viernes, 28 de septiembre de 2012

Yo vi

Una presidente capaz de hilvanar una disertación de hora y media, sin leer jamás. Y con una fluidez, conectividad en la elaboración de contenidos, diversidad de temas sobre su núcleo de gestión considerando el rebote en el devenir de los acontecimientos internacionales, como no creo haya otra/o en el mundo. Considerando inclusive otros niveles fuera del de mandatarios de países.
Y creo no exagerar en lo más mínimo. De no ser así, que alguien me alcance algún ejemplo.

Una dirigente degradada en su demostrada capacidad por los medios opositores de su país, hoy, con argumentos que se asemejan al intentar demostrar las zonas oscuras rebuscadamente pretendidas o imaginadas en un equipo que goleara a su rival con un desarrollo de juego impecable.

Unos estudiantes deslizando preguntas en una situación penosa, repitiendo consignas escritas en papelitos sin dar muestra alguna de la más mínima elaboración de algún tipo de idea o reflexión luego de haber presenciado semejante discurso.

Unos papelitos en sus manos que no pudieron tener otro origen que el de algún lacayo de nuestros medios opositores, quien se los entregara en pretendido auxilio para meterlos de cabeza en un bochorno que ahora dicen es culpa de la mandataria que los habría abochornado.

Una lucha sin cuartel, un lanzamiento desesperado al vacío por quienes son capaces de ir a los confines del mundo con tal de pelear una batalla que les propinará un seguro duro golpe el 7 de diciembre.

Un nuevo afiche donde confiesan ya abiertamente, el claro porqué de la anunciada marcha del 8 de noviembre, según lo desarrolla magníficamente Daniel aquí, donde dicen:
"Con un gran 8N no hay 7D"


Yo imaginé:

A cualquier dirigente de la oposición disertando ayer en lugar de Cristina.

Lo imaginé a Macri. La imaginé a Carrió. Lo imaginé a Rodriguez Saá. Lo imaginé a Binner. La imaginé a Chiche Duhalde. Lo imaginé a Ricardo Alfonsín...
Queda clara la diferencia?

Pero claro, si leemos a Laborda y sus comentaristas de La Nación, todo lo que escribo aquí es exactamente al revés.
Para él, la espontaneidad de toda avanzada opositora es innegable. Como la "espontaneidad" de estos estudiantes a los que parecía les hubieran dado cuerda, mostrándose al mundo como muñecos sin cerebro.

Y hablando de espontaneidad, lean en Crónica como se armó el caceroleo "naif" en New York


28 comentarios:

  1. Hace años, en Humor, Jorge Sábato escribió algo que, creo yo, es central. "Las universidades privadas son una Pitman cara".
    Las palabras pueden variar pero la idea es ésa y, desde los 80 hasta ahora, si el panorama cambió, es para profundizar ese planteo.
    Si lo que se vió de Harvard son esos argentinitos formateados en la total ausencia de pensamiento propio, en la necesidad del papelito como guía, en la repetición (encima incompleta y vacilante) de boludeces ajenas, es un problema que incluso trasciende a que enfrente tenían a una presidenta que no solamente tenía con qué responderles sino que, encima, no quiso humillarlos en su penosa escasez. ¿Escasos porque Harvard los prepara mal, o escasos por incapaces de salir del cepo mental?. Como sea, dan pena, pero no una pena cualquiera, sino una mezclada con rabia, con sensación de desperdicio porque esos "pibes" como antes sus padres, sus abuelos son los que supieron "hacer patria" desde miradas de afuera, desde academias Pitman muy caras en inglés. Una patria de mierda, claro. Y un desperdicio monumental de todas las capacidades y potencialidades de este país; un país como muy pocos, porque no abundan los países que puedan competirle a la "gran democracia del norte" por la que ellos se babean, pero claro, se babean como los perritos falderos que son y el diploma de Harvard es para el "prestigio" y para colgar el cuadrito y presumir. Muy poquita cosa y ahora, muy notoria poquita cosa.
    Por supuesto, vamos a ver cómo se va a disfrazar el bochorno, cómo la escasez es "culpa" de la yegua, que los asusta, los inhibe, los intimida - los dejó en bolas, seamos directos - van a aparecer "intelectuales" para explicar que no se vió lo que se vió, que lo que pasó no es lo que pasó sino otra cosa, lo que ellos nos digan que pasó.
    La misma, interminable, insoportable historieta de siempre, el mismo goebbels (lanata puro) de siempre.
    Se les acaba, sí, pero cómo rompen las paciencias. Éso, paciencia...

