lunes, 16 de enero de 2012

Vida y muerte. El hecho degradante y el hecho sublime

Se encuentra el honor en vida?
Tal vez por momentos,
tal vez nunca.
Como en todas las cosas,
muchos a quienes hemos visto hacer ostentación de tal
han sido lo peor de la deshonra.


Un día como hoy,
16 de Enero, pero de 1983,
el asesino, torturador y entreguista
Emilio Eduardo Massera
tuvo la osadía de presentarse como Candidato a Presidente de la Nación.

(El 21 de junio de ese mismo año es detenido por la presunta participación en la desaparición del empresario Fernando Branca, con lo que fue así imposibilitado para participar de la contienda electoral).

-"Tuvo una larga agonía",
decía la crónica que relatara su final.
Vaya a saber si alcanzó a espiar algo en su oscura conciencia
de las atrocidades cometidas.
Lo que es seguro es que su funeral estuvo manchado por la deshonra.
Cuando un funeral debería ser una instancia mayor
en la memoria de aquellos que supieron querer a quien parte,
para forjar en ese crucial momento su indeleble marca en el pecho.
Esto está reservado, claro, a quienes en las antípodas de estos baratos genocidas,
dejan la cosecha de su abnegado trabajo para la posteridad.

Esta pieza sublime lo refleja

.

22 comentarios:

  1. No se si existe justicia divina, si la hubiera seguro tiene reservado para este maléfico excremento el peor de los destinos.-

    ResponderEliminar
  2. Como reflexion queda recordar cuantos tipos tuvieron excelente relacion con esta mierda, como Menem , algunos periodistas y mas de un sindicalista

    ResponderEliminar
  3. Amigo Daniel, este tema motivó uno de mis primeros post: http://necodata.blogspot.com/2010/11/monstruo.html
    De todos esos hijos de puta, este merece una consideración especial por lo siniestro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Desde Bahía Blanca no son buenas las noticias. El diario local La Nueva Provincia lo despidió como a un héroe en la edición del dia de su desaparición.

    ResponderEliminar
  5. Espero no ver el día que algún hijoeputa proponga ponerle el nombre de este asesino a alguna calle.

    ResponderEliminar
  6. Me acuerdo cuando estaba en el Htal Naval, a un par de cuadras de mi casa, que hicieron ese "acting" del "estado vegetativo". Un mamarracho, bien muerto está.

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno el post de Atilio. Lo recomiendo.

    ResponderEliminar
  8. No hay que olvidar que entre los que tuvieron buena relacion estaban los Montoneros tambien.

    ResponderEliminar
  9. No hay que olvidar. Incluso hay que recordar que para el momento de lo que dieron en llamar la contraofensiva la conducción de los Montoneros mantuvo negociaciones en Europa con Massera en función del proyecto político de este último que se puso en marcha, tampoco hay que olvidarlo, junto con el centro clandestino de la ESMA y la utilización de militantes detenidos-desaparecidos como esclavos. Esa negociación condena a quienes la hicieron.

    Wagner me gustaba de joven, actualmente no me interesa es aparatoso,falsamente heroico, hasta inhumano en muchos pasajes especialmente exaltados. En particular, Sigfrido, es el gran héroe wagneriano una especie de semidios que reúne en si mismo todas las virtudes arias. Era noble de alma. Algo que Massera no era. Lo que tienen en común, pero no es una novedad, es que se muere solo a diferencia de cuando se nace.

    ResponderEliminar
  10. Un nazi, Wagner, pero sublime su música. Cuando llega a los tres minutos comienza el crescendo que lleva a la cima la pieza y te rompe el pecho.
    Y aquí la encuentran en el film Excalibur a los tres minutos y medio:

    http://www.youtube.com/watch?v=IuOzte9Ugck&feature=player_embedded

    ResponderEliminar
  11. Ya que estamos en esa polémica sobre el gran músico alemán me acuerdo de la escena de Apocalypse Now de Coppola cuando lanzan la "carga de caballería" con los Hugies al son de la música de la Cabalgata de las Valquirias de Wagner saliendo por los parlantes como una táctica para enloquecer a los combatientes del vietcong. Al mando estaba un coronel encarnado por Robert Duvall en una actuación memorable, tan memorable como el parlamento en el que dice cuánto disfruta del olor del napalm por la mañana, eso dicho después de ametrallar sin misericordia una aldea y descender sobre una playa para que uno de sus soldados demostrara sus habilidades surfeando las olas. Bien actual la escena. La misma música la utilizaba la Luftwaffe en los entrenamientos.

    ResponderEliminar
  12. La famosísima escena, Profe.
    A los tres minutos, veinte ponen la música en el helicóptero:

    http://www.youtube.com/watch?v=vHjWDCX1Bdw

    ResponderEliminar
  13. A los 15,16 minutos dice la frase que te citaba de memoria: Huelen, huelen eso, me encanta el olor del Napalm por la mañana.

    Gracias por recordarme esa escena fantástica en su realismo. Hoy, la guerra que nunca es humana es aún más inhumana con sus drones robots que parecen salidos en terminator 1.
    Pero con o sin drones, con o sin guerra fría, estos HDP siguen siendo los mismos asesinos.

    ResponderEliminar
  14. Lamenté su muerte porque le deseaba más tiempo de ¿vida?
    Me interesa la justicia de los hombres y el "pago" en esta vida.
    Si hay otra justicia, no me consta, pero trato de ser objetiva, debe vivir en el infierno de las almas.

    La interpretación es brillante, Wagner -si bien lo sé brillante- no me pone bien, me irrita.

    ResponderEliminar
  15. En música no hay nada escrito, Hilda. Lo que a unos le fascina, a otros los aburre y así siguiendo.

    ResponderEliminar
  16. Excelente post Daniel, aunque terminè con un revoltijo visceral importante.
    Poco puedo decir de Wagner, porque mi viejo desde chiquita me decìa que era un chupasirio y lameculo de la nobleza, la ùnica obra que puedo reconocer el justamente la cabalgata de las walquirias....

    ResponderEliminar
  17. Ricardito era protegido de Luis II de Baviera un príncipe loco que se mandó construir un carísimo castillo de cuento de hadas en lo alto de una montaña, que hoy es una atracción turística. En ese castillo vivió y compuso Wagner. Tenía un lago interior donde se representaron algunas de las óperas de la serie el Anillo de los Nibelungos y en ese lago navegaban barquitos con forma de cisnes blancos. No eran muy chupacirios en el sentido de respetuosos de las reglas morales, eran unos desmadrados totales en ese palacio de ensueño.

    ResponderEliminar
  18. Mas bien pagano el hombre, no?
    Gracias Sibaris.
    El problema es que si hacemos desguace ideológico casi que nos quedamos sin música.
    Fijate que para mi gusto, no hay mejor exponente en el Tango que Mariano Mores.
    Tipo comprobadamente miserable en los relatos de varios services amigos, menemista y otras virtudes que ni te cuento. Y siguen las firmas...

    ResponderEliminar
  19. El oprobio de la historia, ése es el destino de estos chotos prohombres. Ponele que algunos le rindan pleistesía, ponele.
    ¿Y qué? Con Hitler pasa lo mismo, pero la historia no le niega su monstruosidad.
    Y, de paso, que se vaya a la reconcha de su madre.
    Cordialmente,
    Yo.

    ResponderEliminar
  20. Ahí mismo, Niño; que se vayan cordialmente.

    ResponderEliminar