domingo, 23 de septiembre de 2012

"Crecientes y peligrosas expresiones de odio"


Así titula hoy La Nación éste artículo que condensa en su contenido y en la opinión mayoritaria de los comentaristas al pie, ese odio MUY SUYO, proyectándolo en representantes o simpatizantes del gobierno.

Cuando el equipo Sub-20 de fútbol de Argentina venció al chileno por semifinales de la Copa mundial de la categoría disputada en Canadá, fui testigo de una de las situaciones más disparatadas en el mundo del fútbol.
Argentina bailó literalmente a su rival y su rival lo cagó literalmente a patadas.
Me dediqué entonces -habida cuenta de tanta crispación de parte de los trasandinos que habían colocado una desbordada fe en su equipo- a escuchar luego de la finalización del partido la opinión de los periodistas de la televisión chilena.

La misma se aunaba en un núcleo de opinión; los jugadores argentinos habían tomado una actitud sumamente provocadora en su juego y con ello causaron la reacción de los suyos. Este fue el centro exclusivo de todo comentario u opinión a lo largo de la cobertura.
Al margen de semejante aberrante mirada, puedo decir que de ninguna manera nuestros hábiles jugadores incurrieron en el "bolaceo" de tirar tacos, caños o rabonas para el caso, que bien podrían haberlo hecho para regocijo de quienes disfrutamos el buen fútbol. Pero no, ganaron con amplitud porque jugaron muy bien. Muchísimo mejor que el rival, con un despliegue de muy buen juego pero sin floreos como los apuntados. Eso fue todo.

Pero no dijeron eso los periodistas chilenos, no lo reconocieron ni por un minuto.
Se vieron abatidos en un triunfalismo desmesurado cuya euforia había arrastrado a la mismísima presidenta a subirse a la tribuna pública para alentar a su "rojita".

Creo que el paralelo con nuestra realidad política hoy no puede ser más ilustrativo.
Resulta que la presidenta sube su mano cinco centímetros más de lo que se supone adecuado en un discurso y se transforma en una provocadora de accesos paroxísticos y por eso, pobres víctimas, reaccionan así los cacerolos opositores, por ejemplo.

Un: -"Mariana Moyano, ojalá se te muera un hijo así aprendés".
Un: -"Volvé Néstor y llevátela a Cristina".
Un: -"Andate yegua la puta que te parió"
son reacciones "absolutamente lógicas" ante la embestida camporista.
El odio no es de ellos, "le sacan lo peor".

El problema digo, es entonces -nada menos- que la confesión de parte de que ese "peor" preexiste en sus adentros.
Y que una vez exteriorizado, ni siquiera los ruboriza si no que por el contrario lo levantan orgullosos cual consigna.
Y ese "peor" recorre entonces; deseos de muerte, exterminio o ejecución que sin dudas festejarían gozosos de concretarse.

Insisten con esta mirada primaria, burda, sin el menor atisbo de reversibilidad sobre que el odio que yo grito es tal porque lo fomenta aquel a quien odio.
Son los mismos que aseguran que aquella chica violada lo merece por provocadora.

Hay una interesante figura psicológica denominada "el personaje negado". Esto era objeto de estudio en el humanismo para una aproximación al autoconocimiento.
Se trata de un personaje armado y puesto en escena afuera de uno mismo. Se lo coloca en el otro, en aquel a quien se detesta.
El montaje de este personaje se realiza en momentos de violencia interna, de enajenación, de sufrimiento, de fuertes tensiones.
Es en esos momentos cuando precisamente se desdibuja la observación más clara de la realidad.
Estamos metidos "para adentro".
Nos cerramos al mundo. La furia no nos deja ver. Y lo que vemos creyendo que está afuera, está en nuestro paisaje interno.
Allí armamos el monstruo y le aplicamos características que son nuestras, pero que tenemos tapadas, barridas debajo de la alfombra por vergüenza.
Y es tanto el sufrimiento que nos provoca el saber que eso está en nosotros; que uno es muchas veces en el fondo mucho de eso que dice con rabia detestar, que lo negamos. Lo ocultamos.
Y dónde lo ponemos entonces habida cuenta que ese monstruo es real para nosotros, tiene existencia, tiene un cuerpo y en algún sitio ha de emplazarse?
Afuera, por supuesto. Para personificar a aquel que despreciamos profundamente.

