miércoles, 24 de agosto de 2011

Los vasos comunicantes - 4

.
Y que queda finalmente de la comunicación? Me parece a esta altura, hay una cosa segura; si no se repite a diario como un mantra, se pierde. Es decir, uno puede evocar la huella de la memoria, pero el Mundo se ha ensañado en inundarnos de visiones -ya no sabemos cuantas falsas o verdaderas- que apedrean cualquier sustento que con esfuerzo hayamos levantado para explicarnos esto que vivimos.
Hay cosas seguras; la necesidad de unos no es la de otros. Solo porque nos unamos en evaluar cual de ellas atender, estamos perdiendo en parte la noción del lenguaje que los otros utilizan.
Para mi, siempre hay que empezar por las más acuciantes, por las más postergadas.
Pero recrear la comunicación, sin caer en procesarnos como autómatas en la acción, es una tarea diaria y a veces casi titánica.

De éstos.días veníamos... sentados, comentábamos los sucesos, sin sospechar que a un par de cuadras se habría de levantar imponente “El Olimpo de los Dioses”.
Que presunción la de estos tipos que creyeron alguna vez que eran como dioses y que quizás nunca se irían. Pero esa era la sensación que uno tenía en aquellos primeros días.
La otra sensación, que se iba a asentar a lo largo de por lo menos los tres primeros años, era la de un otoño resignado e inevitable que nos iba a penetrar los poros, no solo los domingos.

Pero aquel día, uno de nosotros leía el diario.
Y las declaraciones de un hombre que con “El Aleph” me hizo amar su lectura, me estremecieron y lo desprecié... profundamente.
Ese sujeto cuyo natalicio hoy se cumple había dicho, alborozado por la llegada al poder de estos tres personajes duros, nerviosos, fibrosos:
-”Los caballeros están de vuelta”.
“Los caballeros”. Así nomás.
Para mi la cuenta era simple. Si en una comisaría cualquiera, por cualquier cosa "sospechosa" o molesta te aplicaban a fondo una picana; qué menos harían ahora?
Me iba a quedar corto, claro en esa idea.
“El Olimpo”, ahí, en Parque Avellaneda, daria cuenta de ello.
Y por si me quedaba alguna duda; a los pocos días, el chofer del bondi que había tomado se trenza en la típica pelea con el coche que lo encierra. Pero un tipo con anteojos oscuros se iba a asomar de ese cocha, enseñándole un fierro, ahí, a plena luz del día, acompañado de un
-”Qué problema tenés?”
Todo fue distinto. A decir verdad; muy distinto a partir de entonces. Así se iban a arreglar las cosas de ahora en más. Te lo dejaban bien claro.

A las viejas le bajaban la pensión y cuando se iban a quejar las atendía un tipo con bigotes, mirada dura y engominado que le decía como toda explicación:
-”Las cosas son así, señora. Y mejor que no insista con el tema”.
La amenaza como método social estaba instalada.
Si ibas en grupo por la calle, te paraba la cara, y con aire sobredor y siempre -esto era fundamental- pero siempre, amenazante te mandaba a una punta. Y a tu amigo o tu novia a la otra punta. Y te interrogaban a vos y a ellos con las mismas preguntas. Para luego confirmar ambos canas, si los relatos eran similares.
O si escondías algo, o si te estabas haciendo el vivo.

