jueves, 15 de diciembre de 2011

No-violencia activa. Contamos con ella y no nos cercioramos, o nos confunden con un accionar violento


La no-violencia activa es una metodología que ha sido en general,
apoyada ingenuamente.
Es decir, sin comprender que la violencia misma nace de nuestra mente
y luego se reproduce y amplifica en el sistema.
Y vuelve sobredimensionada del sistema a nuestra cotidaneidad para que algunos de nosotros,
sensibilizados por demás,
seamos impulsados a amoldarnos a ese sistema violento.
No se trata de inadaptarnos. Todo lo contrario.
Se trata de caer en cuenta que los marcos teóricos que suelen atender
los impactos y alteraciones que podemos padecer,
no ponen el acento en el sistema como generador de violencia
sino, casi exclusivamente en nuestra problemática personal.

La violencia del sistema se manifiesta en todos los órdenes;
político, económico, racial, religioso, generacional, genérico...
Dentro del sistema vivimos y hacemos... lo que podemos
para sortear los innúmeros inconvenientes que se nos presentan,
como individuos y como parte del colectivo social.

La no-violencia activa ha sido por otro lado desdeñada
por quienes creyeron en ofrecer una solución violenta a la violencia del sistema.
Y ha sido burlada por quienes se enseñorearon en la arrogancia de ser parte
de la pirámide del sistema.

Políticamente hablando, la tan vituperada movida emancipadora latinoamericana
es con seguridad una de las expresiones más pacíficas que puedan contabilizarse
en una historia que el humano ha atravesado en general, manchado de sangre.

Como contraste, el accionar para desestabilizar esta movida es de una violencia propagandística mayúscula.
Sostenida por personeros de la violencia política, económica y racial que en otro tiempo
accedían a los lugares de decisión.
Si dentro de ese colectivo sobreviven sin embargo, personajes que han subido al mismo con un pasado a cuestas signado por la violencia. Intentando subsistir en una metodología que a esa violencia responde, no es por obra de magia que podemos desprendernos de sus "generosos servicios".
Sino por un accionar de lucha por espacios que no es nada fácil, como sería deseable obtener.
Todo ello claro, bancando la cosa desde adentro.
Desde afuera contamos con críticas o sugerencias,
atendibles pero inconsistentes por lo general para acceder a instancias superadoras.

La no-violencia no es pacifismo de canciones de paz y amor.
La no-violencia activa es una metodología de acción,
que nos da con reconocernos en el lugar desde donde nos movemos,
en función de la demanda que desde allí hacemos al medio.
Es accionar, pero observándonos en ese accionar.
Observar que cosa nos moviliza y que tipo de carga conllevamos en esa acción hacia el medio. Aspirando a encontrarnos en situación de entender que ningún ser humano está por encima de otro ser humano.

19 comentarios:

  1. Que seria lo que decis ser Gandhi ?
    Y porque seria mala la violencia , no es buena a veces ?

    ResponderEliminar
  2. Ayer miraba Canal Encuentro y agarré casi al final una de esas buenas producciones nacionales,una documental(no me puedo acordar como se llama)que trata nuestra sociedad,la cuestión es que terminaba con una reflexión que rezaba masomenos así:
    "Lo que permite la ley,es cuidado por las mismas acciones que ella reprueba"(no es literal,fue la idea que me dejó,pero la frase tiene autor)).
    O sea, mientras sigamos usando la violencia como control,de una u otra manera la sembramos.

    ResponderEliminar
  3. En la canción del elegido dice que la guerra era la paz del futuro

    Iba matando canallas con su canción de futuro

    ResponderEliminar
  4. Perdón Iba matando canallas con su cañón de futuro

    ResponderEliminar
  5. Un detalle curioso es que la modalidad de la no violencia activa fue utilizada por la sufragistas para pedir el voto femenino (no la llamaban así pero era esa metodología) unos cuantos años antes que Ghandi.

