miércoles, 3 de agosto de 2011

Profundizar el proyecto es aumentar el blanqueo laboral


El Ministro de Trabajo, Carlos Tomada, aseguró -hace unos meses- que la Argentina tiene el nivel de empleo registrado “más alto de la historia”, ya que de cada diez puestos ocho son en blanco y dos en negro, y advirtió de que “vamos a encontrar, juzgar y multar más rápido” a quienes contraten personal en forma irregular. 
Tomada sostuvo que “con mayor control, fiscalización e inspección” esa cartera consiguió bajar los altísimos índices de trabajo no registrado. 
.
Consideró que “el trabajo en negro está hoy perseguido en Argentina” a diferencia de lo que ocurría en el país en la década del '90, aqui
.
Esto es lo mejor que nos puede pasar, pero...!
Hay muchos trabajadores en negro.
Y se nota la brecha con quienes están en blanco y gozan de paritarias.
A expensas como están de la voluntad de sus empleadores.
La brecha es significativa.
Ni hablemos de la subsistencia de trabajo en negro en el Estado.
Como en parte de la policía misma, por ejemplo, -y vamos al ejemplo- cuando hay que asistir a que muchos de ellos se quieran pasar a la Metropolitana!
En la mesa del Frente para la Victoria -Cabildo y Juramento- en campaña por las elecciones pasadas, veíamos como en la mesa de la misma esquina, justito en frente -la multicolor del Pro-, se acercaban agentes de la policía a confraternizar.
Se me ocurre un poco por esto; un poco por el malestar de que Nilda confronte a sus superiores (que tienen unas "cuantas entradas extras" en todo caso, pero que les bajan el malestar. Tuvieron un buen aumento hace poco pero dicen, muchos de ellos, no alcanzaeles.
.
Volvamos a un plano más general.
El año pasado estuvo en el tapete la posibilidad de que los trabajadores intervengan en las ganancias de las empresas.
Un premio a su esfuerzo y un estímulo a aumentar y mejorar la producción, lo que redundaría así en su beneficio.
Esto quedó apagado, al menos por ahora.
Considero que es prioritario, muy por encima de ello, el blanqueo de los trabajadores que están fuera del sistema.
Existen Pymes pequeñas, pequeños talleres y comercios que aseguran sin embargo no poder afrontar el caso.
Nunca sabemos cuanto hay de cultura de amarretismo en ello, o situación de supervivencia.
Hay servicios que no logran adaptar sus precios a las alternativas del mercado y la presión de sus demandas.
No es fácil considerar esa perspectiva.
Es como una dicotomía entre el crecimiento y llegada de inversión a sectores fuertes de la metalurgia u actividades de alta performance. Y cierta lucha por sobrevivir que experimentan algunas actividades que no alcanzan a encontrarle la vuelta a un escape de posibilidades, vía inflación.
Esto debe diferenciarse drásticamente del abuso de determinados sectores comerciales, que ven multiplicar sus dividendos y siguen sometiendo a sus trabajadores asumiendo el viejo rol de victimizarse por "una persecución impositiva del Estado" -incurriendo sin embargo, muchos en mecanismo de evasión consecuentemente- a fin de no trasladarle beneficios.
.
Finalmente, es necesario puntualizar que esta observación la hacemos desde la perspectiva de un gobierno que toma en las manos una situación ruinosa para la clase trabajadora.
Abatida por el desempleo. Subsumida en contratos-basura y arreglos viciados de informalidad, olvidados los convenios colectivos, para devenir en la reinstauración consecuente de los mismos, junto a la generación de más de cinco millones de puestos de trabajo.
.

5 comentarios:

  1. Daniel

    El primer empleador informal en la Argentina es el Estado.
    En el Ministerio de Economia existen empleados que hace 7 años estan en condiciones precarias, sin tener un contrato de trabajo firmado.

    En el Ministerio de Trabajo, donde esta Tomada,el caso es similar.
    Son constantes los reclamos dentro de los Ministerios , los paros y reclamos, lo vivo diariamente en mis gestiones laborales.

    En casa de herrero, cuchillo de palo, dicen

    ResponderEliminar
  2. Yo lo menciono, Maloperobueno, a poco de empezar la nota.
    Pero te pasa como en el tema de la duda. Te tirás de cabeza a denunciarla pasando por alto la increíble y enorme quita que Néstor hizo en el 2005. Y las condiciones generales que te llevan a manejar cierto equilibrio operativo.
    Acá apuntás de lleno a algo a lo que hago alusión, pasando por alto, la gigantesca generación de puestos de trabajo que llevara a cabo este gobierno; los operativos en campos de agrogarcas que tienen gente en condiciones de esclavitud y los enormes logros en materia de blanqueo.
    Por mi parte, pretendo empujar para que se intensifique el blanqueo y se elimine el trabajo en negro en el Estado, pero vemos el caso desde perspectivas opuestas.

    ResponderEliminar
  3. Incluiría en el tema s los "tercerizados", lo que están bajo el convenio de una actividad que no les corresponde, el trabajo precario por contratos de locación, etc.

    Si, hay que profundizar el asunto y en otros casos, tomar el tema por las astas. Ya que estamos, ponele, ese universo paralelo que son los Call Centers en donde cualquier derecho laboral deja de existir per se, y que emplean a una gran cantidad de jóvenes calificados en condiciones deplorables.

    ResponderEliminar
  4. Sumado Dormi; a los desgraciados sucesos que trajo el tema de los tercerizados.
    Para mi hay que redoblar la apuesta y meterle a este tema en pos de profundizar la cosa.

    ResponderEliminar
  5. Daniel

    No me tiro de cabeza, hay que saber distinguir entre las promesas y la realidad.
    Es una realidad que el Estado es el primer empleador informal y es otra realidad que el Estado sostiene el regimen de los tercerizados.
    No solo lo sostiene, si no que sabe a ciencia cierta que son los mismos dirigentes sindicales quienes son dueños de esas empresas.
    A la hora de luchar se arroja luz sobre el tema, antes de lo de Ferreyra la tercerizacion existia hace años y el estado era complice.

    Saludos

    ResponderEliminar