Un claro ejemplo de esto da vueltas asiduamente en este último tiempo, cuando se acusa de "fascista" al kirchnerista.
Dicho entre paréntesis, ya no hay matices para ellos en esta clasificación. No hay puros ni simpatizantes, ni allegados, ni adherentes.
Somos todos "ultra-k". Fanáticos.
Los fanáticos por la negación de todo lo bueno nos llaman fanáticos, ven?
Cómo reconocerían entonces nuestros matices?

Los nuestros esperaron años, muchas veces sin esperanzas, un juicio a las juntas militares y sus secuaces, sin ningún atisbo de venganza en ese largo tiempo recorrido. Sin jamás haberle deseado la muerte públicamente siquiera a un Videla.
Pero todo esto no lo quieren ver ya que se trata de negar el propio y viejo amasado odio.

14 comentarios:

  1. Es que la elección de las consignas no está determinada ni siempre ni especialmente (excepto la del dólar) por razones de demandas racionales aunque injustas o injustificadas. A mi modo de ver lo que prima en ellos es la capacidad de irritar al otro, es decir a nosotros, que tiene la consigna y de generar temor. Nosotros mismos como movimiento popular, algún sector del peronismo, tuvo consignas y expresiones de este tipo. Aunque los tipos de conflicto que estaban detrás eran bien distintos a los de ahora, pero en el sentido de liberar el odio y causar temor (amenazar)son similares y en su momento las rechacé, por ejemplo: "Rucci traidor, a vos te va a pasar lo mismo que le pasó a Vandor", o, en el mismo caso, la referencia a la galletita Traviata realmente penosa, digamos que podía haber un poco más de elaboración que ahora pero la finalidad era parecida. El mismo lenguaje que empleamos: Ellos, nosotros, que cristaliza una división irreconciliable contextualiza, junto con sus limitaciones (no pueden formular un conjunto coherente de reclamos) el odio. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Una cosa que a mí me resulta fundamental destacar es una muy sencilla, si los de este lado fuéramos nazis o estalinistas.... ninguno de esas bellas personas "indignadas" salía viva del primer amague de caceroleo, aún sin gritar ni descalificar ni, menos que menos, desear la muerte a "la líder" (sí, Líder, por votos, por legitimidad y enormidad de ovarios - nada que ver con el mamarracherío neo femenino, garca y chillón).
    Todas y cada una de estas porquerías vociferantes, gritaron, putearon, descalificaron, algún sopapo tiraron y se fueron después a sus cuevas, de lujo o pretensiosas, a seguir con la catarsis y a hacerse ilusiones por la gran "pueblada", a la que no casualmente el pueblo dendeveras, NO se sintió invitado.
    No creo estar muy equivocado si supongo que algo de lo que más les estimula el odio es, justamente, son tan poca, ínfima cosa, que no sirven ni para odiarlos; dan profunda repulsión, por cierto, pero odiarlos sería concederles un éxito, un valor que no tendrán jamás.
    Son cartón (mal) pintado, gozando todavía de una impunidad a la que no le queda mucho, huérfanos del personal que les hacía el laburo sucio y rehenes de los que les escriben los libretos; como burros del todo no son, se van a dar cuenta de la forma en que los usan, por ignorantes y por ciegos de odio.
    Las banderitas nazis y los pseudo nazis de raza inferior que los engalanan en su compañía, debieran darles vergüenza pero no, no tienen, no deja de ser una ventaja para los de este lado, digan lo que digan invariablemente la embarran mal, habría que agradecerles la ayuda; si me permiten, yo les sugeriría la fórmula macri-biondini para el 2015, ganan por afano. Sí, se afanan los padrones.

    ResponderEliminar
  3. Insisto en que cualquier intercambio con esta gente empieza y termina con el asunto de los "planes sociales". Es sin dudas lo que mas los mortifica.
    Ahí hay que buscar la raíz de su afán "contestatario".
    Curiosamente los "vagos recibe planes" se suelen levantar más temprano que ellos para realizar tareas de mayor sacrificio.
    Y los "inferiores por color de tez" suelen ser más calmos y cautos en sus comentarios y descripciones.

    ResponderEliminar
  4. Te recomiendo visitar blogs "moderados" como www.regimenk.blogspot.com.ar

    Ni me imagino lo que debe haber en la web. Tienen un montón para amar algunos de los muchachos caceroleros (no todos, obviamente).
    Abrazo de gol!

