lunes, 15 de agosto de 2011

La fundamental diferencia entre compañerismo y relaciones de interés y descarte


Me pareció muy válido el concepto que deslizó esta mañana Santiago Aragón en la Radio de las Madres.
La conversación se inclinaba a suponer el linchamiento que ya están sufriendo los obsecuentes del multimedios que se precipitaron ayer en una apabullante derrota. Caso notorio de Carrió y los suyos.
Santiago apuntaba entonces que eso no sucede en el campo popular, donde se sostiene a los compañeros que tropiezan, o que sufren una zancadilla y se los alienta a continuar desde el mejor lugar que uno puede expresar.

Pensé entonces en el caso de Roberto Feletti, quien llevó la lista del FpV ayer en Capital de manera notable a la primera posición, mostrándose distendido y resuelto a lo largo de la campaña.
Cuando aquella pronunciación acerca de profundizar el populismo, fueron los medios los que le arrojaron encima toda la artillería, reclamando airadamente que el Ejecutivo se deshaga de el. Todo lo contrario fue lo actuado, dándole un impulso significativo y pintándole el rostro a las vívoras en su malignidad.
Idéntico había sido el caso de Gabriel Mariotto e igual la posición del espacio que lo sostiene, redoblando el impulso a su figura.

Esta predisposición no se contradice inclusive con la posibilidad de que algunos de los pares de los linchados se distancien de su accionar o declaraciones, permaneciendo sin embargo con más tenacidad en la acción de sostenerlos.

"Ellos no son compañeros", decía Aragón; Nuevo-Decano-de-la-Facultad-de-Ciencias-Sociales.
No saben lo que significa serlo. Ellos se mueven por meros intereses y desde allí, quien les sirve en un momento, luego cuando deja de serles útil, no solo es descartado sino que le dedican su repudio, en una postura completamente utilitaria respecto a lo humano

16 comentarios:

  1. En el kirchnerismo, lo que no mata, fortalece...

    ResponderEliminar
  2. Che, muchachos. Si tienen un tiempito pásense por la sección "opinión" de La Nación (capaz ya lo hicieron). Están que trinan los muchachos. La nota sobre Lanata y la de Ventura no tienen desperdicio.

    ResponderEliminar
  3. Muy buen comentario. Es importante recordar una verdad como la que enunciás. Hay que cuidar, proteger, usar con cuidado, guardarla en un cofrecito a la palabra compañero (y su variante con k). Va abrazo y alegría.

    ResponderEliminar
  4. COincido con el turco, el compañero es sagrado, la compañera es la virgen María, los compañeros son nuestros hermanos, abrazo

    ResponderEliminar
  5. Es fundamental para nosotros, Turco. Y para ellos; una banalidad.
    Gran abrazo y alegría, verdad!

    ResponderEliminar
  6. Esa Daniel!
    Y es justamente lo que no ven los opositores. Ellos le apuntan a los líderes y no ven la construcción de base; la de los compañeros. La desdeñan y ningunean porque no entienden ese espíritu.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Muy cierto. Y es un orgullo que sea así.

    ¡Abrazos!

    ResponderEliminar
  8. Creo que desde el 2009 a estos tiempos, se construyeron cuadros políticos importantes, con los compañeros y arrimados devenidos en compañeros. Además de cuadros políticos deberíamos hablar de colectivos culturales en el frente de batalla también. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. "colectivos culturales en el frente de batalla"
    Qué mejor que eso, Paola!
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Lo de Clarin es berreta, repitiendo a Budu, pero lo de Carrio es indescriptible porque acepto que deliraba y termino diciendo que corten boleta y no la voten a ella ( hasta Bullrich saco mas, ahora me pregunto: ADONDE IRA A PARAR PATO?).

    Un resultado para soñar, ni me lo imagine (pensaba 40%). En casa veia que cuando el escrutinio iba 12%, la votacion a Cristina bajaba pero unas horas despues volvia a subir, faaaaa.
    Espero que sea para largo rato esto.

    ResponderEliminar
  11. Charlie; la CC pagó el precio de su hiper-crispación. Tanto que jodieron con el asunto.

    ResponderEliminar
  12. Es verdad lo del compañerismo. Es bueno que así sea. Saberse parte de un todo, en las buenas y en las malas.
    Lo que me preguntaba también era... dónde irán a parar las ratas que se fueron cuando el barco parecía que se hundía?

    ResponderEliminar
  13. Viste Larabi; esos no se bancan ni entre ellos (y lo demostraron!). Feo destino tienen.

    ResponderEliminar