viernes, 2 de diciembre de 2011

A pensar muchachada! que podemos ser distinguidos como "eminencia mundial del pensamiento influyente" como este muñeco

Retrato artístico del eminente "pensador" Luis Moreno Ocampo,
distinguido siervo que "piensa" para favorecer la puesta en marcha del accionar del Imperio
en pos de los fines benéficos con que asiste a la humanidad toda


Pensar. Pensar, pensamos todos.
Gurdjieff distinguía entre el acto de pensar ejecutado por uno y que las cosas se piensen solas.
-”Como si lloviera”, solía decir.
El pensamiento automático, direccionado entre los ensueños (ese “soñar despierto” que caracteriza nuestro transcurrir cotidiano) y lo que sería un tipo de pensamiento intencionado, esclarecido, por sobre esas nubes que nos suelen confundir, en una instancia de claridad a fin de dilucidar el qué y el cómo de aquello que es "pensado”.
Tal vez por allí, o por alguna otra razón bien explicitada podríamos determinar que sujeto puede forjarse como “pensador”.
Quién pone sobre el tapete esa claridad de diseño mental para ser calificado como “el que piensa”.

Pensar, pensamos todos.
Pero "el que piensa, con intención y claridad", diríamos, conjuga ese toque de distinción que nos hace llamarlo "pensador".
Entre la piedad que consigue elevar por momentos al monstruo que habitamos a cierta cualidad trascendente.
Entre la admiración de enaltecernos por tantas obras desplegadas por ese monstruo ya civilizado en su hábitat, encontramos a cuentagotas a quienes -suponemos- son los "pensadores".
Aquellos que, casi por nosotros, nos pasan en limpio la enrarecida visión de la realidad.

Y resulta que de esos proclamados entonces “pensadores”, empujamos a una escala aún superior a quienes se distinguirían como “influyentes”.
Y entre ellos todavía; a “los más influyentes”.

Fija que a la cabeza de los paises latinos más corruptos iba a ir Venezuela en estos dislocados ránkings que nos suelen propinar.
Fija que entre los “pensadores más influyentes” iba a ir alguien como la bloguera Yoani Sánchez, de intensa influencia sobre cierta gente que habitando cierta privilegiada zona del Caribe se dedica a cualquier cosa, menos a “pensar”.
Claro entonces, que alguien tiene que pensar por ellos.
Una bloguera, como nosotros! Siendo que según dijera un pensador de los nuestros: -"cualquier boludo puede tener un blog".
Pero hay un argentino; uno de los nuestros, entre los "Cien pensadores más influyentes del Mundo" -nada menos- según un ránking muy difundido en estos días por medios como Perfil, conducido por un pensador de aquellos que nos suele iluminar con sus editoriales. El inefable analista todo-terreno Jorge Fontevecchia
aquí

Se trata del prolífico Luis Moreno Ocampo. Fiscal jefe de la Corte Penal Internacional.
Un argentino que ha logrado que dicha corte emitiese órdenes de detención contra presuntos autores de crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad.
No, no emitió orden alguna contra George W. Bush, ni contra Barak Obama; ni contra Benjamín Netanyahu, ni contra Nicolás Sarkozy, ni contra Ehud Ólmert.
No por nada, eh!. Sucede que todavía lo está "pensando".

Un tipo con graves dificultades de transmisión de “pensamiento”, más allá de su pésima dicción -no se si alguna vez lo escucharon parlotear-, resulta que es hoy por hoy “un enorme e influyente pensador”.
Si el “pensar” como arregla los papeles para dar vía libre a los bombardeos a civiles en las arremetidas
imperialistas en pos de hacer pelota la soberanía de los pueblos y rapiñar sus recursos a su libre antojo, ha sido virtud para calificarlo... y si, el tipo es un astuto y destacado "pensador". Digámoslo.
.

6 comentarios:

  1. No me puedo explicar como se puede ser tan ingenuamente tan malvado,perverso,sorete,tan treméndamente hijo de puta.
    ¿Que mierda tiene en la cabeza?
    ¿O está apretado?

    ResponderEliminar
  2. En un comentario a un post que publiqué en mayo sobre Moreno Ocampo y la justicia tuerta, el Pibe Peronista dijo que habla como si tuviese una Bondiola en la boca. Mi abuela iría que es un botarate, que quiere decir un pedante. Es eso, no un pensante. Que usó el juicio a las Juntas y el chollo -como dicen en España- de Transparencia Internacional, para trepar en ídem. Se le nota que está chocho con su cargo de Primer Fiscal de la CPI, que como todos los organismos internacionales es controlado por las potencias occidentales e Israel y no sirve para nada, menos para impartir justicia. Ellos, precisamente, que son los hacedores de las mayores. Su última hazaña fue solicitar al TPI que se juzgue a Gadafi y a su hijo Said por crímenes de lesa humanidad. Se quedó con la ganas, por lo menos con el primero, del segundo -que fue apresado- nada se sabe. Del cruel asesinato filmado y televisado hasta el cansancio no dijo una palabra. Como corresponde a un fiel lacayo.

    ResponderEliminar
  3. El Pibe Peroniste tiene raptos de "elegantismos" y, es cierto (lo recuerdo), dijo que hablaba como con una bondiola en la boca. Yo hubiese elegido otro objeto cárneopara la ocasión.
    Lo de Moreno Ocampo es una vergüenza nacional, de proporción tal como ese esperpento de la CPI es una vergüenza para el derecho internacional. Transformaron una de las grandes aspiraciones del derecho humanitario en otro instrumento de justificación de la dominación. Nada dicen de los bombardeos a poblaciones civiles por parte de la OTAN, ni de las constantes violaciones al derecho del pueblo palestino por parte del Estado de israel, ni pueden hacerlo porque ni los EUA ni Israel aceptan su jurisdicción. Se conforman, en el mejor de los casos con juzgar dictadorzuelos tercermundistas, siempre y cuando hayan sido abandonados por la complacencia europea o norteamericana. Un asco de impotente pedantería. No es un pensador influyente, apenas un títere disfrazado con galas forenses.

    ResponderEliminar
  4. En una época fui vecino de este indeseable. Había gente en el barrio que se quejaba de que le violaran el espacio físico y esas cosas con las reformas que le hacía a la casa. Siempre con la "invasividad" en la cabeza, no hay caso.
    Lo que pasa es que necesitaba espacio para "pensar".

    ResponderEliminar
  5. Pertenecer tiene sus privilegios .

    Como era ese personaje de mesa de noticias que decia le pertenezco

    El imperio paga a sus subtitos con honores olvidese de otra cosa solo reconocimiento cultural y siga laburando para nosotros

    ResponderEliminar
  6. Siii, el que hacía Gianni Lunadei. grandioso!
    Se llamaba "Delanata". Jaja, que justo el nombre.

    ResponderEliminar