sábado, 26 de noviembre de 2011

El entierro de los soldaditos

.
Hoy abro la casilla de mails y me encuentro con uno de mi hermano -que me lleva varios años de edad- y me dio mucha gracia porque sinceramente no me acuerdo en absoluto de esto que me cuenta.
Nunca hasta hoy supe de ésta anécdota que sucedió en nuestra niñez, en la década del '60:
.
"Me  acordé que cada vez que íbamos a la casa del flaco Miguel (nuestro primo), le mangaba algunos soldaditos de plomo porque tenía como 100... impresionante. Y ni bola.
Claro, cuando yo cumplí 11 el flaco llegó a los 15 y ya andaba atrás de las minitas, entonces le salió el macho rey y me regaló una caja con 50 o más.
Yo comencé a jugar en casa con los amigos a la guerra.
Después los guarde un tiempo y un día le pregunté a mamá donde estaban?
No sabía. Vos tenías 3 o 4 años y jugabas con nosotros.
Bueno dije, Daniel sabrá. Te pregunté... donde están...? Y me dijiste muy serio:
-“Murieron en la guerra”...
Si, pero donde están? (te pregunté)
-“ Enterrados, se murieron" (repetiste).
Y dónde...?
Fuimos al fondo y dijiste:
-“Acá... acá... acá…"
…fue un sepelio múltiple en infinitos lugares, donde solo encontré 3 o 4 cadáveres de los casi 50... te debo haber recontra puteado... pero hoy me dio mucha risa…"
.

11 comentarios:

  1. Es que era la época del "hagamos el amor y no la guerra"...

    ResponderEliminar
  2. Me hace acordar a la pregunta que se hizo Dolina acerca de la desaparicion de las bolitas
    Sencillo,las enterrabamos al comprar los primeros pantalones largos.

    ResponderEliminar
  3. Qué buena historia jajaj! Entre los 3 y los 5 años haemos las cosas más delirantes, estamos en verdadero estado salvaje. Después viene el filtro social, pero esas primeras acciones son, creo yo, las que definen nuestra personaidad para siempre.

    ResponderEliminar
  4. Qué momento increíble la niñez, Pibe.

    ResponderEliminar
  5. casualidades, en una de mis entradas conte algo parecido, también enterramos los soldaditos con un amigo, me parece que creíamos que era un honor que se merecian, la macana era encontrarlos despues

    ResponderEliminar
  6. Daniel eras un humanista desde tu mas tierna infancia!

    SH

    ResponderEliminar
  7. Jaja; sin dudas SH.

    Mirá que cosa, Edgardo; vicios de la época; jaja.

    ResponderEliminar
  8. Qué buena escena. Tenés suerte de tener un hermano memorioso, está muy claro que tu explicación y tu actitud de 3 o 4 años lo impresionó y hasta, creo en algún sentido lo divirtió. Muy humana para un pibe tan chico. Yo no era así, como había aprendido a fabricar pólvora, fabricaba bombas y cohetes que los empleaba matando soldaditos, no los enterraba, los destruía en unas batallas impresionantes. Mis primeras experiencias fueron con unos fósforos -que hace mucho que no existen- que eran hechos de papel encerado y retorcido. Bueno si los desretorcías formaban un triangulito en el cual encerrabas la cabeza y le dejabas un pedacito de papel como mecha. Eran bombas incendiarias. Se las ponía debajo de las patitas. La verdad que recordando esto de humanista no tenía nada. Era un maldito Reagan o Bush (padre e hijo)

    ResponderEliminar