miércoles, 27 de junio de 2012

Parece que no les gustó que les digan que operan las 24 horas y lo traducen como "ataque" y "enojo". La ironía da paso rápidamente a la agresión, contenida o no, en aquel emisor que ya pasó de patético a infeliz

"La señora de enfrente" es aquella imagen con que se despachó Mauricio cuando todos aseguraban que jamás se le había caído una idea.
Y de ahí se desprende, "La señora".
Cansado el alcalde de que lo subestimen en tanto condiciones intelectuales, dio lugar a la más acaba y precisa caracterización de quien hoy se sienta en el despacho presidencial.
"La señora", contra "El señorito".
y "de enfrente".
No lo capta Van der Kooy, siempre rezagado el hombre, cuando habla de "falta de brújula".
Mauri ubica la brújula con precisión.
La señora, está exactamente enfrente de ellos.
Como el norte del sur.
.
Al perder el destino, se pierde la brújula. Claro, por ahí le juega al holandés "errante". Pero la brújula que contrasta con el propio espejo. La de uno.
.
Haber perdido el destino es la foto flagrante de la irremediable ausencia de felicidad.
He ahí que hablar de "infelices" es, considero, la mejor forma de mostrar la denuncia por el despojo sufrido y que se pretende a manos del de enfrente.
El resto son insultos que asimilan a la oligofrenia y en eso se toca a gente castigada por el destino desde el vamos, por lo que tiene mucho de torpe, salvado esto por la propia inconciencia al proferirlo.
Instancia de una tara que puede entender grados y que todos sufrimos mucho o poco en determinados momentos.
.
Pero "infeliz", me parece lo justo.
La prosa popular se encargó una y otra vez de asegurar que este estado no tiene que ver con el dinero, ni el prestigio.
La verdadera infelicidad entendamos, es la ausencia absoluta de alegría cierta.
Y esto no le ocurre a los pobres.
Esto se desnuda; cuando operan como ella dijo, las 24 horas.
Tanto empeño resuelve que dentro de sus uniformes, no parece haber una vida.
Entonces deben cargarse los titulares con imágenes tercas y duras como: "Impuesto al salario". Cuando el sano laburante, definitivamente no lo siente.
Entonces hablan para ellos mismos, cada día.
Se hablan entre si. Se hablan a si mismos.
Pero la brújula ya no les funciona.
.
En lo del Pibe veo que Seprin se esfuerza a tal punto, que la nueva verdura que sale a vender es la invocación de los "nuevos opositores".
Aquellos que -según dicen- abandonan el conglomerado del 54,11 %, y "con lucidez tardía comienzan a rebelarse contra el estatismo impositivo".
Claro que de golpe saltamos a un medio donde la infelicidad es la estrella estable.
Pero algo interesante se desprende de esta aseveración;
Fachos y liberales constituyen al mismo infeliz con dos caras.
Una que se regodea cuando llega a gobierno y enmarca su sitio con un enorme despliegue de ironía, que presenta en cada expresión, así como en cada acto de gestión. De solapada a cruel.
Y la otra, que se transforma, desde aquel enano resguardado de la figura popular a ese Hulk que estalla y no encuentra límite al despliegue de su rabia, fruto claro, de la impotencia de no soportar "haber quedado afuera".
Así transcurre entonces, día tras día, su... infeliz existencia.
.
Después se sorprenden cuando en las elecciones los "poco lúcidos" le dan la espalda a su "indudable lucidez".
Y miren que la remaron -cruel destino!- infructuosamente.
Pero claro; la chusma del chori, el tinto y el fobal para todos, se conforma con poco para su felicidad.
Ahí, exactamente ahí, donde ellos ven mediocridad desde su lado, reside su confusión de base. Esa que les hace perder la "brújula".
El racismo es ignorancia suprema. La que da con no haber podido superar la más elemental de las diferencias. La que da la creación.
Trastocar la percepción en ver el espanto en la maravillosa cualidad de una piel cobriza u oscura, les ha otorgado esa enfermedad de las tripas.
Causa primera para ir de cabeza contra quienes los representan, y luchan por superar semejante vergüenza.
Ellos, claro, encuentran el cauce natural de la salida a esa crucial diferencia que anteponen desde que con semejante brutal mandato fueron formados, en el esfuerzo individual. Ese que necesariamente deberá realizar aquel, más oscuro, para encontrarse con dinero o prestigio.
He ahí la expresión liberal más brutalmente cínica.
.
Por eso es que han dudado mucho en acompañar a esa "gente que no es como uno" a la movilización.
Ayer, sus mensajes en las redes los sumía en una evidente angustia por ello. Y daban vueltas con lo que les significaba de pesado el asunto.
Hoy, quienes se decidan a acompañar, estarán muy tensos. Tanto desde el lugar físico de la protesta, como desde los medios que la reflejarán.
Claro síntoma del ser un infeliz sin destino.

10 comentarios:

  1. Los medios opositores quemaron todos los libros de periodismo. Hasta los que les hubieran servido para hacer un oposicionismo más inteligente y pagador, que existen. Pero es difícil leer cuando tenés los ojos inyectados en sangre y estás largando espuma por la boca.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. La alegría es solo kirchnerista, los demas están todos nerviosos, incómodos, enojados.

    Por otro lado, no entiendo lo de poca brújula, porque o bicas el norte o no ubicas el norte. Se puede ubicar mas o menos el norte? Ay Holandes

    ResponderEliminar
  3. Repito lo que dije en el blog Los huevos y las ideas:

    "En Mar del Plata el paro ni se notó. Fui a las escuelas y los que hicieron fueron los pibes (era más que obvio), solo los profes ultragorilones que odiaban a muerte a Moyano faltaron. En las calles había camiones haciendo reparto, taxistas trabajando y bares y restaurantes abiertos. ¿Eso no es un fracaso?, ¿o solo sirve lo que pasa en Capital Federal y especialmente en una Plaza de Mayo con 25 mil personas (a la que desesperadamente Sirven trata de ver más llena diciendo en Twitter que hay gente en las laterales que no puede entrar porque la plaza está cercada?"

    ResponderEliminar
  4. Yo vivo en Capital y tampoco vi nada fuera de lo normal.

    ResponderEliminar
  5. Para redactar su discurso Moyano se junto con Duran Barba y Borocotto.

    SH

    ResponderEliminar
  6. Moyano me hizo acordar a esos nenes de cuatro anios q siempre te melonean y el dia q le decis q no les da caramelos te gritan "malo, no te quiero mas"

    Hasta le robo las muletillas a los comentaristas de LNOL!

    SH

    ResponderEliminar
  7. Cuando dijo que Cristina iba a terminar su mandato me quedé más tranquilo. Si Moyano lo dice...

    ResponderEliminar
  8. Ricardo;
    Y después se terminaron de quemar ellos. Un incendio perpetuo esa gente.

    Diego;
    los que espero que no perdamos la brújula del arco contrario (más de lo que ya la perdimos) somos los Rojos.

    ResponderEliminar
  9. Qué sorete mal evacuado es este Pagni!

    ResponderEliminar