sábado, 5 de noviembre de 2011

Esto es espantoso. Y no le damos bola


Podría decirse que en cualquier conversación donde se barajan los temas de mayor preocupación de la gente hay una tendencia manifiesta a sopesar la cosa en si es más o menos gravitante el tema de la inseguridad, o de la inflación, o de la corrupción; temáticas estas que dividen la perspectiva de quienes mayormente apoyamos el proyecto en vigencia o quienes se oponen a el.
Sin embargo, no suele ser tenido en cuenta el tema del tránsito y las consecuencias que derivan de la imprudencia, negligencia o mala intención de automovilistas y peatones, entre las mayores preocupaciones a considerar.
Lejos de ello, el desprecio por el tema, visible con solo pararse en cualquier esquina a observar los movimientos del tránsito, parece trasladarse a la percepción misma del común de la gente que no lo enfoca decididamente como una situación de profunda gravedad, a resolver.

Recuerdo haber cruzado la avenida Cabildo una tarde y ocurriendo que un par de coches pasaran de largo el semáforo en rojo, le pregunto a un agente de la Federal allí parado si no pensaba hacer nada al respecto.
A lo que me contestó que el estaba allí para cuidar la seguridad de los comercios de acuerdo a lo que le encomendaran en la comisaría.
Le dije entonces que probablemente cruzaran unos cien automóviles, solo en esa esquina indebidamente, a lo que me responsió que el calculaba, más o menos el doble... solo en una esquina...

Para la Asociación Luchemos por la Vidai, el total de muertos en accidentes de tránsito el año pasado en nuestro país, ascendió a los 7659.

Según la Consultora Poliarquía, estos son los temas de mayor preocupación en la Argentina:

Inseguridad:  40 %
Desempleo:  11 %
Pobreza:  8 %
Educación:  7 %
Clase dirigente:  3 %
Inflación:  3 %
Corrupción:  3 %
Problemas económicos:  3 %
Como podemos ver, el tema “accidentes de tránsito” no está considerado en modo alguno entre los más nombrados.

Aproximadamente 2.100 fueron las personas muertas en el año 2010, englobadas en la temática de la “inseguridad”. De las cuales, la mayoría se incluyen en disputas por problemas familiares.

Descartada que fuera entonces esa porción de crímenes que nada tiene que ver con el tema expresado como “inseguridad”, podemos apreciar que los accidentes de tránsito superan a la preocupación considerada como la de mayor relevancia por casi la mitad de los argentinos, en 8 veces.
Ocho a uno, para un tema menospreciado por todos nosotros, contra el más apreciado.
Además del fogoneo que le han dado los medios a esta visión recortada de la realidad, hagámonos cargo de nuestra parte.

"La muerte de ocho personas en un accidente de tráfico sacudió Argentina y elevó a 18 el número de víctimas, 11 de ellas menores, en tres siniestros registrados en menos de 48 horas en las carreteras del país”.
Dice la crónica. Pero más precisamente, fueron solo 32-horas, las que nos dejaron con un saldo de 11 chicos muertos.

El Ministro Florencio Randazzo, atribuyó las tragedias a la "imprudencia de quienes deben respetar la ley y no lo hacen", al aludir a la alta velocidad a la que viajaban tanto el camión como la camioneta siniestrados esta madrugada.
"Tenemos que hacer un cambio cultural. La seguridad vial la hacemos entre todos. El Estado no puede poner un inspector o un policía al lado de cada conductor", completó Randazzo.

No quiero dejar de acotar, que es notorio el deterioro de las rutas en que se produjeron semejantes desgracias.
Lo que amplía el cuadro de gravedad de semejante cuestión a la que evidentemente, no le damos bola.

Nuevamente el tren fue protagonista de uno de los accidentes; el de la Provincia de San Luis.
Como si no nos hubiese alcanzado con el ocurrido hace tan poco en el barrio de Flores.
El chofer escuchaba música con auriculares. No oyó las advertencias e iba además a una alta velocidad.
No había barreras en ese paso a nivel. Allí fallecieron seis niñas.

