miércoles, 2 de noviembre de 2011

Carne podrida



Los yankys reducen el gobernar casi a un hecho administrativo.
Claro que en la declamación.
Se han escuchado, en tanto cosas como: -”Gobernar es dar trabajo”.
Yo creo que en general somos proclives a sub o sobredimensionar lo que implica el hecho de gobernar según donde nos posicionemos.
Estimo que los académicos no han salido mucho que digamos a la calle al esbozar sus conceptos al respecto.

Ayer encontré a un viejo conocido al que no veía desde antes del conflicto del campo.
Y claro, fue distinto hablar de política con él, a esta altura de las cosas. Después de trillado el campo de batalla, determinados encuentros nos ubican al menos de manera notoriamente diferenciada.
El me manifestaba su preocupación por encontrarse o con adherentes o con rechazantes, casi de plano al Gobierno.
Esto digo; no es así.
Esto sería así para quienes más se han politizado.
Esto es así en quienes en aquellos días se posicionaron más decididamente.
Los “perdedores” de aquella batalla dicen entonces hoy, sufrirlo con intensidad.
El tema es que si uno se suma a una contienda y batalla, debería asumir antes, la posibilidad de perder.
Pero la derrota, me temo, no estaba en los cálculos de los que hoy se muestran demandantes por la división que los aqueja.
“Jugaste y perdiste”, es un viejo dicho.
He visto gente golpear a las máquinas en los casinos. Y los vi putear a quienes los gerencian.
Quizás sirva esto para saber las consecuencias de colocar la ficha.

En tanto, hay una gran parte que se ha retirado ya de la contienda y otra mayor aún, probablemente que hace rato no la registra como tal.
El llamado de unidad de Cristina luego del triunfo está sin dudas en frecuencia con esta percepción.
Quienes casi estrictactamente en función de sus intereses, siguen operando políticamente, constituyen -deberíamos tenerlo ya más que claro- una obviedad.
Lo que resta por ver es el rebote que producen, generalmente bien recibido en aquellos que lejanos a algún beneficio de bajada de esos intereses solo se disponen a la lucha por despecho y encuentran por allí una buena fuente para abrevar.

Volviendo al tema de la gobernabilidad, es loable que quien se decide a hacerlo por fuera de la instancia meramente administrativa, toma en sus manos el desafío de moverse entre presiones de las más groseras a las mas sutiles.
Gobernar sería entonces, aplicar políticas de variada complejidad en un arco que se estire desde lo coyuntural
al largo plazo, demandado casi que cínicamente por quienes han hecho de sacar beneficios de lo inmediato; un arte.
El reclamo de bajar el perfil a los liderazgos no se corresponde por otra parte, a quienes insisten fanáticamente en hacer mella en las características de ese perfil.
Cuesta bajar al llano y esforzarse cada cual por su tarea.
Una pesada lógica de soportar un quebranto del pais mismo si acaso trajera esto el beneficio del cambio de perfil -y de figuras- no ha sido asumida por quienes han tenido parte en forjarla, en tanto siguen demandando por el maltrato que dicen soportar de los ganadores.
-”Ni vencedores ni vencidos” no ha sido una frase feliz en nuestra historia.
Alguien tiene que bajar el tono.
Algo de eso hay.
Pero si hoy la batalla resurge con tono verde dólar para que sigan tirando de la soga los bandos en pugna.
Mañana queda claro, será otra la motivación para que nadie atienda en definitiva al mecanismo que da cuerda al conflicto con la pretensión de eternizarlo.
Aunque no es esto maniático, sino consecuente con lo que ha sido nuestra historia misma, desde sus comienzos.

Por otro lado, es claro que siempre habrá conflicto y tiene que ver con la razón misma de superarse.
Pero no todo motivo de conflicto es recomendable tomar, tal como se lanza al ruedo.
Hay carne buena para evaluar en la disputa, como haremos el reparto de la misma.
La carne podrida... hay que descartarla rápidamente.
.