    ResponderEliminar
  5. Odio destilado y concentrado. Y vender a las victimas como victimarios, siempre la misma estrategia (el mejor ejemplo que me sale es el infeliz de Tumini, elogiando los carteles del jueves o Solanas, aplaudiendo a 'lagente' cansada de que le mientan-SIC-). Y los que marchan y se juntan, perdidos entre un humo y un odio irracional que solo explota con insultos y delirios, pero sin ninguna propuesta, coherencia o alcance.
    Noté en estas semanas un rebrote de trolls en foros y blogs, inaugirando threads dementes ('el fraude electoral K explicado!!'), saltandole al cuello de cualquiera que no putee a la yegua y repitiendo como mantra lo de la diktadura, acusandonos de estar comprados, lo de ya se les acaba a ustedes, negros chorros. No hace falta ser coherentes (nunca la hizo y menos ahora que se saben pocos y en declive, aunque junten una bandita). Parte de la estrategia es, ademas, gritar mas fuerte cuando más solos se quedan. Como dice el profe mas arriba, irritar y asustar. En mi caso, solo generan nausea.

    ResponderEliminar
  6. Cuando me encuentro con un sacado hay que seguir el consejo de un bloguero y darle cuerda hasta que este para el chaleco de fuerza

    ResponderEliminar
  7. A los planes les dicen "planes descansar", he visto tambien "creaciones" muy limitadas como "Cristina Fernandez de Hood, les roba a los trabajadores para darle a los vagos", "Qué K-liente está el ambiente", "Si me hago ciber K me mandan los chorizos al mail?", y boludeces por el estilo, la hijaputez la tienen pero necesitan creativos urgente.

    ResponderEliminar
  8. Daniel: Es muy lúcido lo que planteás. Esa “proyección” que gobierna el discurso opositor, que pone en el otro la violencia que anida en su “uno mismo“. Gentes que acusan de “nazi” a Cristina pero que no abren la boca
    para apoyar el juicio a los responsables del genocidio en nuestro país, ¿realmente se oponen a la violencia y el terror? ¿O lo reclaman a su servicio?

    ResponderEliminar
  9. Nosotros no tenemos odio.

    Los inmundos, hediondos, rsubsidiados K de la reina batata, bipolar, botóxica, HDP que debería irse con Néstor, los ladrones esos que con la plata de los jubilados dan planes descansar para los negros de M, esos son los que odian

    Los que niegan la inseguridad como la asquerosa de Mariana Moyana que guardaba sus malhabidos dólares cobrados por hacer propaganda K y a la que tendrian que haber violado a ella y su hija, esa es la que odia.

    ResponderEliminar
  10. Sí, anónimo, vos lo único que odiás es el hemorroides sangrante que tenés en el marote. Seguí participando, lorito.

    ResponderEliminar
  11. Este anónimo viene posiblemente el de acá:

    http://www.regimenk.blogspot.com.ar/2012/09/viviana-taylor-y-su-investigacion.html#comment-form

    blog que apuntó Desocupado y al que fui y le comenté sobre las boludeces que han publicado sobre la Mesa de Autoayuda K.
    Comentario que no publicó porque dice contenía insultos.
    Insultos que se refieren al que le puse:
    -"No pueden ser tan nabos..."
    y
    "Qué pelotudos, hablan de fascismo y tienen a Seprin en el blogroll y además son tan primarios que ni siquiera se dan cuenta que uno de los blogs es K".

    El tipo, muy ofendido por los insultos, despliega un blog que es un gran insulto en si mismo como pueden comprobar.

    Y es además un claro ejemplo de lo que apunto en este post. Viene y hace un comentario que desparrama odio comentando que "ellos no tienen odio".
    Son tipos muy primarios, realmente tan básicos que da pavor.
    Y justamente se encarga en su blog de vestir a todo funcionario y partidario de gobierno con un uniforme nazi.
    Se puede discutir algo con gente tan ignorante?
    Los "amantes de la libertad" no publican comentarios adversos, y nosostros los "fascistas" le abrimos la puerta para que vengan a desparramar su odio, negándolo.
    Advierten aquí el caso del "personaje negado" que les refiero en la entrada?
    Que habla de "fascismo y le salta el racismo al toque, como pueden comprobar en su "negro de mierda" (no se porqué no puso mierda)
    No les da la cabeza y menos la sensibilidad.
    Los invité a que vengan a una reunión de la MAK para que comprueben claro, como nos comemos a los pibes crudos.
    Pero que van a venir si no se bancan un debate. Dan Lástima.

    ResponderEliminar
  12. Llego tarde al post pero quería dejar un comentario. Creo que lo que sufre The Nation es psicosis en alguna de sus formas. Ese editorial y su parte 1 son increíbles.

    José

    ResponderEliminar
  13. No te quepa la menor duda que es así, José.

    ResponderEliminar