    ResponderEliminar
  6. Soy siloísta, pero esto lo acabo de escribir yo, en tanto respondo a su filosofía.
    El Negro, Gandhi, son actores de la no-violencia e inspiradores de su acción.

    Alguien puede elegir responder con violencia, pero las consecuencias y el rebote son inevitables.
    El problema luego es el encadenamiento en la situación violenta.

    El caso de los gobiernos que defendemos en nuestros países de Latinoamérica está signado por un accionar no-violento. Eso es lo que rescato políticamente.
    Más que nada porque no se visualiza, creo; ni por nosotros mismos, ni mucho menos -por supuesto- por los opositores.

    Hay casos cruciales como el de la Franja de Gaza, donde el pueblo palestino está acorralado en su supervivencia.
    Hay una vieja frase que dice:
    -"Si te provocan calla, si te persiguen huye, pero si te acorralan, mata".
    Cada cual sabrá que hacer frente a las tres opciones. Nadie es juez al respecto.
    La última es justificable por el suceso. En ese caso, elijo un luchador a un mártir.
    Ser "no-violento" no se asimila a ser estúpido.

    ResponderEliminar
  7. Tema complicado con opinión diferente (de mi parte) según el caso...
    Soy partidaria de la no-violencia activa pero...
    (mi especialidad son los peros)
    la violencia genera violencia (como bien decís), entonces, el hambre, el maltrato, el sueldo magro, la explotación y millones de etc. que son VIOLENCIA DE ARRIBA ¿no genera violencia de abajo?...
    Caso supuesto: Tus hijos no tienen para comer y "La Mirta" se la pasa almorzando -tirando lo que le sobra-
    Sabés que no solucionás nada, pero un buen día la ves, ahí, subiendo a su "cero"... ¿no escupirías el piso -o el coche? (soy suave)¿es violencia?
    ¿No es violencia que Macri baile entre globos cuando en una escuela no hay ni agua en el baño -docente?
    Puedo seguir...
    Yo me tomo varios traguitos de agua pero... hay casos que no puedo evitar me nace desde los intestinos... es irracional

    ResponderEliminar
  8. Comparto eso de "prefiero el luchador al estúpido"

    ResponderEliminar
  9. Es lo que digo cuando alguien cree que las cosas son gratis.
    La gente de arriba a la que aludís suele desconocer que determinados actos generan violencia.
    La corriente liberal de los '90, desplazó una cantidad de gente a la marginalidad. Esa gente experimentó esa violencia socio-económica y produjo una respuesta.
    Luego, quienes adhieren a esa corriente se hacen los sorprendidos, desentendiéndose del hecho puntual de que quien siembra miseria va a recojer inevitablemente delincuencia.
    Entonces alientan la "mano dura", porque sus bienes "están en peligro".
    Ahí podés constatar que todo accionar violento tiene sus consecuencias. Y ahí se arma el encadenamiento.
    Para pretender asimilar luego a la gente despojada a una mirada no-violenta, hay que hacer el trabajo de darles las herramientas en tanto condiciones de alimentación, vivienda y educación.
    Es decir; tenés que hacer el trabajo de construir lo que ellos destruyeron. Y ellos todavía se quejan y te critican.

    Pero el punto que considero viene cuando sugiero de quienes militamos por la causa, una acción no-violenta que va en todo caso, en sintonía con lo que se está haciendo.
    O acaso se respondió con violencia a la acción altamente violenta de la movida destituyente del 2008?
    Es una opción. Para mi la más valedera.
    En el caso que ejemplifico, Cristina demostró que en no mucho tiempo iba a rendir sus frutos.
    Si hubiera reprimido, la cosa podría haber satisfecho a algunos de los nuestros en el momento, pero las consecuencias nos iban a jugar inevitablemente en contra. Y hoy no estaríamos en esta situación, sino -en una de esas- en la contraria.

