viernes, 7 de octubre de 2011

De lo que se cansó la gente es de escucharte a vos!!! Qué parte no entendés, Gordis?


Nuestra querida Gordis, adorable criatura de Dios, sabe que la extrañamos.
Se vino entonces con nuevas bizarreadas para despabilar nuestro aburrimiento, fruto de semejante falta de adrenalina a un par de semanas de las elecciones. Como diciendo; -"Si yo no estoy, aquí nadie anima la fiesta".
Para eso dijo (por aquí) que la ciudadanía no la acompañó en las primarias porque "se cansó de que le digan la verdad".
"Yo no quiero gobernar un país que no quiere la verdad, que no quiere la transparencia. Ahora no tengo más que decir la verdad, porque nadie habla. Yo sé que mataron al mensajero para no escuchar el mensaje, pero yo estoy espléndida, porque el mensajero también está cansado", expresó.

En un párrafo de cincuenta palabras, utilizó: "yo" tres veces de manera implícita, mas una vez de forma tácita.
Si alguien tiene a "yo" como palabra recurrente, estamos en presencia de un narcisista. Que además se describe a si misma: "espléndida", que digamos no es un estado habitual, especialmente en alguien con un considerable trajín político y que atraviesa además una etapa de franca decadencia.

Pero antes que nada, abundó en explicar el asunto de que Cristina querría ocupar el sillón de la Rosada más o menos hasta que los chinos invadan la Siberia por falta de espacio. Y para ello -luego de las elecciones- dirigiría sus esfuerzos hacia una reforma constitucional, donde se vería acompañada del elenco que se eleva actualmente por sobre el resto de la oposición, destacándose por su tibieza. Siendo su punto saliente el bonachón de Binner, que de tan manso y educado no le va a decir que no y ni que hablar de los radicales que ya están para el cachetazo.

Se las hago corta y no aporto nada nuevo; ésta mujer tiene el tanque -al que hace rato no le llega el agua- invadido de moho, verdín y alimañas y las cucarachas ya le desbordan la alacena.
.

18 comentarios:

  1. yo creí que ya había entendido....

    ResponderEliminar
  2. En cosa de 3 o 4 meses empiezan las polémicas con Ricardo Fort, Pachano y Graciela Alfano... bah no creo que llegue a tanto la cosa... por los otros, digo...

    ResponderEliminar
  3. Si se meten Rial y Ventura se pudre todo.

    ResponderEliminar
  4. Si uno tuviera una tenaza apretándole los genitales, podría putear a la tenaza pero, sospecho que lo mejor sería deshacerse de aquel que sostiene la tenaza apretando los.......
    Esta señora es una tenaza y está para eso, para dañar, lastimar, joder y, claro, distraer, que la puteemos a ella, hablemos de ella, nos enojemos con ella, etc., etc., etc.
    Se acabó, por ahora, el episodio avícola, altamira descansa, el cabezón transita entre el asco y la indiferencia, el alberto divierte, hermes (nos/los) apoliya, ¿y quién faltaba?, faltaba ella, la tenaza platinada.
    Esta actriz (primera, pero de clase Z) tiene que jugar su papelito; de tenaza, quienes le mueven los hilos (y le dictan y amplifican los delirios) la necesitan; paciencia, ya le falta poco para la fecha de vencimiento.
    No dejemos de apuntar al que maneja y aprieta la tenaza, mejor...

    ResponderEliminar
  5. En cualquier momento, pasa de tenaza a clavo y los ferreteros la mandan a las cajitas de los estantes del fondo. O a los sobrantes que van al sótano.

    ResponderEliminar
  6. Daniel, YA ES un sobrante, pero hay que fijarse en la casualidad, reaparece cuando el jefe sugiere un "armisticio" - eso, casualidad.

    ResponderEliminar
  7. Cha, digo...lo que puede la falta de bomba...¿algún voluntario?

    ResponderEliminar
  8. Quéeee? Ni mamado y en cuarentena.

    ResponderEliminar
  9. Eso de que no le llega agua al tanque, los patos en fila... mmm... no me lo creo. Una vez puede ser. Pero oh casualidad, después de cada acontecimiento donde queda en offside reaparece y reacomoda al discurso dañino que tiene.

    Es un mal bicho y punto.

    ResponderEliminar
  10. La ponemos entonces entre las alimañas, las cucarachas y esas cosas.

    ResponderEliminar
  11. Hay sensaciones extrañas que, en particular me producen los seguidores de la ballena naranja. A veces me dan lástima y otras siento hasta un poco de admiración. Los tipos se intuyen condenados al papel de "pelotudo perpetuo"pero siguen y siguen ¿porqué? ¿qué los lleva a defender a semejante engendro?. Por ahí la gorda tiene algún momento de lucidez y entonces, los tipos, que se mantenían en silencio, por las dudas, se suben al caballo y dicen: ¡ajajajá!, ¿vieron, vieron?ahora sí que se viene nuestra Lilita. Por supuesto que eso dura un ratito, en la curva siguiente la gorda derrapa, se va a la banquina y...otra vez de culo al norte, a remarla de nuevo y vuelven a su papel original, en silencio y a esperar a ver si recupera la cordura que, es de suponer, alguna vez debe haber tenido. Por eso decía al principio lo de las sensaciones inexplicables, porque una, dos, tres veces vaya y pase, pero ¡SIEMPRE!, NO, SIEMPRE NO, ¿cómo puede ser que alguien quede en todos los casos como un boludo absoluto defendiendo lo indefendible y siga en la misma, sin siquiera cuestionarse porqué o para qué?...no sé, a lo mejor alguien con mayor lucidez me lo pueda explicar, aunque esto es revelador de que la conducta humana es un misterio insondable.

    ResponderEliminar
  12. Ni te quiero citar al tal Quintin, abonado de ese Club de la Gordis que se nos viene cada tanto a encararnos envalentonado. Pero fijate que su blog se llama: "lectora provisoria". O sea, que se saben con vencimiento.

    ResponderEliminar
  13. Jajajajaja la extrañas , espero no verla ni escucharla nunca mas en mi vida

    ResponderEliminar
  14. A menos que le pongan una mordaza de aluminio y acero, difícil.

    ResponderEliminar
  15. "El pueblo no sigue a sus líderes" le dijeron a Beltor Brecht y contestó "bueno es hora de cambiar de pueblo"

    ResponderEliminar
  16. Es muy fuerte lo de Beltor, De Piero.

    ResponderEliminar
  17. Es que Bedford Bretch dejó una camionada de pensamientos...

    ResponderEliminar