viernes, 5 de agosto de 2011

Mecanismos de defensa - Y el siempre eficaz; acudir a la culpa



...por otro lado; porque deberíamos defender a Fito Páez?, a Zaffaroni? Porque nos proponen empeñarnos en eso y... nos enganchamos.
Quien va a demandarle algo al Pro si mañana Anibal Pachano o Mirta Legrand se mandan una cagada?
Y que distinto si fuera Florencia Peña.
Me parece que están viendo fácil el corrernos y en un punto se cagan de risa porque desde ahí es fácil armar cualquier cosa que se asocia como anillo al dedo.
Ni siquiera lo tienen que trabajar.
Es un mecanismo que ya aceitaron y encuentran que tienen cuerda para hacerlo rodar.
Es necesario salir a defender todo lo que estos tipos arman y tiran como carnada? Es necesario hacerse cargo de porqué Zaffaroni hizo lo que hizo, sea -como vemos- por una bruta operación o sea cierto -ya que estamos- que a un Juez de la Corte Suprema no se le puede escapar tan sencillamente la tortuga como para no advertir que sucede en el patio trasero de su casa?

Si Zaffaroni es culpable, es incorrecta la nacionalización del sistema jubilatorio? Hay que seguir esperando indefinidamente se aplique la Ley de Medios?
Si Zaffaroni fuera culpable, hay que resignar la política de Derechos Humanos que pueden valorar ahora los insensibles de solo observar como los cagan a palos y les dan la espalda a los estudiantes en Chile?
Pero que tipo de "lógica" nos estamos comiendo?
En que libreto que ellos escriben nos hemos metido para cumplir un rol en función al mismo mecanismo -por ejemplo- por el cual el poder manejó durante siglos a la humanidad? Cuando el poder, era el eclesiástico y lo hacían valer en base a la culpa.
Culpables entonces nos sentimos, para estar subsumidos casi sin percibirlo en los mecanismos de defensa que nos hemos armado.
Desde cuando nos tenemos que hacer cargo de todo esto por apoyar un proyecto de País?
Desde cuando hay que hacerse carne la conducta de un funcionario circunstancial que cumple un rol ejecutivo si hasta en una de esas, aspiramos a alguien que mejore en calidad esa tarea?
Porqué no llevarlos nosotros a ellos al corazón de la discusión? Donde se trasciende toda personalidad para hacerse cargo de que camino quiere transitar cada quién.
.

33 comentarios:

  1. No son tontos, conocen a la progresía, cuyos tótems deben ser inmaculados. Entonces van y los maculan y los muchachos saltan como loquitos. Yo ya dije, a mí un Zaffaroni un poco atorrante no me molesta, y al cabo todo esto no tiene nada que ver con sus capacidades laborales. Ahora, si el Juez debe ser un faro moral, en vez de a un experto en derecho pongamos a mi abuela, que no sabés la ética incorruptible que tiene.

    Está muy bueno el post, me gustó mucho.

    ResponderEliminar
  2. No podemos entregar a los leones tan fácilmente a personas como Zaffaroni, Hebe, D´Elía, etc, sólo porque contra ellos se ensañen los medios y los descuarticen con el montaje extorsivo de inmorales operaciones mediáticas.
    Recordemos aquel poema advertencia que decía, "primero vinieron por los .... pero como yo no era..."
    Es una vergüenza que se lo someta a juicio político a un juez como Rafael Sal Lari de San Isidro.
    Esta vez no estoy de acuerdo contigo.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. OK Abel; pero podemos traerlos a este terreno y decirles;
    -"Bueno señores, pero de que quieren hablar realmente? Saquémonos la careta"

    ResponderEliminar
  4. Hay un pequeño problemita, Daniel, se puede responder a las operetas como ésta de muchos modos, desde la mandada a la mierda lisa y llana, la explicación jurídica o el contraataque con otra opereta, tipo: "El taxi boy que se clava a magnetto" - pero hay que tener capacidad de amplificación, que no se tiene y que los malos sí tienen.
    A eso súmele que esos mismos malos tienen formateada a la opinión pública en términos de que todos los políticos son chorros y que el mundo sería el paraíso sin los políticos (que son chorros, etc.)
    Si los horribles K fueran nazis o estalinistas (como las vírgenes opositoras recitan), no habría problemas, unas cuantas 9 mm o inyecciones de estricnina, bien repartidas y chau... pasamos al siguiente capítulo sin tanto bicho molesto. Pero, ay!, los K no son eso y hay que aguantar, eso sí, no dejar de cagarles los intereses, que eso a la larga es ganarles y, en una de ésas, revientan de un infarto, como bienvenido postre.