8 comentarios:

  1. A mi me hace gracia la postura de escandalizarse por que haya bandos antagónicos, como si el asumir una causa como propia con intensidad fuera algo malo en sí mismo.
    Por lo demás no faltan los que pretenden ser equidistantes en todo obviando que la verdad no siempre está en el medio. Eso sólo sucede cuando los dos argumentos tienen la misma fuerza o cuando lo que se discute carece de relevancia.Ante la postura de reprimir o no las manifestaciones ¿Los decimos que repriman pero poquito? A veces el término medio incluso conculca un derecho (el caso de la unión civil planteada como intermedia entre la aceptación y la no aceptación del matrimonio igualitario). El término medio no tiene porque ser sospechoso pero no es la verdad revelada.
    Ah, el "ni vencedores ni vencidos" debería ser un lema que incite a no tomar represalias pero de ningún modo una excusa para ganar en la mesa de negociaciones lo que no se pudo ganar en batalla (en las urnas en este caso).

    ResponderEliminar
  2. A mi no me gusto nada ayer Pablo Tigani en 678 , queriendo que el estado se siometa a los deseos del establishment financiero . Me hizo recordar a lo peor de los 90 , estos tipos te van a fijar el ministrop de economia o si podes o no fijarte si estas en blanco para venderte monedas extranjeras en blanco ?

    Aca los cambios se hacen no se administra la realidad , la realidad se cambia para tener mas patria mas libertad y mas igualdad y al que no le gusta que se cague y si quieren ir contra Cristina les incendiamos todos los bancos

    ResponderEliminar
  3. No lo conozco a Tigani.
    Gugleé y me encontré con esta frase que recrea con gusto:
    -"lo ideal es enemigo de lo bueno".
    que da para muchas lecturas.
    Una que me parece atinada, en principio y desde mi posición, claro; es que si no marchamos aunque sea pasito a paso hacia lo ideal, para qué estamos?
    Por tanto, eso de caracterizar como "enemiga" a la dirección misma de un proyecto progresista me parece jodido.

    ResponderEliminar
  4. Las medidas deben ser rápidas y fuertes, les guste a quien le guste va a ser la única manera de frenar ésta manía de querer gobernar desde las corporaciones, sobre todos las financieras con sus gurúes en economía.

    ResponderEliminar
  5. Coincido completamente con la observación de Javier con respecto a ese supuesto experto, que ahora se por Javier que se llama Tigani, agitando el fantasma del "poder de los mercados", fantasma bien reconocible por el argentino medio. Ricardo posteó un análisis de la situación económica macro de Iván Heyn que también a pasado por 678 que vale la pena leer. Ahora con esa frase, que no es de él, pero que Tigani adopta me termina de caer la ficha y tu conclusión, Daniel, me parece completamente acertada ¿Qué hace este tipo en éste lugar? NO es el suyo, su lugar está entre los perdedores. Y su fantasma no es otro que el que intentan mantener vivo La Nación, Clarín y algunos operadores financieros. Es una operación ideológica sobre el argentino medio con alguna capacidad de ahorro pero sobre todo es una presión sobre el gobierno para condicionar el/la futur@ ocupante del sillón de economía. Me parece.

    ResponderEliminar
  6. Y es que el argentino medio se acostumbró a ponerse la pilcha de cagón, lamentablemente.
    Y si me equivoco, que me digan como puede ser el primer tema de consideración en las encuestas; la inseguridad.
    No es que estemos en el paraíso, pero hay que ver y comparar con otros "paraísos", nomás.

    ResponderEliminar
  7. Che Daniel, de la inseguridad puede dar cuenta ROA, de Clarín, que escribió una nota sobre cómo lo afanaron en su domicilio y todos los datos indican que lo robó un integrante de alguna fuerza de seguridad (incluso hasta él mismo lo esboza). Son francotiradores sin brújula. Yo hasta marzo leo solo "platense a lo ancho", estos pibes están desmadrados.

    ResponderEliminar
  8. Te envidio, Pibe.
    Yo llego a entrar a los sitios del Rojo y me agarra un ataque; jaja.

    ResponderEliminar