domingo, 7 de agosto de 2011

Me cago en el votante



El voto es del partido o el frente que uno vota. Lo afirmo y lo sostengo.
Claro, circunstancialmente puede presentarse a elecciones alguien con un carisma que despierte cierta inquietud, mas allá de su pertenencia partidaria, pero esto es circunstancial y en mi opinión, sigue siendo irrelevante.
Antes que nada; existe una plataforma, un programa, una serie de medidas a aplicar y fundamentalmente; una dirección con la que se identifica el votante.
Eso es lo que expresa con su voluntad, en tanto implica toda la oportunidad que tiene de hacer pesar su pequeña parte en la decisión del armado democrático de una Nación. Consistente en como pretende se configure el Estado.

El hecho entonces, que uno de los votados decida abandonar el proyecto, debe asegurar en mi opinión, que abandone necesariamente su representación.
No solo del partido que deja así de representar; sino de su posición en la estructura de representación del Poder Legislativo. Que deje su sitio a quien espera en la lista, deseoso de representar el proyecto para el que fue votado.
Esto es; debería renunciar.

El caso de la diputada Donda es ciertamente de una falta de respeto alarmante a aquel gran sector de la población que optó por delegarle su representación.
Si aquel grupo de ciudadanos hubiera abandonado a su vez, la nave colectiva en la dirección pactada, es otra cosa.
Hasta se da el caso de una vuelta masiva, tras el abandono.
Pero el legislador tránsfuga nunca vuelve.

El hecho de haber votado a una diputada para que conforme el espacio que apoya a Cristina Fernández, habiendo partido ella al espacio que apoya a Pino Solanas, para desembocar en el espacio que apoya a Hermes Binner... Todo ello en un solo período!... es como mucho.
Como para repensar si esta forma de representación que tolera semejante dislate no es propicia de ser revisada en su contenido y forma.
.

7 comentarios:

  1. Primero, tengo la impresión de que el raid a tres bandas de esta chica lo hizo en medio mandato, es rapidona.
    Aparte, tengo una masculinidad deformada, no me gustan esas ubres enormes, desproporcionadas, groseras - es decir, ni siquiera tengo la posibilidad de encontarle algo bueno y cuando leo, o escucho, sus dichos me pasa algo parecido, su impostura es enorme, desproporcionada, grosera.
    No merece la pena esta chica.

    ResponderEliminar
  2. Una Patricia Bullrich mas joven y con tetas.

    ResponderEliminar
  3. "habiendo partido ella al espacio que apoya a Pino Solanas, para desembocar en el espacio que apoya a Hermes Binner... Todo ello en un solo período!"

    Jajaja, tal cual. Está muy desorientada esta chica.

    ResponderEliminar
  4. Se tendria que ver mejor ese tema de qe entran muchos que ni conocemos y ni sabemos que piensan, no creo que la cosa sea elegir individualmente (lo cual es imposible) pero no tiene que pasar esto otra vez.

    Donda no es la unica (que gran revelacion, jajajaj) tambien estaba uno de Santiago que tomo protagonismo en la 125 y se paso para la OPO.

    ResponderEliminar
  5. Donda a Bailando por un sueño!

    El trasvestismo politico no es monopolio de ella, recordemos a los K sobando las medias a Menem, a ANimal Fernandez con Duhalde y a otros tanto no?

    Lo que si es feo es ningunearla por ser mujer, tetona o lo que sea.

    Saludos

    ResponderEliminar