miércoles, 20 de julio de 2011

No tenés que portar una de estas, pibe, para que te quieran más


En los '90 comencé a ver a los pibes desesperados por comprarse zapatillas como éstas. Carísimas. Diseñadas y confeccionadas por una empresa del orto, abocada como pocas al trabajo esclavo y en gran medida, infantil, para sustentar sus enormes ganancias.

Hoy me levanté sobresaltado.
Soñaba que estaba en la casa de un chico que trabajaba y trabajaba.
Yo lo llamaba y venía hacia mi con sus piernas temblorosas.
Quería abrazarlo fuertemente y me desesperaba haciéndolo.
Mientras tantos, su madre, a mi lado le decía que ya no iba a trabajar más.
Que ya no iba a trabajar más!
Ahí me desperté. Y todavía me siento conmovido, e impotente.


    En América Latina trabaja 1 de cada 5 niños con edades comprendidas entre los 5 y los 14 años, en Africa 1 de cada 3, en Asia 1 de cada 2. En la Unión Europea, son dos millones, sobre todo en las zonas sacudidas por las  estructuraciones ultraliberales como el Reino Unido aunque también en otros países socialmente avanzados (¿?) como Dinamarca, Holanda o Francia existe el trabajo infantil enmascarado bajo la forma de contratos de aprendizaje. En Italia los niños semianalfabetos trabajan en los supermercados, confeccionando prendas de imitación, vendiendo heroína... En nuestro país habría cerca de un millón de menores de 16 años trabajando.
    De cada dos niños pobres, uno trabaja como un esclavo a cambio de la comida o poco más: vende chucherías en las calles, es la mano de obra gratuita de los talleres, las cantinas familiares y el campo. Asimismo se encuentra en la servidumbre por deudas, en las maquilas, en el servicio doméstico y en la economía sumergida. Los niños son la mano de obra más barata de las industrias de exportación que fabrican los productos de consumo para las grandes tiendas del mundo: pesticidas (Baygon), cosméticos (Christian Dior), ropa, calzado (Nike, Reebock) o juguetes. La mayor parte de los pedidos de muñecas en Hong Kong proviene de EEUU; cuando se acerca la Navidad, la dirección de la fábrica de Kader obliga a hacer turnos de 24 horas con dos breves pausas para la comida. Según uno de los dirigentes, si se gestionasen las cosas de otro modo, "cerraríamos la fábrica y la transferiríamos a Tailandia o a las Filipinas". De hecho, los juguetes de Mattel, Lego o Chicco provienen en un 80% de China, Indonesia y Tailandia. Y en Haití, los trabajadores cosen para Walt Disney a 20 peniques la hora.
     ¿Y el otro niño?. De cada dos niños pobres, uno sobra. El mercado no lo necesita: serían los millones de niños de la calle en el mundo, los "meninnos da rua", los "gamines", los "polillas", los "canallitas", sujetos a la violencia, a la prostitución, al alcohol o a otras drogas. 


Qué tipo de "inversiones" y de "mercado" nos ofrece aquí la globalización?
Se lo pregunto a los abriboca chupaculos del sistema liberal que nos pican la cabeza día y noche con la misma cantinela.

Estos caraduras del Pro, cuentan con un sitio web donde alientan sobre "trabajo infantil" y "trabajo esclavo", Con fotos y todo. Ver aquí.
En tanto, los hermanitos Awada; la adorada mujercita y entrañable cuñadito de Mauri contratan trabajo esclavo para sus afamadas marcas; "Cheeky" y "Awada".


.

30 comentarios:

  1. Excelente post, además del sector infantil, creo que se puede hacer extensivo a los sectores vulnerables de nuestro país. La Alameda está atenta a esto, pero la cadena de abrochados ( desde la cana hasta los judiciales) es muy grande y se hace dificil erradicar el trabajo esclavo de nuestra ciudad. Sí podemos generar conciencia y no consumir esos productos, por ejemplo.
    yo,por mi parte, voy a copiar este post tuyo y lo reenviaré por mail. Si tn publicara estos datos, sería un escándalo, pero, ya sabemos de qué lado están los canallas. Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Los niños no nacen en la calle... alguien los pone ahí, a él y a sus padres. Alguien los idiotiza y embrutece con alcohol u otras drogas... alguien los excluye del sistema.
    El modo de vida neoliberal necesita de un 30% de los pobres que existen. El resto está predestinado a delinquir, a prostituirse.
    Los que dicen amar a los niños y una vez por año participan de las colectas de cualquier organización que existe para perpetuar el sistema, esos, son los que buscan muchas veces para sus niños "trabajos decentes" en alguna publicidad o exacerbando la habilidad deportiva de "sus pichones". Forma elegante y no invasiva de trabajo infantil... Yo diría que ningún niño vive feliz en este sistema, desde ya que el sufrimiento de los excluidos no tiene parangón. Excelente tu post. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Paola;
    La Alameda denunció oportunamente a la mujercita y el cuñadito de Macri, al que absolvió Montenegro cuando era juez.
    Te agradezco la difusión y es mucho, realmente mucho lo que hay que hacer para erradicar esta porquería.
    Ni hablemos de los chicos esclavizados y usados contra riesgo de su vida misma -como los niños banderilleros- por los agrogarcas.
    Te mando un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Es así, Hilda. Me encantó tu conclusión.
    Te mando un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Si mal no recuerdo, el sojero Olmedo, que también es PRO, quería combatir la delincuencia mandando a los jóvenes (pobres) a trabajar en los campos. Así aprendían la "cultura del trabajo". Claro que ese Olmedo no debe haber trabajado en su p... vida.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Abel;
    otro esclavista ese sujeto. Y consiguen votos! que es lo peor.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. El hecho de que solo consigan trabajo de baja calidad hasta llegar al trabajo esclavo, solo el 30 o 40% de los pobres es esencial a la supervivencia del sistema de explotación. Por ello en un régimen liberal es imposible que los pobres no aumenten. En Europa y EEUU y en algunas metrópolis como Buenos Aires este ejército de desocupados como los llamaba Marx que son los que aseguran los bajos salarios y maximizan la extracción de plusvalía están formados en una importante proporción por inmigrantes. A éstos además de explotarlos los denigran y persiguen. Esto no es teoría son hechos.

    ResponderEliminar
  8. Buena entrada y los comentarios de lujo.
    Coincido completamente: es el sistema el que promueve la exclusión. Y es el sistema también el que fabrica las necesidades materiales que vendrían a "incluir".

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. En el día del amigo cuantos souvenirs producto del trabajo infantil serán apreciados como regalo...
    Y la banda de pibitos vendiendo flores...
    Y la banda de tilingos en la queja monolítica de la inseguridad colaborando para ser víctimas de un ex-trabajador infantil explotado...

    ResponderEliminar
  10. Profe;
    y demostrados irrefutablemente a través de los años.
    Después hay que escuchar a estos personajes declamar que "hay que erradicar la pobreza".

    ResponderEliminar
  11. Ricardo;
    y ahí se promueven las desigualdades y lo que de ella se deriva -en esa mecánica de la exclusión-inclusión bajo los parámetros del sistema-.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Te tengo que decir, como Awada no esta presa y no hay mella judicial en su persona, no creo.... EN LA JUSTICIA ARGENTINA, UN DESASTRE.

    ResponderEliminar
  13. Charlie;
    se hace lo que se puede en todos los ámbitos. Vos vas con la justicia, y resulta que te topás con un Montenegro, que después pasa a ser funcionario de Macri, donde lo premian por su accionar en favorecer a los Awada, en ser funcional en el caso Skanska.
    Sin embargo, hay que seguir adelante con las herramientas que existen. Tratar de perfeccionarlas; de ocupar la mayor cantidad de sitios que ofrece el sistema, porque sino los ocupan los otros y es peor.

    ResponderEliminar
  14. En un país que exporta alimento el hambre es un delito, con responsables con nombre y apellido.
    Lo mismo cabe para el trabajo infantil. Y para los niños en la calle.
    Mirar para otro lado es PRO y esa actitud se está contagiando demasiado rápido.

    ResponderEliminar
  15. Muy cierto lo que decís. Pero el tema principal, insisto, es que YA NO TENEMOS QUE CONVENCERNOS ENTRE NOSOTROS, como bombero que se pisa la manguera

    ResponderEliminar
  16. Jorge;
    recién estaba insistiendo en eso en el blog de Ricardo.
    De ahí que sería bueno abrir el debate en los medios públicos y a bancarsela.
    A dar una amplia pelea pero exigir que cada cual venga con argumentos y evidencias debajo del brazo.
    De ahí que fue muy bueno lo que hizo Artemio, cacheteándolo a Fernando Iglesias en TN cuando le pidió que sustentara con pruebas todo el fárrago de cosas que suele soltar de su bocaza.
    Un tipo que viene a hablar muy suelto de cuerpo del hambre en una agrupación que tiene de punta de lanza a Llambías y Prat Gay.