    ResponderEliminar
  10. Flor de tema te traés Daniel. La violencia "de arriba" no es siempre violencia proveniente del gobierno, se puede tener -como ahora- un gobierno que ha decidido no ejercer la violencia como método de contener la protesta social y reducir su aplicación a casos extremos (algo así como la situación del acorralado) y sin embargo la violencia estar entronizada en amplios sectores de la población y distintas instancias del Estado que es un aparato sumamente complejo y esencialmente violento. Por ejemplo, como deben responder los pueblos indígenas de Formosa al asesinato de uno o más de sus miembros cuando intentan resistirse a un desalojo por la fuerza de sus tierras empleando la justicia y la policía local con el apoyo de quienes se quieren quedar con sus tierras. En ese caso el Estado ha perdido su papel de mediador no neutral como dice la presidenta que debe equilibrar el poder de los poderosos frente a la debilidad de los más débiles y hace lo contrario. Es de nuevo la situación del acorralado. Los pueblos indígenas son esencialmente no violentos, sin embargo se ejerce sobre ellos una violencia continua, estructural, endémica e histórica, a la que hay que ponerle fin, no hacerlo es apañar esa violencia. Y si es necesario para garantizar los derechos de los más débiles injustamente avasallados, acorralados, el Estado tiene la obligación moral, si es estrictamente necesario, de hacer uso de la violencia. Es un imperativo, me parece, moral. Pero claro antes deben haber fallado todas las instancias de diálogo, de convencimiento, pero en un marco en el cual el Estado interviene para separar y proteger al más débil. Digamos que uno es maestro de grado y el matón de la clase le quiere pegar al más chico o al que todos tienen de punto ¿Qué hacés? seguramente yo me olvido de que a los pibes no se los puede tocar y agarro al grandulón y lo llevo aparte y converso con él, pero de ninguna manera permito que continúe con la agrasión, para después llevarlos a los dos a dirección para tratar de dirimir quien empezó la pelea cuando eso está bien claro desde el principio. Eso es, a mi modo de ver, la no neutralidad frente al conflicto en el marco de la no-violencia activa.

    ResponderEliminar
  11. Perfecto Profe.
    Cualquier ejemplo o suceso, como los que traés son asimilables al caso.
    Por eso, casi que comienzo el post mencionando que en general suele haber una mirada ingenua sobre la poderosa arma que constituye la no-violencia activa.
    Que no es una cosa estanca, dogmática tipo: -"Si te abofetean en una mejilla, poné la otra".
    Si te abofetean en una mejilla, hay que ver como respondés en el momento en base a tus registros. Y esto tiene que ver con la violencia que cada uno tenemos en la cabezota, lo que nos coloca -no por casualidad- en tal o cual situación.
    En cuanto a las situaciones extremas, bueno; esto no es un "Manual para el muchacho pacifista".
    Esto es acción y atención ante cada circunstancia.

    ResponderEliminar
  12. Precisamente Daniel,Jesús ofreció la otra mejilla,¿Que hubiera pasado si le daban otro sopapo?
    Fue un "una me la aguanto,si seguís te reviento".

    ResponderEliminar
  13. Mira Dani, todo depende del contexto historico. Durante el año 1970 pertenei al Siloismo, pues todavia no existia "La Comunidad" ni el Paritdo Humanista que surge en Democracia. Teniamos un entrenamiento riguroso tanto psisico como psiquico, que apuntaba a desarrolar "los dsitintos niveles de evolucion del hombre" segun lo planteaba la teoria de un señor que leiamos en ese momento ( Ouspensky - Psicologia de la posible evolucion del hombre).
    Tambien existian otros textos de estudio que mezclaban algunas teorias orientalistas (Chakras) con cierto cristianismo primordial (Pre Iglesia).
    En fin hicimos varias acciones, una de las cuales fue colocar un inodoro en la plazoleta del obelisco con una bomba panfletaria adentro como asi tambien desde la terraza de algubnos edificios mas las pintadas de "Silo Vence" en todos lados.
    Cuando entrenabamos el equilibrio simulabamos una situacion imaginaria que consistia en llevat una botellita de nitroglicerina colgada del cuello para dejarla apoyada en la puerta de algun baño de alguna institucion de seguridad, y aunque esto nunca fue llevado a cabo , como podras ver se contemplaba cierta posibilidad de violencia.
    Llegado cierto tiempo tendriamos retiro en la montaña de 45 dias y al volver el proyecto era vivir en comunidad en SanTelmo jejej.
    En fin , yo tenia 16 años y cuando fui a contarle a mi viejo , me persiguio por las escaleras 8 piss jajaj. Mi vieja se la pasaba llotando y eso me pudo. Despues empece a militar politicamente en el secundario.
    Mis ompañeros me habian puesto de nombre de guerra "El Hippie" por mi paso por el Siloismo jajaj.