Hace una semana, cruzando la barrera de Munro, quedé petrificado viendo como una mujer pasaba su automóvil por delante de la cola de espera con la barrera cerrada, para cruzarla (las barreras cubren solo la mano activa) por el costado pasivo, unos quince segundos antes de que pasara el tren.
.
Once chicos perdieron sus vidas en dos días. Once nenes que iban a divertirse y terminaron en un ataúd.
Es espantoso. Y deplorable.
Creo que nuestra sensibilidad entra en algo así como un lugar difuso cuando muchos de nosotros nos subimos a un automóvil, al parecer.

22 comentarios:

  1. "....Once chicos perdieron sus vidas en dos días. Once nenes que iban a divertirse y terminaron en un ataúd.
    Es espantoso. Y deplorable.
    Creo que nuestra sensibilidad entra en algo así como un lugar difuso cuando muchos de nosotros nos subimos a un automóvil, al parecer...."

    Daniel,
    Totalmente de acuerdo, esos chicos no tenìan nada que ver! Sè que con mis apreciaciones, en muchos casos, me granjeo enemigos,pero el accidente no existe, tiene que ver con el espìritu suicida y el gran desprecio por la vida de quienes lo provocan. Cada quien sabe que hacer frente a circunstancias adversas...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Daniel, en Mar del Plata ( no se en otros lugares del pais) un grupo esta poniendo estrellas amarillas en cada lugar donde se produce un accidente fatal.Si realmente se efectiviza no habría esquina sin su correspondiente estrella, no hay día en que no me cruce con el correspondiente accidente que incluye a una motito y una persona inmovilizada esperando la ambulancia
    Igualmente le cuento que el tema delincuencia esta muy espeso.
    En mi barrio en dos semanas,con un muerto incluido, cinco choreos en dos manzanas....

    ResponderEliminar
  3. Nando, he visto a los milicos dormir en el patrullero en la calle Mitre, en la cuadra de la catedral, mientras el dueño del local de Rivadavia e Irigoyen quitaba los pedazos de cristal rotos por los ladrones.
    Las camaritas de video que pagó la Nación... bien, gracias, esperando que Pulti las haga poner.

    ResponderEliminar
  4. Daniel, no creo que sea solo un problema del estado de las rutas, porque la ruta 2 está espectacular pero se siguen haciendo mierda.
    Si cuando revisan a los autos accidentados se encuentran con que iban a 140 / 150, no hay nada que los salve, para colmo de males van escuchando la radio o boludeando.
    Mis viejos viajaron hace poco a Río Hondo, se maravillaron del estado de algunas rutas, pero volviendo para Mar del Plata, en una ruta de Bs. As. un Renault 12 hizo una maniobra tal que casi los hace matar contra un camión.
    No importa la máquina (Escarabajo o Mercedes), no importa el estado de la ruta, si el que maneja es un forro o un hijo de puta, es muy difícil que podamos zafar.
    Y no es solo acá, unos amigos mexicanos me decían que una empresa automotriz ofrecía a un modelo a un determinado precio, eso sí, había que elegir entre airbags o equipo de música. ¿Adivinen qué eligió el 70% de los que compraron ese modelo?

    ResponderEliminar
  5. 60 años de desinversión en infraestructura vial y ferroviaria sumados a la puta idiosincrasia transgresora e inconciéntemente arrogante es la fórmula que produce el espantoso resultado.

    ResponderEliminar
  6. Yo hacia referencia a estas muertes en algun posteo sobre inseguridad. Para colmo, hacen mal en llamarlos accidentes, porque son prevenibles. Por lo que se, fuera de estos casos recientes, se viene laburando en seguridad vial.

