sábado, 29 de octubre de 2011

Delicias del liberalismo - 6


Una maravilla el nuevo y sofisticado "jueguito".
Pensado para los tiernos niñitos yankys, quienes deben tener claro así desde su más temprana edad, que de esta noble actividad de la guerra salen los recursos para que puedan seguir disfrutando a futuro.
País noble si los hay, han hecho a los soldaditos tan reales que parecen personas.
Y aquí no hay "horario de protección al menor". El pibe puede divertirse a lo loco en lo que constituye una continua "happy hour".
Lo verdaderamente dichoso es como le dan a los objetivos civiles a lo tonto.
El famoso "daño colateral" pasa a ser aquí, el daño central y habilitado.
Y si tenés alguna duda, aquí en la presentación web te lo dejan claro cuando desarrollan el argumento de la cosa:
-"Destrucción masiva: puedes destruir cada objeto del juego, lo que incluye vehículos, edificios e incluso bosques enteros". Lo de "personas" seguro que es obvio.
El cambio cultural en marcha para que en un futuro próximo, cualquier fulano con pinta de musulmán sea azotado como corresponde en plena calle.


.

5 comentarios:

  1. No vengás con el cuento que adoctrinan a "los cachorros"...
    Eeso hacen los países comunistas y otros igualmente insoportables. En esos países ves a niños con "fusiles de verdad" para tirarle a los soldados!!!! en vez de jugar, como corresponde a esa edad...
    Un abrazo igualmente desubicado

    ResponderEliminar
  2. Y bué, la "libertad" tiene su precio...

    ResponderEliminar
  3. Es poco y no alcanza, pero también existe el
    discurso de un veterano. <=Clic

    Quizá debiéramos darle más difusión, ¿no les parece?

    ResponderEliminar