viernes, 26 de agosto de 2011

Cuestión de honor


Hace muchos años, hacia una revista barrial.
Además del contenido referido principalmente a lo que ocurría en el barrio, intentaba matizar con alguna cosa que en lo posible llamara la atención.
Lejos de sospechar siquiera la llegada de Internet, la gente le daba bastante lugar a la lectura y los comerciantes mismos hojeaban diarios y revistas entre cliente y cliente.
Para una de las ediciones, decidí colocar una serie de encuestas, las que armaba cuando visitaba los comercios auspiciantes; hablando con los eventuales clientes y los que llevaban el negocio adelante.
Con la sumatoria de las respuestas armaba una especie de ránking.
.
Una de ellas, se refería a -"Cual es el sentimiento al que le asigna mayor importancia?”.
Y ahí se posicionaron -no recuerdo bien- pero con seguridad; primero; el amor, y luego creo que la esperanza, la sabiduría, la fe, la amistad, etc.
Pero lo que me llamó la ateción fue la respuesta indudable y concreta que me dio un técnico de televisión y video que había vivido muchos años en Japón y asimilado con afán sus costumbres:
-”El honor”, me dijo, sin agregar una palabra o exclamación o gesto alguno a la sentencia.
No voy a ahondar en los sucesivos intercambios que tuve con él a partir de ese momento. Solo para dar una idea, lo que al le parecía recto y justo en la figura del empleado que después de visitar la oficina de su jefe, se va caminando hacia atrás para no darle la espalda, para mi era aberrante.
Pero recuerdo cosas como; -”No entiendo como se le da prioridad a un televisor antes de disponer de un muy buen sanitario”.
En fin, un tanto duro, el hombre era sin dudas un tipo justo. En lo que conformaba como idea de justicia, claro.
Quiero decir, si algo inspiraba era confianza. Juzgalo como quieras, pero ese tipo no te iba a traicionar.
.
El Harakiri es la solución final que ha elegido el japonés tradicionalmente para dirimir su pelea interna respecto al deshonor sufrido, donde sobrepercibe su responsabilidad en determinado accionar.
“Confesiones de una máscara” es la más representativa de las novelas de Yukio Mishima, uno de los últimos notables que optó por esta práctica. Agobiado por la decadencia de la época, que reflejó con abundancia en su novela póstuma, según dicen.
.
Sin pretender ser tan filoso; luego de las elecciones primarias hemos asistido a un derrape de deshonor indescriptible en los sectores opositores.
Creo que hasta fingiendo una confesión que atañase al honor propio, hubiera sido cualquiera de sus candidatos mejor considerado por la sociedad.
Si acudimos a uno de los primeros escalones que serían conveniente subir hacia tan alejado sentimiento en este mundo de hoy, nos toparíamos con la autocrítica.
He visto que a cualquiera de ellos que se los interrogaba por la suya; esbozaba muy forzadamente alguna que otra palabra, difiícil de hilar en un discurso que amalgamara esta consideración sobre si, para pasar rápida, y ahí si, fluídamente a una crítica compulsiva (y a esta altura casi patológica) sobre el oficialismo.
.
Respecto a los diarios. Esta tapa de Clarín de hoy es sinceramente patética.
Lo que no entiendo es como juega la representación del sujeto receptor sobre estos contenidos que cada día digiere como un jarabe amargo.
Pero alguien del Grupo, de los grupos corporativos que emanan veneno deberían... no digo hacerse el Harakiri. Pero al menos, renunciar. Renunciar a una batalla en donde las "hordas enemigas" le pasaron una y otra vez por encima.
La pregunta es;
-Como se sobrevive con tanto deshonor a cuestas?
.

17 comentarios:

  1. El titulo catástrofe la deja picando,dice que un juez denuncia irregularidades.
    Puede ser que tal vez tachuela no llegara ni al 1,5 %.La interpretación va a cargo del lector.

    ResponderEliminar
  2. Daniel, al reves que tu vecino japones, aca no hay honor. El honor no existe. Esto es Bilardismo puro. Ganar o morir. En ese terreno están jugando, por eso son peligrosos

    ResponderEliminar
  3. Si se fija un poco, quienes hablaban de "honor" entre nosotros, eran los militares - orgullosos a su vez de faenas que el honor militar desprecia (el secuestro, el robo, el crimen, la traición, casi nada....)
    O sea que el "honor", por acá es una idea exótica (o japonesa) o un concepto de discurso insufrible de escuela primaria hablando de San Martín o Belgrano, honor válido pero en un contexto en el que es imposible tomarlo en serio.
    A una clase política que ni siquiera es capaz de practicar la coherencia, es un abuso pedirle "honor"; además no nos olvidemos de su carácter dependiente del poderoso (y no por respeto al respetable, sino por sumisión y amor a las migajas). ¿Honor?, imposible.
    De todos modos, aunque sea intuitivamente, la sociedad va castigando el deshonor y la impostura y son unos cuantos los que ya se hicieron un harakiri - electoral y sin sangre pero con garantía de que son cadáveres políticamente concretos. El cleto sería una buena síntesis.
    En 1940, en plena Batalla de Inglaterra, una decisión de la plana mayor de la Luftwaffe ordena el ametrallamiento y asesinato de todo piloto inglés que se lanzara en paracaídas.
    Goering, el jefe (y jefe además del nazismo, apenas detrás de hitler), reunido con los pilotos que debían cumplir esa orden, les dice: "Ésa es la orden, pero un soldado alemán con honor, jamás la debe cumplir". Y no se cumplió.
    Goering, un prototipo del hijo de puta químicamente puro, tenía, al menos, una idea del "honor"; por estos días los argentinos podemos comprobar que en ciertos ámbitos, ni eso, ninguna idea de ningún honor.
    Pero que se van, se van, es solo cuestión de tiempo, sin honor y sin que se los vaya a extrañar. No está nada mal.