    ResponderEliminar
  7. Hace años que le pregunto a los que saben de automóviles lo siguiente:
    Si en las rutas no se puede ir a más de 110 por hora, ¿por qué se fabrican autos que superan los 250 y se los deja circular por la calle?
    Si los automáticos tienen menos accidentes que los de cambios, ¿por qué se siguen fabricando y se los permite circular por la calle?
    ¿Por qué los vidrios oscuros si entorpecen la visibilidad y ocultan el rostro de quien pueda lesionar o matar a una persona?
    ¿Por qué se permite que circulen por la calle los autos "preparados" para correr en las pistas?
    ¿Acaso no debería haber un registro de talleres mecánicos que se dediquen a eso y que estén obligados a brindar la información de los autos que preparan? ¿Acaso no debería permitirse la preparación de motores solo a aquellos que son pilotos profesionales?
    ¿Por qué se fabrican colectivos que pueden alcanzar altas velocidades en la ciudad si deben circular a 60 como mucho?

    ResponderEliminar
  8. Totalmente Daniel, ya es habitual encontrarse con este tipo de accidentes, podria decirse "pelotudos", como es el caso de trenes arrollando autos o colectivos o lo que sea. Inseguridad vial por un lado, y en otros tantos un gran porcentaje de negligencia de el que conduce. Eso de "tirarse el lance" a ver si pasan, es desesperante po lo idiota y por lo fatal. En este caso puntual es más que indignante.

    ResponderEliminar
  9. Es un excelente ejemplo de que como los medios aún formatean el sentido común y la percepción de la realidad aunque ya no ganen elecciones.
    Igual sobre lo que dice Casta Diva quiero acotar que la industria automovilística trabaja con criterios de rentabilidad más qwue pensando en la circulación urbana. De hecho fueran protestas de asociaciones de consumidores en EEUU y otros países las que impulsaron que se dictaran leyes al respecto y se obligara a las empresas a introducir los cinturones de seguridad, los airbag, y los chasis reforzados.
    Pero lo que las empresas venden es justamente la espectacularidad, la idea que el conductor tiene casi un fórmula 1 en sus manos...

    ResponderEliminar
  10. Lamentablemente la condición humana nos demuestra que somos hijos del rigor: está demostrado que en los países con menores índices de siniestralidad (siniestros, no accidentes) se combinaron factores diversos, en este orden, represión y control punitivo de los incumplimientos, ajustes en las normativas en forma restrictiva, educación temprana y difusión pública masiva de peligros y normas a cumplir con sus motivos y consecuencias, inversión en infraestructura pública y técnica vehicular.
    El orden no implica dilación temporal o que una se implemente una antes que otra, sino todas al unísono.
    Lamentablemente, insisto, rigor aunque no guste, a la postre la sociedad lo agradece, sobre todo las víctimas. Debería colocarse un dispositivo de control en todos los vehículos para circular que sirvan al mismo tiempo como identificación unívoca de patente en forma electrónica remota, historial de comportamiento del vehículo, antecedentes de tránsito, paso por peajes y foto-multas automáticas por todos lados. No como en Capital que todos ya sabemos dónde están, en 10 o 15 puntos.
    Me disgusta porque a veces reconozco que me paso de los límites, pero no existe una manera más eficaz de control. Y si no se controla y se aplican sanciones, la toma de conciencia no tiene lugar.
    El costo de un dispositivo electrónico así varía según el vehículo, pero para los nuevos no puede ser superior a USD 100. Costo despreciable si los hay. Para los vehículos viejos, si no se puede poner el historial de velocidades y demás, sí puede ser la identificación automática para todo lo demás, a costos también bajos.
    Los costos para implementaciones en peajes y rutas van en la línea de lo actual y hasta se ahorraría dinero poniendo un sistema único. Pero recordemos que en salvar vidas no se puede sopesar la cuestión económica.

    Lo que no se puede es escaparse por la tangente echando culpas: si una ruta no está en buen estado como para circular como en una autopista a 120 Km/h, pues entonces que se circule a 60. Lo mismo si como en casos recientes la ruta está en reparación. Pero si se circula igual a altas velocidades, las consecuencias están a la vista, y la culpa no es de quién no convirtió la ruta en autopista sino del conductor.

    Otro si: tómese nota que no se caracteriza correctamente a los conductores. "Manejar" no es lo mismo que "conducir". Para manejar se necesita solamente saber cómo funciona la máquina, mientras para conducir se necesita saber moverse con seguridad en el entorno respetando normas para con los otros conductores y para uno mismo. Es básico, pero se nos pasa por alto muchas veces.