    ResponderEliminar
  5. Los otro día discutía con un, bueh, digamos conocido, justamente por algo parecido a esto (no lo mismo, pero parecido), que es el asunto del "apoyo" al kirchnerismo, y qué hacemos si de repente se nos pegan indeseables o se nos suben monos al colectivo. La defensa del kirchnerismo no implica -y acá el punto en común con el post- que uno tenga que bancar a muerte todas y cada una de las ideas y actitudes de todos y cada uno de los disque kirchneristas.
    E igual: que Zaffaroni haya pecado de ingenuo, puede ser, pero que es opereta, que lo banco, y que por lo único que lo hacen es por la inminente resolución del punto pendiente de la ley de medios. Ni siquiera les molesta que sea "progre", garantista, fumón, puto o kirchnerista: es una cuestión de $$ y nada más, me parece en este caso.

    ResponderEliminar
  6. Tal cual Juanro; y lo de los impresentables que se suben -especialmente cuando un colectivo se ensancha- lo toqué hace un tiempo cuando pretendió subirse Aldo Rico.
    Digamos que hay casos menos evidentemente jodidos pero, que podés hacer, a más de declamarlo? Cada cual tiene derecho y uno no puede erigirse en juez y pretender bajarlo de un hondazo.

    ResponderEliminar
  7. Qué bueno Daniel!!! Hace tiempo vengo pensando parecido pero no tengo la claridad mental y narrativa para expresarlo tal cual como lo has hecho. Creo que es por ahí donde pasa la cosa. Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Ojalá tuviera tal claridad, Larabi y no estaría penando por tantas cosas que no entiendo.
    Gracias amigo.

    ResponderEliminar
  9. Hola Daniel
    Gran post!
    Yo tengo la sensación de que dieron con una veta para desgastar, que le es funcional en múltiples sentidos:
    Criminalizar a Zaffaroni es, a la vez, atacar a un ícono del pensamiento progresista, a un tipo que justamente denuncia lo que llama la "criminología mediática", que en general acompaña al gobierno pero que no le es totalmente funcional (no funciona en automático), pero también es una manera de meterle presión a la Corte, que es donde siempre termina jugándose la Ley de Medios.
    Ellos van armando una trama donde las Madres son atacadas por Schoklender, relacionaron al papá de Filmus con este tipo y salpicaron a todo el gobierno. De buenas a primeras, consiguieron el dato de que no habría coincidencia en el Banco Genético, y "espontáneamente" se presentan a dar las muestras de ADN. Inadi, Fito Páez, Carta Abierta, y ahora Zaffaroni. De lo que se trata es de crear una telaraña de corrupción, de negociados ocultos tras causas nobles, convertir no sólo al gobierno, sino a todos los que lo apoyamos, en una inmensa red de corrupción. ¿O acaso nosotros no cobramos fastuosos sueldos por escribir en nuestros blogs ?
    Muy bueno el tema, para seguir analizándolo entre todos.
    Gran Abrazo, con la alegría del retorno del Mariscal a su casa.

    ResponderEliminar
  10. El viejo truco de no discutir nada de fondo apelando a la falacia ad hominem.

    ResponderEliminar
  11. Hablando del tema Sujeto;
    tenemos que ir por las "paritarias blogueras" porque hace rato no nos aumentan el sueldo; jaja.
    Abrazo grande y vamos con el Gaby!

    Dormi;
    ni siquiera tienen un tema rescatable de fondo para fogonear en la campaña. Y la nacional no es como la de la CABA, donde se pudieron dar el lujo de votar la nada misma, que tira todo para atrás.