    ResponderEliminar
  2. Siempre digo; qué paciencia hay que tener. Van a aparecer los intelectuales de la "trinchera de la libertad", seguro, porque los ortibas que cobran suculentos cheques y hacen que son periodistas, ya aparecieron.
    The Nation, siempre a la vanguardia hace un despliegue de difamación y veneno (bah, como todos los días) que si desayunó no se lo recomienda porque revuelve el estómago.

    ResponderEliminar
  3. Daniel, no se porqué son siempre los mismos que halagan a las universidades norteamericanas, si constantemente demuestran una decadencia académica, para muestra sobra un botón, no ven los ciegos que han sido segados por un odio que ni ellos mismos saben el porqué, ¿será que leer ciertos medios los vuelve turulos?.
    Y bueh! habrá que bancar un par de meses para ver si la terminan los mafiosos y cipayos de siempre.

    ResponderEliminar
  4. Daniel;
    Todo es espontaneo.
    Acá tenés las preguntas que le tenian que hacer en Harvard

    http://www.bajauncambio.com/2012/09/speak-out.html

    ResponderEliminar
  5. we ask you to take a moment
    of your time to ask her the questions
    that the people of Argentina
    are unable to ask of their government

    http://politicadiagonal.files.wordpress.com/2012/09/qa.pdf

    ResponderEliminar
  6. La espontaneidad al poder!
    Hay que bancar toda la vida, Roberto. La lucha nunca termina.

    ResponderEliminar
  7. Supongo que muestra que lo que natura no da, Harvard no vende. Después de todo Correa pasó también por allí y no salió tan mal. Debe ser cuestión de materia prima ( o materia gris).

    ResponderEliminar
  8. AP: ¡el idiota ése lo publicó como si fuera motivo de orgullo y no una confesión de parte!

    "La misma, interminable, insoportable historieta de siempre, el mismo goebbels (lanata puro) de siempre"
    Esssatamente, Ram. Y rompen y van a romper cada vez mas, mas aun un sorete al que se le corta el palo que se lleva por mes.
    Tumini comparó a los apaleados por Rajoy en las calles de España con los caceroludos de acá (en otro momento hubiera desaparecido hasta que la amnesia borrada sus tweeters del 13: ya no, tiene que marcar tarjeta). La movida obsecuente y cómplice recién empieza, y vamos a ver cosas realmente vomitivas en estos meses.

    ResponderEliminar
  9. Lo de Tumini es progresivamente tristísimo. El otro día me lo crucé en la calle y lo vi tan perdido que casi le pido permiso para ayudarlo a cruzar en la esquina, auch!

    ResponderEliminar
  10. En el fondo lo que pasó es que a esos pibes al política les importa muy poco no? Están pensando en la empresa que heredan

    ResponderEliminar
  11. No te quepa duda. Buen apunte, Sergio.

    ResponderEliminar
  12. La disertación de la presidenta fue un standup deshilachado.
    Y con respecto a las preguntas de los estudiantes, aún si fuera cierto que estaban pautadas, que se pusieron de acuerdo antes, que se las llevaron anotadas ¿qué importancia tendría? Lo que importa es que las respuestas fueron absurdas y que la presidenta tuvo la bajeza de perder los estribos.
    Mal que te pese, son preguntas que muchas personas (ciudadanos argentinos todos ellos, parte de los 40 millones que gobierna) se hacen, y no encuentran respuesta, porque ella no permite la pregunta.
    Nadie la mejicaneó; se expuso sola, y no fue la disertación genial que los fanáticos escucharon. Fue una charla digna, como máximo, de una directora de escuela en una reunión de padres.