    Saludos
    Ladislao Fokas

    ResponderEliminar
  11. Muy buen post Daniel y muy buenos los comentarios que lo enriquecen. Mi humilde opinión es que si se mejora el estado de las rutas sin que se modifique la conducta de los conductores probablemente habrá más accidentes fatales porque podrán correr más. Además antes que construir autopistas estilo europeo en un país enorme hay que invertir en trenes. Planes de seguridad vial, los hay, aunque se concentran en los movimientos turísticos y habría que hacerlos habituales cotidianos, éstos disminuyen los accidentes, por lo menos esos muestran las estadísticas. El tema está en la agenda de los gobiernos. Sin embargo en el tema seguridad ciudadana urbana no se hace todo lo que se debería. Por ejemplo, no recuerdo tanta cantidad de accidentes provocados por obras de construcción, especialmente en la etapa de construcción de cimientos, como las que se registraron últimamente en la ciudad. Evidentemente los controles de obra por parte del gobierno de la CABA y la responsabilidad de los contratistas y directores de obra está fallando, no se hace nada y las situaciones se repiten cada vez más graves. Lo mismo ocurre con los pasos a nivel en la ciudad, son de otra época, de cuando yo tenía 13 años y me recorría en bicicleta toda la ciudad y se podía jugar un picado en la calle sin que te interrumpiesen (vivía en Flores).

    ResponderEliminar
  12. Es un tema el cual confluyen diferentes cuestiones, lo que lo hace de dificil tratamiento, se podría hablar de lo mal que manejamos, del abuso de las altas velocidades que te otorgan los autos nuevos, del pésimo estado de algunas rutas (aunque esto se viene solucionando), de la incontable cantidad de camiones (en esta zona es realmente complicado ya que por rebasar a un camión que va cargado por la ruta a 50-60 km/h han ocurrido muchísimos accidentes), quizás sea tiempo de realizar una seria reconversión del sistema de sanciones y extremar los controles para que no sean solamente meros entes recaudadores de multas y coimas.

    ResponderEliminar
  13. Por ello, Iris, porque los que fabrican no tienen como objetivo el bien común sino el de sus bolsillos es que debe intervenir el estado desde sus tres poderes para tratar de que esto cambie en algo. Así como se ha legislado para que no se puedan fabricar armas de juguete o para que se deba hacer ropa de todos los talles, también se puede regular la fabricación de automotores.

    ResponderEliminar
  14. Es la gran causa de muertes en todo el mundo, pero como no sirve para apegarle al gobierno, ni para criminalizar a ningún negrito, no es tapa ni tema de conversación ni de preocupación sino sólo cuando ocurren estas cosas. Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Me permito señalar un detalle: las publicidades que promocionan autos destacan su veolcidad. Velocidad que se incrementa y todos alaban con un ¡ohhhh! asombrado.
    Y el tema de manejar como si el auto fuera un arma incomoda y nadie quiere hacerse cargo.
    Hoy publiqué un relato, medio en joda, acerca de la costumbre de no respetar los semáforos. Hubo un silencio de radio en los comentarios que ni le cuento.

    ResponderEliminar
  16. Y que solucion hay para este tema , una policia de transito y muchos descuentos de puntos y quita de registros

    ResponderEliminar
  17. Hay que ver que aunque manejen bien y las rutas estén en buen estado, el problema también está en el paradigma. ¿Cómo entendemos al transporte? Es de un anacronismo total que un auto de mil kilos circule al lado de un camión de 40 o 50 mil. El camión es un medio de transporte caro, ineficaz, contaminante, peligroso.

    Menem destruyó la red ferroviaria, de 46.000 km pasó a tener 16.000. Ahora en la ruta 12, por ejemplo, se construye una autopista que compite paralela a las vías muertas. ¿Qué es lo que no vemos? Los intereses de las multinacinales automovilísticas, del petróleo, del neumático, del cemento.

