sábado, 10 de septiembre de 2011

Los números tramposos de Ricardito



Ricardo Alfonsín, decidido a oscurecer la performance del gobierno en el ámbito de la producción industrial, lanzó ayer repetidamente, que la misma se encontraría por el piso, siendo un 50% más baja que en el año 2004.
Siendo la de aquel año un 50% mayor que la actual, resta develar el "pequeño detalle" de "respecto a que" la estamos considerando.
Es que estas cifras no parten de un cero absoluto cada vez que se las mide. Se suponen respecto al anterior período.

La del 2004, remontaba al producido del mismísimo gobierno de la Alianza, con aproximadamente un 0% de promedio, luego de la gran recesión de 1999.
Por otro lado, fue mayor aún la del año anterior, y por lo pronto, se enmarcaban las dos cifras en un significativo impulso que le había otorgado a la economía, la propia administración actual !!!
Considerando en el medio, un ascenso post salida de la convertibilidad.
Es decir que estamos en todo caso, ante una crítica basada en una sorprendente levantada que provocara la mismísima administración a la cual se critica !
Un tanto bizarra la cosa.

Volviendo a los números, la performance del período actual, deviene de un acumulado aproximado de 56 puntos a lo largo de los siete años de propia gestión, lo que otorga un promedio cercano a los ocho puntos anuales.
En síntesis; comparó así Alfonsín, una cifra que reflejaba un fuerte impulso luego de un prolongado espacio recesivo, con la actual que prosigue en permanente alza, prolongando un largo período de crecimiento, nada menos (con solo un bache, fruto de la fuerte embestida de la megacrisis yanky).

Estar manteniendo esa puntuación para el presente año es altamente significativo y barre con la perspectiva absolutamente errada que pretende forzar Alfonsín.

8 comentarios:

  1. Con los números se puede hacer cualquier cosa, créame. Por eso siempre es necesario relativizar los índices, desmenuzando qué miden, cómo lo miden y ante todo, en qué contexto miden lo que miden.
    Escamotear esa información es parte del arsenal básico de la oposición. En realidad, de ésta oposición, porque podría existir una oposición con ideas distintas, otras alternativas y estrategias diversas, pero no la hay. Lo que hay es ésto, cosos que recurren a cifras malogradas fundadas en índices fuera de contexto y con una mirada que pretende apocalípsis en donde se puedan encaramar con alguna pretensión. Otro que hizo lo mismo fue otro petiso de bigotitos, uno con un jopo así de insoportable...

    ResponderEliminar
  2. Ricardito, el de los trajes grandes e ideas chiquitas...que patetico

    ResponderEliminar
  3. Para evaluar, dar índices y/o porcentajes, son varias las cosas que hay que tener en cuenta, entre ellas, la fundamental. QUIEN LOS DA, así determinamos qué objetivos persigue pudiendo dilucidar la calidad de la información, ya que como bien dijo Dormidazo, los números son manipulables y, sobre todo manipulados por inescrupulosos que padecen ceguera crónica agudizada con crisis por la desesperación de querer anclar en algún lugar para usufructuar cualquier cosa.
    Sigo sosteniendo que si bien nunca fui/seré (desde ya, tampoco soy) radical, si el padre tuviese alguna posibilidad (desde esa “otra vida” que muchos pregonan y a mí me complica) le tendría que hacer juicio por portador ilegal de apellido político.

    ResponderEliminar
  4. Ricardito, en el puerto de Mar del Plata tienen un "gran" recuerdo de tu papito, sobre todo por los "acuerdos marco" que firmó y que terminaron por destruir la pesca en el país.

    Plan Austral, Patria o Muerte, ¿Volveremos?

    ResponderEliminar
  5. los expertos en estadística son capaces de acomodar los números para demostrar cualquier cosa que les paguen por demostrar....

    ResponderEliminar
  6. La patética fotocopia del papá, "ricardito" (un nenito sesentón, un hallazgo) es en sí mismo una trampa, un invento reaccionario - no tanto por ideología, sino por su absoluta incapacidad, ni siquiera puede mentir autónomamente, necesita que le alcancen un libreto, si es tramposo, mentiroso, tergiversador, como sea, al tipo no le importa, lo larga y se larga a navegar en los mares del ridículo y la mala leche.
    De todos modos, hay algo bueno, vence el 23 de octubre a la nochecita y para el 24 hasta la pilcha del padre lo habrá olvidado (o recordado mal, que es más justo).
    Un tramposo que se trampea solo, dicho en latín, un boludo atómico.

    ResponderEliminar
  7. Y para manosear y tergiversar las cifras, se buscó a un González Fraga de ladero.

    ResponderEliminar
  8. Qué bien lo definiste ram!!!
    Aplauso!!!

    ResponderEliminar