    ResponderEliminar
  4. Moscón;
    claro, es así, pero también se les puede regalar un millón de votos que no pasa nada.

    Diego;
    más que peligrosos estos tipos, verdad. Prácticamente mafiosos.

    Ram;
    qué figura la del "cadáver político". Si por lo menos se suicidaran digo, serían respetables. Pero como bien dice, sin una retirada con honor no se van a acordar ni los perros de esta gente.

    ResponderEliminar
  5. Y yo que pensaba que la idea de fraude era sólo expresión de deseo no materializada de algunos blogueros) y que ni siquiera los medios opositores se animarían animado a tirar al aire tan descabellada versión.
    En fin.
    Era previsible, de todos modos.

    ResponderEliminar
  6. me encanto la historia de goering y desde este momento va a figurar entre el acopio de cuentos para explicar cosas.

    ResponderEliminar
  7. Blanco ...habria que ver quien avalo su nombramiento de juez federal .No lo puedo saber pero el duhaldismo tiene lazos muy firmes en el poder judicial, empezando por Pettigiani ,actual presidente del Supremo Tribunal Provincial cuya ligazon con Tachuela lo inhibiria de cualquier actuacion judicial que involucre al ex capo de Lomas y actual capo de su familia y alrededores

    ResponderEliminar
  8. Cosme;
    desde el lunes que siguió a la elección podías leer sobre el seguro armado que iban a hacer con la idea del fraude. Es decir, esto estaba planificado como escudo ante la artillería de votos que sufrieron.

    Nilda;
    está buena esa historia.

    Nando;
    la crónica dice:
    -"Camaño asistió a la reunión con Blanco junto con los jefes de bloque de la UCR, Ricardo Gil Lavedra, y del PRO, Federico Pinedo; y los legisladores Patricia Bullrich (Coalición Cívica) y Gustavo Ferrari (Unión Celeste y Blanco).
    Pero el juez les "anticipó que no va a haber apertura de urnas".

    http://www.cadena3.com/contenido/2011/08/26/83189.asp

    O sea; hagamos fuegos de artificio pero mejor no vayamos a la verdad de los papeles porque quedamos desnudos, muchachos.

    ResponderEliminar
  9. Daniel:
    A lo que iba es a lo que le respondiste a Nando.

    ResponderEliminar
  10. Ahora que lo releo, es verdad Moscón.

    ResponderEliminar
  11. Nadie espera que un perro rabioso y acorralado tenga honor. En eso se han convertido los muchachos de la cornetita.

    ResponderEliminar
  12. Y los de LA Nación, y los de la CC, y los de Tachuela, y los...

    ResponderEliminar
  13. Y todavía no han visto nada.
    Todavía falta mucho para octubre.
    ¿Honor?
    Nunca tuvieron, no tienen nada que perder.

    ResponderEliminar
  14. Con las publicaciones barriales se aprende mucho.
    Su "confesión" explica su saber, Daniel.
    Muchas veces digo que; como tengo defectos, evito que sean graves o perjudiquen a otros.
    No porque sea (o me crea) mejor que los demás, sino porque quiero dormir en paz.

    Supongo -presumo, estimo- que soy agnóstico (ni esto tengo claro) pero, como dijo Blaise Pascal:
    "Si Dios no existe, nada pierde uno en creer en él, mientras que si existe, lo perderá todo por no creer."
    Los muy jóvenes podrán no entenderlo, pero para quien esté "más cerca del arpa que de la guitarra" esta claro.

    Creo que soy japonés.
    El honor adelante.
    En el contacto con los "profes" de mi hijo (misma escuela) puedo mencionar HASTA las cag... macanas que me mandé.
    Y, el pendex se agranda como alpargata -de cáñamo- mojada.

    Eso dejo para el futuro y lo estimo un aporte.

    ¿Si soy amigo de mi hijo?
    ¡¡¡Ni en pedo!!!...
    "Si soy AMIGO de mi hijo, mi hijo se queda SIN PADRE" (frase robada a un juez español en Calatayud"
    Vean el video y, si no les mueve las ideas, les AGRADECERÉ me puteen en todos los idiomas.

    ResponderEliminar
  15. Para entender lo anterior, es NECESARIO hacer clic en la palabra "Calatayud".

    ResponderEliminar
  16. Luis Q:
    Concuerdo en parte con lo que decís,pero tal cual lo plantea ram(humano esclarecido si los hay),la dignidad está mal repartida,dando confusión entre honor y honestidad.
    Quedate tranquilo que de mis hijos soy el padre,los amigos que se le peguen solos.

    ResponderEliminar