    ResponderEliminar
  12. La parte en que discrepo con vos Daniel, es en el sentido que le das a la personalización de la jugada.
    Zaffaroni no es un ser inmaculado digno de preservación, Zaffaroni representa, en lo suyo, un modo de pensar y de hacer que es muy difícil de atacar debatiendo las cuestiones de fondo. Zaffaroni siempre le rompió las bolas a la derecha, no desde que llegó el kirchnerismo, es enemigo de la criminalización de la protesta, es enemigo de la discriminación, es enemigo de la impunidad del genocidio, es enemigo de la impunidad del poder, es enemigo de la mano dura, y a todo eso lo expresa en el mundo jurídico (y representando una concepción de lo que deben ser las relaciones sociales) propositivamente, no con meras críticas a lo instaurado. Lo ha hecho desde sus libros, desde sus cátedras, desde la política y desde su posición de juez.
    Aparte es la cara visible más prestigiosa de unos de los grandes logros de este modelo: la actual Suprema Corte, a la que la derecha y el poder mediático y económico detestan y temen, por sobradas razones. Y esa Corte es inatacable por razones sustanciales relacionadas a su desempeño, por eso recurren a tratar de limar su prestigio con campañas pueriles (hace poco lo hicieron con Oyarbide por subir al escenario de la Mona Gimenez, en cambio, nadie nunca a cuestionó a Lorenzetti por subirse al escenario de IDEA o de la AEA).
    Si al ataque a Zaffaroni sumamos el ataque a Madres y Abuelas, el ataque a Victor Hugo, a Moreno, a Marcó del Pont, hasta a De Vido, dimensionamos que es una guerra de guerrillas dirigida a las bases del modelo, más que a las personas.
    Creo que Zaffaroni merece ser defendido por ser Zaffaroni, pero también por lo que representa para este modelo.
    Yo no soy ningún pacato, personalmente, si tuviera (cosa que no creo) alguna responsabilidad directa en el asunto de los alquileres, me importaría 3 pedos en la consideración que el tipo me merece.
    Pensá que, como en el ajedrez, defender un peón también suele ser el modo es garantizar la partida. Y si lo sacrificás con el mismo objeto, sos vos el que decidís sacrificarlo por razones estratégicas, no tu contrincante.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Por supuesto que tenés razón, Rucio. Apuntando a la mirada profunda del caso.
    Pero yo hablo de otra cosa.
    Estamos detrás de la estrategia que ellos nos quieren hacer jugar.
    Jugamos el partido en la cancha de ellos y con las reglas que ellos quieren.
    Con la gimnasia de "voltear muñecos" hoy le tiraron a Aníbal Fernández por un asunto de un concurso de Susana Giménez. Y así pueden tirar un personaje por día. Si no hay argumentos, los inventan.
    -Resulta que un día un Ministro dejó a una mina plantada. Le damos unos mangos a la minita o la tentamos por despecho a comentar que el citado Ministro es en realidad un maltratador de mujeres.
    Y nosotros atrás corriendo a lavarle el honor, cuando ya nos están tirando otro por la cabeza.
    Que juego estamos jugando?
    Nunca, me parece, hay que dejar de atender a los mecanismos de las cosas que se juegan. Incluso más que al pretendido fondo que conllevan.
    Así, por ahí, podemos tomar la iniciativa en la estrategia de la confrontación.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Veamos el lado positivo: si el kirchnerismo en general y Cristina en particular han sabido demostrar algo, es que funcionan y avanzan mejor cuando están bajo fuego que cuando están haciendo la plancha. Con la escalada de histeria y de roña que se va a venir de acá hasta octubre (y posiblemente más allá) uno no puede más que morderse los nudillos de bronca y frotarse las manos pensando por donde saltará la Cris pa'frenchi. Si post-125 y derrota en las legislativas les clavamos las AFJP y la ley de medios, ¿qué se vendrá ahora?

    ResponderEliminar
  15. Es inevitable, Daniel, todavía tienen poder de fuego suficiente como para generar estos escandaletes. Pero es evidente que cada vez son menos eficientes en sus intentos de linchamientos. Creo que eso se debe en que de a poco se ha ido logrando desenmascararlos, demostrando que no están publicando noticias sino que están haciendo política. Y en esa lógica y terreno es donde pierden (vos lo decís de nuevo en la respuesta del comentario a Dormi), aunque puntualmente puedan instalar algún tema.