    ResponderEliminar
  13. Luego de la brillante exposición en la Asamblea General no se entiende que se la haya sometido a esta exposición en terreno desconocido y evidentemente mal evaluado ¿por quien?.
    Yo no estoy para nada satisfecho, Cristina no exponía en Harvard exponía o contestaba preguntas en u acto organizado por una cátedra o departamento de algunos de los colegios de Harvard, no se cual pero lo voy a averiguar. Estudiar en Harvard para un extranjero no es tan difícil como algunos suponen, hay que tener plata y contactos, en general asisten a cursos de posgrado donde obtienen una maestría en lo que sea, cursos de un año o menos, se dicen egresados de Harvard pero no es cierto. Hay cátedras latinoamericanas de diversa orientación y especialización la mayoría de derecha que pueden haber servido de cobertura institucional a esta evidente encerrona, nada espontánea. No es la primera vez que pasa, en lo comunicacional estamos, de siempre, pal culo. no hay otra forma de calificarlo. Ah y a Timmerman, máximo responsable cuando la presidenta está fuera del país, se le escapó nuevamente la tortuga.

    ResponderEliminar
  14. Pues ya averigüe, se trata de la escuela de estudios para administradores gubernamentales latinoamericanos apoyada por el Centro de Estudios Latinoamericanos de la Fundación Rockerfeller. ver aquí: http://forum.iop.harvard.edu/content/public-address-her-excellency-cristina-fern%C3%A1ndez-de-kirchner-president-argentina
    Era previsible que la audiencia estudiantil fuera en su mayoría de estudiantes argentinos, en realidad la presencia de Cristina en esa escuela no despertaba mucho interés en los estudiantes en general, las preguntas estaban organizadas y Cristina perdió en algún momento la compostura y eso es lo que más la perjudicó. Justamente se tenía que poner en el papel de docente y no en el de presidenta. pero eso tenía que haber sido pensado de antemano y previsto.

    ResponderEliminar
  15. para otra versión desde dentro aquí víctor hugo http://elsolonline.com/noticias/view/149261/el-kirchnerismo-reacciono-ante-las-criticas-por-la-disertacion-en-harvard

    ResponderEliminar
  16. A ver, profe, me parece que está viendo una tormenta en un vaso de agua.
    Es probable, no me consta pero es válido sospechar, que en este viaje se armaron un par de emboscadas para la presidenta, primero, la cachavacha financiera y su tarjeta roja, después una universidad y luego la otra, con preguntas pensadas cual "misiles" que iban a hacer moco la línea de flotación K - ¿pasó así? - No, no pasó. A la cachavacha la atendió bien y clarito, no?, las famosas preguntas, elementales, burdas, tan viejas como mal planteadas y, encima, preguntadas por preguntones en falsísima escuadra.
    De los misiles infalibles a las cañitas voladoras sin pólvora ni dirección... ¿qué se ve ahora?, lanata haciendo de lanata, la sarlo con decoroso bajo perfil y los sacados de siempre, boludeando como siempre. Nada nuevo bajo el sol.
    ¿Hay deserciones masivas K?, no, no hay; hay una repulsa generalizada a la presidenta?, no, no hay, hay sí la sensación de que se hizo un picnic con los preguntones mal preparados, las preguntas mal elaboradas y, de yapa, vergüenza ajena por esos "estudiantes" que, o estudian poco o los estafan mucho en esa universidad, que se ve menos rigurosa que una Pitman.
    Cristina no sólo no perdió la compostura, me atrevo a pensar que se debe haber divertido bastante porque el bochorno interrogador fue mucho peor de lo que habrá previsto.
    Ahora sigue el show de la mentira, la tergiversación, la indignación trucha, los estreñidos de siempre y el mamarracherío opositor mendigando pantalla. O sea, la misma mierda de siempre.
    Tuvieron su "conferencia", hicieron sus "preguntas" y.... ¿y?, nada, lo mismo, Ella gobernando y la comparsa dando asco, para variar. Ah, y ya falta una semana menos.

