viernes, 21 de octubre de 2011

Los jóvenes. La guerra. El dinero manchado con sangre. Los políticos viejos


Estaba mirando recién la foto de Mariano Ferreyra con su hermano. Chicos muy jóvenes. Era un pibe Mariano, con una mirada muy pura.
Los jóvenes en Túnez y Egipto se agrupan hoy para repudiar al imperialismo yankee. Saben, sienten que les están robando el futuro con este verso asqueroso de que les llevan la libertad.
Saben que les están robando los recursos y con ello, su futuro.
Hay tipos viejos que siguen acostándose a la noche, calculando cuanta más guita van a sumar a su cuenta mañana y que cosa tienen que transmitirle a los que hacen el papel de dirigentes políticos para pegar el zarpazo.
Que sensación les dará seguir sumando numeritos a unas cuentas llenas de numeritos?
Cuánta gente se cargan para ello.
Cuantas vidas jóvenes destrozan para seguir acumulando. Y para qué mierda?

Hay gente que vive y deambula al lado nuestro que está muy loca. Pero mal.
Hay mucho psicópata y lo peor es que muchos lugares de poder los detentan ellos. Por la fuerza de su codicia.
Estos tipos que le pegan un balazo a un pibe como si se comieran un pancho. Que preparan un plan para arrasar con una población llena de chiquitos, conviven con nosotros, en este planeta difícil. Compuesto por gentes como nosotros. Pero tan difícil de entender.

Ultimamente estoy podrido de que nos digan que tenemos que hacer, gentes que dibujan las cosas como si pudiéramos de un manotazo barrer todo lo jodido. Barrer la gente jodida que pulula alrededor y que lógicamente se va a acercar al fogón donde se arma el estofado.
Esta gente sabe perfectamente lo jodido que es todo. Esta gente suele ser jodida y convivir a su vez con gente jodida y sabe perfectamente que en los lugares de mayor decisión se debe lidiar con gente muy jodida.
Entonces piden enfáticamente que se desplace a esa gente. Como si fuera tan sencillo.
Pero al mismo tiempo se quejan, de que se meta en todo, de que "vaya por todo" -según infieren- aquellos que están hoy en este país, ocupando los lugares de decisión, peleando por mejorar la cosas. Y eso que nos pasamos largos años de nuestra vida viendo lo lejana que estaba la posibilidad de tan siquiera poder intentar hacerlo.
Pretenden una fluida comunicación además, con alguien de quien aborrecen tener trato.
A quien cuestionan sistemáticamente.

Ultimamente veo una insistencia obsesiva en refregarnos el daño inconmensurable que, según dicen, se le está haciendo a las instituciones.
Y debo estar viviendo en otro país porque no registro tal daño.
Pero lo más indignante, es ver que se llenan la boca con el cuidado de las instituciones, aquellos que hace tres años se quisieron cargar a un gobierno democrático.

Este post no tiene un hilo conductor, ya ven. Es simplemente una catarsis.
Comienza con los jóvenes, que es justamente lo que tendrían que preocuparse en apuntalar tantos viejos de la política que tienen ganas todavía de levantarse cada día a romper las pelotas con el mismo verso gastado,
Sigue con la guerra. algo que desde aquí nos parece tan lejano y que a un pelotudo que fue presidente de un país hermano, nada menos, se le pasó por la cabeza.
Continúa con esa raza de avaros que cuentan monedas de oro día y noche, mientras usan de felpudo a personajes patéticos que están al frente de naciones que dicen ser de lo más democráticas, pero que son en definitiva, de las que se valen estos financistas para juntar más y más guita.
Y decía entonces... para qué?
Y termina con estos políticos del país viejo que tendrán un buen velatorio el domingo y que trazan paralelos  con un Hitler o un Mussolini, con una facilidad pasmosa. Pero que nunca abrieron la boca para caracterizar a un Rothschild o a un Rockefeller.
Por ese inmenso respeto que le tienen a aquello que llaman, el "mundo privado". Al fuero de los inversionistas. Como si no supieran que sátrapas con esos nombres y esas abultadas billeteras son los que manejan al "mundo público", a cuerda.

Steve Jobs debería reemplazar resueltamente -según Elisa Carrió- a cualquier líder político emblemático de la historia. De esos que los pibes suelen llevar estampados en sus remeras.
Esos pibes, deberían según ella, dejar de enamorarse de sus epopeyas. Dejar de sentirlos como guías hacia un horizonte político mejor. Hacia la utopía,
Y reemplazarlos por un líder de la tecnología de punta.
No importa la oscuridad que reine en los enclaves productivos que ese líder new age llevó adelante. No importa cuanta gente a su cargo la esté pasando realmente mal. No importa cuantos de ellos se hubieron suicidado. No importa la presión de la competencia que imprime sobre su carne el sistema.

Esta gente digo, estos representantes de la vieja política, que siguen renegando de la política! Que siguen pretendiendo ir por fuera de la política! deberían por lo pronto dejar de aconsejar nada.
Y mucho menos a los jóvenes.
.