    ResponderEliminar
  16. Rucio, una de las pocas "armas" del espacio K es que son tantas las campañas, campañitas y campañotas, que terminan pudriendo.
    Si al mauricio, dicen, haberlo reelegido por las buenas ondas y los globitos; si eso es medianamente cierto, entonces hay un electorado que no quiere saber de quilombos, que está bien como está y no le da bola a las operetas por definición.
    Cualquiera que ande bloguereando, es alguien más politizado que el promedio y es obvio que se va a armar una película según su grado de compromiso - pero al que no está politizado, todo esto lo aburre y, de paso, el "todo mal" todo el tiempo, sabe o intuye que es mentira.
    Quizás habría que empezar a tomar estas cosas menos dramáticamente.

    ResponderEliminar
  17. Estan calientes, recibieron tanto palo y ahora se agrandan con el adn de los noble y salen con cualquier pavada. Me parece que merece un buen contraataque la oposición y las corpo. Ellos mientes nosotros podemos hacerlo con la verdad y los hechos que la demuestran.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Lo que se busca es atacar simbolos de representacion de medidas y/o cambios de politicas de estos años . No es lo mismo que si fuera Florencia Peña porque no representa nada valioso a defender me parece

    ResponderEliminar
  19. Qué temita... El riesgo de declamar discursos con componentes axiológicos (muy de la izquierda, por cierto, y no creo que esté del todo mal); Te voltean el objeto y te tiñen todo el discurso completito (con la falacia señalada por Dormidano, por lo general, muy usada, pero no por ello menos efectiva). Hace rato lo vengo señalando: El problema no es con los egoístas ni con el egoísmo, siempre y cuando esté explicitado: El problema (en realidad, uno de los problemas) es con quienes pretenden elevar dicho sentimiento a nivel de teoría científica. Y creo, la cuestión que planteás afecta y mucho a quienes confunden a los egoístas con los ideólogos del egoísmo. Y es en esa confusión que, muchas veces, aparece el tema de la ética y la moral. La derecha pragmática no da explicaciones de sus numerosas mugres e inconsistencias. No necesita hacerlo ya que discurren sobre las injusticias naturalizadas que ayudan, y mucho en este sentido. La izquierda, en su afán de construír un mundo mejor (y deconstruir naturalizaciones injustas), muchas veces comete el error de caer en vicios discursivos de la derecha, pero sin la ayuda de las naturalizaciones. El resultado: Los ataques a Zaffaroni o Hebe, por ejemplo, logran prender en gran parte de la sociedad. Te pongo un ejemplo: Con el respeto y la admiración que tengo por las Abuelas, no me parece ni pertinente, ni atinado, ni conveniente cuando utilizan el argumento que reza que "Los nietos intuían, por cuestiones genéticas, que algo andaba mal con sus apropiadores antes de saber la verdad". Es un argumento típico de la derecha: Las cuestiones genéticas que versan sobre los comportamientos humanos. Además, es un argumento que no es necesario: los nietos tienen que ser restituidos porque se les ha suprimido la identidad y punto. El resto sale sobrando. Saludos.

    ResponderEliminar
  20. ¿Quienes están detrás de la operación (además de Perfil)?
    El vicepresidente de La Alameda es Carlos Ganora, defensor del represor Alfredo Scilingo.

    Relacionado con lo mencionado por ram: Publiqué un correo con el Porqué voté a Macri.

    ResponderEliminar
  21. Vamos a ver, todos tenemos defectos, incluso vicios ocultos que no nos gustaría que se hicieran públicos. De esto no está libre ni la diestra ni la siniestra. ¿Porqué defender a Zaffaroni? Porque es un hombre justo, porque defiende ideales justos, porque actúa de manera justa, se equivoca y si, como todos pero es justo. Además por lo que aquí se ha dicho, porque no es un ataque aislado, porque a los nuestros bajo ataque se los defiende, incluso cuando -sin saberlo- ellos utilizan "argumentos de derecha", si es que tal cosa existe. Y sino qué otra cosa podríamos hacer, hacernos los boludos y dejarlos caer como moscas o peor pensar que "algo habrán hecho". No, no quiero ni pensarlo y me alegro de que haya la reacción que hay. Que no es pequeña ni queda aislada. Ya dejémosnos de joder con la semiología extrema de la "creación de sentido" y sociología de las masas desinteresadas o solo interesadas en boludeces que combinadas lo que si crean es una sensación de invencibilidad del enemigo que está lejos de ser real.