    ResponderEliminar
  17. No veo una tormenta en un vaso de agua, la tormenta, si llamás así a la movida comunicacional que soportamos reforzada desde las elecciones del 10.10.11, no es algo que yo invente, está ahí todos los días y nos insume una buena porción de nuestra energía, yo diría que demasiada. En cuanto a lo del viaje a NY, yo mismo dije, que hay dos momentos bien diferentes uno brillante que es el discurso ante la asamblea y la respuesta a Lagarde, lo he escrito, y el otro esta conferencia frente a los supuestos alumnos de la facultad Kennedy de administración gubernamental que terminó en una parodia del programa que querría hacer Lanata. Ese paso fue un error, innecesario, Cristina lo sobrellevó lo mejor que pudo, con bastante altura, pero es evidente que se molestó y que esa molestia fue visible. Escuchá la entrevista de VHM a la ex alumna de esa escuela que estuvo allí.

    ResponderEliminar
  18. La presi se los come crudos a todos los giles de allá y de acá, PERO yo no sé si era necesario ese desgaste de ir hasta allá a aguantar pelotudeces reales y/o guionadas. La verdá, no sé.

    abrazo

    ResponderEliminar
  19. Daniel: yo vi lo mismo que vos. Una presentación deslumbrante. Pero, obviamente, vale considerar si el resultado comunicacional es el mejor. Es muy interesante esta discusión. Diría un ajedrecista: a “la reina” no hay que exponerla en batallas triviales. No se gana ni se pierde mucho allí, pero se le da pasto a las fieras que después manejan la interpretación de lo sucedido. Pregunto: ¿en el entorno de Cristina nadie pudo impedir la construcción de esa escena, nadie pudo interferir esa secuencia de estudiantes “opositores”, “espontáneos” e “independientes“? Volvemos a la sempiterna discusión acerca del “relato” y las “audiencias redundantes”. Nosotros, los K, desenmascaramos la verdadera identidad de los “preguntones”. Pero, la prensa dominante (no la nuestra) presenta una versión según la cual “Cristina fue aplazada en su examen”. Me pregunto: ¿quién gana y quién pierde en esta pelea innecesaria?

    ResponderEliminar
  20. ¿Corresponde desacreditar a las preguntas (poco acádemicas, de bajo nivel) por venir de quienes vienen (niños bien llenos de dólares)? ¿No incurrió Cristina en la tan mentada falacia ad hominem?

    Ayer escuché al estudiante pampeano que le preguntó por la posibilidad de un tercer mandato y me parece que estuvo muy claro.
    Se habla de las bondades de la militancia en los jóvenes... ¿por qué está bien cuando la militancia es de la Cámpora y no cuando es de pibes del Pro, radicales, socialistas o del partido que sea? Si es bueno meterse en política, es bueno para todos.

    ResponderEliminar
  21. Todo esto está muy viciado y sinceramente, no creo que se lo haya viciado de este lado de la vereda.
    Veo gente demasiado demente enfrente, cada vez tengo menos ganas de tener algo de ver con ellos y eso que procuro siempre dar punta a la idea de integración.
    Por aquí se habló de Tumini, para dar un caso.
    Tumini es alguien que estuvo de este lado en defensa del gobierno en tiempos de la 125.
    Partimos entonces de un tipo en principio progre, con determinada lucha popular a cuestas.
    Fíjense las barbaridades en que ha incurrido ahora, en que lodazal está metido. Las cosas que declara.
    Bien, de ahí hacia la derecha nos topamos con un paisaje progresivamente espantoso.
    Sinceramente, no se puede hablar. Ellos han puesto una línea divisoria tajante y así están las cosas.

