miércoles, 13 de julio de 2011

Qué ves, qué ves cuando me ves?


Alrededor de un tema pueden tejerse versiones, leyendas e historias que nos hacen sacar conclusiones y discutir sobre toda una problemática resultando quizás irreal todo lo conjeturado.
Montado en ese tema puede además armarse una verdadera épica, amalgamar la vida misma, conectarse gente con mucha gente, hilvanar contactos, presunciones, infinitamente.

Podemos especular entonces sobre la vida extraterrestre. Y sobre las naves que transportan a nuestros cielos esas vidas.
Citar autores y libros destacados sobre la materia.
O podemos decir que el de las fotos es el "Haunebu", diseñado y creado por los nazis en la década del '40.
Las fotos son verosímiles, pero la historia oficial nos dice que son falsas.
Algunos han preferido que se cuente la primera historia. Algunos de los que cuentan la historia.
Otros, quizás conociendo el origen de determinados sucesos, prefieren que se cuente algún cuento, porque viven de ese cuento. Por dinero o por sentido de vida.


Hay de todo, si. "Hay de todo en la viña del Señor".
A veces nosotros, pobres mortales no tenemos las herramientas para discernir, y así como nos cuentan una verdad, nos pueden vender un buzón. Y eso, se reproduce y encadena...

.

4 comentarios:

  1. daniel, a mi sobre el particular me gusta bradbury (y nosotros somos los marcianos) y tambien lo de marechal, que te lo voy a transcribir, especialmente me gusta el ultimo verso

    Si están o no habitados Marte, Venus y Júpiter,
    es una duda torpe que no has de mantener.
    Este globo terráqueo (planeta nada ilustre)
    se vanagloria, empero, de muchos habitantes:
    ¿por qué no los tendrían, Elbiamor, los demás?
    ¿Qué les falta una atmósfera de oxígeno?
    Respirarán fotones o electrones.
    ¿Qué no tienen ganados ni trigales?
    Almorzarán sus cobres y amatistas.
    Sus almas racionales bien podrían tener
    un soporte de cuarzo, sin violentar la lógica.
    ¿Por qué han de ser iguales a nosotros?
    La posibilidad es infinita,
    y el Divino Alfarero no se repite nunca

    ResponderEliminar
  2. No hace mucho, por Discovery o por History, aparecieron programas sobre distintos proyectos nazis de alta tecnología (y en los '40) incluído el asunto de los "platos voladores".
    Si esos proyectos salieron del papel, es dificil saberlo ya que todo eso fue prolija y meticulosamente afanado luego de la derrota alemana. Y no solo se quedaron con la alta tecnología, también con chucherías más básicas, como la Gestapo y los alegres doctores que hacían experimentos con los "internados" en los campos (sería bueno que el famoso Dr. Mengele no nos tapara el bosque de los miles de "doctores anónimos" que siguieron laburando en lo mismo pero para un patrón sin bigotito).
    Hoy, que sí puede verse juguetes como el bombardero "ala volante" que es el tope de línea en la USAF, que no es más que la evolución de un concepto nazi de esa época - o los submarinos nucleares o el ultra famoso AK 47 o los aviones con ala en flecha (incluya ahí en Pulqui II).
    ¿Qué veo yo cuando veo eso?, veo que nos operan, nos llenan de "información" que no informa, de manipulaciones para asustarnos, atontarnos y buscar enemigos donde no hay (e invibilizar a los verdaderos, que si hay).
    Dificil que los marcianos hablaran alemán pero, ya sabe, uno no cree en brujas pero, que las hay..., ahí lo tiene a luisito ventura criticando a Fito, justo él, la viva imagen de un oficial del plato ése de la fotito.

    ResponderEliminar
  3. Eso exactamente es a lo que apunto, Ram.

    ResponderEliminar