    ResponderEliminar
  14. Uy Rubén, estuviste en las Bases. Conozco a varios de esa época. Si, todo el asunto del contravoto, también.
    Seguro que todo depende.
    Yo tuve unas cuantas idas y vueltas de hecho y siempre mayormente por el tema metodológico. Siempre chocaba por ahí.
    De hecho, en el siloísmo hay gente con cierta violencia como en cualquier lado. De hecho, como bien decís, la cosa pasó por instancias experimentales. Se ha metido la pata, se ha mejorado. En determinadas cosas, en mi opinión, hubo retrocesos en determinadas etapas.
    Hay gente que se ha ido resentida y se puso violenta. Hay gente que ha quedado como automatizada girando en cierto microclima autómata.

    Vos fijate que en el primer comentario tiran: -"¿Silo?".
    Pero el post pretendía ir a la temática de la no-violencia más allá de Silo.
    De hecho, Silo no inventó la no-violencia.
    Como Freud no inventó la psicología.
    Como Marx no inventó el socialismo.
    Es una referencia fuerte y yo me digo siloista porque creo que el Negro fue el tipo que más evolucionó allí adentro. En los últimos años esto era evidente. Daba gusto leerlo, hablar con el, escucharlo.
    Y fue bastante anticipatorio en cuanto a preconfigurar la situación política. Hay que leer sus escritos de los '90, que iban mas allá de una simple crítica al liberalismo.
    Pero, de hecho, hace rato que no estoy allí. Entre otras cosas, hay gente que sigue colgada de cierto auto referenciamiento y se dirige a vos, que por ahí te conoce hace treinta años, para bajarte linea. O para censurarte.
    Toda la metodología política que ahora llevan adelante me la censuraban de plano hace unos años.
    Por lo pronto, Silo iba por un lado y ellos por otro.
    Nunca fue fácil expresar ideas propias allí adentro.
    De todas formas, me pone contento que estén en el FpV y bueno, cada uno seguirá con la cosa del trabajo interno y está muy bien.
    Yo me siento más cómodo afuera.

    ResponderEliminar
  15. Me parece que violencia o no-violencia son maneras de catalogar formas de lucha. Y también me parece que la elección de unas u otras debe ser eminentemente pragmática, y no regida por códigos morales. Es tan criminal llevar a un enfrentamiento abierto en malas condiciones como rehuirlo cuando no hay otra opción.

    Y ya que estamos, si hablamos de lucha hay que definir quién pelea con quién y por qué no? Una estrategia adecuada plantea en principio la pregunta acerca de contra qué o a favor de qué se está peleando.

    Salute.

    ResponderEliminar
  16. Bien, son formas de ver las cosas.
    También se puede agregar que hablando de elecciones, uno a veces cree que elige pero en realidad se identifica con la corriente que lo lleva cargado.

    ResponderEliminar
  17. Donde la violencia impera, sólo la violencia ayuda.

    "Aquel que no tiene con qué vivir no debe reconocer ni respetar la propiedad de los otros, ya que los principios del contrato social han sido violados en su contra" ·Johann Gottlieb Fichte·

    La sabiduría china menciona:
    "Si te pegan en una mejilla, pon la otra. Si te dan un puntapié, defiéndete. Si te arrinconan, mátalos."

    ResponderEliminar