13 comentarios:

  1. Muy buena la catarsis, parecida a la mía de alguna forma.
    Coincido entre otros puntos en lo absurdo de la SteveJobizacion de la política... ¿Qué quieren decir con eso? puras palabras sueltas sin sentido....
    El otro día R.Alfoncinito le decía a VHM en la polémica con Magadalena, qué ahora hay más medios oficialistas. ¿Acaso no hay más gente oficialista? ¿No es al revés el razonamiento? ¿No es que la gente ya elige ver otra cosa distinta a la que siempre muestran y mostraron los Mitre, Nobles y Magnettos? La gente se está dando cuenta de muchas cosas y nuestras catarsis ya no son las de los locos solitarios... es la catarsis de un pueblo que se planta positivamente para construir su futuro.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Entre esos tipos y yo hay algo personal decía Serrat. Igual estuvo certera la paciente psiquiátrica ambulatoria. Entronizar a Steve Jobs está a la orden del día cuando se defiende una visión de la política basada sólo en la forma para disimular un fondo que apesta, para contraponerla a un kirchnerismo que mejora la calidad de vida del pueblo, pero ¡horror de horrores!,no levanta el dedo meñique al hacerlo.Después de todo Jobs. como Bill gates, hizo escuela vendiendo antes que nada "packaging", es decir apariencia, y cadenas de oro también, con la letra chica y no tan chica de sus contratos.

    ResponderEliminar
  3. Me tienen las bolas por el piso los que hablan y elogian a Jobs, un capitalista de derecha asqueroso y negrero. Que poco saben los que lo elogian.

    ResponderEliminar
  4. Iris; y cuanto que hay de "packaging" en la política, también. Demasiado.

    Roberto; "de derecha asqueroso"; justamente como los que lo elogian.

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que no pueden continuar con la cantinela de las instituciones. ¿No se dan cuenta de que condenó a sus políticos lacayos a no superar el 12%?
    Se entusiasman porque el kirchnerismo no saca el 70% y piensan que si se unen todos, pueden sumar ese 48% que no vota a CFK en algún momento más adelante. Y eso es una terrible y vana ilusión. Que sigan con esa, que así el peronismo va a ser en serio como el PRI mexicano.

    ResponderEliminar
  6. Ricardo; queda descartada la oposición a partir del domingo. El Pro aglutinará a la derecha. Binner con el progresismo blanco.
    Lo que se viene y será la pelea en serio es la interna ala izquierda / ala derecha en la lucha por la sucesión de Cristina.

    ResponderEliminar
  7. Lo del pibe Ferreyra es terrible, lo de los que usan al pibe Ferreyra es terrible, lo de los que aprovechan esta desgracia para hacer politica rastrera son patéticos. Tenés razón, si paramos la pelota un segundo y nos ponemos pensar por qué sudecen estas cosas, va más allá de todo, tiene que ver con situaciones muy profundas pero que están allí, en las superficie.

    ResponderEliminar
  8. Para que sirven las instituciones si no representan al pueblo ?

    Por eso hay que reformar la constitucion para que las instituciones reflejen el pais que queremos

    Y Steve Jobs no significa mas que la mierda imperialista que nos venden .

    Impresionante escuchar a Carrio hablar de Steve Jobs , parece que les escriben la letra entre el gruipo Clarin y la embajada yankee.

    O como decian el martes en el ND Ateneo tenemos que ser patriotas para liberar nuestra patria , pero este pais esta lleno de patriotas de otras patrias tambien que estan agazapadas esperando el primer error para atacar nuevamente

    ResponderEliminar
  9. Pibe; excelente.

    Javier; estamos todavía lejos de descolonizarnos.

    ResponderEliminar
  10. Hasta hace no más de 10 años, pensaba que el problema argentino y el del mundo, por extensión, se solucionaba con dos días de nafta y uno de fuego. Purificación por las llamas. Es decir, sólo por medio de la violencia se lograría alterar el balance del poder.
    Luego, sin explicación, un tipo vino del sur y convirtió al "puesto menor" en "PUESTO MAYOR" a fuerza de convicción, valentía y decisión. Y ahí se produjo el cambio. Durante los escasos años "democráticos" que yo había vivido, siempre había sido engañado de alguna manera por los políticos a quienes había dado mi voto. Generalmente porque habían MENTIDO. Y yo había cometido el pecado de creerles.
    Por lo que he visto, lo que el espantoso gorilaje teme es VERSE DESENMASCARADO, verse puesto en evidencia como el rey desnudo.
    Si bien el panorama del futuro es complejo, especialmente porque en el exterior hay cáos diversos, es mucho menos angustiante para los argentinos de lo que era en 2003.
    Basta de nafta y fuego. Y adelante con el compromiso y la colaboración. Y que sigan cayendo las máscaras para seguir purificando el aire.

    Saludos
    Tilo, 70 años

    ResponderEliminar
  11. Estos jóvenes recibieron una nueva posibilidad: la de los ideales; lo que les falta a muchos viejos políticos y empresarios. Y eso de meter a un empresario en política ya sabemos como terminó

    ResponderEliminar
  12. Tito; enormes palabras las suyas.

    Paola; es sustancial lo del recambio generacional, pero apoyado como bien decís en ideales. No es cuestión de reemplazar a viejos cínicos por pequeños cínicos.

    ResponderEliminar