Ese escritor ciego, junto al otro escritor más oscuro que él, que parece que lo detestaba y había escrito un informe novelado para explicar lo turbio y maligno que era el submundo que habitaban los ciegos; se iban a reunir -ciegos del alma como estaban- con el flaco ese; el más nervioso y fibroso de los tres jerarcas, que les propondría una especie de “revolución cultural” pero al revés.
En Semana Santa volvió la música sacra a las radios. Dos días y medio de música sacra.
Adiós a la “protesta” de los setenta. Adiós a aquella anarquía que de tanto jugar a engolosinarse le iba a abrir las puertas a esta monstruosidad que tendríamos que vivir.
Recuerdo el kiosko deonde me detuve más tarde a leer:
-”Quince subversivos cayeron en enfrentamientos armados con las fuerzas del ejército”.
La Nación publicaba a diario estos informes. Uno sabía que no existían esos enfrentamientos; al menos así, masivamente como lo describían los diarios.
Luego tendríamos la revista “La Semana” (de ese pendejo -para entonces- siniestro -que hoy la juega de prolijo demócrata) tan burda, liviana y simplota como su actual “Noticias”.
Y antes que nada, la inefable revista “Gente”. Aquella que golpeó las puertas de los cuarteles a cuatro manos, condenando al rock como la peor de las despreciables ofertas de la cultura.
Combinando sus fiestas de modelos florecientes con las cejas tan depiladas que se le notaba el hueso; con simpáticos playboys que terminaban fotografiados siempre con algún uniformado.
Los uniformados se daban esos descansos de su infatigable tarea, para tomarse un trago a discreción con ciertos exponentes de la "cultura" en boga.
Combinando esa superflua bendición de un cielo ahora "más puro", con el alerta por el enemigo que siempre acecha y el apoyo irrestricto a los cruzados que lo están empujando de esta Patria que es ante todo de Dios.
Chiche Gelblum -quien sabía para entonces quien era?- era su Jefe de Redacción.
Hoy anda diciendo desconocer que ocurrió el 24 de Marzo del ‘76...
En cierto modo conservan estos tipos, aquel aire despectivo, envalentonado, desafiante...
.

25 comentarios:

  1. Yo creo que a Chiche o a Morales Sola la justicia les va a llegar pronto

    ResponderEliminar
  2. La justicia les va a ellos a ellos cuando le llegue a la clase que los sustenta. No hay que olvidar que son meros muñecos parlantes.

    ResponderEliminar
  3. Algo interesante para rescatar son las diferencias que hubo entre milicos y periodistas de la dictadura. Ambos complices (cuando no meros condones) de los grupos de poder domesticos e internacionales interesados los recursos Argentinos.

    Cuando la mayor parte de los milicos de rango realmente involucrados en nefasto proceso han caido en desgracia, la mayoria de los periodistas (y sus primos los "entretenedores" sociales) han seguido sus vidas como si nada hubiese pasado...

    Es cierto, los segundos no empuniaron los fierros...pero actuaron de campanas (anche anestesistas) para q la masacre pudiera darse...

    Entonces, porque la sociedad los deja pasar?

    Culpa?

    Desinteres?

    Que?

    Saludos,

    SH

    ResponderEliminar
  4. En cuanto al post... Que decir? Es insalubre pensar en esa epoca, pero hay que hacerlo. Un dato practico que se puede inferir es que no se puede permitir otra derrota como esa.

    ResponderEliminar
  5. Yo creo que "la sociedad" no tiene poder suficiente, ni para rajar a estos tipos de una porcion de los medios, ni tampoco para meter a los torturadores en cana. No olvidemos que pasaron calquier cantidad de tiempo libres y que aun hoy la camara de casacion los deja sueltos.

    La razon por la que algunos milicos cayeron en cana es porque las burguesia sencillamente no los necesita ahora. Es interesante leer el editorial de La NeciAn, en el que alerta sobre el futuro conflicto social y la necesidad que habra de contar con cuadros represivos (La NeciAn no es demasiado sutil).

    ResponderEliminar
  6. Y esto hay que recordárselo al amigo de la izquierda que consiguió el milagro y que groseramente festejó con Gelblum descorchando un champagne. Y olvidándose de todo esto.

    ResponderEliminar
  7. No tenemos poder suficiente es verdad.
    Hay que ganar la batalla por la hegemonía. Y desde allí, que digan lo que quieran

    ResponderEliminar
  8. nahh...hegemonia, no Daniel. prefiero q siempre haya alguien interesado en buscar defectos, chanchullos, traidores...

    la oposicion, por chota que sea, mientras sea democratica es buena. mantiene a la gente en puntas de pie e intentando mejorarse.

    Saludos,

    SH

    ResponderEliminar
  9. Es verdad SH, soy medio fanático -o mejor dicho; ansioso nomás-
    Imaginate que se consigue una ley y después se nos va la vida esperando se aplique.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. y tambien anda brindando con José Saul Wermus, perdón, Jorge Altamira! qué claro queda que en este país la cosa no psa por izquierdas y derechas sino por PATRIA O ANTIPATRIA!