    ResponderEliminar
  22. Bueno, pareciera ser que lo único que pasó fue ese supuesto "error" de esa conferencia de prensa/emboscada que se pretendió armar - y que falló evidente y groseramente - y que solo sirvió para "dar pasto a las fieras".
    Me permito recordar que las fieras son carnívoras y que si sólo consiguieron pasto pues, muy cagadas están y muertas de hambre. Como fieras, un fracaso total.
    ¿Còmo puede haber "error" o "imprevisión" si las "fieras mediáticas están todo el tiempo buscando y/o inventando lo que sea para armar sus operetas y operetitas?. La "solución" a ese problema es no hacer nada y tener un gobierno mudo y encerrado en una pieza. ¿Sirve algo así?. No, no sirve para nada y menos todavía sirve si enfrente no son las fieras que manejan la manada sino, una colección de minusválidos desdentados.
    Mientras nos distraemos con la conferencia bendita, el "pelotudazo" de Timmerman se reúne con gente de Irán para coordinar una salida al tema AMIA - es decir un canciller argentino (y judío) reunido con el cuco más cuco de todos los cucos, presunto y conveniente culpable (para USA e Israel, no precisamente para Argentina) de volar la AMIA. Obviamente éso pasa a segundísimo plano porque, ay, la conferencia con los lanatines de Harvard fue un "error" y una "mala exposición". No, no fue, pasó lo que era previsible que pase fuera del propio territorio político (el único no hostil). Nada más. O sí, el mamarracherío opositor con sus típicas convulsiones, subas de presión y ladillas alborotadas ; ¿está mal tenerlos así?). No, está perfecto, es su estado natural y previsible.
    ¿Tenemos que suponer que Cristina es una frágil doncella que no sabe que nada en aguas infestadas de tiburones?, ¿pretendemos analizar algo o simplemente sacar a pasear los cagazos?.
    Lo lindo de todo ésto es que al héroe de cabeza prominente se le hizo fama de "piloto de tormentas" y ya sabemos qué tan cierto (y costoso) resultó el chiste; y ahora, que hay una persona que sabe navegar con tormentas, huracanes, marineros que se caen y agua dentro del barco... "hay que protegerla, pobrecita". No, no es así. Ya dió sobradas muestras de conocer su laburo y de que lo sabe hacer con criterio, que no es una kamikaze; es decir, convengamos alguna vez que apoyarla no es ser una tía sobreprotectora.
    ¿A nadie se le ocurrió pensar que, como tema, esa patética conferencia y esos patéticos preguntones, es una distracción muy útil respecto a cuestiones más importantes (y más discutibles y más cuestionables) como Irán-AMIA, o YPF?

    ResponderEliminar
  23. Uno siente que va al cumpleaños con el regalito, la sonrisa, una botellita de vino, la buena predisposición para el intercambio y lo están esperando con la luz apagada, granadas en mano, un par de trampas casa-bobos al cruzar la puerta y unos cuantos bufosos automáticos en mano.

    ResponderEliminar
  24. La pregunta, Daniel, es si eso es novedad o es el paisaje habitual?

    ResponderEliminar
  25. Hace rato, Ram, que esto es lo habitual. Y como si fuera poco, se siguen pertrechando.

    ResponderEliminar
  26. Evidentemente algunos vemos dos realidades diferentes: para mí la presidenta no solo salió airosa del módico cuestionario, sino que descolló.
    No tanto por méritos propios sino por, justamente, la deficiente hechura de las preguntas, basadas en su mayoría en asertos falsos.
    De hecho, estoy convencido de que conocía de antemano el tipo de preguntas que le iban a hacer y (como es lógico, como yo mismo hubiese hecho) aceptó el sencillo desafío: ¿cómo evitar un convite en el que te la dejan servida en bandeja?

    ResponderEliminar