    ResponderEliminar
  17. Como se cambian esos valores , eso es lo basico para cambiar la sociedad que nos lego la dictadiora y el neoliberalismo

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. La verdad, Javier, con mucho esfuerzo y en el tiempo.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  19. son los gadgets (asi se llaman)como especies de anzuelos de la sociedad capitalista. >Cosas obsolecentes que van a pasar de moda, que van a ser reemplazadas por definicion, que no estan para hacerte feliz en su posesion sino infeliz por no poseerlas o porque dejen de ser lo ultimo. Hay que bajarse de esa ola y esa es una decision personal. Y algunos no estan en condiciones de ser criticos, porque estan muy ocupados en sobrevivir.
    Mas alla de eso, lo abrazo fuerte a ud. en esta su tribuna en el dia del amigo, que aunque sea un dia ladri, nos sirve para decir "estoy cerca y te aprecio"

    ResponderEliminar
  20. Qué buenos los comentarios. Es verdad que entre nosotros ya estamos convencidos pero es lo mismo que el abracito tibio y el matecito cuando te encontrás con un amigo de 36 grados y algo... donde además compartís los bizcochitos o las tostadas.
    Me quedó picando eso de los productos que compramos por imposición del "mercado" y... sí... suelo entrar en esa... No muy seguido pero... a veces... me conflictuaron!!!! yo que hice boleta el aguinaldo para comprar última tecnología que no la precisaba... pero hay que mover el mercado interno... eso genera trabajo...
    Diganme que sí :(

    ResponderEliminar
  21. Igualmente Nilda; un gran abrazo para una de las primeras amigas que tuve en esto de blogear.

    ResponderEliminar
  22. Si, Hilda, seguro.
    Pero el caso que presenté en el post me parece que es el más emblemático.
    En verdad, vi a chicos desesperados por una Nike y en los '90, parece que si no las tenían, eran de segunda.
    Esa fue la cultura que nos metieron los muchachos de "la pizza y el champagne". Y así sentían los pibes que tenían que "pertenecer".

    ResponderEliminar
  23. Sí, es así... después se escucha en "sala de profesores"... ¿Viste el celular que se compró... con la beca? Eso sí, con la plata del material didáctico se compran camperas o pantalones pero.... NO ES LO MISMO!!!!! me dicen...
    Si el pibe está inmerso en esta cultura del "tener" ¿puedo decir algo del pibe? Eso me pone mal...
    Debemos bregar por el cambio de valores
    P.D.¿tendré que devolver mi celu nuevo? pero el otro era caduquito...

    ResponderEliminar
  24. Hilda;
    la tecnología avanza. Está bien que así sea y es una herramienta más que válida. El trabajo de quien la pone a punto y adecua a la nuevas necesidades es trabajo calificado. Todo eso está muy bien.
    Todo está muy bien, siempre que esté al servicio del hombre.
    Aquí hablamos del hombre sometido de la peor manera -y especialmente de los chicos- a llenar los bolsillos de unos cuantos capangas, al servicio de unos rufianes sin escrúpulos.

    ResponderEliminar
  25. decia en los setenta Lacan que el discurso capitalista era enloquecidamente astuto: Homogeniza a los sujetos y sus goces bajo un único régimen.
    A ver, lo voy a copy and paste de algun blog. Aca esta: La astucia es que transforma al proletario en un sujeto que consume y que consume plus de goce que no hace mas que agrandar el agujero de la propia consumición. Ej: Cuanta más coca cola tomamos mas sed se tiene. Se toma coca cola porque se tiene sed. Pero la coca cola produce sed. El propio producto consumido es el que vuelve a crear el deseo por consumir ese producto. Circuito imparable, infernal y astuto. El consumo del objeto de deseo no hace sino abrir la brecha de su insatisfacción. Cuanto más se satisface el goce, mas se abre el agujero de la pérdida.
    (demasiado largo para coment,pardon)

    ResponderEliminar
  26. Tal cual, Nilda. Nada mejor descripto.

    ResponderEliminar
  27. Cuanta maquinaria de hipocrecíay millones puesta al servicio de esta caterva de zarpados. Excelente post, Daniel. Abrazo.

    ResponderEliminar