    ResponderEliminar
  22. Ignacio, el del pelo lacio.5 de agosto de 2011, 18:09

    Primero, creo que es correcto y saludable saltar en apoyo de Zaffaroni; creo que ayuda a ver mejor el entretejido que puede tener el Gobierno o el Modelo o Cristina o como quieran llamarle. Pero me parece que no tenemos que dormirnos en los laureles y pensar siempre que "este gobierno cuando estaba en la lona, se levantó y contraatacó".
    Creo que, después del 31/7, el Gobierno seguirá la misma estrategia macrista: no mover mucho el avispero y dejar que el impulso lo haga llegar hasta octubre.
    Una contraoperación tendría que ser muy fuerte como para compensar todos los golpes de los últimos meses. Es más, podría ser contraproducente un "El taxiboy de Magnetto". Debería aparecer alguna "novedad" del lado de la Justicia respecto a causas Papel Prensa, Ley de Medios, ¿alguna otra?
    O mandar al Congreso algun Proyecto de Ley que venga a saldar alguna deuda histórica, que de esas hay varias...

    ResponderEliminar
  23. Me parece que el eje de la discusión no es si defendemos o no a Zaffaroni. Por mi parte, me parece un hombre brillante y la acusación que pesa sobre él una fantochada bastante berreta, por cierto. Pero el tema (o uno de los temas), me parece, es otro: Los argumentos falaces o débiles (muy usados por la derecha local lo que no significa que sean "argumentos de la derecha" per se) son, muchas veces, tentadores para echar mano de ellos (por lo aparentemente efectivos) pero no dejan de ser pan para hoy y hambre para mañana. Defender una causa justa con falacias es, en definitiva y a la larga, patear en contra de dicha causa. Ni hablar de la ausencia de capacidad para someter los propios discursos/acciones a crítica.

    ResponderEliminar
  24. Felicitaciones, Daniel. Muy interesante el post y el intercambio de ideas que se armó en los comentarios. Particularmente, me parece que la estrategia que utilizan es siempre la misma. Pero no así, los casos. Ni las consecuencias, creo. La operación Fito no tiene el mismo peso que la de Zaffaroni, aunque forman parte de un mismo sistema discursivo. Algunas (ej: Horacio González) permiten cierto ejercicio de debate argumentativo. Otras, como este caso, son ultrapueriles y dejan una mancha que puede perdurar en el tiempo. Porque se especializan en tirar mierda (recortada o inventada). las opciones parecieran ser dejarlas pasar (mordiendo la bronca) o argumentar reflexiones, como suele hacerse en los pagos blogueros. Generalmente, todo tiende a resaltar una vez más la importancia de la aplicación total de la Ley de Medios. Abrazo grande.

    ResponderEliminar
  25. Sinceramente, son más que enriquecedores los argumentos, en uno u otro sentido donde parece nos acercamos o alejamos un tanto más entre la metodología y la valoración ética per se.
    Creo que hay otro dato a aportar. Se han colocado piezas de un lado y del otro; políticas y de todo tipo que conforman el universo con el que se sostiene cada cual.
    Las piezas no comprometidas aparecen irrelevantes.
    Si el sostener quienes más o menos me contradicen ese todo en función de su pertenencia K, nos coloca en esta permanente tensión, dada la seguridad de que mientras discurrimos con uno ya nos van tirando por la cabeza con otro, me retrotraería por mi parte a ese principio siloista que dice:
    -"No te opongas a una gran fuerza, retrocede hasta que ella se debilite. Luego, avanza con resolución".
    Lo que implica que el oponerse a ella, la alimenta. Y que retroceder hará que se atenúe para después pasarle por encima.
    Es una alternativa.
    Y sin dudas, estamos ante una gran fuerza. Constituida por la unión aunque sea con cinta scoth de oposición política y -sobretodo- medios.