    ResponderEliminar
  18. No está mal invertir en rutas, lo que
    hay que hacer es invertir más en ferrocarriles y en rutas aéreas de cabotaje con AA y Austral.
    Tengo unos amigos que hace 10 años que viajan desde México a la Argentina y para venir a Mar del Plata tienen que ir de Ezeiza a Aeroparque y enganchar justo el vuelo que viene para acá (demás está decir que solo lo alcanzaron una vez) porque lo que, el resto de las veces, han tenido que hacer uso del MONOPOLIO de Tienda León, cuyos choferes, que parecen salidos de las FFAA de la dictadura procesista, van hablando permanentemente por celular o con auriculares escuchando la radio.
    Hay que regular mejor el transporte público de pasajeros, no puede ser que esos colectivos de doble piso paren en Dolores ¡DEBAJO DEL PUENTE! para hacer cambio de chofer o no sé qué cosa, con autos y camiones pasándole por el costado (juro que una se queda esperando escuchar el ruido y sentir el sacudón de alguno que se tragó el ómnibus parado).

    ResponderEliminar
  19. Daniel: comparto totalmente tu dolor y tu indignación. Suelo abominar de aquellos que se admiran de lo de afuera y desprecian lo nuestro, pero recién llegado de un corto viaje a Europa (Viena y un breve paso por Alemania) siento que en este tema no podemos dejar de señalar nuestras lacras: el nivel de respeto a las normas de convivencia, a la vida ajena y también a la propia que vi allá me provocó una enorme envidia.

    Por supuesto, la infraestructura de transporte está a años luz de la nuestra: no hay pasos a nivel, los trenes son de maravilla, las autopistas también, etc., etc. Pero la base de todo es la educación: lo ves en la actitud de la gente frente a los semáforos, tanto los conductores como los peatones. Si no encaramos en serio la cosa por ahí, sea vía castigos, multas, meterle la educación vial en la cabeza a los pibes desde el jardín de infantes o lo que fuere, estamos fritos.

    Claro, no podemos esperar que esto sea tomado como bandera política: nadie esperará conseguir votos diciendo que en nuestro comportamiento en el tema del tránsito no hemos salido como sociedad de la época de las cavernas.

    Sobre lo que dice Nando, acá en Capital también se están poniendo estrellas amarillas en los lugares donde hubo víctimas fatales: en el Monumento de los Españoles, en Scalabrini Ortiz y Nicaragua, etc., etc. Pronto no van a quedar calles sin estrellas.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Rafa;
    que gusto que vengas a comentar.
    Lo que decís es el exacto reflejo de lo que pasa.
    He visto peruanos, españoles, uruguayos, asombrados por el desprecio que exhibimos aquí por el tema. Es muy doloroso y a la vista tenemos las consecuencias.

    Te mando un gran abrazo y lo extiendo a todos los amigos que han comentado aquí brillantemente.

    ResponderEliminar
  21. Este país creo que tiene la tasa mas alta de accidentes de transito. Mayor al de la INDIA o a de paises de medio oriente donde por ejemplo no existe mano y contramano!!

    No se si es imprudencia, irresponsabilidad , egocentrismo o me cago en todos.
    Y esto involucra a todos los sectores sociales, pobres y ricos que se desenvuelven de manera imprudente,manejando y hablando o mensajeando por celular, otros, como el chofer del micro(dicen)con auriculares y escuchando musica.
    Un edificio se cae(y van) porque la empresa que construia al lado mintio con sus planos, o el Gobierno de la Ciudad es inoperante en el contro Y/0 las habilitaciones de obras.
    Cromagnon, el micro de Flores, aviones que se estrellan cuando quieren despegar, trenes que chocan, etc etc.
    Algo pasa

    Vieron el estado de la locomotora?
    En tiempos de Tecnopolis, HD y wi fi, nos seguimos matando como primates

    Saludos

    ResponderEliminar
  22. "No se si es imprudencia, irresponsabilidad , egocentrismo o me cago en todos."

    Es todo eso junto, lo que sumado da un fuerte desprecio por el otro.

    ResponderEliminar