martes, 6 de septiembre de 2011

Y ya que estamos, le damos a los alfonsinistas


Estos tipos se ufanaron de portar el buen manual del progre adecuado.
Nos vinieron con el "Teorema de Baglini" en lugar de aprovechar la convocatoria del 52 % y el peronismo proclive a aceptar una patriada -siendo concientes por demás de los duros momentos que nos tocaban- en tanto tirar a la mesa el tema de la deuda externa, que de no tocarse como finalmente se hizo, nos iba a llevar a que por unos cuantos dólares se llevaran ese gobierno puesto.
Pero no la "gente buena", sino los mismos de siempre.

Había que bancarse los vivas al liberalismo y sus ondas que nos iban a sacar las papas del fuego en las calles.
Si hasta me paró uno en Ancón y Dorrego para contarme lo bueno e incomprendido que había sido Martínez de Hoz.
Para insistir en la suya, Alfonsín se cargo a Grispun y nos trajo al autor del desaggio, que se iba a chupar de un saque los ahorros de los viejos trabajadores.
Si bien podría uno imaginarse las atrocidades más descabelladas para el '83 -luego que hubiera pasado la horda de desaparecedores, torturadores, ladrones de baja calaña, milicios que violaban con la cruz a indefensas mujeres embarazadas en cautiverio- enterarme como lo hice el domingo en el programa de Víctor Hugo que aún subsistían campos de concentración con gente adentro en plena democracia, fue como mucho.
Si los radicales han sido tan cagones de salvaguardar a los retardatarios carapintadas con todo el pueblo en la Plaza apoyándolos; que curso podemos imaginar, le iban a dar a la familia Viñas que les reclamaba por su hija de quien además le iban a apropiar de su bebé? Más que enviarla a la propia boca del lobo, en cabeza de un funcionario policial en contacto con quienes manejaban semejante enclave en la clandestinidad.

No han cambiado en nada. Cagones ante las adversidades, decididos metiéndole plomo o falsas ilusiones a la gente indefensa.
Es muy común escuchar la defensa que se hace por estos días de las circunstancias adversas de la Alianza, no  beneficiada en instancias de gobernar, por el mentado "viento de cola".
Faltaron decisiones. Que recorten por arriba y no por abajo.
Pero la idea fue no más que chocar contra el brutal paredón de un Megacanje, que abriera las puertas a la megaestafa que nos terminó de hundir a fin de siglo.
Puesto en lupa no era regresivo su presupuesto, pero al no ver guita, el recorte fue -ahí si- decididamente hacia los más necesitados.

Los muchachos de la Coordinadora te cagaban a palos de una eso si, si por un partido chico ibas a pegar afiches. Y después hablaban de patotas.
-"Nunca voy a ser nada en este partido, me confesaba un alfonsinista, porque la rosca empieza a la madrugada, justo cuando los que laburamos nos tenemos que ir a dormir".
Y hoy por hoy, el Coti, sigue rosqueando.
Equivocarse feo no es motivo para que te aparten en el Centenario partido. Que se dobla, pero no se quiebra (muy al contrario de lo que manifiesta su slogan).
Ahora, si no quebrarse es subsistir para brindarnos el patético espectáculo de los últimos años, mejor se hubieran guardado, muchachos.

Se lo respeta a Alfonsín padre. La única que lo homenajeó en vida finalmente fue Cristina. Tan generosa.
Pero que nos hizo comer mierda sin necesidad el viejo, ahhh.
Y para qué? Para conservar en su memoria partidaria, los seguidores, la humillación y la genuflexión.
Esta vez, nos podremos equivocar; pero que bueno eso de haber juntado energías para redoblar la apuesta cuando la reacción avanza.
Eso alimenta otro tipo de memoria. En las que futuras generaciones se pueden basar para no aflojar en los devenires de la batalla.

Para el buen desarrollo político son indispensables muchas cosas. Como para que funciones el cuerpo; ni más ni menos.
En ese paralelismo podemos entender entonces, lo indispensable de contar con sangre.

.

9 comentarios:

  1. Alfonsín le decía a las Madres y Abuelas que no era conveniente hacer nada porque era políticamente peligroso.
    Tuvo la oportunidad, moral y económica, de solucionar el problema de la Deuda Externa y no lo hizo (Alejandro Olmos lo señala con toda claridad)
    Y el abrazo y el acuerdo con El Turco, bueno, eso no tiene perdón de Tutatis.

    ResponderEliminar
  2. La UCR no sirve, desde hace casi 100 años que no sirve como partido transformador.

    ResponderEliminar
  3. Oiga viejo, con este posteo y el anterior usted viene afiladísimo, aproveche el momento y haga como Puiggrós: una especie de "Historia crítica de los partidos políticos argentinos", en formato de blog.

    ResponderEliminar
  4. Qué se puede esperar de la UCR si los pocos partidarios que aún le quedan, consideran poco menos que "próceres de la democracia" a Alfonsín (el de la capitulación frente a los carapintadas, el del pacto de Olivos, el de la "economía de guerra", el de las desapariciones y fusilamientos en el cuartel de La Tablaba, el que juzgó sólo a los que coparon el cuartel y lo hizo bajo una ley antidemocrática que no permitía la segunda instancia, el de...) y al Dr Illia que fue el que asumió estando proscrito el peronismo, y el que mandó a reprimir huelgas obreras, dejándonos como mártires a Mussi, Retamar, y Méndez.

    ResponderEliminar
  5. La Corriente;
    y esta fue para los muchachos de Juan B. Justo

    http://elaguantepopulista.blogspot.com/2011/04/que-quilombo-deben-tener-en-la-capocha.html

    ResponderEliminar
  6. Acabo de ver al aborto de la democracia que es Ricardito Alfonsín criticando el estado de las vías de ferrocarril en el país. ¡Vaya novedad!
    ¿En dónde estaba esta mala clonación del padrastro de la democracia en abril 1989? Seguramente pescando en Chascomús. Yo, en cambio, estaba viajando por el NOA y allí me desayuné con que el tren llegaba hasta Córdoba (a pesar de que había estado viendo el mapa de los ferrocarriles y las vías llegaban hasta Jujuy) y desde allí tuve que viajar hasta Tucumán en ómnibus.
    "Pero si hay vías", discutía yo con los cordobeses, riojanos, catamarqueños, tucumanos, salteños y jujeños.
    "Sí, las vías están, pero los trenes no funcionan", me respondían.
    Cuando llegué a Catamarca pude ver lo que hasta hacía unos años fue la estación de trenes de esa ciudad. Allí la gente pobre había tomado los edificios para hacer de ellos su vivienda.
    Y ESTE MAL PARIDO VIENE A HABLAR AHORA DEL ESTADO DE LOS TRENES...

    ResponderEliminar
  7. Cuantos militantes se perdieron despues del Felices pascuas la casa esta en orden . Ahi se termino el alfonsinismo

    Despues la debacle hiper , pacto de Olivos , chuparse al frepaso para regrear al poder en el gobierno mas ultraconservador y salir en helicoptero matando a diestra y siniestra , entrega del partido a Techint (Lavagna)

    Quisieron revivir el apellido como si fuera hereditario y estan dando un espectaculo patetico de un partido en plena descopmposicion

    ResponderEliminar
  8. Se pusieron el "traje del viejo" como si fuera la tabla de salvación.

    ResponderEliminar