    ResponderEliminar
  26. Uno de los puntos que tenemos (en el amplio sentido del plural) que charlar puertas adentro, o abiertamente, no se, es el relacionado con uno de los (supuestos) "hits" del gobierno NK/CFK, como es aquello de "la recuperación de la politica". Es un tema que nos resulta caro a los que evidentemente venimos de un historial politizado y que miramos medio incrédulos, medio con pena, medio pajeros, como nos cojieron al trote en los '90 y nos cagaron desde la base de no tener siquiera una postura desde la que hablar, nos sacaron la alfombra de abajo de las patas. Y aunque ahora lo festejamos -y yo soy el primero en hacer bandera con eso- y la recuperación de la participación política del 2001 para acá ha sido fenomenal, y sobre todo dentro del kirchnerismo (esto último es una aventurada afirmación mía), igual en términos porcentuales sobre el total de la gente somos minoría, como demostró el asuntito "macri". Y no creo que la capital sea despolitizada y vota el globito y el bacheo pero en cambio el país a gran escala sea la masa esclarecida que la vota a Cristina con el 45% de los ojos abiertos. Muchos votos K lo fueron y lo serán "por los motivos equivocados", ¿digo bien? Y volviendo entonces al tema del post: a toda esa gente lenefrega el asunto Zaffaroni, es más capaz que ni saben quien es: el comentario en el almacén acá en Lobos es "Tacho* está supervisando per-so-nal-mente el asfaltado de calles en Madreselva!", y no los dimes y diretes en los que se mete Clarín para ensuciar al gobierno (o a la Corte) por un temita que los jode a ellos, y las respuesta que le tira Anibal Fernandez o la bloguería.
    En fin me enredé, me paso en limpio:
    - A Zaffaroni lo banco y hay que bancarlo, por lo que es, lo que representa y porque SI que mierda.
    - La "batalla cultural" no se gana ni en 4 años ni en 8 ni capaz que en 20, pero uno machaca y machaca.
    - Si la estrategia del gobierno es hacer la plancha, lo único que puedo decir es ojalá que resulte. También yo he usado el argumento de que hay que saber cuando está madura la fruta para cosecharla, cada vez que me salen con la boludez esa de "y por qué se acordaron ahora de X o Y".

    * Tacho es el intendente K que va por la re.

    ResponderEliminar
  27. Daniel: Muy interesante tu comentario, pero me parece que estas entrando en el juego de los "ellos" que mencionás y pretendés denunciar. Zafaroni, bueno o malo, ni siquiera se merece ser el hilo introductorio y conductor del tema. Digamos simplemente que hay un personaje público y solo por ser público y conocido que, culpable o no, está siendo utilizado para que el pueblo llano, vos y yo, no pensemos que en una semana tenemos que votar a alguien que posiblemente, o no tenga una palataforma sustentable para ser elegido o siga denigrando las instituciones y los valores morales con la excusa de un "progresismo" tendiente tan solo a conservar el poder. Lo que resulta por demás preocupante es que, mas allá de ser Zafaroni, lo cierto es que en los prostibulos hay personas sometidas. Es otro ejemplo del nivel de debate al que nos acostumbramos, hablamos de delito y no quedamos con el cholulaje y el apellido de Zafaroni en los labios. Si hubiera sido Juzn Perez el dueño de los bulos, sería solo otra noticia extractada en la sección "policialñes" de los diarios. También acustubramos a comentar la inseguridad,pero ¿realmente pensamos en los pibes de 12 o 13 años que matan en el Conurbano Bonaerense por un par de zapatillas que venden luego a veinte pesos para comprar paco?. Alguna vez pensamos que si no instalamos en el debate los temas verdaderos que se pretenden tapar con cholulaje, jamás los vamos a poder solucionar y seguiremos cayendo. El primer paso para solucionar un problema es reconocerlo y el segundo paso es enfrentarlo. ¿Quién pone en la tapa de un diario o en un blog que la omisión de las autoridades en brindar auténtica seguridad; salud; educación también es un delito, y grave: el incumplimiento de los deberes de la función pública?. Ningún funcionario es juzgado y condenado por eso -recuérdese cuando el ministro Fernández (el Anibal) dió la orden a la policía para que desobedeciera que lo había dispuesto un juez, eso es otro delito ... y el Anibal sigue siendo Ministro... ¿Quien propone en un foro que un maestro; un médico y un policía ganen un sueldo que los incentive a cumplir el servicio público para el que son contratados?. Nadie se detiene a pensar que en un año electoral gastamos, a veces sin razón con el último balotaje en CABA., un suma de dinero que permitiría abastecer a 200 comedores infantiles por un mes. Nadie se rasga las vestiduras por los muertos por día, victimas de delitos, que a esta altura ya deben superar a los desaparecidos en la última dictadura militar. Nosotros, inducidos o cholulos, nos fijamos en un señor que se llama Zafaroni nada más y, valga remarcarlo, si es tan negligente o desaprensivo como para ignorar qué pasa con sus bienes -como afirma-, como podemos esperar que le interecen, en su rol de juez, los problemas que debe resolver en la función pública. Igual, creo que ya tenemos un indicio: en su actitud "proge" los presos estan afuera y nosotros cada vez nos enrejamos mas para evitar que entren en nuestras casas. Un saludo y muy bueno el blog.

