jueves, 13 de septiembre de 2012

Un manijazo para la indignación de la Zona Norte de Capital justo antes de la marcha?


Me llama la atención la sucesión de casos de la llamada "inseguridad" ocurridos en estos días, particularmente en Recoleta y La Cañitas.
Quiero decir que en el peor momento del país, estos reductos eran inviolables para la delincuencia.
No creo que se contara por aquellos días un solo caso y es hoy sin embargo, cuando de repente y en un par de semanas, abundan.

Todo esto cubierto minuciosamente por los noticieros, quienes han recogido numerosos testimonios de vecinos y comerciantes y han desplegado análisis que desembocaron generalmente en las desproporciones a que nos tienen acostumbrados ciertos cronistas que cubren policiales.

En la pasada década, por caso, todos los asaltos que podían registrarse en esa barriada de Palermo cercana al Hipódromo, amén de no producirse nunca en Las Cañitas, casi siempre acontecían en un corto perímetro alrededor del Solar de la Abadía.

Me llama la atención todo esto, no quiero ir más allá.
Solo me pasan por la mente, agencias noticiosas como Seprin y ciertos sectores de la policía afectos a dejar "zonas liberadas".
Ni quiero pensar en cierta influencia política para dar una buena manija a la buena gente de esos sectores, que más que sabido es, levantan como primerísima preocupación el tema de la llamada inseguridad.

A tal punto replica el manijazo, que hoy presentaron en un canal de noticias de cable, un homicidio seguido por suicidio -lo que queda claramente enmarcado como crimen pasional- con un zócalo en llamativas letras rojas que decía:
-"Inseguridad en Recoleta".

Hoy, son estos barrios de los más proclives a accionar por la protesta que confluirá mas tarde en la mentada marchita de "la libertad".
Nada mas ésto, que me ha dado que pensar.

15 comentarios:

  1. Daniel, hace rato que pienso que ésta todo preparado por elos señores que manejan la inseguridad.
    Ya lo comenté en otras ocasiones.

    ResponderEliminar
  2. Daniel:
    Si yo viviera en esas zonas, sospecharía de mis vecinos.
    ¿Cómo habrán hecho la plata muchos de ellos?
    Abrazo

    ResponderEliminar
  3. Ricardo Ragendorfer indica que, dejar zonas liberadas o hacer lo mínimo necesario se llama en la jerga policial "Poner Palanca en Boludo".
    En eso están, desde hace un mes aproximadamente, la bonaerense, la federal y la metropolitana.
    Los fines, bueno, obvios e inconfesables.
    ¿Teoría de la conspiración?
    No no, lo mío es experiencia.

    ResponderEliminar
  4. Habrá notado Nilda Garré la mucha afinidad que hay entre muchos de la Federal con muchos de la Metropolitana. En tiempos de campaña siempre había agentes de la Federal colaborando en las mesas Pro con gran despliegue de simpatía.

    ResponderEliminar
  5. Me extrania arania!

    Si nunca dudaron en "tirarse muertos" en los distritos que correspondiese. Hoy necesitan "furia burguesa" y usan los medios de siempre para fogonearla. Y quien conoce del tema mas que el cabezon Duhalde? el cabeza murio a hierro y a hierro quiere matar desde su sepulcro politico...que los fantasmas no existen sino (y solo en) politica.

    Saludos,

    SH

    ResponderEliminar
  6. SH;
    que bueno tenerte por aquí nuevamente comentando!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. A mi me pasa lo mismo que a usted. Daniel, creo que las sospechas las tienen hasta las victimas reales de algún ilícito, robo o asalto, pero la verdadera inseguridad la percibimos todos a la hora de hacer alguna compra y cruzar la puerta de un comercio que no tengan los precios bien expuestos, para que podamos comparar, para mi hay mas delincuentes tras de los mostradores.
    ¿No le parece?..
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Y de esos tenemos especialmente a los grandes, a los Hiper que están esperando le den un aumento a la gente para apropiárselo al toque, Néstor.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Pero chéeeeee, como se te ocurre que estos chicos están confabulando para la marchita de la libertad?
    Me parece que sos mal pensado, ellos siempre hicieron las cosas por derecha (ups!)
    Vamos a sacar fotos y ver cuantos son preparen las cámaras de los balcones compañeros!!

    ResponderEliminar
  10. Atenti; los de Olivos van a la quinta presidencial y los de shan ishidro se juntan en Marquez y Centenario. Y... "la gente" no aguanta más, Daniel

    ResponderEliminar
  11. Pero van a la Quinta con bermudas y bikini che, ahora que la piscina está limpita.

    ResponderEliminar
  12. Vivo en la comuna 12, noroeste de esta ciudad estado asterixeana resistente a la dictadura del Cesar. Aquí hizo su debut la metropolitana. Antes de eso, mi barrio siempre gozó de una tranquilidad razonabilísima. No voy a decir que nunca hubo un afano porque eso sería negar la propia esencia humana. Pero tranquilo, lo que se dice tranquilo, hasta los más memoriosos del barrio sostienen que esta zona siempre fue. Un mes antes de la aparición de los canas bernáculos uniformados al estilo londinense, me afanaron en el almacén de en frente, mi mujer se vio envuelta en un tiroteo en la estación de servicio que queda a la vuelta de la escuela donde iba mi hija, entraron en la casa del vecino y se tirotearon con la federal parapetada en mi terraza. Y esas fueron las que sufrimos personalmente. Ni te cuento las historias que podría sumar con los vecinos. Los diarios empezaron a publicar que esta zona era la más insegura de la ciudad. En la jerga, alguien hubiera dicho que estaban haciendo estadística. ¿Será?
    ¿Hace falta decirlo que pasó desde el mismo día en que hizo su aparición la metropolitana? No, ¿No? Lo explico igual por si hay alguno finlandés o algún sueco entre los lectores. El barrio volvió a ser el mismo de antes.
    Otro día les cuento algunas anécdotas de la Federal versus la Metropòlitana, de cómo los chabónes se la pasan midiendo a ver quién la tiene más larga. Todo muy edificante (bueno, lo de edificante me hace acordar que hicieron cagar una plaza de una manzana para construir la primera comisaría y cárcel porteña, esos se llama defender los espacios verdes). Les confieso que me siento un privilegiado.
    En fin, ahora el barrio está segurísimo. Bueno, el barrio, en verdad, no. Más bien diría que está casi todo el mundo bastante en bavia. Al menos yo sí estoy segurísimo. Segurísimo de saber cuál es el jueguito en el que yo me siento como la palotita de ping pong.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Mire, todo lo que a Usted se le de por sospechar tenga por seguro que se queda corto. En situaciones de guerra de baja intensidad como la que estamos envueltos desde hace un buen tiempo, las operaciones de acción psicológica y "pequeñas" incursiones de falsa bandera están a la orden del día.
    No tenga duda que 100 tipos muriendo de hambre por día es un dato estadístico,no conmueven a nadie, pero un robo "bien puesto", en el momento justo, en la zona adecuada, puede producir una rebelión civil.
    ¿mano de obra e inteligencia para planear y llevar adelante estas acciones?: sobran, locales y de afuera, con todos los chiches a su disposición, con toda la logística y la guita del mundo para hacer lo que les plazca y son practicamente indetectables, pero que están, están.
    Pedro.

    ResponderEliminar
  14. Fabián, Pedro;
    enormes sus comentarios. Y vamos en la misma dirección de razonamiento, claro.

    ResponderEliminar