sábado, 22 de octubre de 2011

La fuerza del odio

.
El Diario "Perfidia" tiene que alimentar el odio de sus lectores y comentaristas, que este domingo van a votar mayormente impulsados por ese odio y no por alguna construcción propia. No digo ya, desde el amor, sino al menos por algún tipo de cariño por el interés común. Por hacer mejor al país.
.
Hace más de tres meses -para la inauguración de Tecnópolis- así se describía OFICIALMENTE el caso de Cecilia Mendive:
.
."Cecilia Mendive es la N° 800 de los 834 investigadores que han vuelto al país gracias al programa de repatriación del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva. Cecilia tiene 37 años y es doctora en química. Cuando era estudiante se iba a la facultad en bicicleta desde San Martín para ahorrarse el colectivo y tomaba mate cocido porque le salía más barato que el té.

Eran épocas difíciles cuando Cecilia se recibió de Licenciada en Ciencias Químicas: rindió su última materia el 21 de diciembre de 2001. La crisis no la detuvo y consiguió una beca de intercambio en Alemania mientras estudiaba para el doctorado. En Alemania conoció a otro científico alemán, David, y se casaron. Con un pie en Argentina y otro en Alemania Cecilia finalmente se doctoró y se estableció en Hannover mientras su marido terminaba sus estudios.
En el medio el país empezó a sufrir cambios sorprendentes incluso para alguien que vivía afuera. En 2003, cuando todavía era una becaria de intercambio del CONICET, recibió un mail en el que le informaban que le habían duplicado el monto de su beca. Cecilia pensó que era spam y solo lo creyó cuando vio la cifra en el cajero automático.
A fines del 2008 ya había decidido que era tiempo de volver y en octubre de 2010 le contó sus planes a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en una charla que ella dio en Berlín. En una entrevista hace poco dijo que volvió “para ser parte de la construcción de este país y devolver a mi gente todo lo que han dado y han hecho por mí.” Si Kornblihtt es el Messi de la ciencia, Cecilia es nuestra Lucha Aymar".
.
La crónica aquí, el 16 de julio de 2011.
.
Queda claro? Queda claro, una vez más, la clase de rata de sótano que SIEMPRE ha sido Fontevecchia.
.
Como queda claro el bruto armado que hizo La Nación, con sucesivos y cargados artículos del supuesto incidente del que habría sido víctima, un supuesto militante del Pro a manos de Guillermo Moreno y que desenmascarara ayer, el bloger-amigo Daniel Aranda en éste post.
.
No se trata del respeto a la veda, porque ésta gente no milita por sus ideas, por sus convicciones.
No milita por un SI MISMO.
Milita por un NO AL OTRO.
Milita sí por el resentimiento que día a día acumulan y propagan entre sus lectores.
Toda emoción necesariamente se ejercita en los demás. Amás de ser franca y dispuesta la voluntad en este caso de hacerlo intensamente.
Esto se comprueba a las claras en los miles de comentarios que ofician de rebote a estos "artículos críticos", al pie de los mismos. Rebosantes de cegado odio.
Hoy leía en un blog amigo, a un comentarista decir que el Gobierno había destruido a la oposición y que por eso, no tenía ella ninguna relevancia -cosa que va a quedar plasmada en el acto eleccionario de mañana-.
Nada más falso. Nunca ha sido mas clara la expresión de un conjunto motivado por el RESENTIMIENTO, en el montaje de semejante capacidad autodestructiva en función de cegarse en el acto compulsivo y obsesivo de pretender descalificar incesantemente al otro.
De ahí que no puedan esgrimir una construcción de propuesta propia. No han tenido tiempo siquiera para moldearlo y con eso se han mostrado ante una población deseosa de avanzar en una construcción de país, como una alternativa francamente destructiva.
.

14 comentarios:

  1. ayer escuché una frase que me parece reveladora: la mejor manera de combatir a las ratas es el descrédito... ellos, de a poco, van perdiendo el respeto de sus lectores y sólo les queda la lacra (que hay en toda sociedad, ¿viste?), así que a seguir festejando...

    ResponderEliminar
  2. Muy buena frase, verdad.
    Y a seguir festejando.

    ResponderEliminar
  3. Estos dias son una pesadilla para los cultores del odio.Que no se despierten

    ResponderEliminar
  4. Pero de verdad que están más furiosos que nunca.

    ResponderEliminar
  5. Hace más de una semana escuché por radio una entrevista a Cecilia y ella decía no se había ido del país, que había viajado por una beca. En el spot Fuerza Cecilia en ningún momento dice que se fue expulsada.
    Estos teresos juegan con la imbecilidad de algunos de sus lectores que cuando ven en tv algo que tiene que ver con Cristina, automáticamente cambian de canal.

    ResponderEliminar
  6. Exacto, o bajan el volúmen -como muchos han confesado- Pero están esperando cualquier detalle, así el más insignificante para llevarlo inclusive, a titular catástrofe de un diario como en este caso.

    ResponderEliminar
  7. En realidad el título es estrictamente cierto: se trata de "la fuerza de un relato falso" (el de Perfil, claro está).

    ResponderEliminar
  8. Haciendo paralelo con esto de la fuerza, pensé si cambiar el título en un momento. Pero no; el odio tiene una fuerza evidente y muchos son arrastrados en ella.

    ResponderEliminar
  9. No hay peor veneno que el resentimiento.....
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Beben de su propia producción!!!
    Festejemos que falta poco más que 24 horas para verlos arrastrarse de cólicos!!!!!

    ResponderEliminar
  11. A las pruebas me remito, acá está la entrevista:
    http://www.radionacional.com.ar/entrevistas/33838-qvolvi-convencida-por-este-proceso-tan-hermosoq.html

    ResponderEliminar
  12. LLega un momento en que uno se queda sin palabras, no porque no las encuentre, sino porque perdió las esperanzas de que lo entiendan. Su odio se retroalimenta continuamente y no tiene mucho sentido seguir perdiendo el tiempo. Nosotros somos felices, mañana festejaremos y seremos más felices y ellos se encerrarán en sus casas criticándonos mientras desde sus pantallas TN les da letra. LTA

    ResponderEliminar
  13. Gracias por el aporte para toda la blogósfera de tu nota de ayer, Daniel.

    Abrazo a todos

    ResponderEliminar