    ResponderEliminar
  28. Y si Juanro, por ahí mas que nada le va a la gente. y está bien. Después de todo, si Zaffaroni cometió un ilícito, habrá de pagarlo.
    A mi me parece que los conservas se entusiasmaron con el Cromagnón -aprovecho y lo rajo a Ibarra y me instalo-. Y no somos tan giles como para que pretendan armarnos un Cromagnón todos los días.
    Sin excusarlo de su responsabilidad a Ibarra, vemos como lo pagó.

    Y por eso le transmito al amigo Roque, que en todo caso no debería preocuparnos tanto que no sea así en este caso.
    O que si los que votamos a Cristina y vamos por cuatro años más, no entendemos que se trata no más que de convalidar la opción de las mayorías. O no es así este juego?.
    En un post anterior toqué el caso de la policía y para Zafaroni tuve en este "que a un Juez de la Corte Suprema no se le puede escapar tan sencillamente la tortuga como para no advertir que sucede en el patio trasero de su casa".
    Pero bueno, los compañeros estamos convencidos que quienes pretenden juzgarlo a Zafaronni, no tienen la menor altura moral. A mas de entender claramente el porqué lo hacen.
    En cuanto al argumento de los más muertos en democracia que los desaparecidos por el Proceso, me parece que conllevan un contenido moral absolutamente opuesto al desde donde yo miro las cosas.
    Actos delictivos aislados, consecuencia directa de la instrumentación de una política de exclusión, desde una mirada liberal-conservadora que aún estamos pagando en sus consecuencias, no pueden emparentarse ni por casualidad con la planificación del exterminio que nos proporcionara la última dictadura cívico-militar. Cuyo componente ideológico va a coincidir justamente con el que instrumentara el gobierno menemista al que hago referencia.
    Lo saludo y gracias por su elogio.

    ResponderEliminar
  29. Muy buena la nota y los comentarios. Ellos encontraron "la punta del hilo" para tirar hasta octubre, nosotros debemos cuidarnos y no abandonar a los nuestros paralelamente no podemos abandonar nuestra agenda, los logros alcanzados y los que vienen...
    Tendremos que trabajar mucho más... aunque quedemos extenuados. Mostrar sus jodas, defender a los nuestros, mostrar el modelo que les gusta a ellos y sus consecuencias. Cómo explotan las burbujas que crearon.
    Además de hacerlo entre nosotros es importante hacerlo hacia "afuera".
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  30. sos injusto porque macri como otros opositores estan blindados, nada los toca, si hasta procesado esta el ing.trucho y no pasa nada, nosotros nos tenemos que cuidar como de mearnos en la cama porque ,por ahora, las cartas fuertes todavia las tienen ellos, espero, por poco tiempo mas.

    ResponderEliminar
  31. Mostremos las obras y hechos realizados. Nada mejor.

    ResponderEliminar