    Abrazo

    ResponderEliminar
  11. Muy bueno Daniel... Siempre viene bien recordar.. y ubicar a los que nos quieren plantar como "ídolos"... es verdad que se debería separar el arte de la persona que lo crea... Yo no puedo... desde esa época, no pude leer más nada de los dos y cuando murió el ciego no sentí ni mu... cuando murió el otro ni me di cuenta...
    En los años de plomo, los pibes de las escuelas eran sometidos a humillaciones por las fuerzas de "inseguridad"... recuerdo cómo revisaban a los muchachos a la salida de una escuela media... las manos sobre la pared, las piernas abiertas, las hojas de carpeta desparramadas y, las manos de los milicos en todo el cuerpo... hoy sería algo así como "abuso deshonesto". Me acuerdo y siento asco.

    ResponderEliminar
  12. No Daniel vos sos, a mi entender, el que tiene razón, de lo que se trata es de tener la hegemonía y de mantenerla, lo de la oposición democrática aquí, en Europa o en EEUU es una ilusión. No existe, lo único que existe es el poder y no se comparte, entonces hay hegemonía. La siguiente etapa del Proyecto se definirá en esos términos. Esto no significa ni revancha, ni mucho menos venganza, significa que se van a tocar intereses y que las transformaciones serán aún más profundas y beneficiosas.

    ResponderEliminar
  13. Hilda;
    impresionante tu relato; realmente me conmovió. Y si, así eran las cosas nomás.
    Además, no es tan fácil eso de disociar el arte del artista.

    Profe;
    uno retoma la idea de la hegemonía, porque como decía Eva;
    -"O hablan ellos o hablamos nosotros".
    Y nada más cierto. Pero, como te corren todo el día con el asunto de la "tiranía"; en fin...

    ResponderEliminar
  14. Gracias a marxistas tan brillantes como Altamira (o Wermus, no entiendo que tiene de relevante el hecho de que use pseudonimo) hace que nuevamente tengamos que tragarnos la basura ideologica de la "patria y la antipatria", mercaderia que se vende en los puestitos de Facholandia a cargo de Seineldin, el PCR (ojo, que en algun momento estos marxistas eran nacionales y populares, se acuerdan?), Guardia de Hierro y la triple a.

    Querer hacer marchar a los trabajadores del brazo con sus explotadores es precisamente el peligro que representa el capital politico que acumula el peronismo hoy. La bonanza del '45 - '55 fue pagada muy cara por la clase trabajadora. Y hoy es indudable que los trabajadores cuentan unos mangos mas en el bolsillo pero no es menos cierto que por cada mango de esos, los dueños del capital cuentan muchos mas, incluido el campo y el gorilaje mas bestia. No es el imbecil de Altamira el que le llena los bolsillos a Biolcati, ojo.

    ¿Y a cambio de esto que? ¿Volver a comerse el versito de la patria, de que todos somos argentinos y bla bla, para que cuando llegue el momento de ajustar vuelvan a pagar los laburantes?

    No, "la patria" ya nos la hicieron tragar muchas veces y nunca se sabe exactamente quien es y quien no es "la patria". La patria es una fiesta a la que te invitan cuando todo va bien, o cuando hay que poner el hombro, pero te pegan una patada en el culo cuando las papas queman y hay que salir a matar bolches, bolches que como sabran, muchas veces son peronistas a los que los trabajadores le importan mas que la famosa patria.

    Perdonen el exabrupto, pero la patria que se la metan en el ojete.

    ResponderEliminar
  15. Me hace acordar a esa canción de Porchetto que dice;

    "Si hay que triunfar
    siempre te vamos a llamar.
    Para guerras o elecciones,
    pibe no nos abandones.
    Che pibe; vení, votá".

    ResponderEliminar
  16. Daniel, Profquesada...

