad no tuvo límites.
    Si de hablar al divino botón se trata, yo diría
    Si Evita viviera:
    No hubiese existido un López Rega
    No hubiésemos estado atados al FMI
    No hubiesen existido las AAA
    pero estoy hablando al divino botón... sólo una cosa sería segura que Isabel no hubiese estado en la vida de Perón... Que no es poca cosa... es decir que ¿hubiese seguido como antes del 52? Cualquier respuesta INVENTA de acuerdo a nuestras necesidades.
    "Cada uno debe empezar a dar de sí todo lo que pueda dar, y aún más. Solo así construiremos la Argentina que deseamos, no para nosotros, sino para los que vendrán después, para nuestros hijos, para los argentinos de mañana." Evita (mujer y santa)

    ResponderEliminar
  7. No se puede evocar a eva sin apelar a la emoción y a la pasión. Dificilmente con Eva viva hubiera sucedido lo que sucedión con Perón en los setenta, pero es sólo un pensamiento; o un deseo.Saludos

    ResponderEliminar
  8. Excelente, Unfor. Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  9. Perdón, recurrí a tu antigua identidad, ja.

    ResponderEliminar
  10. Hola, Daniel! bella y emotiva evocación. Por formación doméstica o familar, digamos, fui siempre un soldado de Perón. La Señora Eva era bien querida pero no del todo comprendida en aquel hogar lomense, medio machista, rígidamente encolumnado en las decisiones paternas. Mi comprensión (y deslumbramiento) con Evita llegó después, al independizarme de aquel influjo. Me pasa lo mismo que a vos con Guevara. Una cierta ajenidad, esa distancia que no la puso uno.
    Hoy, ya me ves, creo estar entendiendo aquello de que la justicia es el pedestal del amor. Un abrazo.

    ResponderEliminar