    La hegemonia acarrea el problema de q si uno la desea para uno, tiene q cerrar el pico cuando otros son las q la pretenden.
    Como yo no me bancaria una hegemonia de gente como Duhalde, Menem, o Rico tambien me opongo a una hegemonia del Cristina...por dos principales razones:

    1. No quiero un sistema que permita la hegemonia, porque tendria que bancarme hegemonias con las que no concuerdo

    2. Quiero que alguien actue de fiscal (en toda orga o gobierno hay corruptos y traidores). Y quiero poder fiscalizar a otros cuando estos esten en el poder (todo poder es finito).

    Saludos,

    SH

    ResponderEliminar
  17. SH sería bueno que las cosas fuesen como uno quiere. Las cosas son como son. En la economía globalizada el predominio mundial lo tiene el capital financiero, pues bien él le dicta las reglas del ajuste a todas las naciones, incluído los EEUU el país más poderoso del mundo sin ningún tipo de arbitraje, como usted dice, por parte de las democracias más desarrolladas. Usted tiene razón en su afirmación de cuando todos parecen ganar los que más ganan son los de la punta de una pirámide un poco más ancha y cuando hay que ajustar se ajusta la base afinando la pirámide. Eso es "ajustar el cinturón" llegar a una pirámide más esbelta. Esa es la ley del capitalismo garantizar e incrementar la plusvalía del capital. Nosotros los peronistas, que somos ilusos pensamos que esa ley se puede romper y que es posible construir un capitalismo en democracia y libertad pero bajo la hegemonía de los trabajadores y no del puñado de vivos que dominan la puntita más empinada de la pirámide, como dicen, el primer decil. Y creemos también en que eso es posible de trasladar a nivel mundial impulsando la colaboración y el comercio entre las naciones "en desarrollo" o "emergentes", estableciendo nuestras propias reglas, más justas, más equitativas. Insistimos con la ilusión y la llevamos a escala planetaria. Algunos economistas a nivel mundial, ven en esa propuesta una esperanza para la humanidad. Forman parte del batallón de ilusos que parece actualmente aumentar. Disculpas Daniel por extenderme tanto.

    ResponderEliminar
  18. Gracias profe por tanta claridad!!!!!!!!!!!!!!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Profe; extendete todo lo que quieras. El blog es tuyo.

    SH; pienso que la hegemonía es virtud de las mayorías populares (cuando puede y si es que puede alcanzarla) y en ese sentido, no creo que estemos holgados como para desaprovechar las oportunidades, que suelen ser escasas.
    Como contrapartida, los liberales solo alcanzan mayoría mediante el engaño, la dormidera y la imposición armada.
    Ni en sus mejores sueños pueden llegar de otra forma.
    Sinceramente, no solo no le tengo miedo sino que la anhelo.
    Tu reparo en cuanto a la fiscalización del poder es legítimo, válido y sabio. Para el caso podríamos recrear nuevos mecanismos desde adentro.
    Silo decía que los socialismos siempre son perfectibles y las derechas ostentan como única ideología, destruir a las ideologías.

    Hilda; muy bueno tu último poema.

    ResponderEliminar
  20. Daniel, Profquesada les agradezco las respuestas. Estamos del mismo lado y estamos de acuerdo en cuanto a que tipo de sociedad queremos.

    Como dice profquesada los grupos economicos usan el tema de "la libertad" y "la diversidad" de opiniones para coartar/ boicotear acciones de gobierno que les vayan en contra o directamente a gobiernos que no les den todo lo que quieren. Los cubanos lo entendieron asi por eso sus elecciones son limitadas dentro de su sistema... Y hacen lo que dice Daniel, generaron sistemas internos para fiscalizar.

    Hasta ahi todo bien...el tema es, como decia anteriormente, que todo poder es finito...y un dia se da vuelta la taba o te surge un lider corrupto o despotico dentro del sistema y no tenes manera de combatirlo...

    Saludos y gracias por el debate...da gusto intercambiar ideas con la gente que pulula por este blog.

    SH

    ResponderEliminar
  21. Daniel, los 4 Capitulos, un excepcional lo suyo! . Te cuento que se lo pasé a toda mi lista de contactos ( y los hay para todos los gustos). Abrazo hermano, muy bueno.

    ResponderEliminar
  22. SH; es muy atendible lo que decís, ojo.

    Soy de Boedo; te agradezco en el alma y te mando un abrazo.

    ResponderEliminar